domingo, 30 de octubre de 2011

Querida Edwina. Cuarto Capítulo

Querida Edwina,

Me place comunicarte, en contestación a tu carta, que me encuentro mucho mejor, aunque en el lapso transcurrido desde que te escribí, he pasado sin salir del saloncito pequeño del ala orientación sur-suroeste, reposando en un silloncito estilo Luis XV , que por lo incómoda que estoy, para mí que el tal Luis XV (fuera quién fuera) no pasaba mucho tiempo reposando.

Lo peor es que, sin tener otra ocupación en mi mente (no como de costumbre, que centro mi mente en trapitos), no hacía más que darle vueltas a mi linda cabecita con en mi desafortunado encuentro con Lord Futuromarido y su detestable amigo.

Eso sí, me ha servido para decidir que tendré buen cuidado en que no le invitemos demasiado, una vez hayamos contraído nupcias y yo sea el ama y señora de Arlington Road y pueda echar de ahí sin miramiento ninguno a pedigüeños, criados de referencias ambiguas o sencillamente, a quien a mí me dé la gana.

Todo esto con la delicadeza de formas y miradas coquetuelas que se le suponen a un ángel del hogar.

Pues bien, estaba yo sentadita, entreteniéndome en diseñar mentalmente mi futura crueldad cuando el mayordomo entró anunciándome que tenía una visita:

Me alteré tanto que hasta un rizo se me salió de su sitio

- ¿No se tratará casualmente de un caballero dueño de medio condado, verdad?

Dije yo, poniendo cara de que no me importaba si venía este o aquel caballero dueño de la mitad de cualquier condado. Como si vinieran a diario, vaya.

Mientras, me imaginaba a mi querido Lord, cabalgando por toda la región, para interesarse por mi salud.

O aún mejor, en su landó para poder traerme más cómodamente un ramo de flores, o aún mejor en su carruaje de seis caballos para poder traerme medio jardín.

O aún mejor... La voz de Branson me interrumpió súbitamente:

- No, no la visita ningún caballero.

Y aunque resulte difícil de creer, creo que advertí un chispa de maldad en su tono.

Casi lo afirmaría, si no fuera porque me consta que todo el servicio de esta mansión besa el suelo que yo piso, o lo besaría si no fuera porque mi padre advirtió severamente que no se pararía en barras con el siguiente criado que viera en actitud lasciva con el marmol de la escalera.

- La espera Mrs Pilgrim acompañada por una señorita.

No solo parecía que se resiste mi futuro esposo a postrarse a mis pies, es que para colmo tenía que atender a Mrs. Pilgrim.

Oh, querida amiga, no te escandalices si te digo que no pude reprimir un mohín de disgusto.

Y es que no desconoces que las señoritas de alta sociedad , somos las únicas que utilizamos la palabra "mohín" y además sabemos cómo se hace eso.

¡Qué fastidio, Edwina! La viuda Pilgrim, la cotilla local, la más molesta de todas la visitas que podía tener!

Y es que los Pilgrim son, con mucho, la familia más desagradable para que te visite de toda la vecindad. Sobre todoc uando se presentan en tropel, que son ruidosos, maleducados y para colmo, se quedan mucho tiempo más del que desearías. Que es ninguno.

- Ah, entonces no me molesto en colocarme el rizo. Es decir ¿quién es esa señorita que la acompaña?

- No sabría decirle, pero sí la llego a ver sola, la envío a la entrada de servicio para que entregara la colada.

Reconozco que me intrigó vivamente por qué mi vecina se presentaba ante mí junto a su lavandera y pedí al mayordomo que las hiciera pasar, sin más demora que mis interminable digresiones.

La señora Pilgrim entró en la habitación y no paró de hablar durante un tiempo que se me hizo eterno, sobre lo consternada que estaba con mi lamentable accidente, y no sé cuántas cosas más que no podría repetirte, porque nunca escucho lo que me dice la gente (especialmente si son viudas), y porque estaba pensando en cómo describírtela.

Tiene el pelo, no espera, la nariz es ... Mira, de verdad, no valgo para esto. Vamos a hacer una cosa: Busca el corral más cercano, selecciona la gallina qué más rabia te dé ¿ya?. Ponle un sombrero. Pues ya tienes a Mrs. Pilgrim ante ti.

Espera, creo que recuerdo algo de lo farfullaba.

- Querida, querida mía ¡Veo que se haya postrada! ¿Qué le ha ocurrido?

- Un simple incidente sin importancia que no reviste la más mínim…

Creo que ni una sola vez he conseguido acabar una frase en presencia de mi distinguida vecina, que pregunta con frecuencia, pero raramente escucha la respuesta, ocupada como está dando vueltas por la habitación.

Ignoro si buscando alguna novedad fascinante en nuestro saloncito que poder comunicar al resto de la humanidad, o con otros fines.

- Pero querida, se aburrirá sin duda entre estas cuatro paredes.

- Estimada amiga, al llamar “cuatro paredes” a una de las mayores mansiones del condado, demuestra una envidiable modestia.

Bien es verdad que es modesta con los bienes ajenos, a los que su condición de viuda de medio pelo le impedrá acceder en lo que resta de su miserable existencia, pero aún así ¡Cuánto tenemos que aprender de usted!

- Oh, querida, me va usted a sonrojar.

Contestó sin hacerme ni el más mínimo caso, mientras inspeccionaba cada vez con menos disimulo, en el costurero, en esta carta, por entre las cortinas...

Intenté llamar su atención.

- Como verá con su vista de águila, me he entretenido escribiendo cartas, precisamente ahora iba a escribir a mis parientes de Worcester, pero gracias a usted, creo que ya no hará ninguna falta.

- ¡Qué ingeniosa es usted! Calle, calle, que me hace reír. Clo, clo, clo.

- Por cierto, dígale a mi tía Albertina que recibimos los encajes que nos envió en perfecto estado.

- Y dígame ¿Ha recibido muchas visitas hasta ahora?

- No tan encantadoras como la suya, estimada señora.

- Oh, querida (a veces pienso que por la de veces que lo dice, la señora Pilgrim es sin duda, mi apuesta más segura para contraer nupcias en esta parroquia), he venido a poner solución a todo esto, y me he permitido la libertad de traer conmigo a esta encantadora joven.

Después de diez minutos reconozco que había empezado a olvidarme de la muchacha que la acompañaba, que parada al fondo de la habitación se empezaba a mimetizar peligrosamente con los visillos.

- Tengo el honor de presentarle a Miss Thompson.

¡Oh, qué ilusión! Nunca había conocido a un Thompson, había oído hablar de ellos, de hecho he oído decir que abundan extraordinariamente, pero jamás había tenido en mi propio saloncito a alguien de un nombre tan vulgar.

Intentaré describírtela: Diría que su vestido estaba pasado de moda, pero eso implicaría que alguna vez estuvo de moda alguna vez, lo que sería tan optimista como decir que “eso” era un vestido.

Cómo podría describírtela, Edwina, es una criatura fascinante, yo creo que es eso que llaman “pobre”.

36 comentarios:

Pilar dijo...

Realmente una curiosidad, creo que los "pobres" son entretenidos, a veces, claro.

Doctora dijo...

Apellidándose Pilgrim sólo podía ser una viuda cotilla (o una ama de llaves regordeta).
Estoy muy intrigada por saber cómo reaccionará Lady Hawthornetone-Williamsmith ante una pobre, espero que la ayude a salir de ese sopor en el que vive :)

Sonja dijo...

:-DDDD, qué bueno qué bueno, cuando hay carta la prima Edwina se debe partir el encaje en su salón de té ;-)

Alice Silver dijo...

Disfruto muchísimo las entradas de Edwina, me ha encantado la vulgar joven Thompson mimetizada con los visillos y el servicio en actitud lasciva con el mármol de la escalera.

l'archivadora dijo...

La frase final es genial.
Lo que me ha desconcertado un poco ha sido lo de la vulgar Thompson. Creía que el apellido más, pero mucho más, vulgar era Smith

(problemas informáticos me han hecho usar mi otro yo)

loquemeahorro dijo...

Eso dicen Pilar, eso dicen, que para un ratito están bien :-)


Ya sabes Doctora, que los Pilgrim tienen muy mala prensa, sobre todo en grupos numerosos.

Sí, pobre Lady Hawthorne-cómo se llame: A ver si deja de estar lánguida de una vez por todas.


Gracias Sonja, esta carta la vamos a apañar un ratito, que no sé yo si Edwina no se habrá aburrido un poquito.


Gracias Alice Silver, es bien sabido que "el servicio" es mucho de venerar el suelo que pisan sus señores.

L'Archivadora, gracias, gracias.

La verdad es que no tengo datos fiables (ni de ningún otro tipo) sobre la frecuencia de los apellidos ingleses, pero bueno, si nuestro noble amiga así lo afirma...

Natalia D. dijo...

Querida amiga: yo tampoco he podido reprimir un mohín de disgusto al llegar al abrupto final de tu apasionante relato. Cortas, ¡maldita sea!, en el justo instante en que, ¡por fin!, iba a enterarme de que es eso que llaman “pobre”. Me retiro angustiada a mis aposentos (orientación al sol que más calienta) de los que no pienso salir hasta recibir nuevas noticias tuyas puesto que la incertidumbre (¿seré o no seré yo eso llamado “pobre”?) me ha provocado una gran jaqueca,

loquemeahorro dijo...

No, no Natalia D, usted pertenece a la nobleza rusa, quizá extinta nobleza, quizá arruinada nobleza, pero un noble, aunque no tenga un rublo, nunca se llamará "pobre".

Si acaso, un noble arruinado es "decadente".

JuanRa Diablo dijo...

Es que teniendo a Edwina, la serie esa de Downton Abbey queda tan... vulgar.

Doncellas, visillos, mohines, viudas, rizos que se sueltan, besos en el suelo que pisan... ¡¡qué perfecto todo!!!

No despreciemos a una Thomson. En el futuro se harían ricos fabricando televisores, asi que...

loquemeahorro dijo...

JuanRa Diablo ¡Qué sabio eres!

Cuando a una serie la faltan mohines, le falta lo fundamental, ni el casoplón, ni los actores, ni el vestuario ni Maggie Smith que valgan!

Verónica dijo...

Vale. Ya estoy oficialmente enganchada a las historias de Edwina. ¡Qué bueno!

loquemeahorro dijo...

Gracias Verónica, me place vivamente que te plazcan, y desplazcador que las despla... esto, que voy a ha hacer un mohín y mejor lo dejo.

Mae Wom dijo...

Jajaja,me encanta, como siempre.
Estoy por hacer un mohín de satisfacción...espera...¿eso se puede hacer? ;)

loquemeahorro dijo...

Gracias Mae Wom, tu comentario ilumina mi corazón, pero me hace plantearme esa duda existencial, que espero que la RAE solucione.

A ver...Sí, se puede.

Loquemeahorro, siempre al servicio del público.

Mónica dijo...

Qué bien sienta encontrarse con una carta de la amiga de Edwina!! Es que te alegra el día. Me encanta la descripción de Mrs. Pilgrim, clo, clo, clo!! Pero es que además de divertirnos, disfrutamos de encontrar palabras como "mohín" y "landó" (qué sublime, el landó!!!) en el mismo texto!! Esto es insuperable, amiga de Edwina!! Landó, landó, landó... me encanta como suena, me encantaría ponerlo en todo lo que escribo ;-)

loquemeahorro dijo...

Gracias Mónica, de todo corazón, en nombre de la amiga de Edwina y de los cocheros de landó que aún quedan en este mundo (que no sé yo si serán muchos)

laesti dijo...

Un pobre!!!!! ¡Un pobre en la casa de los Hawthorneblablabla! Eso sí que es un punto de giro inesperado, todo un vuelco de la trama, una epifanía que ríete tú del "estás muerto" de "El sexto sentido".

jane dijo...

Estaba yo sentada en mi sillón también estilo Luis XV (cuando algo se pone de moda...), cuando todos me oyeron exclamar: "¡Qué bie! ¡Querida Edwina!". Y se me pasó el aburrimiento. Me vas superando, ni yo misma fui capaz, en vida, de retratar tan bien escaleras, saloncitos, mayordomos esnobs, visitas inorpotunas y parientes pobres. Gracias de todo corazón y espero, impaciente, el quinto capítulo.

loquemeahorro dijo...

LaEsti ¡Y que lo digas! Además esta no lleva todo el rato con la pechera llena de sangre, pero no se ha dado cuenta nadie (ni él mismo, que no es por nada, pero qué descuidado que es Bruce Willis)

Jane Gracias, querida Jane Austen, su presencia en este foro es un honor y un placer, y me hace desear comprarme una pluma estilográfica para escribir de una forma más ad-hoc, y un sillocito a juego.

Gallo dijo...

Fantástico! y te cuento que yo tuve unos vecinos Thompson!!! y eran como los pobres del vecindario.

Perdoón no me burlo de los que nacieron pobres por pobres, sino por simples.

JAJAJA

Estoy de vuelta!

jane dijo...

Si vieras que, cuando este verano estuve en Bath (suena superpijo y cursilón pero es la pura verdad), me regalaron una pluma igualita a aquella con la que escribía Jane Austen... Además, con su firma y todo. No la he estrenado pero, cuando quieras, te la dejo para esos capítulos insuperables y tan en la línea de mi querida predecesora.

Uno dijo...

Querida Loque, cuan ilustrativo este relato. ¡Tenemos tanto que aprender de las grandes damas!. Yo sin ir mas lejos, aquí sentado frente al ordenador en vez de estar diseñando mentalmente mi futura crueldad. O ensayando el arte del mohín que practico tan torpemente.
No nos hagas esperar mucho con el quinto.

Un abrazo

loquemeahorro dijo...

Gallo Gracias, veo que alguien ha comprobado mi teoría sobre los Thompson!

Me alegra verte de nuevo en el mundo internetiano, o internetero.


Qué chulo Jane, haber estado en Bath y traerse un recuerdo tan mono. Menos mal que me lo has ofrecido generosamente, si no, no podría reprimir un mohín de envidia.


Gracias Uno, espero de todo corazón que haya conseguido volver a poner de moda la palabra mohín. Sí, como objetivo en la vida es un poco raro, ahora que lo pienso.

Isi dijo...

Joer, mi comentario anterior se ha ido a freír monas :(

Decía que me no sé Edwina, pero yo sí me he escandalizado con ese mohín de disgusto, por dios, que no es nada propio de una señorita!! Y ese rizo revelde sin causa.... ;)
Tengo ganas de saber más de Miss Thompson, a ver si ahora va a ser la señorita de compañía/ carabina de nuestra prota y si va a ayudar o a empeorar nuestra relación con Lord Futuromarido :D

Espero que no tardemos en saber más cosas, por dios!!

loquemeahorro dijo...

Tienes razón Isi, últimamente yo tengo muchísimos problemas para dejar comentarios en blogger.

Y claro, venga a poner mohínes y poner mohínes, y los rizos ¡Venga a descolocarse!

Así, no encuentro un Lord, ni por equivocación.

Gracias, guapa.

Lillu dijo...

Por qué siempre nos dejas con la intriga?? Ayssss!! Mira que publicar una nueva carta a Edwina mientras yo estaba fuera y no tenía internet! Así no me entero de nada XDD

Bueno, que impaciente estoy por saber si la muchacha era realmente pobre o sólo lo parecía y en el fondo era la hermana secreta de Lord Algo dada en adopción por ser ilegítima. Molaría, no? XD

saluditos!

loquemeahorro dijo...

Lillu Qué alegría verte de nuevo en estos comentarios, sobre todo aportando ideas tan plagiabl... digo, tan interesantes.

Teresa dijo...

Loque te sigo, aunque no escriba mucho ultimamente estoy al tanto de todas tus historias que, como siempre, me hacen reír.
Espero tener un poco más de tiempo para escribir más a menudo
Un abrazo
Teresa

Marcela dijo...

Nuestra amiga es una snob importante, no? Pero me encanta!!! Me parece que yo tampoco me bancaría a una Mrs Pilgrim,viste sobreviven algunas aggiornadas a nuestros tiempos ...
Y qué intriga me produce Miss Thompson! Será que vendrá con sorpresas como el desaliñado acompañante del Lord Futuromarido?
Bueno, no demores tanto en publicar el 5to capítulo ... los argentinos somos impacientes!
Beso
Marcela

loquemeahorro dijo...

Teresa: Gracias guapa, yo siempre encantada de recibir tu visita.


Marcela: Entre nosotras, sí, un poquito snob, sí que es. Mrs Pilgrim... sí, yo también conozco algunas y algunos de su familia, incluso he visto muchos a la vez.

Ayer mismo estuve intentando avanzar un poco con nuestra nueva amiga Miss Thompson.

Ángeles dijo...

Querida Loque: creo que has realizado un hallazgo literario de gran dimensión. Me refiero a esa variación estilística que consiste en sintetizar, en un solo recurso, la descripción, la comparación y la personificación. Qué original manera de dar a conocer el aspecto de Mrs Pilgrim!
Y la frase demoledora en la que te refieres al vestido de la pobre señorita Thompson... qué ingenio narrativo, qué maldad victoriana.
Magnífica entrega, como era de esperar.

loquemeahorro dijo...

Es increíble Ángeles, lo atrevidos que somos los legos en una materia :-)

Y sí, maldad... tengo "una poca", me temo. Muchas gracias, de verdad.

Milá dijo...

"la señora Pilgrim es sin duda, mi apuesta más segura para contraer nupcias en esta parroquia"... Nunca había visto así los besos de las cotillas de alto copete.
Puf, que el escalofrío que me ha entrado a dado paso a la decisión de no abrir mis excelsas puertas a tales personajes (supongo que imaginas, querida, que recibo numerosas "calls" de este tipo)

loquemeahorro dijo...

Estimada Milá: ¿Te atacan los Pilgrim de los Pilgrim de toda la vida?

¡Huye, huye, pues!

A mí me dan mucho miedito, contraigan nupcias, o no.

SRO dijo...

oh! Dios mío, ¿qué querrá de nuestra Lady Haw..esa Mrs Pilgrim,
hacieńdose acompañar además por esa dama sin calidad?
no tiene ya bastante con vérselas con
criados que parecen caballeros sucios o sin cabeza?
pobre Lady Hawthornetone-Williamsmith (no crea: me ha costado escribir esto)
Me he fijado en ese lacayo
el empleado de hogar inglés, que
tan acertadamente describe
y créame que es una lacra que
padecemos en silencio
los de nuestra clase
por mucha gracia que hagan al público
que jamás llegarán a tener uno
­De verdad que a pesar del grado de excitación que me produce la lectura de su culebrón
no he dejado de sufrir por todos los infortunios que asolan a la protagonista de su exitosa novela epistolar
así que la he incluido
en mis buenos deseos anuales
para que la fortuna la toque a ella también
después de mi extensa familia y de mí mismo, claro
y que así tenga un
MUY FELIZ AÑO NUEVO!!

Suyo
SRO

loquemeahorro dijo...

SRO Estimado amigo: Es cierto que el servicio supone más de un quebradero de cabeza a la gente de orden. Especialmente de orden, porque los criados les tienen la casa muy ordenada, bien es cierto.

Le deseo a usted también UN FELIZ AÑO NUEVO y que pronto huyamos todos del mundo laboral marinero.