miércoles, 3 de diciembre de 2008

Hay otros mundos, pero están en este (barrio)

Tengo una amiga a la que le gusta hablar de mundos paralelos, y yo hoy, he caído en uno.

Hay una tienda cerca de mi trabajo de deportes, en el escaparate se ven maniquíes siempre muy activos, que lo mismo juegan al golf que van de caza con un sombrerito con pluma.

No diré el nombre, pero al parecer es famosa. Yo, en mi ignorancia, no la conocía hasta que empecé a trabajar por aquí.

Hoy necesitaba unos calcetines, y al no haber mercerías ni similares por la zona, se me ha ocurrido, que en el desayuno podría comprarme unos normales y corrientes. No sé... no parecía un plan tan loco...

Sin embargo al final me sentía como Colón el 10 de Octubre: "Seré tonto!!! A las Indias, a las Indias, si vas todo recto hacia el Oeste, SEGURO que te las encuentras...".

Para empezar la tienda la ha diseñado Escher, porque por fuera parece normalita y por dentro es más grande que el bolso de Mary Poppins, con 2 plantas y todo.

El único que me ha saludado y atendido muy amablemente ha sido el guardia de seguridad. No solo eso, me ha dado el manto de invisibilidad, porque a partir de ahí, ningún dependiente me ha visto.

Según veía aquello: hípica, caza... pensaba "Dorothy, ya no estamos en Kansas". Después he pensado que mejor, que Kansas me pilla fatal del trabajo y se suponía que había salido a por un café.

Lo primero ha sido sortear la sección de caza que me daba miedo, si los famosos calcetines estaban ahí, ahí se han quedado, que yo no entro ahí ni en mis peores pesadillas, el hedor a la muerte se percibía desde fuera.

Espera... eso era el cuero de las sillas de montar que estaban bajo un cartel "Financie su montura", no he querido preguntar.

También había una jaula, tipo la cesta que se utiliza para llevar al perro al veterinario, pero mucho más grande y destinada (supongo) a alguna víctima propiciatoria.

Me ha sorprendido la de gente que había un martes a las once de la mañana, algo que al parecer guarda una relación directa con la cantidad de gomina de los hombres y los rulitos esos de pelo que se les quedan en el cuello (pocas cosas me resultan más atractivas en un caballero, lo reconozco).

Cuando por fin he localizado unos calcetines en la sección de hípica, había una señora que se estaba probando no sé qué de ropa y le ha dicho la dependienta:
- Además lo bueno que tiene, es que estiliza la figura.

Entonces se acerca un sesentón con barriga (supongo que su marido) y dice
- Eso habrá que verlo, jo-jo-jo.

¡Anda, "Escenas de Matrimonio" se ensaya en esta tienda!

Hombre, se la estilizará a ella, lo tuyo no tiene arreglo. Pero pregunta en la sección de al lado si hay jaulas para osos y te tapas un poquito.

Al final me he cruzado con una dependienta, pero como yo me había convertido en una presencia espectral, no me ha hablado, sino que se ha comportado como Melinda cuando ve un fantasma y quiere disimular en público, no, no se ha puesto unas pestañas postizas, si no que ha dicho algo ininteligible y ha salido corriendo.

Dependienta- umgguuu
Yo (respondiendo en su mismo idioma) - uggeehh

Ese ha sido mi último intento, que después he salido antes de que variara mi tamaño al tomar los pasteles de "cómeme".

A la salida el gato de la sonrisa, uy perdón, el de seguridad se ha vuelto a despedir muy amable y me ha quitado el manto, porque cuando he vuelto a la oficina, la gente me hablaba y todo.

13 comentarios:

Sibiribo dijo...

¡Pues mira qué curioso que ese segurata debe hacer horas extras en el corte inglés de mi ciudad!Eso sí, a mí me protege de las vendedoras repartemuestrasdeperfume que, o no me ven o no consideran que sea digna de olisquear su palito perfumado (el que entregan, se entiende). Qué cosas!...

loquemeahorro dijo...

¿Te da el manto de invisibilidad o es muy amable?

Sospecho que más bien lo del manto.

A mí de jovenzuela, me lo debían dar en todas partes, y con los años, parece que no me lo dan ya casi nunca.

Eso sí, algo les debe pasar que ven a una señora entrar en la tienda, pero yo no puedo ser, verdad????

Gracias por tu comentario.

Ofelia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ofelia dijo...

Cuántas amigas tienes que están interesadas en mundos paralelos? Somos muchas o nos multiplicas según cuántos mundos hay en cada momento?

Que me pasen el manto ése, a mí me vendría de perlas para navegar incluso por el mundo que más nos salta a la vista.

Chocolatecontrocitos dijo...

A mí, lo del manto, me pasa mucho... demasiado, hasta que se pone una "flamenca"... entonces a lo mejor... en fin... hay que tener un cuidadito con las tiendas que una visita...

Grimo runner dijo...

Ese era el segurata de la discoteca a donde iba en el instituto, me pasaba el manto los coj... y invisible para todo el mujerío. Que infancia más triste por diós. Un besazo.

loquemegasto dijo...

Sí, es sorprendente la cantidad de gente que hay paseando por la calle incluso los días de diario. No me extraña que la productividad española esté por los suelos. En particular, en la región donde vivo 1/4 de la población es funcionaria, además de ser la parte de España donde más mujeres hay encantadas con su vida de ama de casa. Y todo eso por no hablar de los cazadores, que también en mi región es donde más hay de toda España. Vamos, que tenemos todo lo "bueno" del país multiplicado por dos.

loquemeahorro dijo...

¡Gracias a todos por vuestros comentarios! Estoy epocionada.

Lo que saco en claro es que el manto de la invisibilidad lo reparten con mucha alegría, menos cuando te interesa claro.

Ofelia: Ahora veo que efectivamente, tengo más de una amiga interesada en mundos paralelos, o quizá, sí que sois paralelas vosotras, o yo tengo una gemela malvada, no sé... me estoy liando.

Grimo Runner: ¿y el camarero de la barra te veía? Porque yo para los camareros soy invisible, a la par que muda.

Loquemegasto: Desde luego, vaya plan que tenéis. Eso sí, os tienen a vosotros dos que valéis mucho ¡y además un queso! :-)

Gracias a todos una vez más.

loquemeahorro dijo...

Ah, Chocolate con trocitos, se me olvidaba!!

Tienes razón, hay tiendas donde no quieres que estés, o atenderte, o yo qué sé.

En algunas te ignoran, y a veces utilizan la táctica inversa, te persiguen con muy mala cara y te preguntan con muy mal tono que si quieres algo (y si no, que te vayas yendo a tu casa, vamos)

besos

Cristina dijo...

Muy bueno lo de Melinda "entre fantasmas", cuando pone cara de que no ve a la gente. Y lo de escenas de matrimonio? qué bueno lo del oso...Muy bueno,gracias wapa, me he reído un montón!!!!

loquemeahorro dijo...

Gracias a tí Cristina, me alegro de que te haya gustado.

Por cierto ¿lo de ver fantasmas tentrá alguna relación con llevar pelucón y camisones estratosféricos?

Espita Gorgorita dijo...

Pues a mi me debe echar el manto damisela desvalida...

Puedoayudarla?
Puedoayudarla?
Puedoayudarla?
Puedoayudarla?

Noooooo, no puedes... lo mio ya no tiene remedio...(mano en la frente y fingir vahido para un mejor efecto...)
Me parto contigo....jajajaja

loquemeahorro dijo...

Ummm, el efecto contrario... igualmente poco recomendable.

Yo creo que lo mejor en esos casos es pedir que te saquen todos los modelos de todo lo que tengan en la tienda en otro color y/o talla. Hay que tener mucho cuajo, pero te dejan en paz, seguro.

Gracias Espita, me alegro de que te guste mi blog, y lo mismo digo.

Por cierto ¿me has votado ya?
http://loqueahorroenpsicoanalisis.blogspot.com/2008/11/en-este-ao-que-todava-no-termina.html
(yo ya no sé qué hacer para que me vote la gente)