domingo, 17 de agosto de 2014

El cine de verano (y II)

Pues sí, pues sí, amigos, quizá por aquellas innumerables experiencias de mi infancia (innumerables: dos, tres si contamos la vez que fui con Bea la de Verano Azul)  tengo un cariño insensato hacia el cine de verano, con su mezcla de películas comerciales, sillas de plástico, niños en estado de ebullición y señoras con rebequita

Es más, no sé qué tienen tus ojitos que (que me vuelven loco) y no sé que tiene el cine de verano que se produce una extraña mutación en mí cuando voy y todo lo que en los demás cines del mundo me da urticaria, por el simple hecho de hacerse al aire libre hasta me gusta y todo: gente hablando, comiendo, niños corriendo por los pasillos (o por encima de tu bolso), asientos incómodos, refrescos a precios delirantes.

Sé que es raro, pero es como si el "de verano" borrara todo lo demás, o le diera la vuelta. Iba a decir "como si lo subvirtiera" pero después me he dado cuenta de que no sé lo que significa ni cómo se escribe y en fin...

Vamos, que es lo contrario de cuando a la "fruta", la golosina de la naturaleza, le añades "escarchada" y se convierte en "eso que se queda encima del roscón de reyes".

Pero mira, todo es mejorable y si se puede ver una película bueno, pues mejor, y si se pueden quitar algunas incomodidades, pues venga incomodidades, marchad en buena lid.

A alguien más se le ha debido ocurrir, porque este verano, en Madrid hay una experiencia en ese sentido, en un marco incomparable y con un ambiente selecto que ... que mira, que no os voy a decir dónde porque suspaqué...

Para empezar, nada de palomitas y Toblerone (qué bueno el Toblerone ¿cuándo sería la última vez que me comí uno?), en el aspecto gastronómico esto es lo que te ofrecen, según un papelito (perdón, el flyer que era un sitio muy guay) que te daban a la entrada:

Bagel de pavo, manzana y salsa de mostaza y miel
Pan polar (en el cine de verano, siempre termina por refrescar) de salmón con brie
Focaccia (estaba prohibido comprar un pan normal) rellena de pollo y mozzarela al pesto
Quiche de brócoli
Mini taco de pollo deshilachado, maíz, aguacate, bacon y bastones de manzana

Parece apetecible ¿verdad? Aunque ya sabréis que hay desconfiar de un plato cuando se tarda más en leer los ingredientes que en comértelo.

En el papelito habría muchas más cosas porque para qué contároslas, sobre todo porque lo que había cuando yo fui era exactamente:
- Ensalada de plástico
- Perrito caliente

Vale que eso es lo que quedaba después de una cola inmensa, porque comida no, bebida, tampoco, pero colas había para todo: para sacar la entrada (que ya habías sacado por internet), para volver a dar la entrada (que acababas de enseñar) en otra entrada, para lo del perrito caliente...

Pero eso sí, todo con un d.j. por ahí en medio amenizándolo todo con música chill-out, así que todo era un desastre, pero de lo más relajante.

En ese ambiente tan bonito, a la par que masificado e inútil, una amiga y yo decidimos no dejarnos intimidar y realizar una de las misiones más aventureras que una mujer (o un hombre, pero vamos, que yo digo la mía, claro) puede afrontar en una salida nocturna: encontrar el baño.

La organización, no contentos con el d.j. proponía al público un acertijo. Muy atentos, que hay que estar atento para resolverlo. Poneros algo de música de ambiente en casa, que ayuda mucho.

Encontramos una puerta con los muñequitos clásicos que anuncian los aseos de hombre y de mujer, la cruzamos y ante nosotras aparecieron otras dos puertas:

A la izquierda, una sin cartelito, en frente, otra con el dibujito ese de la señora con falda que va tanto al baño cuando sale por ahí.

Cruzamos la puerta con el cartel de mujeres, pero no hay ningún baño, sino otras tres puertas (esto se empieza a poner intrigante ¿eh?)

Uno pone "Prohibido el paso, solo personal autorizado", otra puerta no pone nada y la última, tiene el muñequito de baño de hombres.

Os dejo un momento para que pongáis la misma cara que pusimos mi amiga y yo.

La puerta sin cartel se abre y vemos una escalera, de la baja un hombre con un distintivo de ser de la organización, cruza ese extraño rellano y cuando va a entrar por la puerta "prohibida" le preguntamos que dónde estaba el baño de chicas, y si trabajaba Escher por ahí.

- Está fuera.
- ¿La puerta de fuera?
- Sí, sí, según salís, la puerta que hay

Y añade con tono condescendiente:
- Pero lo pone en el cartel ¿eeeeh?

Desaparece a tiempo de perderse nuestras caras de asombro.

Salimos de ese extraño contubernio de puertas y nos decidimos a entrar en la que nos ha indicado este hombre.

Entramos riéndonos, tapándonos los ojos
- Uum, ¿hay alguien?
Urinarios no había, buena señal, ni caballero haciendo uso de ellos, mejor señal aún.

Entro en uno de los cuartitos, no del todo convencida de que no vaya a aparecer en otro plano espacio-temporal, mientras mi amiga se queda fuera con los bolsos y la cara de sorpresa. Al salir, veo que hay unas tres mujeres dando vueltas entre las dos puertas, la del baño sin cartel y la del engañoso, que nos miran dudosas.

- Entrad, entrad, que este es el de mujeres.
- Es que .... es que hay un hombre dentro.

Y en uno de los lavabos, un pobre chico lavándose las manos con cara de "Juraría que cuando he entrado, este era el baño de hombres, pero se ve que ha cambiado en este lapso"

La gente que vamos al cine de verano, es que somos mucho de decir "lapso".

En fin, que en el rato que pasó entre que entré yo, mi amiga, nos lavamos las manos, etc... vimos a un montón de gente, entre chicos y chicas, que miraban desconcertados a una y otra puerta, sin atreverse del todo a entrar en ninguna parte a la par que se planteaban su auténtica identidad sexual.

Pensamos quedarnos a decir que ese era el de chicas a todo el mundo (eso y aquello de "pero si lo pone en la puertaa"), pero nos dio un poco de miedo acabar así, y nos fuimos a buscar alguna cola que no hubiéramos hecho todavía.


domingo, 10 de agosto de 2014

El cine de verano (I)


Uno de los placeres que para mí encierra el verano (¿cómo que encierra? ¿es que no lo dejan salir?) es el cine al aire libre.

Bueno, si me dan a escoger prefiero ir a que me pongan una infiltración, pero es lo que más me gusta después de que me metan una aguja entre las vértebras.

¡Ah, el cine de verano! Habrás ido mucho, de pequeña, te traerá recuerdos de la infancia...

Pues sí, la verdad es que cuando era mozalbeta no paraba de ir al cine de verano. Por lo menos, por lo menos fui, así sin exagerar, tres veces.

Una en la parroquia de mi urba ...
- ¿Urba? ¿Qué es eso de "urba"?
- Es la forma de decir que vives en una urbanización sin servicios de ningún tipo, para que no parezca algo tan sumamente aburrido como para que te resulte atractivo ir a ver una película a la parroquia.

No sé, tendría yo unos siete años y proyectaron un título muy adecuado para la chavalería, algo divertido, infantil y .... y eso: El derecho de nacer.

Si su objetivo era que nos volviéramos más piadosos, conmigo lo consiguieron, porque no pasa un día sin que ndé gracias a San Ramón Nonato por no permitirme recordar de qué narices iba a aquello.

También le felicito por no haberla tenido que verla él, porque digo yo que si no has nacido, tus posibilidades de ir al cine deben quedar bastante mermadas. No sé, digo yo.

Claro que tampoco es tan raro que tarde o temprano semejante producto se cruzara en mi existencia, porque por los 500 enlaces que tiene en la wikipedia, se ve que tiene más versiones que Yesterday y Paquito el Chocolatero juntos.

Nota: el día se haga una fusión entre Yesterday y Paquito el Chocolatero, por favor, por favor, por favor, olvidad que fui yo la que tuvo la idea.

La segunda vez tendría yo unos doce años y estaba pasando un apasionante verano con mis primos pequeños en la sierra madrileña. Yo siempre he vivido al límite, qué queréis que os diga.

Tranquilos que esta segunda experiencia con el cine de verano fue mucho mejor ¿eh? Esta vez vi un gran clásico, una de esas películas que dejan huella, que marcan una infancia, que (vale, lo digo ya): El Superpoderoso, os pongo un enlace para que veáis que no me lo invento.

Iba de un tal Mario Girotti que se convertía, no me acuerdo cómo ni por qué, en un súper héroe llamado Terence Hill capaz de hacer la friolera de 80 películas malas. Vale, algunas no son tan malas, y la mayoría son, directamente, peores.

De esa solo recuerdo dos cosas: que no salía Bud Spencer y que el protagonista que era un policía americano, se transformaba en un súper héroe por efecto de vaya usted a saber qué, y cuando le disparaban era capaz de atrapar una bala con los dientes, para solaz del juvenil público ahí congregado, especialmente de los que aún estaban despiertos y semi-conscientes, a pesar del ingestión masiva de palomitas y la sobredosis de refrescos súperazucarados.

La tercera fue un poco más tarde, creo que ya tenía los catorce años, qué bonita edad ¿verdad? Fue unas vacaciones que estaba con mi pandilla de la playa. A mí me gustaba un chico rubito que me parecía de lo más mono, y que ya era un hombre adulto, con experiencia, no sé, por lo menos tenía quince o dieciséis años.

La cosa es que ese chico, el que me gustaba, ¡me invitó al cine de verano! Qué emoción, por favor, iba a ser una noche mágica y eso que llevaba a mi hermano pequeño de carabina, pero bueno.

La noche sin embargo se complicó y no acabó como yo pensaba, sobre todo porque aparecieron por ahí Pancho y Javi, los chicos de mi pandi (lo de urba malo, lo de pandi, ya no tiene perdón de Dios, ni siquiera de San Ramón Nonato) y la cosa acabo de aquella manera.

Con lo mona que iba yo con mi vestidito azul y mi bolsito cruzado, aún me acuerdo de ese vestido .... y es curioso porque jamás he tenido uno así, ni un hermano pequeño, ni nada, pero por algún motivo me acuerdo perfectamente de aquel verano.

Es más, me acuerdo por lo menos de dos o tres veranos que fueron exactamente iguales, lo que no deja de ser curioso ¡Cómo lo pasábamos con nuestras bicis silbando mientras pedaleábamos por esos caminos de Nerja!

Bueno, cuando me aclare de lo que realmente pasó y, ya puestos, comprenda el por qué de esa aversión que tengo a comer chanquetes, os contaré otras experiencias con el cine de verano. Eso y aquella vez que fui fallera en una galaxia muy, muy lejana.



viernes, 25 de julio de 2014

Trabajar de infiltrado

Las vacaciones, como todo el mundo sabe, son ese período privilegiado del año en el que, como no trabajas, puedes dedicarte a esas cosas que normalmente quieres hacer pero no tienes tiempo, como echarse la siesta, ir de viaje o, mejor aún, hacerse una infiltración.

¿Qué pasa? ¿A vosotros nunca os han infiltrado? ¿Ni siquiera en una banda internacional de narcotraficantes latinos, que han escogido algún nombre que acojone? No sé... los algo kings. Los lion kings, por ejemplo. Porque eso de ser de la banda del Rey León debe impresionar un montón en los ambientes marginales, seguro.

¿De verdad? ¿Nunca? Pues yo soy muy aficionada

Como ya he ido varias veces, ya me conozco el percal y pensaba que el asunto ya no encerraba sorpresas para mí, pero se ve que sí.

Aunque no es propiamente una operación (ni impropiamente, vaya), en el hospital prefieren andarse con pies de plomo (con las consiguientes quejas de los vecinos de abajo) y tratarte todo el rato como si te fueran a operar.

Así que te citan en Admisiones y una gentil moza vestida con una americana roja (científicamente diseñada para no favorecer a absolutamente a nadie), amablemente te acompaña hasta la sala de espera adecuada para que no te pierdas por el hospital o para que pienses:

- Vale, a mí me van a clavar una aguja de este porte, pero esta pobre chica tiene que llevar esa chaqueta roja tan horrible cinco días a la semana.

La cosa es que estaba en la sala de espera Admisiones y aparecen dos chicas chaquetirojas y nos llaman a la vez a una chica jovencita y a servidora. Yo iba sola, pero para compensar, la otra iba con tres personas nada menos.

Supongo que sus padres y su hermana porque la familia que se infiltra unida, permanece unida.

La chaquetiroja que había llamado a la chiquita empieza andar por un pasillo muy largo, con la chica detrás. Y seguidamente, la chaquetiroja hospitalaria que me tenía que acompañar a mí, con la madre de la chica pegada a su lado.

No había manera ¿eh? El pasillo era larguito y yo pensé que ya se daría cuenta, o algo, pero nada, no me dejaba pasar, se había hecho fuerte al lado de la del hospital y de ahí no se movía. A lo mejor quería preguntarle dónde se había comprado la americana de marras, no sé. Eso sí, de su hija pasaba.

Yo me imagino a la mujer pensando
- No voy a ir junto a mi hija adolescente que es la que está nerviosa, sino al lado de esta empleada, que sin duda agradecerá mi compañía

Claro, al final la chaquetiroja que me correspondía se puso a hablar con ella:
- Ahora vamos a la planta 9 y ahí esperará a que la llamen y ...

Y yo detrás
- Que soy yo!!! Esa es una impostora!!!

Muy cariñosa, sin duda, pero impostora.

Por fin llegamos a la planta de los infiltrados (no es por nada, pero si nos ponen a todos juntos en el mismo sitio, nos van a pillar en seguida) donde nos quedamos la jovenzuela, una servidora y nuestros acompañantes comunes, junto a un montón de gente que ya estaba ahí esperando.

Cuando te dan la cita, te suelen decir que procures ir acompañado ¿por si te sientes mal a la salida? No, es para que no te aburras en la sala de espera, porque anda que no pasa tiempo.

Así que la gente va con alguien de confianza, a estar mucho tiempo sin poder hacer nada más que charlar y ...

Francamente, he estado en fiestas de nochevieja con menos ambiente, además contábamos entre nosotros con uno de los grandes valores de la lírica española.

El nombre no lo sé, pero debe dedicarse a eso, ya sabéis la típica persona que te dice
- YO NO HABLO ALTO ES QUE HABLO FUERTE.

Traducción: no solo no sé bajar el volumen, sino que tengo un lío importante con los adjetivos.

El volumen de las conversaciones, sobre todo las del señor que hablaba "fuerte" (y oirá suave, digo yo) llegó a un punto que una de las muchachas de horrible americana roja, después de quejarse amargamente de su atuendo, intentó que la gente bajara un poco el volumen.

Y la hicieron caso, bajaron la voz... un poco. MUY poco.

Hasta que unos 10 minutos más tarde, una señora mayor de pelo cano (esta expresión le ha dado más categoría a este texto inmediatamente, no sé si lo habréis notado) dijo (no especialmente "fuerte", la verdad) algo similar a:

- Hombre por favor, ¿Es que no puede haber silencio?

O algo así, lamento no recordar las palabras exactas porque fueron súper eficaces ¡Se calló todo dios! Hasta el señor que hablaba fuerte y comía comidas bajas (o algo así). No se oía una mosca, oye.

¿No pueden contratarla? ¡Una chaqueta roja para esta mujer ahora mismo!

La señora llevaba un rosario en la mano, que para mí que tenía súper poderes. ¡Qué eficacia! ¡Es mi heroína!

Espera, acabo de caer, me ha llevado más de 20 años pero acabo de entender qué narices era eso de ser un "héroe del silencio"

Por fin me llegó el turno, un enfermero (o así) entró en la sala y dijo, bastante bajo (tendría miedo a la señora.. perdón a La Heroína del Silencio)

- Loque Meahorbo?
- Sí, yo - dije levantando la mano.
- Loque Meahorbo?
- Que sí, que soy yo!

Llegué a la puerta, donde seguía sin oírme.
- Loque Mea..?
- Es MeahoRRO
- ¿Ah, sí?
- Tú eres de los que escogieron las ciencias porque se les daban muy mal las Letras ¿Verdad? En concreto las letras B y R, que no se parecen en nada, macho.

Jo, hasta ese día pensaba que me apellido era feo, pero después de oír eso...

- Bueno ¿y cómo estás?
- Perfectamente, yo vengo a estas cosas porque me aburro mucho en casa,
- ¿Te sigue doliendo la rodilla?
- No, gracias a Dios, porque solo me faltaría que me doliera la rodilla además de la espalda que es donde vengo a hacerme la infiltración.

Mira el informe despistado
- Ah, que es la... la... bueee... vale.

Entramos en la sala en la que te hacen estas cosas, donde siempre hay como 4 personas, la médica se presenta, muy amable, me tumbo, me cambio de sitio 20 veces porque de ninguna manera se me veía bien...
- ¿Tensión alta?
- ¿Alergias a medicamentos?
- ¿Estamos embarazadas?
- Yo no, y tú... tú sabrás mujer.

Ya se sabe, todas las preguntas de rigor.

Seguimos con las recolocaciones en la camilla y la médica dice:

- Seguimos sin estaaaar.... - se notaba que no se acordaba de lo que iba a preguntar
- ¿Embarazadas? Sí, seguimos sin estar embarazadas

Como ya he explicado otras veces, las respuestas que yo doy a estas cosas que dice la gente no son las que pongo en las entradas, más bien suelo decir "Sí, bueno, no, bieen" porque soy una niña muy bien educad.

Pero esto lo dije. Sí, es cierto.

Una de las enfermeras se rió y contestó:
- Sí claro, como no haya sido Kevin (el que no era de letras) en este rato.

Lo último que pensé antes de que me pincharan fue
- ¡No, no, no! Me niego a tener un hijo con ese tío, que con vete tú a saber qué nombre me pone al niño en el Registro civil!

viernes, 18 de julio de 2014

Saliendo de mi madriguera

El frío invierno acaba y las alimañas, salen de sus madrigueras tras largo tiempo y asoman sus hocicos perezosamente a un mundo exterior que renace al calor de los primeros rayos del sol que ...

- Psst, que te has equivocado que eso es para la primavera y no para el fin de las vacaciones.

Ya, pero es que no sabía cómo colocar lo de las alimañas.

Y además, la verdad es que siento un poco así. Pues sí, amigos, poco a poco voy incorporándome al agitado mundo laboral (y de paso, al bloguero) mientras me recupero a duras penas  de mi hibernación veraniega.

O sea, que me siento alimaña.

A lo mejor exagero, no sé, pero creo que me está costando un poco más de lo que había previsto. Teniendo en cuenta que he olvidado una contraseña.
Que por otra parte, era igual que el nombre de usuario.
Que por otra parte, eran mis iniciales.

Pero no os creáis que todo ha sido la típica disminución de general de las funciones metabólicas, también me ha dado tiempo a pergeñar (signifique lo que signifique eso) diversos planes de dominación planetaria desde mi covacha.

He aquí las pruebas de mis delitos: uno librero y otro cinero.

Pronto, continuará mi escalada imparable hacia el terror planetario. Bueno, imparable, imparable, lo que se dice imparable... dejémoslo en mitad y cuarto de escalada hacia el terror planetario.

martes, 17 de junio de 2014

Inminente y momentánea interrupción de actividad

Confieso, sin poder evitar una sonrisilla, que os abandono temporalmente porque ¡¡ME VOY DE VACACIONES!!! 

Lo dicho, que os dejo unas semanas pero probablem...

- Manolo, Manolo, que nos deja Loque abandonados a nuestra suerte.
- Entonces ¿no tengo que sacar la Sidra el Gaitero? ¡Pues menos mal!

No sé qué hará el Gaitero en cuestión, pero yo iré a sanar mi maltrecha autoestima más allá del horizonte.

Que conste que yo quería hacer una despedida amena y con gran despliegue de medios, pero una serie de problemas relacionados con onerosas e inevitables obligaciones (básicamente, planchar), me han impedido completar mi misión.

Iba a ser preciosa, iba a tener de todo: música, regalos, sorpresas (¿por qué que algo sea una sorpresa se supone que es bueno? ¿cuántas buenas, lo que se dicen buenas sorpresas os han dado en la vida?)

Tendría incluso números de cabaret circense, que no sé muy bien en qué consisten, pero que al parecer están muy de moda y yo siempre estoy a la última. En concreto, suelo ser la última que se entera de una moda.

Y todo porque de pequeña no vi V y aún resuena en mi cabeza cómo me zaherían los muchachos 

- ¿Que no has visto V?

- No, por eso he dicho "No he visto V". Y otra cosa, no, no veo si me quito las gafas.


Pues eso, que iba a haber música, bailes y grandes bestias salvajes realizando grandes proezas tan increíbles como saber a qué contenedor sí se tiran los vasos rotos.

Tenía unos leones del Serengueti (aburridos de sus propios documentales) y unos cuántos tigres. Pero surgieron muchas diferencias creativas y de ego, y después de una pachanga de solteros contra casados que organizamos intentando calmar las cosas, la cosa acabó con una serie de desmembramientos parciales y algún que otro "ya no te ajunto".

Y es que ya se sabe, leones y tigres... tigres y leones, todos quieren ser los campeones.

Lo del partidillo se me ocurrió después de de las últimas campañas publicitarias de Coca-Cola que te explican que si bebes una Coca-Cola te conviertes en un tipo barbudo con un hijo del Atlétic, y que cada vez que un futbolista se hace un corte de pelo de los suyos, muere un gatito.

Bueno, creo que quiere decir algo así. O eso, o que con el dinero que se han ahorrado echando a gente, patrocinan el furgol, que era algo muy necesitado de apoyo. No sé.

Pues eso, que me voy pero que sepáis en que estos días voy a recapacitar seriamente sobre qué quiero hacer cuando domine el mundo (además de erradicar todas las campañas publicitarias futbolero-cafeinómanas, claro)

Y os dejo esa pregunta ¿qué queréis pediros para cuando llegue El Día de la Venganza?

Abriré el debate: que se erradique el print animal, esa terrible plaga cada vez más extendida.

¡Dios! ¿hasta cuando seguirá esta masacre de leopardos de poliester?

domingo, 8 de junio de 2014

Ganadores del sorteo de Kevin

Pues sí amigos, el tema está en la calle, en los medios de comunicación, en cualquier parte, en la línea 7 de Metro, no se habla de otra cosa, es la noticia de las última semana en España, la reina de las noticias diríamos (jo, qué chistazo): el resultado del sorteo de Loque.

Oye, pues a mí me ha tenido en un sinvivir, que no veáis lo difícil que es contar los puntos.

- Mujer, difícil, difícil... uno, dos, tres...
- Yaaa, pero es que soy de letras porque me echaron de ciencias.

Vale, dejando a un lado que soy de letras, el problema es que buscar un seguidor en la lista del blog es un rollo repollo, y que a los que no han puesto un comentario pero sí lo han anunciado en twitter, los he incluido

- Si dijiste que había que dejar un comentario en el blog. Lo pusiste tú misma.
- Yaaa, pero es que de letras también me echaron.

Y después, a revisar la lista por si me dejaba alguien.
- Pero ¿así piensas dominar el mundo?
- Yaaa, pero es que haré lo que hacemos los que no valemos para letras ni para ciencias: "delegar"

Bueno, esta es la lista definitiva de puntos y nombres, como veréis, por medio de un sistema ingeniosísimo, en una columna aparecen los puntos totales y después, el rango.

NOMBRE PUNTOS  RANGO
Ex seminarista ye-ye 8 1   8
Ali EB                       2 9 10
Lillu                         8 11 18
Charly Hell               4   19 22
Uno                         6 23 28
El niño desgraciaíto 8 29 36
Cecilia Monllor         8 37 44
Mariano Bruneton 2 45 46
Isa                           6 47 52
LaEsti                      6 53 58
Mona Jacinta            8 59 66
Chechu Rebota         8 67 74
Isabel Hernández 4 75 78
JuanRa Diablo          4 79 82
Miquel Zueras          4 85 86
Anya                       6 87 92
Mientras Leo            8 93 100
Madre Exilio            8 101 108
Ángeles                    4 109 112
Laky                        6 113 118
Mammi Meple          4 119 122
Copiando Libros       4 123 126
Microcambios           6 127 132


- Las columnas no te han quedado muy allá
- Es que he delegado en mi becario el alinear las columnas ¡Kevin!

¿Y cómo se ha escogido a los agraciados o agraciadas? Pues yo he visto que hay gente que para esto saca una ventanita muy cuca de no sé qué programa que no tengo, así que he entrado en Guguel y he puesto "Cómo se desatacasta el bote siNfónico" y cuando he vuelto a mi blog tres veces, me he decidido a buscar un generador automático de números.

He invitado a alguien muy especial para que fuera la mano inocente, nuestro amigo ¡Kevin!
Venga, Kevin, rellena esto y esto... bueno, ya lo relleno yo, dale a este botoncito majo.

A ver qué sale....



- No se ve muy bien ¿eh?
- Ya sabía yo que había un motivo para no hacer un sorteo...

Han salido el 114 y el 118. ¿A quién corresponden? 114 a LAKY, enhorabuena Laky, y el 118 a Laky, enhor... desde luego Kevin, qué ojo tienes, macho.

Y tú, Laky, sal a comprar 15 décimos de lotería ahora mismo, no lo dudes!

Bueno, repetiremos para encontrar el segundo número


En fin Kevin, hacía falta solo uno, pero nos daremos por satisfechos con el primero, el 15, la niña bonita: LILLU. Así que ya sabes Lillu, has ganado un ejemplar y te han llamado Niña Bonita. Por cierto, dice Kevin que te quiere conocer.


Enhorabuena a las premiadas, yo os mandaré un correíto pidiéndoos la dirección donde mandaros el libro con Kevin, que se ha ofrecido a llevaroslo bueno, se han ofrecido sus padres, sobre todo cuando han oído "fuera de la península".

En todo caso podéis escribirme a loqumeahorro@gmail.com

Muchas gracias a la autora que ha hecho posible este sorteo, la Doctora Jomeini

Y a todos los demás, muchísimas gracias por participar, siento que no os haya tocado pero os consolarán tres cosas:

  • Va a haber más sorteos
  • Podéis comprar el libro aquí mismo por un precio sin competencia 
  • ¡No vais a conocer a Kevin!


domingo, 1 de junio de 2014

Las bicicletas son para atropellar a gente

Que sepáis que desde la última entrada que publiqué aquí, me he dedicado sobre todo a dos actividades blogueras.

Una: contar los puntos del sorteo.
Dos: escribir una reseña en Zinéfilaz  sobre la película Molière en bicicleta.

Vale, mentira cochina, todavía no he hecho recuento de puntos, pero sí que he hecho la reseña, de verdad, lo juro.

No hace falta que os diga que la película es un poco culturetilla ¿Por lo de Molière? Nohombreno, por la bicicleta. Casi me da vergüenza decirlo porque todo el mundo lo sabe que las películas sobre bicicletas son siempre, siempre, siempre culturetas.

Y no solo eso, también son guays y alternativas  como el mismo medio de locomoción es alternativo. Y los que van en bici por la ciudad alternativamente van por las aceras atropellando gente, o por la calzada, saltándose los semáforos atropellando gente. Pero eso, te atropellan en plan guay y ecológico.

Que no es lo mismo que te destrocen el menisco en plan ecológico, en plan anuncio de Ikea.

Hay quién dice que hay personas que van en bici y no van por las aceras y respetan las señales de tráfico, pero más confío en ver al mismísimo Molière en bicicleta, que ver algo así.

Respecto a las bicicletas voy a realizar una investigación exhaustiva de por lo menos, por lo menos, cinco minutos en IMDB, a ver , a ver... unos ocho cortos (esto va bien), "La bicicleta verde" ¿de qué irá esta peli? Una niña saudí que ... ¿hace falta que siga?

Pero tengo más datos ¿eh?

- Ladrón de bicicletas: de quinto de cultureta y de tercero de depresivo, si no la has visto y no tienes una teoría aburrida sobre su significado, no te venden gafas de pasta en ninguna óptica que se precie y Garci no te invita a fumar con sus colegas, por muy largas que te dejes las cejas o te acuerdes de cuando el Real Madrid ganó su tercera copa de solteros contra casados.

- Películas de Jaques Tati: no recuerdo ninguna en la que salga la palabra "bibicleta" en el título, pero sí muchas en sus películas. Son comedias diréis, pero comedias culturetas.

- Las bicicletas son para el verano: no es ni muy triste, ni muy cultureta, pero puede convalidarte para algún título menor de culturetismo


Pacific Blue: visionaria serie de televisión que adelantó las terribles consecuencias de los recortes en las administraciones públicas, tanto en el parque móvil como en los uniformes que tenían que ser tres tallas menores.

Nadie podía escapar de la brigada de los polos de talla pequeña, excepto las Vespas y
otros vehículos de pequeña cilindrada.

Los Bicivoladores, impactante documental que denuncia lo que ni siquiera Michael Moore ha sido tan valiente de decir al mundo sobre nuestro pasado: en los 80, las bicicletas volaban, la ley de la gravedad no afectaba a los peinados y se consideraba sexy el pelito de Lady Di, esto solo significa una cosa: los años 80 no existieron.

Sí, toda la década de los ochenta fue el banco de pruebas de Mátrix, que demostró que la gente es capaz de creerse cualquier cosa ¿Ronald Reagan, presidente?

Acaso estas fotos no son la mejor prueba de que todo fue un sueño extraño?

jueves, 15 de mayo de 2014

Y tras años de sequía ¡un sorteo!


Tengo una gran noticia que daros, por fin esta vuestra casa, va a dejar de ostentar el título oficial de blog más roñoso de toda la blogosfera y por fin va a regalar algo.

Ahora mismo el único blog que queda que jamás ha regalado ni una escoba es uno de un señor de Cuzcurrita del Río Tirón, que vale que ha abierto esta mañana, pero que ahora mismo se ha
quedado solo. Lo siento, señor-que-ha-empezado-esta-mañana.

Pues sí, hay que reconocer que este blog, espejo de tantas virtudes, hasta ahora no se había estirado nada, pero bueno, por lo menos con ese nombre no engañaba a nadie, porque tanto ahorro, tanto ahorro, ya se veía cómo podía acabar.
Quizá estéis pensando ¿y qué va a regalar después de tantos años?

¿Una sonrisa?

No, algo mucho mejor que una única sonrisa.

¿La sonrisa de un niño?

Nooooo.

¿El niño?

Pues sí, se llama Kevin, tiene 13 años, casi catorce. Está en la mejor edad. Ya le ha salido el bozo ese tan atractivo, mide como 1'78 y es muy fan del rap. Y lleva esa imagen: pantalones caídos, gorra al revés, cadenones.

Una delicia de crío, creo que ya os habréis dado cuenta. ¿No se lo quiere quedar nadie? En serio, sus padres dicen que os lo podéis quedar hasta que cumpla los 20, sino más tiempo.  

No os veo animados ¿Y si os digo que también le gusta el reguetón? Pero solo si lo pone alto, muy, muy alto. 

Y mucho tiempo seguido. La misma canción. Una y otra vez, una y otra vez. ¿Cómo? ¿Seguro que no es la misma?

Un momento ¿Do vais? Non fuyades cobardes. Venga haya paz, si no os interesa lo del chaval, tengo otra oferta.

- Por favor, dinos que no es una botella de Sidra El Gaitero.

- Pues no, a pesar de os recuerdo de que es famosa en el mundo entero, pero bueno, de desagradecidos está el mundo lleno. 
El mundo entero.

Lo que se sortea, por vez primera en esta, vuestra casa, es el libro Planes de Boda de Ana González Duque, a la que muchos conoceréis por su blog El Blog de la Doctora Jomeini.

Y no, no os engañan los ojos, son dos ejemplares dos. A lo loco.

En la foto además podéis admirar el trabajo de diseño de Estrella de Lana.

¿Y qué hay que hacer para participar?

Pues querer que os lo mande algún lugar de España, porque no me dan los medios para más, saber sumar: 
  • Ser seguidor del blog: 2 puntos
  • Ser seguidor de @Loque_me en twitter: 2 puntos
  • Ser seguidor/comentarista antiguo del blog: 2 puntos
  • Por anunciar el sorteo en twitter: 2 puntos (y avisarme a @Loque_me)

Eso y que no te siente mal que te llamen "antiguo".

Nota post-comentarios: antiguo es anterior a este sorteo y sí, lo dejaremos en "clásico".

Me dejáis un comentario con cuántos puntos tenéis, y de qué es cada punto. Y lo dicho, si lo anunciáis en twitter, me lo decís también por medio de un comentario, o mejor por mi twitter.

¿Y qué más? Pues que los hados os sean propicios y a mí también para aprender a usar alguna de las aplicaciones que hay para escoger números al albur.

¿Plazo? ¿Qué os parece hasta final de mes? Para tener dos semanas más o menos, porque como hoy es día 15 y este mes tiene ... a ver que me mire los nudillos ... Enero es este bultito, febrero este huequecito...


domingo, 4 de mayo de 2014

Este es un escritor que va a comprar el pan ... (II)

... el día que la panadera, que es la que atiende normalmente, está en la trastienda y su marido, atiende la panadería:

- ¿Me da una barra de pan?

-….

- ¿Me da una barra, por favor?

- …

- ¡Una barra! ¿Es que no me oye ni me ve? Me meteré detrás del mostrador, a ver si así se da cuenta de que estoy aquí.

- …

- Una barra Pero así no, no. ¡¡Así nooooooo!!!

-Iván ¿cuántas veces te he dicho que si ves una cucarachas no la intentes matar con una barra?. A ver a quién le vendemos esta porquería después.

- No pasa nada, se la damos a ese rarito del Señor Kafka, que suele venir a estas horas y que seguro que no se da cuenta.


- ¡Evelyn!

- Arthur ¿qué haces en la trastienda? ¿has dejado la panadería sola?

- Es que, no sé qué hacer, hay un hombre en la tienda que no sé qué está pidiendo.

- Pero ¿no dice nada?

- Eso es lo raro, que cuánto más habla, menos le entiendo.

- ¿No habla inglés?

- No, si las palabras las entiendo, pero cuando las pone todas juntas, más liosas me parecen las frases.

- ¡Ah! Ese es Henry James, el que vive cruzando la calle. Dale un pan de molde, y ya verás cómo se calla.



- Buenos días.

- ….

- ¿Qué quería?

- Es que, estoy mirando esa barra, como miré la muerte cara a cara, y la muerte me miró a mí y me reconocía de tantas y tantas batallas. Porque cuando uno se enfrenta a la muerte, sabe que es un hombre de verdad y que ya puede enfrentarse a cualquier decisión, pero aún así ¿qué sale mejor? ¿la chapata o la baguette?

- Perdón, así de primeras no le había reconocido, pero usted es Pérez Reverte ¿verdad? Ya me había dicho mi mujer que si venía usted sobre esta hora y que al final siempre mira cara a cara a la muerte y la baguette, que es más blandita.

¿Le doy una bolsa o se la lleva en el chaleco caqui de fotógrafo que lleva? Como tiene tantos bolsillos...


sábado, 26 de abril de 2014

Tele Guía (II)

Continuamos con nuestro repaso por la programación televisiva más intratable que he encontrado, y que los menos afortunados de vosotros, conoceréis.

Pasarela a la Fama: una rubia con ropa muy ceñida, presenta un concurso en el que un grupo de chicos y chicas diseñan y cosen ropa. Gana el que la hace de la talla más pequeña.

Los espectadores juegan desde casa intentando averiguar cuál es el hetero que dicen que se infiltró entre los concursantes masculinos.

Cara a cara: una rubia con ropa muy ceñida, presenta un concurso en el que un grupo de chicos y chicas maquillan y hacen prótesis para que sus modelos parezcan orcos extraterrestres o geishas futuristas.

Gana el espectador que consigue decir qué mezcla exacta de sustancias estupefacientes han consumido y el premio es la dirección de su camello.

Best Ink: una rubia con la ropa muy ceñida y tatuada, presenta un concurso en el un grupo de gente decide que la mejor manera de superar sus problemas y traumas personales es contárselos a todo el mundo en un programa de televisión y dibujarse algo en la piel de por vida, que se lo recuerde día tras día.

Gana el tatuador que lleva más tatuajes y que dice antes "yo no he venido a este concurso a hacer amigos".

Street Poets: una rubia con la ropa muy ceñida, presenta un concurso donde todos están muy enfadados, porque son raperos. Pero todos-todos ¿eh? Incluidos los del cátering y la limpieza. Gana el primero que dice "yo me he criado en las calles, tío".

Los espectadores juegan desde casa y el que consigue diferenciar un rap de otro, recibe como premio una gorra y una cadena dorada muy grande.

Otro dato: es posible que me lo haya inventado.

Pesadilla en la cocina USA. Un rubio con chaqueta de chef y eso que mi abuela llamaba "un pelo pobre", viaja por todos los restaurantes familiares de Estados Unidos buscando un peinado que le disimule las entradas pero, por diferencias idiomáticas entre el inglés británico y el de Iowa, solo consigue que ellos le enseñen lo sucia que tienen la cámara y lloren contándole sus problemas familiares.

Él grita sin hacerles ni caso porque lo máximo que ha conseguido es llevar el mismo pelo que Donald Trump.

No es para menos, la verdad.

El vestido de mi boda: Espera, este ya lo había comentado antes.

Crónicas carnívoras: un chico que está harto de que le digan que si es el niño protagonista de "Aquellos maravillosos años" decide evitarlo, deformándose horriblemente a base de comer toda grasaza de los USA, pero como al parecer, no tiene tiempo, entra en un bar, y pide que le pongan 450 costillas grasientas y se las come en 20 minutos, o la hamburguesa que hacen con la carne que no dan por buena en un McDonalds o un perrito caliente de Baskerville.

Una boda perfecta (Divinity, sorprendentemente): un montón de chicas que se llaman Stacy sueñan con tener bodas hawainas en color azul y plata, y buscan para que las ayude un tipo que se depila y delinea los ojos mejor que ellas.

Él les presenta tres vestidos dignos del final de Miss Kentucky, y al final les escoge el más escotado, para que empiecen con buen pie con su suegra.

Gana el espectador que consiga ver al novio de la chica más de tres minutos en pantalla.

Ah, hay dos versiones. En la primera todo sale bien y él les dice que son chicas muy especiales que merecen tener un gran día, y otra en la que el tipo depilado critica a las novias delante de la cámara, todo son problemas y cuenta que todos se emborracharon en la boda de la Stacy de Omaha, y se pusieron a cantar en la de la Stacy de Toledo (Ohio).

Mentes Criminales: un montón de paletos de Iowa se vuelven locos y matan a rubias con ropa muy ceñida, porque no pueden soportar unos guiones tan repetitivo y ver a Joe Mantegna actuando con un plantel de actores tan deplorable como este tipo, que no ha conseguido cambiar el gesto en cuatro temporadas.

La Casamentera: una mujer enfadadísima porque el pelo siempre se le queda sin eso que los peluqueros llaman cuerpo y movimiento, busca mercancía fresca a cuarentones y cincuentones, supuestamente millonarios, entre chicas minifalderas que tengan 15, 20 ó 30 años menos que ellos.

Organiza una fiesta y ellos escogen a ciegas, porque todas son exactamente iguales, creo que pasa algo después, pero no sé porque siempre he pasado el canal. Creo que es una cita de la chica con los abogados de él que le presentan el acuerdo prenupcial, o algo así.

Mi perro tiene un blog (Canal Disney) Este he preferido no verlo, por si acaso es mejor que el mío.
Por lo menos, seguro que actualiza con más frecuencia que yo