jueves, 23 de octubre de 2014

Búsquedas y payasitos mensajeros (II)

Pues sí, como algunos habréis adivinado por la sutil pista, si había una parte I, también habría una II. En este blog no nos privamos de nada ¡A lo loco!

Y es que he dejado tanto tiempo las búsquedas descuidadas, que las malas hierbas han crecido y la gente sigue buscando payasitos sin que yo haga nada al respecto.

analisis del video de los tres cerditos
Sí, por favor ¿podemos apagar la luz? Sí, sí, tú el que está al lado del interruptor, el “podemos” era por ti…  gracias y el proyector ¿alguien sabe cómo funciona el proyector? Nooo, encenderlo digo. Ah, bien perfecto.

Bueno, pues en este primer power point podemos ver cómo están los tres sujetos porcinos, llamémosles Sujeto Porcino A, Sujeto Porcino B y … en la casita de paja, que ciertamente, no ofrece mucha estabilidad y en esta segunda imagen aparece un cánido de gran tamaño con una capacidad pulmonar realmente llamativa que …

botines de danza desmotivaciones
Sí, tú desmotívales y se te escaparán varios meses, no veas lo escurridizos que son los muy malandrines.

Por cierto que me acabo de volver a leer esto del botín perdido y oye, que tiene gracia y todo, sorprendente.

frase tengo buenas noticias
Quizás quiso decir “Fantasías animadas de ayer y hoy presentan”

como denunciar al dueño del piso por abrir el buzon
Jo, qué tío más retorcido que disfruta viendo la publicidad de Jazztel y los flyers de El Chino Feliz.

donde puedo comprar un boligrafo de tinta invisible en benidorm
No puedo explicar por qué me atrae tantísimo la idea de alguien buscando un bolígrafo de tinta invisible en Benidorm, pero es una frase que está pidiendo una historia a gritos.

¡UNA HISTORIA, UNA HISTORIA! (son los gritos). Ahí lo dejo, que en este blog hay mucho lector creativo.

A mí lo que me sugiere es una canción de Los Planetas y me imagino a ese muchacho tan expresivo, con esa dicción tan correcta cantando (o así) "Buscaando un boli de tinta invisibleee, invisibleeeeee".

magenes de eres tan mala persona k ni de ti me acuerdo
Y digo yo que si ya ni te acuerdas, para qué narices quieres volver a ver imágenes.

imagenes que digan vete al diablo a mi no me pidas fotos
Quizá quiso decir “contigo no bicho”

la abducción extraterrestre más inquietante jamás contada
O sea, no como la típica abducción extraterrestre que no resulta inquietante, ni nada.

la senisienta la pelicula que pierde el celular
“La Senisienta, la película”: la odisea de una joven por hacer creer a su madrastra que si llegó a casa más tarde de las doce, es porque había perdido el móvil, después de las 20 veces que le contó lo de que no tenía saldo.

me pongo los vestido de mi hermana
¿Y qué? ¿qué tal te quedan?

no busco nada pero cuando lo encontrarei te lo direi
De verdad que espero que lo encuentres.
Y que sea un diccionario.

película donde unos muchachos banco de vacaciónes a una casa casa y hay ay un virus
Me acuerdo, me acuerdo ¿Al final ahí hay un hombre que dice ay?

¿Unos compañeros que se conocen de trabajar en un banco y que se van de vacaciones a una casa donde hay un virus?

No me suena pero conozco a muchos compañeros de pandilla que van a una casa donde hay un tío con una moto-sierra al que le gustan mucho los compañeros de pandilla… a la plancha.

porque adam richman no se quita la chaqueta
¿Porque debajo lleva un vestido de su hermana?

dominacion blogspot
¡Mardita sea mi'stapmpa! Ese tenía que haber sido el nombre del blog!

lunes, 13 de octubre de 2014

Búsquedas y payasitos con vendajes (I)

Nunca es tarde si la dicha es buena, y no hay dos sin tres, que no sé yo qué opinarán de eso los padres de gemelos, pero bueno.

Lo siento pero es que si te pones a decir tópicos a lo tonto al final terminas como terminas y no por mucho madrugar amanece mas temprano, que no solo es una gran verdad y una gran filosofía de vida, sino una frase a evitar en cualquier entrevista de trabajo.

Vale ya lo dejo, todo esto es para decir que llega la nueva, y esperadísima, entrega de la serie de búsquedas en gúguel que realizan seres humanos, o ponys de pelo largo capaces de teclear y que – por razones difícilmente explicables – les llevan al lugar donde van a morir las esperanzas.
Por lo menos las esperanzas de encontrar respuesta: mi blog.

Insisto una vez más: la ortografía es exacta al original. Yo, desgraciadamente, no soy tan creativa ni de lejos.

¡es cierto que malefica se volvio buena y le dio un beso en la frente a la bella durmiente y cuando llego el principe la beso y no desperto'
Versión lésbica del cuento por lo que veo, a la par que un poco narcótica. Pero mira Bella Durmiente, no por mucho madrugar amanece más temprano, así que tú duerme hasta la hora que quieras, y con la Maléfica que quieras.

como romper un complot
 “Cómo romper un complot”.
 “Cómo dominar el mundo a sus enemigos, infiltrándose subrepticiamente en sus filas”,
“Sicarios, dobles agentes y espías en general ¿desgravan?”

Estos, y otros son los puntos que trataremos los de la capa esa y servidora en nuestra próxima reunión de noviembre. Me los sé de memoria porque me tienen harta con el grupito del guasap.

bella dumiente fatal 3dias
Tampoco veo yo que sea tan malo el cuento, no es por nada. Aunque desde luego no es para estar tres días enteros contándolo. Aunque ahora que lo pienso, es exactamente lo que tardé yo.

canción soy el gato con botas y soy muy listo y soy muy listo
Listo no sé, pero insistente un rato sí que eres, chaval. Digo gato.

chuby chequer si a tu ventana llega una paloma
Esta versión, después la versionó a su vez El Príncipe Gitano en una grabación que se ha perdido.
Afortunadamente.

el oso pendejo lo que la vida me robo
Los osos parecen muy tiernos pero a la hora de la verdad son muy traicioneros, sobre todo los que pesan más de 600 kgs y no son de peluche.

Aunque bien pensado, tener un peluche de más de 600 kilos también parece chungo.

el torete amputado
Y el gatete estropiciado. Sip, ha sido horrible, pero no he podido evitarlo, lo juro.

¿Venga, qué te pasó con el torete para que le hicieras eso? 

De que es la frase: entonces no te molestan mis cicatrices?
No sé ¿de la sala de espera de la Unidad de Quemados?

fotos reales de suchi casero
“Aquí tenemos al gran ídolo de masas de latinoamércia, Suchi Casero, en sus primeras fotos sin retocar que …”
Sí, lo juro, pensé que era algún famosete que se llamaba Suchi Casero. En serio.

imajenes de payasitos con plabras de amor
Espero que las plabras estén mejor escritas.

ni quiero que lo aparentes yo te prefiero a la antigua y oliendo a mujer decente si es una varuta de nardo con la cara lavada
¿Tenéis Google en el siglo XVIII? Pensé que solo teníais varutas de nardo.

imagenes de payasitos con mendajes
¿Con mendajes? ¿Estaban lesionados como el torete?

losr obot enlo que cen parte 1
Problemas con la barra espaciadora, sospecho.

no te gusta andar contigo por que soy pobre
La excusa sí que es pobre, no es por nada.

porque en barcelona no se pone el bote sinfonico
¡Ha vuelto! El bote sinfónico ha vuelto!!! Claro, es que en Barcelona hay mucha cultura musical!

yo soy solo tu payasito
¿Y traes mendajes? ¿Para taparte las cicatrices esas?

te quiero payaso
Mira, siempre hay un roto para un descosido. 
Y oye, los mendajes os vendrán genial, chicos.

a que persona le dedicarias el refran en casa de herrero azadon de palo
¿A uno que no diga "En casa del herrero, cuchillo de palo?"

que pensaria el si le digo que sueño con angeles
Quién sabe, pónselo en un payasito con un mendaje, a ver si cuela.

tengo bombonas, el gas pasa en la acera ,costo del cambio
Caramba, pues ni idea, yo solo soy tu payasito.

entonces ¿no te molestan mis cicatrices? no yo tambien tengo solo que las mias no se ven
Josús, esta es la continuación del culebrón de antes. Espera, voy a por unas palomitas, ahora vengo y me cuentas….

estoy lisergica
Hasta que no digas "solo soy tu payasito" puedes estar tranquila
Espera, espera ¿Eres la que ha escrito “losr obot enlo que cen parte 1?

millonario joven vive en casa chica 70m2
Quizá quisiste decir: Joven engaña a chicas haciéndoles creer que es un millonario, a pesar de vivir en una casa de casa de 70 m2

porfavor póngame la serie de ideas
Te juro que odio no hacer caso a la gente que me pide las cosas por favor, incluso porfavor, pero es que no tengo ni idea (ni ideas) de lo que me estás hablando, payasito mío.

transiliums y red bull
Quizá quiso decir "Subidón-bajón-subidón-bajón"

que seria el mundo sin mi en version algo mas lisergico
¿Esto se te ocurrió después de tomarte los transiliums, o los red bull?

quizás quisiste decir: muy lindo mensaje ojalá en todo el mundo fuera así
Hasta ahora nunca me habían acusado de querer decir algo así y espero que no se vuelva a repetir.

mi pequeño pony sexy
Andaaaa que a ti te ponen también los payasitos, confiesa.

viernes, 3 de octubre de 2014

Hace frío y el imperio sin barrer

Tengo que reconocerlo: una vez más, he mandado a mis huestes a luchar en otros mares y he dejado la dominación mundial un poco a la remanguillé.

Podéis ver que no he dejado de trabajar aquí , hablando de una peli que os recomiendo porque... bueno, leed la entrada si os place. Claro que a cambio sé que tengo el frente Este muy desatendido, soy consciente.

Pero es que la dominación global es difícil y hace frío. Hace frío, Josefina, pero pronto llegaremos a Moscú.

Esto me lo decía mucho uno de mi instituto que venía conmigo a clase, cuando esperábamos el bus.

Vete tú a saber por qué. Quizá porque hacía frío, ahora que lo pienso.

El que también me lo decía mucho era mi marido.

Sí, mi marido no paraba de decirlo en aquel duro invierno que pasamos cuando le dio por invadir Europa.

Y vaya manía más tonta, no es por nada, que yo se lo decía.

- Cariño, de verdad, qué ganas tú con ir invadiendo países. Y ya puestos a invadir, no te podría dar por, no sé, la Costa del Sol, o algo?

- No me hables Josefina, no me hables.

Ese fue mi ¿tercer? marido. Creo que sí, el tercero, el bajito vaya. ¿Nunca os había hablado de él? No sé, se me habrá pasado.

Vale, no es eso, es que guardo muy mal recuerdo de él ¿y por qué? ¿Por que era bajito?

Un inciso: si antes la gente era más bajita ¿cuánto medía este marido mío? ¿Uno veinte??

Pues no mira, que a mí lo de la altura me da un poco igual, pero es que tenía unas entradas...

Y las entradas también me dan igual ¿eh? pero es que las pretendía tapar con un peinado a lo Julio César que así, entre nosotros, no le queda bien a nadie.

Yo le quería a pesar de ese peinadín, y un día, recién casados estábamos tranquilos en París, desayunando en el centro, pensando que qué bien le quedaría una torre absurda metálica a la ciudad, cuando le dije, en un arrebato tontorrón:

- Cariño, ese pelo te hace de lo más... imperial.
- Con que imperial ¿eh?

Y ya ves, unos años más tarde, ahí estábamos con lo del frío y Moscú que, si lo sé, le digo que le quedaba como una patada en el menisco, que era la verdad.

Y esta es, niños y niñas, la razón por la que se dice que la sinceridad es tan importante en la pareja.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Si a tu ventana llega una paloma. Solución a la pregunta.

Sí amigos, llega el momento que todos esperabais expectantes para saber qué ocurrió realmente con la paloma.

¿Expectantes, dices? Vale, llega el momento que todos esperabais.

¿Todos, dices? Vale, llega el momento que alguno es posible que esperara con cierto...

Bueeeeno, el que quizá despertó una mínima curiosidad en algún desocupado que hubiera por ahí.

Comentemos las opciones de la más votada a la menos votada

Opción A. El chicle, la paloma, la sandalia y la singular batalla que los enfrentó

La paloma, luchaba denodadamente por liberarse de su prisión de plasticucho, con anagrama del Caprabo incluido, mientras yo intentaba denodadamente liberarme de mi prisión de chicle rechupeteado adherido a la suela de mi zapato...

Hubiera sido bonito, sobre todo porque hubiera podido utilizar "denodadamente" no solo una, sino dos veces, por una vez en la vida, por eso y porque hubieran acertado casi la mitad de los concursantes que han escogido esta opción. Pero no, la opción más votada NO sucedió.

Lo cierto es que me pega mucho, yo misma me veo muy reflejada en algo tan absurdo a la par que bienintencionado, cuando muera, espero que pongan eso en mi lápida "Bienintencionada, pero absurda". Bueno, mejor no.

Y mira que lo pensé, lo de pisar la bolsa y así liberar al bicho, pero nos dimos cuenta a tiempo de que no llevaba la bolsa pegada sino unida a la pata por un nudo, que me gustaría saber qué genio del mal le había hecho. Del mal porque hay que ser malaje, y genio porque ¿cómo narices se sujeta a una paloma mientras se le hace un nudo en la pata?

Lo del chicle, pues sí basado en hechos reales, que hace no mucho pisé uno de los cientos de restos arqueológicos que demuestran que el ser humano es, básicamente, imbécil.


Opción D. Fush-fush

La segunda opción más votada y sobre todo la que más lectores han asegurado que hubieran escogido ellos mismos.

Es triste, pero la relación entre los seres humanos (sí, los de los chicles en el suelo) y las palomas está jalonada de desencuentros. Aunque también, no lo olvidemos, de encuentros. Sobre todo encuentros entre sus blancas heces voladoras y nuestros coches, ventanas, bancos de los parques, etc.

Heces voladoras, cuando el punk vuelva a ponerse de moda, este nombre triunfará en el mundo de la música. Al tiempo.

Siendo sinceros, las palomas dan asquito, no vamos a negarlo, además hay que tener en cuenta que existe un contencioso entre el ser humano urbanita y la paloma, pero estoy segura de que el día de mañana, cuando se cree el wc (o pañal) para palomas, nuestras relaciones interespecies mejorarán significativamente y llegaremos a un acuerdo marco que nos permita una significativa mejora en la ....

En todo caso, mientras llega ese día y yo consigo acabar esa sarta de vacuas frases, seguiré intentando salvar a las palomas, porque no, esto no es lo que hice. Intentarlo, pero ¿lo conseguí?

p.d. Ahora que lo pienso ¿Y si en vez de bolsa era un pañal?

Opción C. ¡Salvamos a la paloma!

Quiero agradecer públicamente a Susana, Natalia D, JuanRa Diablo y a Ángeles que me vean a mí capaz de capturar a una paloma. Vamos que ni con la ayuda de las camareras, ni con la de la Patrulla Verde podría atrapar yo a un pájaro.

Ni con la de Linterna Verde, francamente.

Pero se agradece ese voto de confianza, no solo a mi buenez (que es cierta) sino a mi habilidad (que ni de ... lejos), que francamente, brilla por su ausencia. Así que me alegra pensar que más gente me ve capaz de atrapar a un pájaro. ¡Qué engañaditos os tengo!

Opción B. No conseguimos salvar a la paloma, pero lo intentamos.

Sí, es cierto, lo intentamos y no lo conseguimos.

Como la verdad no es muy popular, ha sido la opción menos votada, de hecho tengo ciertas dudas sobre si realmente la ha votado alguien, y en su caso si han sido una o dos personas las que lo han votado. Bueno, voy a decir que Maribel  y Lillu  han sido las que la han escogido. Ea.

¿Sabéis esa escena de "Todo sobre mi madre" en el que la protagonista asegura que su vida está marcada con la obra "Un tranvía llamado deseo"? Pues a mí me pasa lo mismo

Mi vida la ha marcado también una obra cumbre de la literatura universal ¿quién? ¿Madame Bovary? ¿Hamlet? No, hombre no...Heidi. He dicho que era cumbre, no?

Por favor, por favor, no dejéis de leer el blog, ahora mismo dadme una segunda oportunidad, pensad que tengo unos referentes ¿culturales? muy malitos.

Pues sí, Heidi ha marcado mi vida, y por eso amo a los animalitos del bosque, entre los cuales no cuento por supuesto, ni a las ratas, ni a las cucarachas ¿por qué?

Porque, como ya he explicado en los comentarios, esos no son animalitos, son concejales de urbanismo y presidentes de club de fútbol reencarnados, así que hasta la propia Heidi os agradecería que les dierais un zapatazo si veis alguno.

Lo que Heidi jamás contó es lo difícil que resulta salvar a una paloma, no solo por lo asquerosito de cogerla (una cosa es ser Heidi y otra no conocer la existencia de los gérmenes) sino porque las malditas vuelan y no se dejan.

Por cierto, no sirve para nada decir "ven aquí...tonta, más que tonta", se ve que solo responden al refuerzo positivo, digo yo.


sábado, 6 de septiembre de 2014

Si a tu ventana llega una paloma

En estos días tan bonitos que la gente vuelve de vacaciones e insiste en contarte que, sin duda alguna, la playa de Zahara de los Atunes es más bonita que ese sotanucho con luz artificial del polígamo industrial de Fuenlabrada donde trabajáis, me ha ocurrido una bonita anesdotilla... o quizá no.

Venga ¿queréis jugar a adivinar qué me ha pasado y qué no? Es súper chachi. Vale, esta es la que no, que diga yo "súper chachi".

Hace unos días, aprovechando las últimas terrazas (mentira, ahora hace más calor que nunca, pero cuando se publica en septiembre es imprescindible decir algo del estilo "los últimos coletazos del verano") fui a comer a una terracita de mi barrio con mi hermana.

Aprovechando los últimos días de verano (que no! ) me había puesto un vestidito muy mono que tengo, rojo, con su faldita de vuelo. Vamos, que iba hecha un primor.

La cosa es que estábamos ahí comiendo  y vimos a una paloma picoteando aquí y allá, buscando las migas que caían de las mesas, y poniendo esas caras que ponen las palomas, ya sabéis, esas caras de ... aves. Nos fijamos en que en la pata llevaba un trozo de bolsa dé plástico bastante grande, colgando de su pata. Se veía que le molestaba mucho, porque no paraba de sacudir la pata.

Juntas decidimos:

a) Liberarla, nosotras es que somos mucho de liberar animales. ¿Cómo? Urdimos un magnífico plan porque pensamos que si se acercaba lo suficiente, quizá yo podría pisar un extremo de la bolsa con la idea de que la paloma tiraría de la otra y se desharía del plástico.

Parecía un buen plan, pero ya sabemos cómo suelen acabar los mejores planes, motivo por el cual en nuestro país preferimos planificarlo todo fatal.

La cosa es que gracias a la extrema limpieza de las calles de Madrid y a un defecto congénito que hace que cierta gente ignore para qué sirven las papeleras, se ve que tenía un chicle en la suela de mi sandalia y bueno, cuando la paloma se acercó lo suficiente, la bolsa se pegó al chicle, bien, pero no se despegó de la paloma, mal.

¿He dicho ya que me había puesto hecha un primor con mi vestidito rojo? Pues ahí tenéis al primor intentado librarse de un engendro volador.

Y ahí estuvimos un rato luchando paloma, bolsa, chicle y yo .... qué bonito fue, y mientras mi hermana diciéndome.

- Pero suéltate.
- ¿Por qué crees que muevo el pie como una loca? ¿Para activar la circulación?
- Quítate la sandalia.
- Si hombre, con lo que me ha costado.

Al final conseguí despegarme dejando a la pobre paloma con la bolsa y un trozo de chicle de regalo.

Lo bueno es que, nos han salido unos bolos y actuamos (mi hermana, la paloma, el chicle y servidora) en varias terrazas de la zona  jueves y viernes por la noche. Sábados y domingos, solo a mediodía. Pasaros, es una juerga.


b) Liberarla, nosotras es que somos mucho de liberar animales. ¿Cómo? Urdimos un magnífico plan porque vimos que la bolsa no la tenía pegada, sino unida por un nudo a la pata (no me preguntéis cómo) y que la única manera de soltarla era que una la cogiera y otra le soltara el nudo.

Basándonos en mis impresionantes reflejos, yo la atraparía y ella más hábil que yo manualmente (lo que por otra parte, tampoco es difícil, que todo hay que decirlo) le soltaría el nudo.

¿Conocéis esa escena de Juego de Tronos en que Arya Starck, poniendo en práctica las enseñanzas de su maestro de esgrima, consigue cazar a un escurridizo gato?  Pues por favor, quedaos con esa imagen en vez de la mía, haciendo el ridículo persiguiendo a un pájaro en medio de las mesas  ¡Y con el vestidito ese primoroso!

Y eso que dos camareras, aprovechando que no quedaba gente comiendo, me ayudaron intentando acorralar al animalico.

Pero ni por esas, yo corría (o así) mientras le decía al bicho:

- Pero ven aquí, tonta más que tonta.

Y la paloma decía "Prruuu" y salía volando.

Decidí dejarlo antes de que la atropellara un coche y a mí me retiraran el acceso al restaurante.
Fue de lo más frustrante.


c) Liberarla, nosotras es que somos mucho de liberar animales. ¿Cómo? Urdimos un magnífico plan porque pensamos que la bolsa no la tenía pegada, sino unida por un nudo a la pata (no me preguntéis cómo) y que la única manera de soltarla era que una la cogiera y otra le soltara el nudo.

Basándonos en mis impresionantes reflejos, yo la atraparía y ... bueno, ya sabéis.

A ver, que no digo yo que fuera fácil atraparla, y reconozco que si no llega a ser porque dos camareras se enternecieron (y eran más habilidosas que yo) no la hubiera cogido en la vida, pero al final conseguimos acorralarla entre las tres debajo de una mesa y la atrapé!

La verdad es que me dio un poco de asquito tocarla, pero mi buenez pudo a mis escrúpulos y conseguí llevarla hasta la mesa donde mi hermana esperaba con los bolsos (detalle este importante), la cuenta de la comida (que el encargado mandó traernos cuando me vio corriendo por ahí) y sus hábiles manos que le quitaron el nudo bastante antes de lo que yo pensaba.

Lo que es ser madre, oye... se ve que aprendes a soltar nudos, coser disfraces y hasta cortar el flequillo, según sales del paritorio, digo yo.

Fue un poco asquerosito tocarla, pero de lo más gratificante.

Y ahora, cada vez que me cruzo con una paloma, me parece que detecto una mirada de agradecimiento en esos ojillos entrenados meticulosamente para encontrar el coche que se acaba de lavar, para dejarle un regalito.



d)  Decidimos hacer fush-fush para que se fuera.

¿Pero cómo me voy a ensuciar el vestidito y dejar de comer para ponerme a perseguir a un pájaro, hombre?? Y encima una paloma ¡Si son las ratas del aire, por favor!

Y esta además, daba una grima con el plasticucho ese colgando de la pata. Qué asco, por favor.



¿Bueno, cuál creéis que es la respuesta adecuada? ¿Qué hubierais hecho vosotros? ¿Alguna vez habéis tocado una paloma? Si a tu ventana llega una paloma ¿la tratáis con cariño que es mi persona, o hacéis fush-fush?

domingo, 17 de agosto de 2014

El cine de verano (y II)

Pues sí, pues sí, amigos, quizá por aquellas innumerables experiencias de mi infancia (innumerables: dos, tres si contamos la vez que fui con Bea la de Verano Azul)  tengo un cariño insensato hacia el cine de verano, con su mezcla de películas comerciales, sillas de plástico, niños en estado de ebullición y señoras con rebequita

Es más, no sé qué tienen tus ojitos que (que me vuelven loco) y no sé que tiene el cine de verano que se produce una extraña mutación en mí cuando voy y todo lo que en los demás cines del mundo me da urticaria, por el simple hecho de hacerse al aire libre hasta me gusta y todo: gente hablando, comiendo, niños corriendo por los pasillos (o por encima de tu bolso), asientos incómodos, refrescos a precios delirantes.

Sé que es raro, pero es como si el "de verano" borrara todo lo demás, o le diera la vuelta. Iba a decir "como si lo subvirtiera" pero después me he dado cuenta de que no sé lo que significa ni cómo se escribe y en fin...

Vamos, que es lo contrario de cuando a la "fruta", la golosina de la naturaleza, le añades "escarchada" y se convierte en "eso que se queda encima del roscón de reyes".

Pero mira, todo es mejorable y si se puede ver una película bueno, pues mejor, y si se pueden quitar algunas incomodidades, pues venga incomodidades, marchad en buena lid.

A alguien más se le ha debido ocurrir, porque este verano, en Madrid hay una experiencia en ese sentido, en un marco incomparable y con un ambiente selecto que ... que mira, que no os voy a decir dónde porque suspaqué...

Para empezar, nada de palomitas y Toblerone (qué bueno el Toblerone ¿cuándo sería la última vez que me comí uno?), en el aspecto gastronómico esto es lo que te ofrecen, según un papelito (perdón, el flyer que era un sitio muy guay) que te daban a la entrada:

Bagel de pavo, manzana y salsa de mostaza y miel
Pan polar (en el cine de verano, siempre termina por refrescar) de salmón con brie
Focaccia (estaba prohibido comprar un pan normal) rellena de pollo y mozzarela al pesto
Quiche de brócoli
Mini taco de pollo deshilachado, maíz, aguacate, bacon y bastones de manzana

Parece apetecible ¿verdad? Aunque ya sabréis que hay desconfiar de un plato cuando se tarda más en leer los ingredientes que en comértelo.

En el papelito habría muchas más cosas porque para qué contároslas, sobre todo porque lo que había cuando yo fui era exactamente:
- Ensalada de plástico
- Perrito caliente

Vale que eso es lo que quedaba después de una cola inmensa, porque comida no, bebida, tampoco, pero colas había para todo: para sacar la entrada (que ya habías sacado por internet), para volver a dar la entrada (que acababas de enseñar) en otra entrada, para lo del perrito caliente...

Pero eso sí, todo con un d.j. por ahí en medio amenizándolo todo con música chill-out, así que todo era un desastre, pero de lo más relajante.

En ese ambiente tan bonito, a la par que masificado e inútil, una amiga y yo decidimos no dejarnos intimidar y realizar una de las misiones más aventureras que una mujer (o un hombre, pero vamos, que yo digo la mía, claro) puede afrontar en una salida nocturna: encontrar el baño.

La organización, no contentos con el d.j. proponía al público un acertijo. Muy atentos, que hay que estar atento para resolverlo. Poneros algo de música de ambiente en casa, que ayuda mucho.

Encontramos una puerta con los muñequitos clásicos que anuncian los aseos de hombre y de mujer, la cruzamos y ante nosotras aparecieron otras dos puertas:

A la izquierda, una sin cartelito, en frente, otra con el dibujito ese de la señora con falda que va tanto al baño cuando sale por ahí.

Cruzamos la puerta con el cartel de mujeres, pero no hay ningún baño, sino otras tres puertas (esto se empieza a poner intrigante ¿eh?)

Uno pone "Prohibido el paso, solo personal autorizado", otra puerta no pone nada y la última, tiene el muñequito de baño de hombres.

Os dejo un momento para que pongáis la misma cara que pusimos mi amiga y yo.

La puerta sin cartel se abre y vemos una escalera, de la baja un hombre con un distintivo de ser de la organización, cruza ese extraño rellano y cuando va a entrar por la puerta "prohibida" le preguntamos que dónde estaba el baño de chicas, y si trabajaba Escher por ahí.

- Está fuera.
- ¿La puerta de fuera?
- Sí, sí, según salís, la puerta que hay

Y añade con tono condescendiente:
- Pero lo pone en el cartel ¿eeeeh?

Desaparece a tiempo de perderse nuestras caras de asombro.

Salimos de ese extraño contubernio de puertas y nos decidimos a entrar en la que nos ha indicado este hombre.

Entramos riéndonos, tapándonos los ojos
- Uum, ¿hay alguien?
Urinarios no había, buena señal, ni caballero haciendo uso de ellos, mejor señal aún.

Entro en uno de los cuartitos, no del todo convencida de que no vaya a aparecer en otro plano espacio-temporal, mientras mi amiga se queda fuera con los bolsos y la cara de sorpresa. Al salir, veo que hay unas tres mujeres dando vueltas entre las dos puertas, la del baño sin cartel y la del engañoso, que nos miran dudosas.

- Entrad, entrad, que este es el de mujeres.
- Es que .... es que hay un hombre dentro.

Y en uno de los lavabos, un pobre chico lavándose las manos con cara de "Juraría que cuando he entrado, este era el baño de hombres, pero se ve que ha cambiado en este lapso"

La gente que vamos al cine de verano, es que somos mucho de decir "lapso".

En fin, que en el rato que pasó entre que entré yo, mi amiga, nos lavamos las manos, etc... vimos a un montón de gente, entre chicos y chicas, que miraban desconcertados a una y otra puerta, sin atreverse del todo a entrar en ninguna parte a la par que se planteaban su auténtica identidad sexual.

Pensamos quedarnos a decir que ese era el de chicas a todo el mundo (eso y aquello de "pero si lo pone en la puertaa"), pero nos dio un poco de miedo acabar así, y nos fuimos a buscar alguna cola que no hubiéramos hecho todavía.


domingo, 10 de agosto de 2014

El cine de verano (I)


Uno de los placeres que para mí encierra el verano (¿cómo que encierra? ¿es que no lo dejan salir?) es el cine al aire libre.

Bueno, si me dan a escoger prefiero ir a que me pongan una infiltración, pero es lo que más me gusta después de que me metan una aguja entre las vértebras.

¡Ah, el cine de verano! Habrás ido mucho, de pequeña, te traerá recuerdos de la infancia...

Pues sí, la verdad es que cuando era mozalbeta no paraba de ir al cine de verano. Por lo menos, por lo menos fui, así sin exagerar, tres veces.

Una en la parroquia de mi urba ...
- ¿Urba? ¿Qué es eso de "urba"?
- Es la forma de decir que vives en una urbanización sin servicios de ningún tipo, para que no parezca algo tan sumamente aburrido como para que te resulte atractivo ir a ver una película a la parroquia.

No sé, tendría yo unos siete años y proyectaron un título muy adecuado para la chavalería, algo divertido, infantil y .... y eso: El derecho de nacer.

Si su objetivo era que nos volviéramos más piadosos, conmigo lo consiguieron, porque no pasa un día sin que ndé gracias a San Ramón Nonato por no permitirme recordar de qué narices iba a aquello.

También le felicito por no haberla tenido que verla él, porque digo yo que si no has nacido, tus posibilidades de ir al cine deben quedar bastante mermadas. No sé, digo yo.

Claro que tampoco es tan raro que tarde o temprano semejante producto se cruzara en mi existencia, porque por los 500 enlaces que tiene en la wikipedia, se ve que tiene más versiones que Yesterday y Paquito el Chocolatero juntos.

Nota: el día se haga una fusión entre Yesterday y Paquito el Chocolatero, por favor, por favor, por favor, olvidad que fui yo la que tuvo la idea.

La segunda vez tendría yo unos doce años y estaba pasando un apasionante verano con mis primos pequeños en la sierra madrileña. Yo siempre he vivido al límite, qué queréis que os diga.

Tranquilos que esta segunda experiencia con el cine de verano fue mucho mejor ¿eh? Esta vez vi un gran clásico, una de esas películas que dejan huella, que marcan una infancia, que (vale, lo digo ya): El Superpoderoso, os pongo un enlace para que veáis que no me lo invento.

Iba de un tal Mario Girotti que se convertía, no me acuerdo cómo ni por qué, en un súper héroe llamado Terence Hill capaz de hacer la friolera de 80 películas malas. Vale, algunas no son tan malas, y la mayoría son, directamente, peores.

De esa solo recuerdo dos cosas: que no salía Bud Spencer y que el protagonista que era un policía americano, se transformaba en un súper héroe por efecto de vaya usted a saber qué, y cuando le disparaban era capaz de atrapar una bala con los dientes, para solaz del juvenil público ahí congregado, especialmente de los que aún estaban despiertos y semi-conscientes, a pesar del ingestión masiva de palomitas y la sobredosis de refrescos súperazucarados.

La tercera fue un poco más tarde, creo que ya tenía los catorce años, qué bonita edad ¿verdad? Fue unas vacaciones que estaba con mi pandilla de la playa. A mí me gustaba un chico rubito que me parecía de lo más mono, y que ya era un hombre adulto, con experiencia, no sé, por lo menos tenía quince o dieciséis años.

La cosa es que ese chico, el que me gustaba, ¡me invitó al cine de verano! Qué emoción, por favor, iba a ser una noche mágica y eso que llevaba a mi hermano pequeño de carabina, pero bueno.

La noche sin embargo se complicó y no acabó como yo pensaba, sobre todo porque aparecieron por ahí Pancho y Javi, los chicos de mi pandi (lo de urba malo, lo de pandi, ya no tiene perdón de Dios, ni siquiera de San Ramón Nonato) y la cosa acabo de aquella manera.

Con lo mona que iba yo con mi vestidito azul y mi bolsito cruzado, aún me acuerdo de ese vestido .... y es curioso porque jamás he tenido uno así, ni un hermano pequeño, ni nada, pero por algún motivo me acuerdo perfectamente de aquel verano.

Es más, me acuerdo por lo menos de dos o tres veranos que fueron exactamente iguales, lo que no deja de ser curioso ¡Cómo lo pasábamos con nuestras bicis silbando mientras pedaleábamos por esos caminos de Nerja!

Bueno, cuando me aclare de lo que realmente pasó y, ya puestos, comprenda el por qué de esa aversión que tengo a comer chanquetes, os contaré otras experiencias con el cine de verano. Eso y aquella vez que fui fallera en una galaxia muy, muy lejana.



viernes, 25 de julio de 2014

Trabajar de infiltrado

Las vacaciones, como todo el mundo sabe, son ese período privilegiado del año en el que, como no trabajas, puedes dedicarte a esas cosas que normalmente quieres hacer pero no tienes tiempo, como echarse la siesta, ir de viaje o, mejor aún, hacerse una infiltración.

¿Qué pasa? ¿A vosotros nunca os han infiltrado? ¿Ni siquiera en una banda internacional de narcotraficantes latinos, que han escogido algún nombre que acojone? No sé... los algo kings. Los lion kings, por ejemplo. Porque eso de ser de la banda del Rey León debe impresionar un montón en los ambientes marginales, seguro.

¿De verdad? ¿Nunca? Pues yo soy muy aficionada

Como ya he ido varias veces, ya me conozco el percal y pensaba que el asunto ya no encerraba sorpresas para mí, pero se ve que sí.

Aunque no es propiamente una operación (ni impropiamente, vaya), en el hospital prefieren andarse con pies de plomo (con las consiguientes quejas de los vecinos de abajo) y tratarte todo el rato como si te fueran a operar.

Así que te citan en Admisiones y una gentil moza vestida con una americana roja (científicamente diseñada para no favorecer a absolutamente a nadie), amablemente te acompaña hasta la sala de espera adecuada para que no te pierdas por el hospital o para que pienses:

- Vale, a mí me van a clavar una aguja de este porte, pero esta pobre chica tiene que llevar esa chaqueta roja tan horrible cinco días a la semana.

La cosa es que estaba en la sala de espera Admisiones y aparecen dos chicas chaquetirojas y nos llaman a la vez a una chica jovencita y a servidora. Yo iba sola, pero para compensar, la otra iba con tres personas nada menos.

Supongo que sus padres y su hermana porque la familia que se infiltra unida, permanece unida.

La chaquetiroja que había llamado a la chiquita empieza andar por un pasillo muy largo, con la chica detrás. Y seguidamente, la chaquetiroja hospitalaria que me tenía que acompañar a mí, con la madre de la chica pegada a su lado.

No había manera ¿eh? El pasillo era larguito y yo pensé que ya se daría cuenta, o algo, pero nada, no me dejaba pasar, se había hecho fuerte al lado de la del hospital y de ahí no se movía. A lo mejor quería preguntarle dónde se había comprado la americana de marras, no sé. Eso sí, de su hija pasaba.

Yo me imagino a la mujer pensando
- No voy a ir junto a mi hija adolescente que es la que está nerviosa, sino al lado de esta empleada, que sin duda agradecerá mi compañía

Claro, al final la chaquetiroja que me correspondía se puso a hablar con ella:
- Ahora vamos a la planta 9 y ahí esperará a que la llamen y ...

Y yo detrás
- Que soy yo!!! Esa es una impostora!!!

Muy cariñosa, sin duda, pero impostora.

Por fin llegamos a la planta de los infiltrados (no es por nada, pero si nos ponen a todos juntos en el mismo sitio, nos van a pillar en seguida) donde nos quedamos la jovenzuela, una servidora y nuestros acompañantes comunes, junto a un montón de gente que ya estaba ahí esperando.

Cuando te dan la cita, te suelen decir que procures ir acompañado ¿por si te sientes mal a la salida? No, es para que no te aburras en la sala de espera, porque anda que no pasa tiempo.

Así que la gente va con alguien de confianza, a estar mucho tiempo sin poder hacer nada más que charlar y ...

Francamente, he estado en fiestas de nochevieja con menos ambiente, además contábamos entre nosotros con uno de los grandes valores de la lírica española.

El nombre no lo sé, pero debe dedicarse a eso, ya sabéis la típica persona que te dice
- YO NO HABLO ALTO ES QUE HABLO FUERTE.

Traducción: no solo no sé bajar el volumen, sino que tengo un lío importante con los adjetivos.

El volumen de las conversaciones, sobre todo las del señor que hablaba "fuerte" (y oirá suave, digo yo) llegó a un punto que una de las muchachas de horrible americana roja, después de quejarse amargamente de su atuendo, intentó que la gente bajara un poco el volumen.

Y la hicieron caso, bajaron la voz... un poco. MUY poco.

Hasta que unos 10 minutos más tarde, una señora mayor de pelo cano (esta expresión le ha dado más categoría a este texto inmediatamente, no sé si lo habréis notado) dijo (no especialmente "fuerte", la verdad) algo similar a:

- Hombre por favor, ¿Es que no puede haber silencio?

O algo así, lamento no recordar las palabras exactas porque fueron súper eficaces ¡Se calló todo dios! Hasta el señor que hablaba fuerte y comía comidas bajas (o algo así). No se oía una mosca, oye.

¿No pueden contratarla? ¡Una chaqueta roja para esta mujer ahora mismo!

La señora llevaba un rosario en la mano, que para mí que tenía súper poderes. ¡Qué eficacia! ¡Es mi heroína!

Espera, acabo de caer, me ha llevado más de 20 años pero acabo de entender qué narices era eso de ser un "héroe del silencio"

Por fin me llegó el turno, un enfermero (o así) entró en la sala y dijo, bastante bajo (tendría miedo a la señora.. perdón a La Heroína del Silencio)

- Loque Meahorbo?
- Sí, yo - dije levantando la mano.
- Loque Meahorbo?
- Que sí, que soy yo!

Llegué a la puerta, donde seguía sin oírme.
- Loque Mea..?
- Es MeahoRRO
- ¿Ah, sí?
- Tú eres de los que escogieron las ciencias porque se les daban muy mal las Letras ¿Verdad? En concreto las letras B y R, que no se parecen en nada, macho.

Jo, hasta ese día pensaba que mi apellido era feo, pero después de oír eso...

- Bueno ¿y cómo estás?
- Perfectamente, yo vengo a estas cosas porque me aburro mucho en casa.
- ¿Te sigue doliendo la rodilla?
- No, gracias a Dios, porque solo me faltaría que me doliera la rodilla además de la espalda que es donde vengo a hacerme la infiltración.

Mira el informe despistado
- Ah, que es la... la... bueee... vale.

Entramos en la sala en la que te hacen estas cosas, donde siempre hay como 4 personas, la médica se presenta, muy amable, me tumbo, me cambio de sitio 20 veces porque de ninguna manera se me veía bien...
- ¿Tensión alta?
- ¿Alergias a medicamentos?
- ¿Estamos embarazadas?
- Yo no, y tú... tú sabrás, mujer.

Ya se sabe, todas las preguntas de rigor.

Seguimos con las recolocaciones en la camilla y la médica dice:

- Seguimos sin estaaaar.... - se notaba que no se acordaba de lo que iba a preguntar.
- ¿Embarazadas? Sí, seguimos sin estar embarazadas.

Como ya he explicado otras veces, las respuestas que yo doy a estas cosas que dice la gente no son las que pongo en las entradas, más bien suelo decir "Sí, bueno, no, bieen" porque soy una niña muy bien educada.

Pero esto lo dije. Sí, es cierto.

Una de las enfermeras se rió y contestó:
- Sí claro, como no haya sido Kevin (el que no era de Letras) en este rato.

Lo último que pensé antes de que me pincharan fue:
- ¡No, no, no! Me niego a tener un hijo con ese tío, que con vete tú a saber qué nombre me pone al niño en el Registro civil!

viernes, 18 de julio de 2014

Saliendo de mi madriguera

El frío invierno acaba y las alimañas, salen de sus madrigueras tras largo tiempo y asoman sus hocicos perezosamente a un mundo exterior que renace al calor de los primeros rayos del sol que ...

- Psst, que te has equivocado que eso es para la primavera y no para el fin de las vacaciones.

Ya, pero es que no sabía cómo colocar lo de las alimañas.

Y además, la verdad es que siento un poco así. Pues sí, amigos, poco a poco voy incorporándome al agitado mundo laboral (y de paso, al bloguero) mientras me recupero a duras penas  de mi hibernación veraniega.

O sea, que me siento alimaña.

A lo mejor exagero, no sé, pero creo que me está costando un poco más de lo que había previsto. Teniendo en cuenta que he olvidado una contraseña.
Que por otra parte, era igual que el nombre de usuario.
Que por otra parte, eran mis iniciales.

Pero no os creáis que todo ha sido la típica disminución de general de las funciones metabólicas, también me ha dado tiempo a pergeñar (signifique lo que signifique eso) diversos planes de dominación planetaria desde mi covacha.

He aquí las pruebas de mis delitos: uno librero y otro cinero.

Pronto, continuará mi escalada imparable hacia el terror planetario. Bueno, imparable, imparable, lo que se dice imparable... dejémoslo en mitad y cuarto de escalada hacia el terror planetario.

martes, 17 de junio de 2014

Inminente y momentánea interrupción de actividad

Confieso, sin poder evitar una sonrisilla, que os abandono temporalmente porque ¡¡ME VOY DE VACACIONES!!! 

Lo dicho, que os dejo unas semanas pero probablem...

- Manolo, Manolo, que nos deja Loque abandonados a nuestra suerte.
- Entonces ¿no tengo que sacar la Sidra el Gaitero? ¡Pues menos mal!

No sé qué hará el Gaitero en cuestión, pero yo iré a sanar mi maltrecha autoestima más allá del horizonte.

Que conste que yo quería hacer una despedida amena y con gran despliegue de medios, pero una serie de problemas relacionados con onerosas e inevitables obligaciones (básicamente, planchar), me han impedido completar mi misión.

Iba a ser preciosa, iba a tener de todo: música, regalos, sorpresas (¿por qué que algo sea una sorpresa se supone que es bueno? ¿cuántas buenas, lo que se dicen buenas sorpresas os han dado en la vida?)

Tendría incluso números de cabaret circense, que no sé muy bien en qué consisten, pero que al parecer están muy de moda y yo siempre estoy a la última. En concreto, suelo ser la última que se entera de una moda.

Y todo porque de pequeña no vi V y aún resuena en mi cabeza cómo me zaherían los muchachos 

- ¿Que no has visto V?

- No, por eso he dicho "No he visto V". Y otra cosa, no, no veo si me quito las gafas.


Pues eso, que iba a haber música, bailes y grandes bestias salvajes realizando grandes proezas tan increíbles como saber a qué contenedor sí se tiran los vasos rotos.

Tenía unos leones del Serengueti (aburridos de sus propios documentales) y unos cuántos tigres. Pero surgieron muchas diferencias creativas y de ego, y después de una pachanga de solteros contra casados que organizamos intentando calmar las cosas, la cosa acabó con una serie de desmembramientos parciales y algún que otro "ya no te ajunto".

Y es que ya se sabe, leones y tigres... tigres y leones, todos quieren ser los campeones.

Lo del partidillo se me ocurrió después de de las últimas campañas publicitarias de Coca-Cola que te explican que si bebes una Coca-Cola te conviertes en un tipo barbudo con un hijo del Atlétic, y que cada vez que un futbolista se hace un corte de pelo de los suyos, muere un gatito.

Bueno, creo que quiere decir algo así. O eso, o que con el dinero que se han ahorrado echando a gente, patrocinan el furgol, que era algo muy necesitado de apoyo. No sé.

Pues eso, que me voy pero que sepáis en que estos días voy a recapacitar seriamente sobre qué quiero hacer cuando domine el mundo (además de erradicar todas las campañas publicitarias futbolero-cafeinómanas, claro)

Y os dejo esa pregunta ¿qué queréis pediros para cuando llegue El Día de la Venganza?

Abriré el debate: que se erradique el print animal, esa terrible plaga cada vez más extendida.

¡Dios! ¿hasta cuando seguirá esta masacre de leopardos de poliester?