lunes, 8 de noviembre de 2010

Tercer día en el Nueva York museístico

El tercer día fuimos al museo Metropolitan. Tanto la guía como cualquier persona conocida que hubiera estado ahí, nos había dicho que no intentáramos ver el museo completo, que era imposible, que era enorme y nos volveríamos locas.

Aquí es importante decir dos cosas:

La primera es que cuando uno piensa en un museo, piensa quizá en pintura, pero que el Met tiene de todo: Muebles, armaduras, tótems, la reja de un coro de un convento español ... además de cuadros y esculturas, claro.

Es decir, es inabarcable y lo mejor es intentar ver solo algunas salas. Pero en todo caso, MENOS salas que las que yo vi.

Porque la segunda cosa es que yo ya estoy loca.

Y digo yo, porque mi hermana cayó en la batalla y se fue al hotel.

Quedaba lejos el momento en el que entramos en el museo, dejamos todos los trastos en la consigna, incluidos los paraguas, porque llovía, y al ver las primeras salas dije:

- El cielo debe ser algo así, un sitio enorme lleno de arte.

Y eso que todavía no había llegado el Cuarteto de Cámara que amenizaba las tardes tocando música clásica en el pasillo.

Yo soy así de repipi, algo así como la Candy-Candy de los museos.

Pero estaría bien, no me lo negaréis. Te mueres y apareces en un "resort" de esos de pulserita, y oyes:

- ¿Antonio Conejero Fernández?

- Sssí, soy yo ¿Qué hago aquí?

- Hacer, vas a hacer poco macho, digo… ¿Usted no dijo en las vacaciones de 1998 en Punta Cana "Esto parece el paraiso"?

- Sí, ahora que lo dice, algo así creo que dije, a mí es que la pensión completa me pone muy flamenco.

- Pues eso, deseo cumplido, va a pasar la eternidad tomando cócteles con sombrillita en una piscina llena de parejas de recién casados de Zaragoza. ¿Alguna duda?

- Sí ¿Qué hubiera pasado si hubiera ido al infierno?

- Servicio militar obligatorio en el Cuartel de paracaidistas de Huesca.

- Cómo me alegro ahora de no haber puesto nunca la música sin auriculares en el Metro y haber apagado el móvil en el cine.

Porque no sabéis la de guardias que se van a chupar esos en el más allá. Bueno ¡y los que hablan en el teatro! Esos se van a pasar la eternidad haciendo cola en la Secretaría de una Facultad y cuando les toca.... ¡Ay, cuando les toca!

Empezamos aquel día viendo las secciones de África, Asia y la América pre-colombina. Como muestra, los BIBs a punto de ser devorados por una máscara de ... esto .... bueno, una clara muestra del arte de... bueno, para qué os voy a dar más explicaciones, si yo creo que está clarísimo y se reconoce a la primera, así que no me hagáis hablar.

Pensábamos ir a comer a una de las 3 ó 4 restaurantes que tiene el museo (¿no he dicho que era el paraíso?), pero juiciosamente, decidimos salir a que nos diera el aire, ya que se podía volver a entrar en el mismo día sin problemas si llevas una especie de chapita que te dan, en vez de la típica entrada de papel.

Que nos diera el aire estaba bien pensado, no digo yo que no, que nos diera la lluvia, quizá no tanto y que nos tuviéramos que comprar un paraguas churretoso en la típica tienda de Apu, que jamás consiguió taparnos a las dos, pues tampoco.

Fuimos a uno de los muchos restaurantes que llevábamos recomendados, perdón a uno de los muchos restaurantes que llevábamos recomendados y que estaban cerrados, pero casualmente, a la vuelta de la esquina, apareció otro de los muchos sitios que llevábamos apuntados. Un milagro de navidad, la verdad.

Mejor dicho, un milagro del 30 de septiembre a las 13:45, quién no los conoce.

El sitio se llamaba Luke's Lobster . Es un sitio donde solo sirven bocadillos y cosas más bien pensadas "para llevar" de langosta, cangrejo y gambas. Comimos muy a gusto, oímos música de los 60 y tuvimos nuestra primera experiencia con un local que no servía alcohol.

No digo en Nueva York, digo en la vida, porque yo creo que los españoles no concebimos un bar-cafetería-lo que sea, donde no sirvan, por lo menos, "una cervecita".

Esto es una teoría mía, pero me imagino que es por no pagar la licencia para vender alcohol de la que se oye hablar en las películas, supongo yo que en España también se tiene que pagar, pero no creo que nadie que tenga un bar, restaurante o cafetería de tanatorio en nuestro país se le ocurra no servir alcohol.

Que una cosa es servir esos cruasanes de plástico que venden en las cafeterías de los hospitales, y otra muy diferente, no tener reservas para emborrachar a una capital de provincias.

Bueno, ya veis a los BIBs comiendo de nuevo, quizá distingáis que una de las botellas es una "Cerveza de Raíz".

Algo que se ve que existe, me quedo por comprobar que no sea una invención la "zarzaparrilla" y los "malvabiscos".

No estaba mala, pero era rarísima, sabía un poco a regaliz. A mí me gustó pero mi hermana dijo que era lo más malo que había probado en su vida, y os advierto que ha comido en comedores colectivos.

Nos apetecía un postre, y nos fuimos en busca del "Mejor cheesecacke de Manhattan" o algo así, una lista que había sacado meses antes de internet. Vale, lo confieso, fue el primer dato que guardé sobre Nueva York y es que en esta vida hay que tener prioridades.

No estaba lejos, lo cual en una ciudad de distancias enormes era una casualidad increíble, así que fuimos medio mojándonos por la avenida de turno, mientras contábamos calles. Porque NY es ajedrezado y como las calles tienen números, no hace falta saber dónde están las calles, más bien, saber contar.

Pero cuando nos encontrábamos como a dos calles de la mejor tarta de queso, el diablo se presentó ante nosotras bajo la forma de pastelería húngara.

Qué buena pinta tenía todo: que si las tartas de queso, que si la de melocotones, la de chocolate... ¿y si entramos aquí? Venga, venga.

Y ahí que tenéis a los BIBs, poniéndose las botas, encima el local era como te imaginas una pastelería húngara: Fotos de Budapest, una bandera, unos señores hablando en húngaro (digo yo que eso era húngaro)...Qué buena pinta tiene todo eh?

Pues sí, y estaba buena, pero ... NO era la mejor tarta de queso de Nueva York, ni siquiera creo que lo fuera del Upper East Side, sobre todo porque creo que eso no era el Upper East Side.

Ah ¡cómo me he podido lamentar! Estas cosas son de las que realmente te arrepientes, porque a mí cuando me preguntan en las entrevistas de trabajo que de qué me arrepiento, nunca sé qué responder. Y eso que no es mi pregunta favorita ¿Cuál es tu peor defecto? O aún peor ¿Cuáles son tus tres peores defectos? No sé... ¿Melchor, Gaspar y Baltasar?.

Yo suelo decir que de qué sirve arrepentirse, o alguna otra falacia similar, que dé de mí una imagen completamente ficticia, de persona que no mira al pasado y a la que, por supuesto, le encanta trabajar en equipo, como a la chinche común europea y a las bacterias devoradoras de carne.

A partir de ahora ¿Cómo voy a decirles que de las cosas que más me arrepiento en este mundo es de no haber seguido dos calles más hasta la mejor tarta de queso de Nueva York?

Hombre, podría decir que "de no haber perseguido mis sueños hasta el final".

En fin, que volvimos al museo, una vez más convencidas de que "solo" veríamos la sala de pintura europea. Lo que había ahí era para no contarlo, como si hubiera metido el Museo de El Prado enterito ahí dentro.

Y hablando de eso, había varios Velázquez, en su sala nos encontramos con un perfecto ejemplar de listillo español con mechas rubias, que iba haciéndole el show completo a una chica.

Señaló este cuadro y le dijo


- Mira, pintaban a los bufones.

Miré el cartelito que explicaba el cuadro: Se cree que puede ser un autorretrato de un tal Diego de Velázquez y Silva.

Pero bueno, en algo acertó, porque en aquella sala sí que había algún bufón, por lo menos hasta que se fue a la de Goya.

Total, que pasaban las horas, los cuadros y ya se veía que aún con nuestro plan magistral de seleccionar salas, nos íbamos a pegar un palizón increíble, y eso que nos sentábamos en todos los bancos que veíamos, que afortunadamente eran bastantes. De hecho es el sitio donde más bancos he visto, además de en Soria.

¿Qué pasa? En Soria hay mogollón de bancos por las calles.

Es lo típico de Soria: Bancos y viento.

Si la gente trae mantequilla, es porque lo realmente típico no hay quién le meta en el equipaje.

Al final, mi hermana se rindió a la evidencia (y a sus pies) y me dijo:

- Mira, yo ya he visto la sección de Asia mientras buscaba el baño, así que me voy al hotel.

Vale, no es exacto, pero sí que vio así el arte asiático y sí que (inteligentemente) se retiró, y ya se sabe que una retirada a tiempo es una victoria, y en el caso de un museo, no retirarse a tiempo, supone como mínimo, varices.

Yo ya no sé ni qué vi desde que se fue, la verdad. Sé que hice una rápida incursión en la sección de Asia (y eso que no buscaba el baño), en la medieval y sobre todo en el lugar más imprescindible de cualquier museo: la tienda de regalos y hube de reconocer mi derrota, yo también tenía que retirarme porque estaba muerta y eso que aún me quedaba la prueba más dura...

26 comentarios:

jane dijo...

No me puedo creer que soy la primera en hacer un comentario, que siempre llego al final. Yo también considero qe la tienda de regalos es lo más importante en un museo, donde va a parar. Sobre todo porque es allí donde cojo los marcadores para mi colección.
Me dejaste pensativa con lo de cada vez que dices "esto es el paraíso", allí que te toca por toda la eternidad. O sea, que tú a un museo y yo debajo de una higuera ¿no? Creo que me voy a cortar un poco cada vez que lo vaya a decir, no sea qué.

loquemeahorro dijo...

Ya ves Jane el cuidado que hay que tener con lo que se dice.

Bueno, a lo mejor "te derivan" al sitio con el que más le has dado la lata a tus amigos, o basta con tu creencia sincera.

Yo me pido que haya de todo: mar y montaña.

pd. Te puedes creer que casi no encontré marcapáginas?

Lillu dijo...

Y a mí que El Prado ya me parece grande, no quiero pensar el Metropolitan XD Después de tu entrada tengo tres cosas muy claras:

1) Que en Estados Unidos se confirma una vez más que todo es tres veces más grande que en España.

2) Que un sitio que se llama Luck's Lobster tiene que servir, por fuerza, langosta (sonaban The B52's para amenizar la comida? XD)

3) Si algún día voy a NY no me volveré sin haber probado el mejor cheesecake de la ciudad, aún a riesgo de que se me suba el colesterol a las orejas. Todo sea por que no me persiga el arrepentimiento el resto de mi vida!!

saluditos

mari.sanse dijo...

Tengo que decir que me e quedado un poco preocupada,pensar que si es verdad que cuando dices ertar en la gloria ,luego te pasas toda la eternidad en ese sitio ,al de Punta Cana ,un poco coñazo que quieres que te diga ,pero lo mio ,lo mio es muy fuerte ,espero que el que tome nota no me escuchara ,pues yo lo digo cuando estoy en el esspa de mi gimnasio,y la verdad toda la eternidad como los garbanzos pues que queieres que te diga que me a entrado miedo y mira (nunca mais)decian los gallegos.

Doctora dijo...

Si tu ingeniosa teoría sobre el paraiso es cierta voy a pasar la eternidad tumbada en mi cama,arropada y sin nada qué hacer.
Por cierto,me ha molado la máscara-cabra,me ha recordado a Pulgoso :)

milibreria dijo...

Loque: tu paso por NY ha sido espléndido, me alegra saber que lo has disfrutado tanto, aún sin "chiskey" (no me digas que no se ve más lindo así).
Creo que los Bibs estamos llegando a la meta: la dominación del mundo...¡estamos en NY! qué más se puede pedir.
Un beso
AD.

Noemí Pastor dijo...

Yo también me pongo flamenca en los museos. Sobre todo en los restaurantes. Recuerdo haber sentido algo cercano a la felicidad en el restaurante del de Orsay, en París. ¿Lo conoces? El puto paraíso.

Hilario dijo...

Sí que ha dado de si el viaje! Me alegro por ello. Aunque yo no considero que el cielo sea como un museo, o al menos eso espero, sino tendré que empezar a ser más malo, para ver si el demonio me ofrece un sitio mejor.

xGaztelu dijo...

Desde luego, una lástima ese cheesecake perdido: la tarta de queso es uno de los grandes inventos de la humanidad, y si tienes a mano “el mejor”, no hay que perdonar. En cambio, la famosa root-beer es perfectamente prescindible. Y el MET, que debe ser increíble … ¿Lo digo de nuevo?: ¡QUÉ ENVIDIA!

xG

Teresa dijo...

Cómo lo estoy disfrutando, me encanta cuando hablan de un sitio que conozco,
En la tienda de los museos siempre compro cositas y en esa compré unas cosas de estrellistas que aún alucinan a mis nietos.
La tarta de queso ¿la probarías? sería imperdonable. Yo la probé y me quedé sin habla. jejeje.
Habrá más entradas ¿no?.
Un abrazo
Teresa

¡A mi blog vas! dijo...

¡Menudo trajín! leo tu relato y me duele la espalda sólo de pensar en tus paseos. Y me voy a comer que tus fotos me han dado hambre!! besos
CLARA

Eva dijo...

Yo no acabo de entender que no se puede ver un museo de estas dimensiones en un día, y mira que lo he intentado, me paso con el Louvre y luego con el británico, pero yo no acabo de creerme que no se puedan ver como el de Ciudad Real en un sólo día.
Que suerte la de los BIBS!!!!

Gallo dijo...

Loque no te perdonaré el que no hayas comido el cheescake neoyorkino, sin duda te puede costar el trabajo en tu próxima entrevista laboral.

Me ha gustado mucho tu entrada, a mí también me gustan mucho los museos curiosamente cuando conocí el MET llovía tambien a cántaros; he de confesar que el Museo de "El Prado" en Madrid me fascinó, de no ser porque mientras admiraba "Las Meninas" de Velazquez un idiota que iba en mi curso de universidad se me acerca con cara de haber venido de un restaurant-bar madrileño donde NO encontró cerveza y dijo: "¿¿Esto son "Las Meninas!!???"

*sufro* sólo de acordarme

Isi dijo...

Jolínnnn me he quedado con ganas de saber cuál es la prueba más dura!!
Ohhh qué penita la tarta de queso por dios, si es que... bueno, por lo menos ya tienes la respuesta a la preguntita de las entrevistas (algo es algo). Veo que alimentaste bien a los BIBs después de todo, y que podían pasar el control de alcoholemia perfectamente jeje.
Me lo he pasado pipa con lo del paraíso y el infierno (menos mal que yo llevo el móvil sin sonido al cine y también siempre que alguien me llama: si no me llama nadie misteriosamente siempre está con sonido el tío).
Espero que no te salieran varices de contemplar a los bufones de Velázquez jeje.

PD: ¿veo a los BIBs un poco despegaditos? :(

Alice Silver dijo...

Por si te consuela estuve en una cafetería que anunciaba el mejor Chesscake de NY, cerca del Madison Square Garden... pues no era verdad! era normal! pura publicidad engañosa! el dueño se va a hinchar a guardias en el Westpoint celestial (o infernal)

laesti dijo...

Ah, qué bonito un cielo-museo, paseando por las salas y comprando tonterías en la tienda. Aunque para mí la felicidad está en los desayunos buffet de los hoteles, eso de levantarse e hincharse a comer como una bestia sin tener que cocinar me parece un inventazo, con permiso de la penicilina, la rueda y esas cosas.

Inma dijo...

Ay, Loque, es que los sueños se cumplen... Yo por eso cuando pido uno lo lleno de claúsulas. Como para darme tiempo con las estrellas fugaces...

Oye, ¿los virus estomacales te los traerías de las chiskey?

Y la anestesi, Laesti, y la anestesia...

lammermoor dijo...

Jo, mi supermegacomentario de ayer se lo debió comer la nave nodriza pensando que era la cheesecake. :(

loquemeahorro dijo...

Noemí Pastor Nooo, no lo conozco, y quiero!! Así tendré que escoger entre museos paradisiacos



Lillu
1) Es cierto, sobre todo las raciones, especialmente de los postres, aquí ponen unos triangulitos que dan pena, y ahí unos pedazo de cachos de trozos...

2) Estuve tooodo el rato pensando en Red Lobster, ya sabes, cantada por Peter Griffin

3) Hazlo! aprende de mis errores! persigue tus sueños!


MariSanse A lo mejor no es literal, solo son tus sitios favoritos. Pero ahora que lo dices, poner un spa en el cielo, me parece una idea!!

Doctora A mí ese plan me parece de lo más paradisiaco, la verdad.
No sé si a la máscara le veo mucho parecido, pero ¡¡me encanta pulgoso!!


Es verdad Ade, el que conducía la limusina, ya nos lo dijo "Esto es la capital del mundo" y ¡los bibs hemos estado ahí!


Hilario ¡No te puedes imaginar la cantidad de entradas que me quedan! Y encima hay gente que me dice que cuento poco ¡pues anda que no queda!

El paraíso es como quiera cada uno, a mí por ejemplo, no se me ha perdido nada en un resort.


xGaztelu ¡Cuán sabio eres! El cheesecake, demuestra que no todo han sido errores en la historia de la humanidad, el Met, increíble, a mí la cerveza esa sí que me pareció curiosa y la recomiendo (como novedad, vamos)

Y sí, sí, dilo!!

Teresa Mis compras de ese museo no estuvieron muy allá, bueno, ya las verás.
Habrá muchas más, porque vamos por el tercer día y estuve una semana.


A mi blog vas Fue un súper palizón, aunque mereció la pena, por supuesto, pero sí, a mí me dolía hasta la piel (qué frase más rarita, no?)

Bienvenida, creo que nunca habías entrado ¿o sí? (qué cabeza, madre)


Eva Pero entonces ¿has conseguido ver el Louvre completo? ¿O quieres decir que lo sigues intentando a pesar de los pesares?

Tú eres una BIB, Eva, así que tú sabrás cómo lo has pasado :-)


Gallo Comí un par de cheesecakes, pero no el de la lista, teniéndolo tan cerca, sniff.

El tipejo ese... ¿no sería rubio teñido y dijo algo de un bufón? Ese tío va a chupar más mili en el más allá....

pd. Muchas gracias.

La tarta en la foto está lo que significa que sí que la probé, porque los BIBs me dieron un poquito, no te creas, pero NO era la mejor de NY.


Isi Están peinando esa entrada, además estaba quedando larguíiisimo. Sí, tú irás al cielo, entre otras cosas, por ser autora de los marcapáginas BIBs que hasta que no he visto esa foto no me he dado cuenta de que andan un poco despegadillos (sorry), te juro que yo los mimo, pero es que han cruzado el charco y se han hecho fotos en medio NY!!

Bueno, y en Madrid, los llevo a diario conmigo, o a esos a LQ (y mi sister, el suyo)


Alice Silver Pero bueno ¿será posible la desvergÜenza humana? A mí una vez (en Madrid) me dijeron que una tarta de queso era casera y ¡¡era de sobre!!

¡¡Al cuartel de Huesca todos juntos!!

LaEsti A mí, desayunar como si se fuera acabar el mundo, y si se puede, volver a echarme, me parece un invento casi tan grande como la fregona (que se lo digan a las que fregaban de rodillas), pero el buffet no es mi favorito.

En mi cielo, será con camareros muy amables, en sitios muy bonitos, con música guay de fondo (está al lado del Central Park y se llama Sarabeths)


Inma Sí, sí, porque yo añadiría que tuviera libros, cines, teatros... y mar, mucho mar.

No, la gastroenteritis la cogí y sufrí aquí, además no fue por comer nada en concreto, menos mal, porque si se me llega a chafar el viaje, me muero y de las maldiciones que lanzo, no voy al cielo-museo-restaurante-cine-librería.

pd. Sí, la anestesia también mola.


Lammermoor ¿y nunca jamás lo leeremos? Qué mal rollo, jo!

El Guisante Verde Project dijo...

Ayyyy, pero ¿a quien se le ocurre?, atacar el MET así, a golpe de venga yo puedo con todo... Aunque ahora que lo dices es como un nosequé que se apodera de uno cuando estás allí, una sala, otra, otra, otra.... y es un no parar!! Recuerdo una vez en el Louvre, tirados en una cafetería pidiendo un café y robando (perdón, tomando prestadas), las chocolatinas porque no nos teníamos en pie :D
Y por lo de la cake, te voy a decir un secretillo, la que sirven en Peggy Sue, ahí en Madrid, no tiene nada que envidiar a las mejores que probamos allí, con la excepción, tal vez, de una de San Francisco. Lo tienes fácil... ;-D

Espita Gorgorita dijo...

no quería decirlo peeero mira que ibas avisadita! Que el MET tiene un templo gemelo al templo de Debob en UNA de sus salas!

Me he partido con lo de los tres defectos! En la próxima entrevista lo suelto! jajaja

Camino dijo...

Quiero conocer la versión de tu hermana...asi que después de esta serie de "Mi viaje a NiuYó" quiero una "Mi viaje a NiuYó, by Loque's Sister" ;)

loquemeahorro dijo...

El Guisante Verde No, si nosotras teníamos un plan maestro para atacar solo zonas seleccionadas, pero nada, que como la mayoría de los planes maestros, naufragó espantosamente.

No te lo vas a creer ¡estuve el martes en el Peggy Sue!, bueno, en uno de ellos, que no crea que fuera el mismo. No pedí esa tarta (no por falta de ganas), sino un crumble de manzana que ¡me sirvieron congelado!

En fin, que mi experiencia no fue muy buena, pero en vista de lo visto, a lo mejor les doy una segunda oportunidad en el que conozcáis vosotros, que tendrá mejor servicio (seguro), y en un plazo respetable.


Espita Gorgorita Avisadísima, Y gracias a eso, a la parte de Egipto no entramos, bastantes desmayos sufrimos sin pasar por ahí.

Nada, habría que pasar ahí la semana completa.


Camino Dudo que quiera, pero el nombre "Loque's Sister" es realmente bueno.

Camino dijo...

Anda ya..!! Deja de beber..velas, jejejeje

bibliobulimica dijo...

Loque:
¡cómo me he reído! y luego se me acabó la risa así, de pronto, cuando leí que todos tus planes grandes fracasan ¡no quiero que eso suceda con tu plan de dominación mundial! ¡que yo quiero que domines el mundo! y castigues a las mamás que se estacionan en segunda fila, a los que te dan de empujones dentro de los museos, por supuesto a todos los que tu mencionaste en tu post (el que habla en el teatro, sueña el celular en el cine, etc).
Me da gusto que los BIB's estuvieran a sus anchas (que así regresarán también) en el viaje a niuyor
te extrañaba,
Ale.

loquemeahorro dijo...

Bibliobulímica ¿Todos mis grandes planes fracasan? Madre mía, ahora no sé a qué te refieres ¿a lo del cheesecake?
Tranquila, eso no se interpondrá en mi plan de dominación mundial y los que aparcan en segunda fila sufrirán unas terribles consecuencias, y los que hablan en el cine más, y los del teatro... me da miedo hasta a mí, pensar lo que les voy a hacer.