martes, 4 de octubre de 2011

Es muy extraño el trabajar

En un día como hoy, francamente no me veo con cuerpo, ni sin él que aún sería más extraño, para continuar con la serie "Cómo vivir sin trabajar si es que tal cosa existe". Vale, no se llamaba así.

En todo caso y para "dinamizar" (signifique lo que signifique eso) el blog y animarnos en estos momentos con esta situación tan alegre, os propongo un concurso. Os dejo unos momentos para que os celebréis la buena nueva.

(Momentos de alborozo)

Me llegan noticias de vuestros comentarios:

- Hombre, eso sí que me ha alegrado a mí el día, me da igual lo que le pase a Grecia, que Loque hace un concurso.

- Manolo, saca la sidra El Gaitero, sí, sí, la de reserva, la que guardamos desde hace años. No la del DIA no, la de marca. A lo loco, Manolo, a lo loco.

Bueno, a lo que iba es que pensando en el proceloso mundo del trabajo, y de la permanente amenaza de la falta de él, me he acordado de las cosas más inimaginables que caber pudiera.

Bueno, que quepan y que me las hayan mandado a mí, aunque no tuvieran relación alguna con el trabajo que supuestamente desempeñaba.

Insisto, existe el noble y mal pagado (seguro) trabajo de limpia ventanas, pero ¿Qué pasa cuando eres, no sé, auxiliar de laboratorio y dicen que que limpies las ventanas?

Pues que solo te quedan dos opciones:

- Empezar por la izquierda, o por la derecha.

Vale, pues eso, os cuento unas cuántas cosas extrañas que me tocó hacer en el trabajo sencillamente porque temía engrosar las fatídicas listas, y no porque tuviera nada que ver con esas tonterías que ponen en tu contrato.

De acuerdo, solo una es verdadera. Y el primero que acierte, gana. Bieen, bien. Saca sidra, Manolo, sí, otra vez ¿Qué pasa? La ocasión lo merece.

¿Y qué gana? Caramba, qué materialistas. Bueno, pues que proponga un tema sobre el que quiera que debo escribir una entrada. Ese el premio, que no tengo ni sidra. Otra cosa es que realmente escriba sobre eso, que esto no es mi trabajo, y por fin, puedo decidir que no voy a ser:

1) Sospechosos habituales

Esto ocurrió hace algunos años, cuando dentro de los difusos márgenes de las atribuciones del trabajador de una ETT/Empresa de Servicios/Cómo lo queráis llamar, me tocó ir a hacer unos bolos a una comisaría del cuerpo nacional de policía.

¡Cómo mola! Pensaba yo, mientras me imaginaba como una de las protagonistas de CSI, bella por fuera y dura como el acero por dentro. O resolviendo crímenes a diestro y siniestro gracias a mi perspicaz olfato, como Colombo. O poniendo posturitas y corriendo mucho por ahí, movimiento la melena sin hacer nada en concreto, como Los Ángeles de Charlie.

No, no trabajaba a los 9 años, por qué lo preguntáis.

Como os podéis imaginar, todo consistió en estar a dos plantas de la comisaría de verdad "dónde está la acción", haciendo el trabajo administrativo más aburrido del planeta, en medio de un montón de expedientes de la época de Alfonso X el Sabio, donde el concepto de "nuevas tecnologías" se circunscribía a la máquina de escribir electrónica.

Hasta que por fin, llegó el momento de nuestra gran oportunidad, cuando una compañera y yo estábamos agonizando de aburrimiento en medio de tanto legajo y subió una funcionaria con cara de estar buscando a alguien, abrió la puerta de la pecera en la que estábamos nostras poniendo cara de trabajar mucho (ves, al final sí que hice un poco de Ángel de Charlie) y preguntó:

- ¿Está Mª Carmen?
- No, no está por aquí.
- ¿Y vosotros quiénes sois?
- Pues las que han venido a tal y cual y ...

Mientras, nos miraba de arriba a abajo sin hacernos ni caso, hasta que cortó nuestras torpes explicaciones:
- ¿Podéis bajar un momento a la comisaria?

Tate, me dije (que no, que no tenía 9 años), ya se han enterado de que robé unos tigretones en el año 87 y han venido a por mí. El crimen siempre paga.

Y mientras intentaba calcular cuánles serían los intereses de 125 pesetas y pasarlo a euros, escuche a mi compañera, que no sé qué causa pendiente con la justicia tendría pero juro que que pregunta con la voz temblorosa:

- ¿Para quéee?
- Para una rueda de reconocimiento.

Juro que nos miramos la una a la otra más sincronizadas que las gemelas que descubren que son gemelas en las pelis Disney.

- Si son solo dos minutos, si acabamos en seguida. Decía la mujer muy festiva.

Y ahí qué bajamos con ella, la verdad es que una vez que nos lo explicó y lejos ya del yugo de la justicia, íbamos tronchándonos de la risa, venga a hacer comentarios graciosetes y bromas de dudoso gusto. Creo que fue el único momento en que no estuvimos a punto de morir de aburrimeinto en aquel trabajo.

Nos llevó a una sala, pero lo más bizarro (sí, había algo más bizarro) es que entró con nostras y se puso a nuestro lado como otra sospechosa.

¿Que en qué nos parecíamos las que estábamos ahí? Además de ser todas del mismo sexo, claro.

Pues ¿vosotros habéis oído que el ADN de la mosca y el humano son idénticos en un porcentaje sorprendentemente alto? Pues os digo que no metieron ahí a una mosca (hembra, esos sí), porque las muy malandrinas no se están quietas.

Por cierto, si os estáis preguntando quién era la delincuente, pues no lo sé exactamente, pero vamos, que si os detienen alguna vez no os pongáis un chandall de yonqui.

2) Azafata de Congresos

Esto ocurrió hace algunos (bueno, muchísimos) años, cuando me hallaba dentro de los difusos márgenes de las atribuciones del trabajador de una correduría de seguros cualquiera.

Situémonos: Una joven y bella empleada triscaba como una cabritilla en su puesto de trabajo, junto a una compañera, contando los últimos momentos de sufrimiento antes de que la jornada laboral del jueves llegue a su fin en su cubículo, cuando un elemento de la jefatura de su empresa abre la puerta del despacho con gran ímpetu, y pregunta:

- ¿Dónde está Mª Carmen?

Esto quizá os suene, pero os recuerdo que:

a) Los jefes son mucho de abrir puertas con gran ímpetu.
b) En todos los trabajos hay siempre una Mª Carmen.

- Puees no está porque hoy no ha venido porque...

Él mientras no nos hacía ni caso a lo que le decíamos y nos miraba de pies a cabeza, mientras yo sentía un inquietante dejá vu, y nos interrumpió:

- Venid conmigo.

En este caso, nos ofrecíamos voluntarias para ir todo el fin de semana a la feria del automóvil más cutre de la historia, donde nuestra dinámica empresa familiar tendría un stand ofreciendo sus servicios en el dinámico sector del seguro de automoción.

¿Vosotros habéis visto Show Girls? ¿No? Pues yo sí, y si hubo algún incauto que cayera como yo, quizá recuerde una escena en la que la inocente chica (la inocente chica que se gana la vida quitándose el refajo delante de señores desocupados) va con una compañera a una feria automovilística. Entonces descubre que todo es una trampa para su decencia (y su refajo) para que "cenen" con una japonés y libidinoso y de esposa ausente y entonces ella..

Pues que como yo lo había visto, ahí iba yo, pensando que no iba volver mocita al pueblo. Y algo de razón tenía y digamos que igual que llegué, no salí, porque yo creo que ese fin de semana me salieron más varices que a la madre de la familia Von Trapp, de tantas horas que pasé de pie, repartiendo folletos.

Pero lo más bizarro (porque había algo más bizarro) es que se nos acabaron los folletos a las 11 de la mañana del domingo, y como no repartíamos nada más, nos quedamos como dos pasmarotes poniendo cara de póker durante un montón de horas.

Menos mal que absolutamente nadie nos miraba porque cerca de nosotros había un puesto con unos cochazos impresionantes, y a las "y medias" y a las "en puntos" una modelo se ponía a hacer el gamba al lado del coche.

Mientras padre de famili, tras padre de familia, se acercaba y con gesto picarón, preguntaba si la chica estaba incluida en el precio.

En una de estas los contamos: Siete en el pase de las 18:30.

Y ni uno solo japonés.

3) Inventariadora

Esto ocurrió hace muchos, muchos años, cuando (esto ya os lo sabéis), y entró de golpe (....), Mª Carmen no estaba (...) y me dijo (esta vez a mí sola)

- Vente conmigo.

Pero en esta ocasión lo que pasó es que me dio una cinta métrica. Sí, qué pasa, una cinta de esas que si la sueltas se enrolla sola (qué juerga me pasé haciendo eso), y me dijo que había que hacer un inventario de la oficina y que, utilizando a la potente herramienta de la que hacía entrega la empresa, un boli y un papel, tenía que apuntar todas las mesas, sillas, archivadores, etc... que encontrara a mi paso, apuntando de paso sus medidas.

Y ahí me quedé yo, con mi cintita métrica, sin compañera (qué malandrina Mª Carmen, que se había librado) y sin refajo (que no sé ni cómo son). Lo peor no fue ir por ahí midiendo muebles como una mide-muebles cualquiera, sino era entrar en despachos variados contando:

- Hola buenas, que vengo a mediros la mesa y que no sabéis el daño que hace que os den con una cinta de esta así que dejad ya de reiros por favor, por favor os lo pido.

Aún así, lo más bizarro de todo eso (sí, había algo más bizarro) es que el dueño de la empresa, que se llamaba Severino, era poseedor, además de un nombre infame y de una empresa, de una finca de caza inmensa, motivo por el cual acumulaba en su inmenso despacho, un número ingente de trozos de animales muertos, especialmente sus cuernos, que conservaba para demostrar su valor como cazador que abastece a la tribu.

Así que cuando me tocó entrar con mi súper equipo de medición al despacho de este bravo guerrero, oí una voz que me preguntaba inocentemente:

- ¿Qué? ¿Vas a medirle los cuernos a Severino?

4) Modelo de conduta

Esto ocurrió hace muchos años, dentro de los difusos... empresa editorial ... se abre la puerta... Mª Carmen absentista ... y bueno, que al final acompañamos al emisario de turno, mi compañero (esta vez es chico, por variar) y yo y nos dice que:

Nuestra dinámica empresa va a publicar un dinámico manual de español para extranjeros, de esos que tienen muchas fotitos y muchos recuadritos y muchas tonterías para que parezca que aprendes divirtiéndote y que el italiano es molto facile e divertente....

Pues resulta que les faltaban ilustraciones y no solo no contrataban a unos modelos profesionales, sino que íbamos a realizar las fotos en la mismas oficinas y había venido un sobrino (que sí, que sí) del director para hacerlas.

Así, durante una tarde fuimos farmaceúticos, médicos, investigadores (a la bata blanca le sacaron mucho partidito) , compañeros de trabajo (trabajo en plan... difuso), estudiantes, asistentes a una reunión de trabajo que estaban muy atentos con un boli debajo de la barbilla (¿quién no se concentra así?).

Lo más bizarro, porque había algo más bizarro, era que en todas las fotos salíamos como mirando algo juntos: Que éramos estudiantes, mirábamos juntos el mismo libro, investigadores: el mismo matraz...

Eso y el cachondeito de los compañeros que pasaban por el pasillo, claro.

Así que ya sabéis, si cae en vuestras manos un libro de español para extranjeros en los que en casi todas las fotos sale la misma parejita, es posible que yo sea la chica que tiene cara de "¿Soy la única que opina que Mª Carmen falta mucho últimamente?"

55 comentarios:

Sonja dijo...

jajaj pues qué divertido lo de la rueda de reconocimiento, y lo de modelo también!

mientrasleo dijo...

La rueda es genial!
Lo queme río aquí, como me pillen en el curro...

Ine dijo...

Con la que más me he reído ha sido con la rueda de reconocimiento jajajaja. Pero me da a mí que esa no va a ser la real xD
Me apuesto media moneda de un céntimo a que lo que de verdad te pasó fue lo del inventario.

jane dijo...

Pues yo voto por azafata de congresos. Te veo muy en el papel de aburrirte como una ostra con eso y poniendo cara de póquer a quienes venían a pedir folletos.
De todas formas, a mí quién realmente me gustaría ser es Mari Carmen.

Doctora dijo...

La que más gracia me hizo fue la primera, no sólo por lo de las gemelas Disney, también me ha hecho gracia eso de que os preguntasen que quiénes erais.
No es muy creible (la verdad es que ninguna opción lo es), pero votaré por la primera porque has jurado que a tu compañera se le puso la voz temblorosa, y si juras algo que es mentira es pecado ;P

Ariadna Valdés dijo...

Me encantó tu post!!

Espita Gorgorita dijo...

Que sea lo de la rueda de reconocimiento, por favor, es épico!

Lillu dijo...

Yo apuesto por la feria automovilística!! Aunque me las creo todas, en realidad XDD Yo recuerdo un trabajo en el que terminé de ordenar y adecentar la oficina (contratada como periodista, ojo) y mi "jefe" me dijo que si no tenía más trabajo podía seguir barriendo la nave industrial donde estábamos instalados. Me quedé a cuadros, le dije que ni de coña y unos días después decidí dejar el trabajo. Por entonces aún no había crisis, he de señalar, que si es hoy igual no me queda otra que armarme con la escoba y ponerme a barrer después de elaborar mis notas de prensa... Que los anillos no se me caen, pero el morro del jefe, tela.

saluditos

Pilar dijo...

Cualquiera me vale,han sido realemente divertidas, y aunque lo de medirle los cuernos al Severino, es pelín "bizarro", tambien cuela.

Besos y brindis con sidra ;)

Marcela dijo...

Voto por la opción 2: azafata de congresos, aunque me habría encantado que hubieras hecho de modelo de conducta para un manual de español para extranjeros ... argentinos. Te aseguro que interpretar el léxico de la Madre Patria es todo un desafío para mis neuronas del subdesarrollo! Me río mucho, pero con delay!
Beso
Marcela

Gallo dijo...

Ahora que te conozco creo que seguro te agarraron para el inventario!!

Lo de Maricarmen, FANTASTICO!!!

BESAZO, ay que si por mí fuera me regreso a Madri mañana.

Alice Silver dijo...

Jajaja, bella por fuera y fría como el acero por dentro, que bueno! Yo me creería cualquier cosa pero apuesto por lo de medir los muebles con una cinta métrica de esas que resultan asesinas pues siempre se enrollan cuando menos te lo esperas. Me he reído mucho con la sidra de reserva, las ausencias de Mª. Carmen y los padres de familia.

Pipa dijo...

Jojojo. Es que lloro y todo.
Estoy convencida de que el episodio auténtico es el primero. La imagen tiene más brillo, está lleno de detalles...Me lo quedo, vamos.

(Ayer vi tu visita en mi blog. Gracias)

loquemeahorro dijo...

Sonja Muchas gracias, pero ¿no votas por alguna opción? ¿Cuál te parece la verdadera?

Ah, mi carrera de modelo fue casi tan breve como absurda.

MientrasLeo Gracias, me alegra que te rías vivamente en el trabajo, y que no te pillen, por favor. ¿Votas por alguno? Hay opciones que siguen libres

Ine O sea que le das un voto sí al inventario, y eres la primera, y uno "no" a la rueda. Me place vivamente que te haya hecho gracia mi experiencia con el mundo del crimen (además de lo de los tigretones)

Jane Te apunto uno por azafata cutre de congresos cutres. Te aseguro que fue horrible estar horas y horas diciendo que no, que no dábamos nada.

Te juro Doctora Que estuve a puntísimo de quitar lo de las gemelas para acortar un poco la entrada. Y sí, no te puedes imaginar la de veces que me mandado a una empresa por ahí perdida y de repente entraba alguien y me preguntaba que quién era yo.

Puf ¿y si lo prometo?

loquemeahorro dijo...

Muchísimas gracias Ariadna y espero verte muchas más veces por aquí ¿No quieres adivinar cuál es la opción real?


Bueno Espita, eres la primera que vota por alguna opción, que ya sé que el premio no mola mucho, pero está bien optar a ser "el elegido", no?

Me encanta lo de épico.


Muy bien Lillu, te apunto un voto por la feria. Y no, no me extraña que te lo creas todos, yo lo de barrer, no lo he hecho, pero no he andado muy lejos.

Y tienes razón, no es una cuestión de anillos, si eres limpiadora eres limpiadora y desempeñas el trabajo más digno y necesario del mundo, pero si eres tornero fresador, no te pones a hacerle la cena a tu jefe.


Gracias Pilar, y viva la sidra (la guena-guena, a ser posible), pero ¿te apunto alguno?

loquemeahorro dijo...

Marcela Oye, que nadie vota por el manual de inglés, ya sé que no soy una top model, pero hija, es que la empresa era muy cutrosa.

¿Te imaginas que me hubieras visto? Caso que existieran manuales para entender el castellano de los diferentes países, aunque los necesitaríamos en ambos sentidos, por ejemplo, delay :-)


Gallo ¿Por qué, tengo cara de hacer inventarios? Hombre, porque me llevara una cinta métrica al cuello, no hay que ponerse así.

Gracias en nombre de Mª Carmen. Y sí, ojalá vinieras prontito. Hasta luego, guapetón.


Alice Silver, Gracias, gracias y gracias, y Mª Carmen, menuda malandrina. Te apunto primera para la cinta métrica.

Mª Carmen... siempre se zafaba, la muy malandrina.


De nada Pipa, gracias a ti. O sea que votas por los sospechosos, con lágrimas en los ojos. De risa, espero.

Ana dijo...

Yo también voto por lo del inventario... cosas similares a esa se les ocurren a todos los jefes en otoño... debe ser la vuelta al cole.

loquemeahorro dijo...

Ana: Sí, es verdad, son muy aficionados a esas cositas, y en general, a colocarte cosas que no te corresponden para ahorrarse tres duros, aunque el resultado sea lamentable.

En fin, será cosa de la caída de la hoja.

Bienvenida.

Natalia D. dijo...

Pues entre risa y risa, voto por la primera, y no quiero con ello, ni mucho menos, dar la impresión de que no me extraña que te cojan para una rueda de sospechosos; es decir, que no insinúo, ni mucho menos, que tengas aspecto de peligrosa delincuente… pero, en fin, que esa me la creo bastante (aunque la de la feria del automóvil también me parece muy convincente). Si gano, quiero que me regales unas fotos tuyas dedicadas, una de frente y otra de perfil, ambas con un bonito número debajo

Espita Gorgorita dijo...

Hace un par de años estaban remodelando mi sede y decidieron vender un web de sillas que sobraban. Y claro, como no tengo niños (algún día explicaré que no tenerlos implica tener otra cosa...mmmm... vida social?) me tuve que quedar yo para comprobar la entrega a los dueños de un locutorio. Cómo me quedé encerrada dentro del camión y aparecí en Lavapiés una hora más tarde es una laaaaaarga historia. Pero mis compañeros ya pensaron que me habían secuestrado para llevarme a Kabul. Qué majos, se piensan que aún soy vendible y todo.

Por cierto a los "secuestradores" casi les da un infarto cuando me vieron salir de un salto del camión (con tacones y todo, que eso es de mucho mérito nomedigasqueno).

loquemeahorro dijo...

Gracias Natalia D, y de verdad que siento no haber pedido que me hicieran una foto de esas.

Ahora lo digo muy valiente, pero en ese momento ... ¡si no sabían ni quién era ni qué hacía allí!


Espita: O sea, que el encargo era para ser "secuestrada con tacones". Original, ciertamente.

Seguro que cuando te vieron salir, pensarían que era una campaña publicitaria.

Estoy deseando leer la historia completa en tu blog.

laesti dijo...

Pues mi voto va a ser modelo de manuales de inglés. Es que me imagino un manual con tooodas las fotos protagonizadas por la misma pareja, mal encuadradas y desenfocadas (porque todo el mundo sabe que cuando se lo encargan al sobrino de alguien el resultado suele ser horroroso) y me parto.

JuanRa Diablo dijo...

Yo no sé que desayunas, Loque, pero te dispara la imaginación hasta picos más altos que los cuernos de Severino, jajajaa. Me he reído mucho.

Me las he creído todas de pe a pa, y como Mª Carmen no está para preguntarle voy a decir que es verdad la de la feria de coches.

A ver si tengo suerte bizarra.

Homo libris dijo...

¡Jajajajaja, me he tronchado! :D

Lo del librito para aprender idiomas con las fotos disfrazados de mil y una cosas y siempre mirando lo mismo me ha recordado a un blog que vi el otro día donde salía una supuesta científica mirando a través de un microscopio de CEFA que, para más inri, estaba puesto al revés. ¡Espero que no os dejasen en tan mal lugar! :D

Besotes.

JOSÉ DIEGO dijo...

Hola, me han gustado mucho todas tus historias; cada una tiene su peculiaridad y su Mari Carmen de reglamento.
No sé por qué pero me da que trabajando en una comisaría, ordenando papeles, te expones a aparecer en una rueda de reconocimiento. Tienen que "tirar" de alguien que no sea un "poli" ni esté muy visto.
Chica ya debes "estar en el taco" con todo lo que ahorras en "comecocos".
Chao

JOSÉ DIEGO dijo...

Ah, con el rollo me olvidé de votar. El relato de la comisaría para mí es el bueno.

loquemeahorro dijo...

No, no, JuanRa, de imaginación nada, estaría bien, pero ten en cuenta que me ha pasado todo. Espera, todo, no ¿o sí?

Gracias, me placen vivamente tus risas. A falta de la confirmación de Mª Carmen, me apunto una para la feria.


LaEsti Yo he visto muchas webs (sobre todo) que se ve que se las han encargado a un sobrino de alguien, y antes de esto se veía cada logo o anuncio en prensa, que vamos, más bien se lo encargaron a un chimpancé que tenía el sobrino en cuestión.


¡Gracias Homo Libris. ¿Puesto al revés? Oh, Dios, qué vergüenza. Es verdad que en muchas webs corportativas sale gente muy sonriente, y siempre de distintas razas. En serio, creo que si no salen 2 chicos rubias, una con rasgos asiáticos, un negro y dos a escoger, no tienen permiso para colgar la web.


Gracias José Diego y bienvenido. Me ha gustado mucho lo de "tiene su Mª Carmen de reglamento".

Sí, sí, en las comisarías se pone el que haga falta en las ruedas de reconocimiento. Ok, te apunto la comisaría.

Mónica dijo...

Yo estoy con Lillu: seguro que todas son ciertas!!! jajajaja!! Conociendo el percal... Aún recuerdo uno de mis jefes que envió a un grupo de cuatro tíos con traje a limpiar el archivo pensando que eran los nuevos becarios. La cara que se le puso cuando su secretaria le informó de que acababa de enviar al sótano a los ingenieros de Microsoft. En fin...
Pero voto por la comisaría, me encanta. Por cierto, creo que Mari Carmen también se va a merecer una entrada al final, no?

Espita Gorgorita dijo...

Mira bonita, soy Mª Carmen y estoy pluriempleada. Así que no te quejes si no estoy siempre que tengas que pasar una rueda de reconocimiento. Hombre por favor...

Mª Carmen Gorgorita

loquemeahorro dijo...

¡Qué bueno Mónica! Me recuerda a la anésdota de la leche Pascual que contaré algún día, o lo mismo ya la he contado alguna vez.

Y sí, son todas muy versosimiles, demasiado, si me apuras.

Hombre Mª Carmen Gorgorita, si te habían secuestrado en un camión, ya se entiende dónde estabas cuando te necesitábamos.

Isi dijo...

Jajaja Loque, qué bueno este repaso de tu vida laboral!!
Esta Mari Carmen cómo se las pira, por cierto.
Me ha gustado todo, pero lo de las fotos del libro me ha molado: voy a buscar en la biblioteca todos los libros que me encuentre a ver si te veo!! :D
Y los cuernos de Severino los mediste??? A ver si no van a estar en el inventario...
Bueno, me mola todo: lo de ser sospechosa en una rueda de reconocimiento... ¡menos mal que no te señalaron! ¿Te imaginas? qué marrón :)

Isi dijo...

jajaja veo que tú me estabas escribiendo a mí y yo a ti :D

Mae Wom dijo...

Si dijeras que todos los supuestos te los has inventado me los creería todos. Tienes esa capacidad. No para mentir sino para darle cuerpo y brillo a la anécdota más insulsa...si la hubiera que no es el caso de tu blog, eh...(Buf! cuanto más escribo peor suena :S).

Y dicho esto se concluye que (hoy debería comunicarme por monosílabos) me creo que te puede haber pasado cualquiera de ellas con lo cual, a parte de reirme como siempre, la verdad no la voy a encontrar leyendo...

Aiiis...estoy entre Modelo de conducta y Sospechosos habituales....

Voto por Modelo de Conducta que eso de ahorrarse el fotógrafo y los modelos y tirar de enchufao para hacer las fotos es muy de la mentalidad del cutrempresario. (Aunque la de la comisaría era mi favorita...) ;)

Isi dijo...

Ayyy se me olvidaba que había que votar por una!! Me lo voy a pensar...

loquemeahorro dijo...

Desde luego Isi, tienes razón, mi compañera Mª Carmen ¡menudo morro!. En menudos fregaos me metía la tía, eh?

Pues sí, busca manuales de español, y si ves a una "yo" muy jovencita con bata al lado de un tío que no aguanta la risa...

Es verdad! Cada una estaba en casa de la otra!

Tú vota cuando lo tengas claro y hayas hecho una ponderación justa del tema ;-)



Gracias Mae Wom, yo te he entendido y sé que todo eran encendidos elogios, o eso espero :-)

Todas son verosímiles no por mi gracia, salero y olé, sino porque el mundo del trabajo es muy proceloso (hoy no lo había dicho todavía), y el de la
pequeña empresa mucho más, con esos "ahorros" y esas "economías" que hacen en las cosas más importantes, mientras sus directivos (familia entre ellos, curiosamente),
se meten una mariscada a costa de la empresa y de haberte tenido a ti haciendo el mono en unas fotos, o lo que haga falta.

Vaya, se me ha visto un poco que estoy buscando munición para la recortá, no?

xGaztelu dijo...

Supongo que llego tarde al concurso … pero lo más bizarro (porque hay algo más bizarro) es que seguro que fuiste inventariadora!

xG

loquemeahorro dijo...

xGaztelu, bueno hombre, para lo que podías ganar..

O sea que lo más bizarro, porque había... era el de los cuernos, no?

:-)

Libros Que Voy Leyendo dijo...

Voto por la azafata de congresos... Por qué siempre hay una Mari Carmen? Eso es un expediente X

Isi dijo...

Bueno, descarto lo de los cuadernillso de inglés porque en el que yo tengo, no sales!! :(

Isi dijo...

Bueno, me decanto por lo de la azafata de congresos, que si no, voy a estar dudando toda la vida. He dicho.

bibliobulimica dijo...

ahh loque querida ¡cómo me has hecho reir esta mañana!
me he reído con lo de los tigretones robados...la sincronía tipo gemelas de disney...que los jefes abren puertas con fuerza (yo creía que solo era costumbre local), etc, etc, etc.

Creo que lo que has de hacer es conseguir el teléfono de Maricarmen y entrevistarla ¡ella tiene ya el secreto para vivir sin trabajar!

voto por la 3...
besos,
Ale

Mae Wom dijo...

Jajaja! Yo siempre voy diciendo que eso de que te digan en una empresa -pequeña generalmente- que son como una gran familia en la que estás incluida no me gusta un pelo. Porque al final la familia son ellos y si me preguntan mi opinión, familia yo ya tengo una.

Estoy totalmente de acuerdo en lo que has dicho. Snif!
¡Qué luego digan que el trabajo es salud...será para el empresaurio que se fagocita todo lo bueno...!

RFP dijo...

Querida Loque, no voy a jugar, no sólo porque llegue tarde, también porque no estoy en condiciones.
Sólo pasaba a saludarte y decirte que sí, que sé que te debo más visitas.
Denúnciame en el tuiter por spam, a ver si así vuelvo.
Un besazo, guapa.

Ángeles dijo...

Yo creo que la verdadera es la de medirle los cuernos al señor Severino ese.
Pero cualquiera de las escenas descritas podría ser real, de puro surrealistas.
Y si solo una es real y las demás te las has inventado, entonces es que eres un genio de las situaciones absurdoposibles. Escribe un guión y mándaselo a los Coen. Hazme caso.

loquemeahorro dijo...

Libros que voy Leyendo Bien, gracias por tu voto. Sí, siempre hay una Mª Carmen ¿no tenéis todos una compañera que se llama Mª Carmen?

Isi Bueno, es que no eran de inglés, sino de español para extranjeros... cha-chaaaan (intriga, se supone que significa esto).

Ok, azafata de congresos cutrosos.

Ale Gracias, me alegra vivamente. Y sí, los jefes son mucho de entrar con ímpetu en los sitios... buscando a Mª Carmen.

Mae Wom Yo creo que la mitad de las pequeñas/medianas empresas familiares son satánicas, y sí, tú lo has explicado, la familia al final son ellos y tú "el servicio".

Un beso RFP Lo que me debes son entradas que hace tiempo que no veo ninguna y yo no estoy en el mundo del tweet ¡Te echamos de menos!

Besos y bueno, si vuelves aquí, yo encantada.

Ángeles Muchas gracias, de verdad, lo de genio me ha encantado, y lo de "situaciones absurdoposibles", más.

Isi dijo...

Ah claro! por eso no te había visto, jajaja estoy algo torpe!!

Selerkála dijo...

Ji ji ji
Pues a mí em da en la nariz que TODAS te han pasado. ¿Me equivoco? ^^

Ahhh, qué risas, maña, ¡qué risas!

Verónica dijo...

¿Llego a tiempo? Bueno, me decanto por la primera.

Yo podría escribir algo similar. Mi jefe murió en agosto y mis tareas han cambiado de manera drástica... Casi soy secretaria personal de los herederos en lugar de administrativa. Me toca escuchar cada cosa... Cómo me gustaría poder desaparecer.

loquemeahorro dijo...

Isi ;-)

Selerkála: Se va a desvelar en breve

Verónica: Todavía no, o sea que la de la comisaría ¿no?

Oye, cuenta lo de tu trabajo, que parece muy jugoso para el público, y probablemente, muy terapeútico para ti.

Uno dijo...

Qué aburrida habría sido tu vida si no llega a ser por M. Carmen.
He llegado a la conclusión que M. Carmen en realidad estaba en la fila de sospechosas y que de allí fué al trullo. Y claro, faltaba al trabajo.
Un besote

loquemeahorro dijo...

Uno Mª Carmen, delincuenta. Pues eso explicaría muchas cosas, la verdad.

Compañía de Libros dijo...

Qué envidia hacer de abogado, ingenierio, perito agrónomo etc...en un solo día y con la misma cara. Has cumplido mi sueño desde que vi Zelig de Woody Allen y deseé ser rabino, actriz, psiquiatra, Mari Carmen y otras fruslerías usando la misma carcasa, la mía que no está mal, aunque a veces vaya a Pilates y vuelva como José Tomás de uno de sus sacudidas con el toro.

loquemeahorro dijo...

Compañía de Libros: Yo también quiero ser cosas diferentes, pero hablando de Allen, personajes de pelis de los 30/40, como la que veían en "La Rosa Púrpura del Cairo".

O sea, aventurero con salakov, cantante en club nocturno con traje de noche, anfitrión con smoking que prepara los cócteles...

Verónica dijo...

¡Me muero de ganas de contar todo lo que me pasa en el trabajo últimamente!... Pero tendría que hacerme un blog más anónimo... Alguna gente de mi pueblo lo ha encontrado de un modo u otro... Pero escribo aquí un adelanto: anteayer mi nueva jefa (viuda de 71 años que nunca había pisado la empresa) me preguntó si era creyente, le dije que sí (en plan peloteo porque sé que ella lo es) y me regaló un insignia de plata de "san José" para que la lleve encima siempre... Ayer me preguntó si le rezaba a " Santa Genoveva" y tras segundos de reflexión dije que no, ya me veía obligada a llevar una estampita de santa, pero entonces me dijo que me iba a traer una reliquia y unas revistas para despertar mi interés... ¡¡Socorroooooooooo!!

loquemeahorro dijo...

Verónica Creo que me has ganado: Nunca me han invitado a una novena ni me han regalado una estampita en el trabajo.


pd. Ya nos dirás qué ponen las revistas esas.