lunes, 11 de febrero de 2013

En bus, y otros sitios, ves con quién vas, desgraciadamente (y IV)



Iba yo en el metro (fuente inagotable de comportamientos psicopatológicos) y en el vagón entró un señor mayor, apoyado en un bastón singularmente corto, lo que le hacía caminar muy encogido, pidiendo dinero con paso lastimero, en medio de los pasajeros.

Cuando llegué a la parada en la que me tenía que bajar para hacer transbordo, el anciano salió también y pronto su paso, bastante más brioso que unos minutos antes, me adelantó y le perdí de vista.

Iba avanzando por un pasillo, reflexionando sobre el hecho de me adelanten hasta los viejecillos con bastón, para llegar al andén de la otra línea, e iba escuchando a un cantante que con micrófono y altavoz, cantaba una canción muy movidita, de su país natal (o de otro cualquiera del que yo desconozco el idioma, o sea, casi todos los del mundo).

Cuando llegué a su altura pude ver que tenía de público al mismo anciano que pedía en el vagón, que bailaba al son de la canción, con una marcha, oye(s), no es que se moviera más o menos, es que movía los pies con un ritmo que francamente, le falta a nuestros jubilados patrios, que ya se sabe que bailan sin mover los pies, existen estudios científicos realizados al respeco, realizados en Benidorm, qué conste.

Hasta el cantante, interrumpió la letra de la canción y le señaló mientras decía algo con mucha alegría, ya se sabe, como hacen tantas estrellas en medio de sus actuaciones para añadir alguna información vital a la letra de la canción, del tipo  "All together now", o "todos juntos, ooooooo-ooooo", y en ese momento todos demostramos que al entrar en el concierto nos extirparon una parte del cerebro, en concreto la que maneja el libre albedrío y terminamos repitiendo cualquier imbecilidad que quiera le cantante:

- UUUuooooohoooo
- Yeah, yeah, yeah
- Es-ter-no-cleido-mastoideoooooooooo


Abandoné ese conjunto musical y llegué al andén de la línea a la que me dirigía, me senté en un banco de la estación y apareció de nuevo, el talludito bailarín. Que de nuevo con paso y gesto quejumbroso, pedía limosna.

Llegó el tren, subí a él y por tercera vez, apareció el otrora estrella de la música a pedirme dinero, Claro, así acaban muchas estrellas del rock, envejecidas prematuramente y habiéndoselo gastado todo en vicios y bastones bajitos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Al pasar por delante de una tienda de "chuches" veo que sale un adolescente con una bolsita de plástico y le dice a su amigo:


- ¡He comprado nubes de coco!

Y el amigo le contesta, muy serio

- Ah ¿Y a qué saben? ¿A coco?

--------------------------------------------------------------------------------------------------------


Ascensor de mi oficina: Entran cuatro chicas, supongo que compañeras de trabajo que vuelven de desayunar.

Una de ellas, muy joven, dice muy seria o como diría un escritor de verdad: "sin asomo de ironía"

- Yo he sido soprano de 4º de EGB, a 4º de la ESE

Sí, dijo que estudiaba la ESE no la ESO, y la verdad, pasarse 4 años enteros estudiando una sola letra, lo veo un poco excesivo, me consuela saber que por lo menos es de las últimas del alfabeto, y lo mismo es que las otras ya se las sabía.

Contesta otra, no tan joven, muy, muy seria, para ser exactos, con una cara de enfado absoluto:

- Pues yo sé tocar el Cumpleaños Feliz con la flauta. A cada uno lo suyo, y lo mío no es jugar a las canicas.

Mientras intento descubrir la relación entre las canicas, la flauta, el cumpleaños feliz y estudiar una sola letra del alfabeto durante varios cursos, oigo que dice la que faltaba:

- Pues yo, soprano nunca he sido, porque tengo la voz demasiado grave.

Me bajé preguntándome en qué momeno mi empresa se había fusionado con los Coros y Danzas de RTVE.



----------------------------------------------------------------------------------------------------------
En el spa, le dice una chica a otra

- ¿Vamos ahora a la sauna?

Y la otra dubitativa, le contesta

- Yyyyy ¿Ahí hace calor?




30 comentarios:

El niño desgraciaíto dijo...

No sé si quiero seguir leyendo esta serie. Es muy divertida, pero por otro lado retrata un percal patrio que no es que sea de lo más inspirador, salvo para el post, la verdad.

loquemeahorro dijo...

El niño Desgracitaíto No te lo tomes así, hombre, que me da penica, que todo lo hago para levantar la moral de las tropas.

Como decía Josefina.

Y después de plagiarle un chiste al Gran Wyoming te diré que la serie "ya toca a su fin".

laesti dijo...

¡Tercera! Creo que estoy batiendo mi propio récord, como los atletas españoles en las Olimpiadas, que así ni diploma olímpico ni leches. Claro, que cualquiera puede con los jamaicanos.
A lo que iba, FAN de esa conversación tan Mihura de las nubes de coco. Y me gustaría saber dónde las venden porque yo siempre he sido muy de nubes y también muy de coco, pero no sabía que las hubieran unido.

loquemeahorro dijo...

laEsti Como mi respuesta no cuenta, te considero la segunda, así que ahora eres medalla de plata, nada más y nada menos.

Creo que esa tienda ya no existe, estaba en el metro de Pza. de Catilla, pero creo que la cerraron cuando hicieron el intercambiador.

pd. Me lo apunté hace mucho tiempo, pero es que merecía la pena, no me lo negarás.

Natalia D. dijo...

La parada de metro en la que el ancianito tullido recuperó el uso de las piernas ¿no se llamaría, por un casual, Lourdes o Fátima? Es que así se explicaría todo muy requetebién…
Y lo de las canicas y la flauta quizás se deba a que la muchachita aprendió a tocar el instrumento con la boca llena de canicas; lo digo porque yo recuerdo haber leído que Demóstenes ensayaba sus discursos con la boca llena de guijarros para superar su tartamudez.
Sobre la sauna y las nubes de coco ya no se me ocurren hipótesis.

Uno dijo...

La realidad siempre supera al anfitrión.
Me han contado que el otro día vieron pidiendo a un chino en el metro. Y con muy malos modos según creo. ¿Habremos tocado fondo?

Un abrazo

bibliobulimica dijo...

ayy loque querida, hoy si me has dejado sin saber si reir o llorar...
un beso,
Ale.

Mónica-serendipia dijo...

Hija, que penica el jubilado con pluriempleo en el metro. Y que penica que se acabe esta serie costumbrista de escenas de los transportes públicos (porque el ascensor también se considera transporte público, no?). Si es que te da para otro libro.
Qué bueno lo de "como diría un escritor de verdad".

Doctora dijo...

Hace muchos años esperando a que llegase el metro se sentó a mi lado un hombre que fumaba un cigarro. Cuando llegó el tren lo tiró, y se puso a pedir explicando que le faltaba un pulmón, enseñando un papel del médico.

Lamento tener que corregirte, pero realmente existe la ESE. Significa Educación secundaria especial (después de oír a la moza no hace falta que te explique lo que significa ese "especial").

Yo sabía tocar con la flauta el himno de la alegría, pero cada vez que movía un dedo tenía que mirar la flauta y pensar en qué agujero tenía que ponerlo, de tal manera que la flauta parecía retrasada mental ;P

Doctora dijo...

Por cierto, se me olvidaba decirte que me ha molado mucho esta serie de encuentros cotidianos, me pongo a hacer chistes sobre deficientes y se me va la cabeza (voy a ir al infierno) : )

mientrasleo dijo...

De verdad que somos únicos. Hay días que dan ganas de mirar detrás de quien te encuentras por si tiene el famoso muro de ladrillos de El club de la comedia
Besos

Jane Jubilada dijo...

No sabía yo que el mundo de los transportes es tan surrealista. Lo que me estoy perdiendo por vivir en un sitio alejado del mundanal ruido por donde pasan sólo 5 guaguas al día (y de metros y trenes ni te cuento) Ante todo ese espectáculo es que no hace falta ni llevar libros o periódicos para entretener el trayecto ¡Qué suerte tienes, Loque!

Isi dijo...

Qué apañado el viejecito del bastón, ¡es multitarea! Espero que a ti no te pidiera por segunda vez, no??
Yo tampoco he pillado lo de las canicas...

Gracias, Doctora, por aclararnos lo de la ESE, que ahora todo cuadra un poquito más jijiji

La sauna fría... todos los días me doy una cuando salgo a la calle, sí señor!

Alice Silver dijo...

Me ha encantado lo de los jubilados patrios que no mueven los pies avalado por estudios realizados en Benidorm ¡buenísimo!

Por qué no gritaste ¡huele a nube!

Yo con la flauta tocaba Sandokan pero creo que de eso ya hemos hablado en otro post...

Yo tampoco quiero que acabe esta serie!

Isabel Hernandez dijo...

Lo de la pregunta del sabor de las nubes denota que el chico en cuestión es un entendido en la materia. Todos los iniciados en el mundo "chucheril" sabemos que una chuche puede saber a cualquier cosa menos al sabor que dicen que tiene...por cierto, ¿nubes con sabor a coco? ¿como me he podido perder yo esa delicatessen?

loquemeahorro dijo...

Natalia D Sí, es la parada de Fátima ¿cómo lo sabías?
Oye, me asombra que hayas podido encontrar una explicación a lo de las canicas, yo me quedé ojiplática y me tuve que dar una sauna para relajarme.

Uno Nunca he visto a un chino pidiendo, es verdad. Realmente inquietante.

Bibliobulímica Mi intención era "reír", pero se ve que no lo he hecho muy bien.

Mónica Serendipia Sí, sí, el ascensor es un transporte público, creo yo.
No sé, parece que es más triste que otra cosa.

Doctora Es normal que se quedara sin pulmón, entonces. Ah, o sea que era esa "ese", no sabía eso.

Ah, la flauta dulce, que horribles recuerdos.

Gracias, parece que no le han gustado a mucha gente, así que me alegro de que a alguien le haya molado.

loquemeahorro dijo...

MientrasLeo O una cámara oculta.

Jane Jubilada Yo te digo que si alguien busca personajes extraños para una novela surrealista, se mete en el Metro a las 10 de la mañana, y antes de la 13 ya tiene medio plantel.

Isi A mí me pidió tres veces, a falta de una. En el primer tren, en el segundo, y en el andén. La sauna fría viene muy bien en estos días de invierno, sobre todo si a la salida te tomas algo de azúcar, como unas nubes de coco.

Alice Silver Gracias, gracias, y una gran verdad, eso es innegable. Es verdad, ya sabemos a qué huelen las nubes!!!

Qué bien, a alguien le ha gustado.

Isabel Hernández Ahí te doy la razón porque por ejemplo, un chicle sabor a fresa, sabe a cualquier cosa menos a un fresón de Huelva.

Creo que la tienda esa de chuches creo que cerró, pero veo que tenía un gran público potencial.

susana dijo...

Aquí el que no corre vuela.:) Me alegro de que tu oficina sea tan entretenida. Un beso.

loquemeahorro dijo...

Susana O es soprano. No te creas, nos cambiaron de edificio, y además a esas chicas no las había visto en la vida.

Pero sospecho que allá donde estén, estarán tirándose pullas entre ellas. O quizá ya han pasado a tirarse grapadoras.

Gallo dijo...

Que risa! yo por eso no me creo nada eso de las limosnas. Solo le di al tipo que se disfrazó de chile verde y cantaba "TEquila en el metro" por el valor, no por su voz de soprano.

Lo de la ESE, magnífico, es que los cantantes, así muy brillantes no son, ya vez, Enrique Iglesias por mencionar alguno...

Lo del SPA como, bueno, esa no se bebio una vela, se bebio el aceite de relajacion!

Espita Gorgorita dijo...

Perlita en el curro,

- Voy a ver una peli con mi novio
- ¿Cual?
- Se llama Auschwitz, creo que va de nazis...
- Crees? No es de surferos?
- Pues lo mismo sí...

Ains

No hubieras dado dinero por ver cómo escribiría ella Auschwitz?

Lillu dijo...

Ay, y pensar que yo me he visto levemente identificada con el que preguntó lo de que a qué sabían las nubes de coco... Pero muy levemente, eh! :P

saluditos

loquemeahorro dijo...

Gallo ¿Te puedes creer que me había olvidado de lo de la vela? Y eso que me pasó a mí!!

Muchas gracias. Oye, Enrique Iglesias da mucho juego, verdad? Aunque la verdad es que en España no sabemos mucho de él, pero sobrellevamos nuestra pena.


Espita Gorgorita De surferos nazis!!!! Dios santo, qué miedo.

Me alegra verte por aquí.


Lillu Pero muy, muy, muy leventemente, de verdad que yo creo que no das el papel.

Sonja dijo...

Vaya con el viejecito gogó mira qué espabilado, las nubes de coco saben a coco ¿en serio? no me lo puedo creer.
Madre mia, si las chicas de tu empresa hablan así en el ascensor no me las puedo ni imaginra en el baño juntas mm...creo que deberías hacer una incursión y traernos material para ver si podemos entre todos asociar canicas y flauta.

Ángeles dijo...

Me ha gustado a mí eso de que a la entrada de los conciertos nos extirpan la parte del cerebro que se encarga del libre albedrío. Y además luego no te la devuelven, ¿no? Es que así ya me explico yo muchas cosas.

Y también he aprendido que existen las nubes de coco y que además saben a coco. Aunque este extremo no está confirmado, ¿verdad?

Lo de la ESE sí lo sabía, y que sueles ir al spa también.



loquemeahorro dijo...

Sonja Desgraciadamente ya no estoy en el mismo edificio que esas muchachas. Vale, te he engañado, desgraciadamente, no.

Ángeles Es verdad, jamás nos confirmó lo de las nubes de coco. Y tampoco dijo la chica esa si en la sauna hacía calor, o no.

Pero eso ya te lo puedo decir yo, sí que hace calor, sí.

JuanRa Diablo dijo...

Cómo lamento que no haya trenes ni Metro en Yecla, porque ha de ser muy productivo eso de observar flora, fauna y bastones cortos que pululan por allí.

A mí lo de estudiar la ESO, (o la modalidad ESE), me parece muy comodón. Con tal de no decir lo que estudias, dices ESO y que otros se calienten la cabeza.

Oye, a lo mejor las nubes de coco saben a nubes, no a coco, y a lo mejor... ¡huelen a nube!, lo que respondería a aquel anuncio de compresas.
Tengo que reprocharte tu poca vena periodística: haz el favor de probar esa chuche y confirmarlo todo.
¡Qué sinvivir!

loquemeahorro dijo...

JuanRa Diablo Los que no disfrutáis de la surrealista experiencia de viajar en transporte público varias horas al día (sí, es cierto), no conocéis cuán magna es la estupidez humana, y además no sabéis que las nubes de coco, saben a coco.

O efectivamente, huelen y saben a nube, y por fin Isabel Coixet ha encontrado respuesta a sus ambiguos anuncios de compresas.

Maribel dijo...

Jajajaja Loque menos mal que antes de atragantarme, he vuelto al título y he visto (Y otros sitios) yo que me he ido a leer los atrasados del bus, y de pronto encuentro una jugarreta de tu editor, que alá, ha visto el filón y se dedica a publicar todas tus notas inéditas, porque la nube de ¿coco? y el spa....ayyyyy!

Ahora lo que si te digo, el curso ese de la ese, me ha "mata o".
Y ¿los bastones esos dónde los venden?¿o los regalan a los que participan en los estudios de Bernidorm?

Más, más, más!

El Guisante Verde Project

loquemeahorro dijo...

Maribel Gracias, gracias, me alegra que te haya gustado la mini-serie.

A mí lo de las chicas del ascensor me inquita todavía, que lo sepas, menos mal que gracias a estas conversaciones fugaces, me ha quedado claro que las nubes de coco saben a coco, y que en las saunas, hace calor.