domingo, 10 de agosto de 2014

El cine de verano (I)


Uno de los placeres que para mí encierra el verano (¿cómo que encierra? ¿es que no lo dejan salir?) es el cine al aire libre.

Bueno, si me dan a escoger prefiero ir a que me pongan una infiltración, pero es lo que más me gusta después de que me metan una aguja entre las vértebras.

¡Ah, el cine de verano! Habrás ido mucho, de pequeña, te traerá recuerdos de la infancia...

Pues sí, la verdad es que cuando era mozalbeta no paraba de ir al cine de verano. Por lo menos, por lo menos fui, así sin exagerar, tres veces.

Una en la parroquia de mi urba ...
- ¿Urba? ¿Qué es eso de "urba"?
- Es la forma de decir que vives en una urbanización sin servicios de ningún tipo, para que no parezca algo tan sumamente aburrido como para que te resulte atractivo ir a ver una película a la parroquia.

No sé, tendría yo unos siete años y proyectaron un título muy adecuado para la chavalería, algo divertido, infantil y .... y eso: El derecho de nacer.

Si su objetivo era que nos volviéramos más piadosos, conmigo lo consiguieron, porque no pasa un día sin que ndé gracias a San Ramón Nonato por no permitirme recordar de qué narices iba a aquello.

También le felicito por no haberla tenido que verla él, porque digo yo que si no has nacido, tus posibilidades de ir al cine deben quedar bastante mermadas. No sé, digo yo.

Claro que tampoco es tan raro que tarde o temprano semejante producto se cruzara en mi existencia, porque por los 500 enlaces que tiene en la wikipedia, se ve que tiene más versiones que Yesterday y Paquito el Chocolatero juntos.

Nota: el día se haga una fusión entre Yesterday y Paquito el Chocolatero, por favor, por favor, por favor, olvidad que fui yo la que tuvo la idea.

La segunda vez tendría yo unos doce años y estaba pasando un apasionante verano con mis primos pequeños en la sierra madrileña. Yo siempre he vivido al límite, qué queréis que os diga.

Tranquilos que esta segunda experiencia con el cine de verano fue mucho mejor ¿eh? Esta vez vi un gran clásico, una de esas películas que dejan huella, que marcan una infancia, que (vale, lo digo ya): El Superpoderoso, os pongo un enlace para que veáis que no me lo invento.

Iba de un tal Mario Girotti que se convertía, no me acuerdo cómo ni por qué, en un súper héroe llamado Terence Hill capaz de hacer la friolera de 80 películas malas. Vale, algunas no son tan malas, y la mayoría son, directamente, peores.

De esa solo recuerdo dos cosas: que no salía Bud Spencer y que el protagonista que era un policía americano, se transformaba en un súper héroe por efecto de vaya usted a saber qué, y cuando le disparaban era capaz de atrapar una bala con los dientes, para solaz del juvenil público ahí congregado, especialmente de los que aún estaban despiertos y semi-conscientes, a pesar del ingestión masiva de palomitas y la sobredosis de refrescos súperazucarados.

La tercera fue un poco más tarde, creo que ya tenía los catorce años, qué bonita edad ¿verdad? Fue unas vacaciones que estaba con mi pandilla de la playa. A mí me gustaba un chico rubito que me parecía de lo más mono, y que ya era un hombre adulto, con experiencia, no sé, por lo menos tenía quince o dieciséis años.

La cosa es que ese chico, el que me gustaba, ¡me invitó al cine de verano! Qué emoción, por favor, iba a ser una noche mágica y eso que llevaba a mi hermano pequeño de carabina, pero bueno.

La noche sin embargo se complicó y no acabó como yo pensaba, sobre todo porque aparecieron por ahí Pancho y Javi, los chicos de mi pandi (lo de urba malo, lo de pandi, ya no tiene perdón de Dios, ni siquiera de San Ramón Nonato) y la cosa acabo de aquella manera.

Con lo mona que iba yo con mi vestidito azul y mi bolsito cruzado, aún me acuerdo de ese vestido .... y es curioso porque jamás he tenido uno así, ni un hermano pequeño, ni nada, pero por algún motivo me acuerdo perfectamente de aquel verano.

Es más, me acuerdo por lo menos de dos o tres veranos que fueron exactamente iguales, lo que no deja de ser curioso ¡Cómo lo pasábamos con nuestras bicis silbando mientras pedaleábamos por esos caminos de Nerja!

Bueno, cuando me aclare de lo que realmente pasó y, ya puestos, comprenda el por qué de esa aversión que tengo a comer chanquetes, os contaré otras experiencias con el cine de verano. Eso y aquella vez que fui fallera en una galaxia muy, muy lejana.



27 comentarios:

Tarambana dijo...

Me dejas sin palabras con la entrada de hoy. Y con una curiosidad tremenda por conocer tu historia como fallera en una galaxia muy muy lejana (que se conoce que por allí es tradición, por lo menos en lo que a peinados se refiere) :D

Respecto a los cines de verano, también me gustan. Tiene su encanto eso de ver las pelis con la gente del pueblo, por la noche y al raso. De todos modos creo que solo he ido una o dos veces a un evento de estos, y era pequeño, así que no recuerdo las pelis. (Eso sí, no creo que ninguna fuera para hacer publicidad de nonatos y cosas de esas; normalmente son más bien pelis de humor y para todos los públicos) :D

Jane Jubilada dijo...

Yo recuerdo ir a cines de verano de pequeña a ver películas del gordo y el flaco en la Plaza Candelaria. Tendría 4 años o así. Después fui a algunas películas en la plaza de Toros, pero no sé ni de qué iban ni si aparecía por allí Terence Hill o San Ramón Nonato (ah, no, este no, que es verdad que no nació) (¡qué santo más raro!)
Como ves, mis experiencias del cine de verano se parecen a las tuyas en la casi absoluta falta de recuerdos. Nos juntaremos un día a hacer unas Memorias, que eso creo que tiene mucho futuro.

Uno dijo...

Terence Hill es perfecto para el cine de verano pero hay que llevarse un pepito para cuando cambian el rollo. Al rubito de la pandi debiste hacerle un hombre detrás de la pantalla aunque hubieras perdido a Chencho (que no te lo hubieran endilgao). Enfin, veo que eras muy niña y te faltaban algunas claves. Vuelve al cine de verano, fallera mía, a ser posible una de esas noches en que te venga bien una rebequita.

un abrazo

loquemeahorro dijo...

Tarambana: Sí, en las galaxias muy, muy lejanas hay mucha fallera suelta, te lo digo yo que lo conozco de primera mano (como Nerja)

Algo tendrá el cine de verano que me sigue gustando a pesar de esas experiencias primeras...


Jane Jubilada: Las películas de El Gordo y el Flaco eran carne de cine de verano, yo (de adolescente) he visto a Charlot y todo (se ve que los clásicos nunca mueren)

Eso, eso, hagamos unas Memorias, y que se vengan Terence Hill y San Ramón Nonato (espera no, que ese no puede)


Uno: Es verdad, lo mejor para esos eventos es llevarse la merienda de casa que, por algún motivo, siempre entra muchísimo hambre.

Lo del rubito no pudo ser, pero claro, si no se hubiera metido mi pandi por en medio, quién sabe lo que hubiera pasado! (suspiro)

Mona Jacinta dijo...

¿Sabías que San Ramón Nonato es el patrón de las parteras? Lo que no es de extrañar. El sueño de toda mujer en ese trance es que el niño sea no nato ( o por lo menos lo era cuando no había epidural)

Charly Hell dijo...

Fallera en una galaxia muy lejana... a mi no me engañas, tu no te llamas loqueme, tu te llamas Leia de todos los Santos Llopis Roig. Confiesa o te hago una infiltración!!

También recuerdo varios veranos de cine de idem. A mi pequeño pueblo siempre venían los mismos tipos con las mismas lonas, las mismas sillas y las mismas películas. Hasta que un año nos dimos de cuenta de ésto último y las de Brus-li (como ponía en la pizarra que dejaban en la plaza del pueblo) eran siempre la misma pero le cambiaban el título. Un año era Brus li contra el dragón, otro año era Brus li y el ninja negro y otro Brus li contra el doctor maligno. Y lo jodido es que seguíamos yendo, cada año era la novedad.
Eso si, según quién cobrara las entradas unos días pagabas como "mayor" o "pequeño". Según el criterio del gitano de turno.

Contando los días estoy para que Paquirrín saque su nuevo éxito "Yesterday the chocolater".

loquemeahorro dijo...

Mona Jacinta: Ah, pues no, no lo sabía. Los niños deberían nacer como Gila, que su madre había salido.

Charly Hell: Qué anesdota más bueno ¿está basada en hechos reales? Da igual, mola. Y así, entre nosotros, no me extraña que no os dierais cuenta, yo francamente, no podría diferenciar un capítulo de El Equipo A de otro, ni dos de Los Vigilantes de la Playa.

Eso es para que veas que Brus Li poco, pero basurilla he visto...

Doctora dijo...

Terence Hill no hacía pelis malas, él era un género en sí mismo. Tenía dos registros, con Bud Spencer y sin Bud Spencer. Pobre hombre, se le murió un hijo.

Nunca fui a un cine de verano. En Guardamar había uno, pero lo cerraron y creo que lo quieren convertir en un patíbulo.

Gallo dijo...

Yo nunca he ido a un cine de verano ni mucho menos a uno de invierno. Aunque una vez proyectaron en un festival callejero una película sobre la pared de un edificio, pero fue una idea algo mala pues estaba en una esquina donde había mucho tránsito así que o movías tu sillita o perdías la vida. Yo quisiera saber más sobre tu historia con el chico este rubiecillo, tiene potencial para drama futuro.

loquemeahorro dijo...

Doctora: Oye, que iba a poner en la entrada que solo recuerdo de la peli que no salía Bud Spencer y creo que no lo he puesto!

¿A cuál de los dos se le murió un hijo???? Vaya, ahora me siento mal por hacer chanza, ejem...

¿En un patíbulo? Ummm ¿de esos que hay dentro chicas inmigrantes que cuando llegaron al país les quitaron el pasaporte?


Gallo: Lo de la pared prometía, pero se ve que en eso era como la clase política: solo prometía.

Toda mi historia con el chico rubio, la puedes ver en el siguiente enlace. Yo por lo menos la recuerdo así, pero vamos, un rollo porque al final, ni me ligué al chico, ni me pude bañar en la playa (se ve que no se habían inventado los tampax)

http://www.rtve.es/alacarta/videos/verano-azul/verano-azul-capitulo-7-beatriz-mon-amour/2651733/

Lillu dijo...

Yo fui a uno de ésos de pequeña!! Era muy incómodo porque pasaba por al lado gente gritando y charlando a la que le importaba un pito la película y al final no te enterabas de nada. Tampoco me habría enterado de mucho aunque la plaza estuviera en un sepulcral silencio porque llegamos con la peli empezada y ya no recuerdo ni cuál era. Pero bueno, fue una experiencia interesante, sí :P

Y mira, qué fue de Pancho y Javi!? Qué muchachos los de tu pandi!! XD

saluditos

loquemeahorro dijo...

Lillu: Mujer, en un cine de verano lo de menos es enterarse de la película, lo importante es ver cuánto tiempo aguantas sentado en la silla más incómoda del mundo, y cuántas porquerías puedes comer al aire libre.

No sé por qué, pero es así. Y a mí, curiosamente, me encanta.

Zazou MS dijo...

Ay, yo no padecí eso del cine de verano y has conseguido provocarme una miajina de envidia... miajina, nada más. Pero sí recuerdo el cine dominical, la colección completa del dúo Spencer-Hill y otra serie de algo parecido a las artes marciales con nombres tan poéticos como "El mono borracho a la sombra de la serpiente", o algo por el estilo. Qué tiempos aquellos. Qué bien están ahí perdidos, oye.
Besucos.

loquemeahorro dijo...

Zazou MS: Por lo que sé, la saga (qué bonito lo de "saga" ¿eh?) de El Mono Borracho es casi un clásico de la subcultura del cine de palomitas.

Jo, no tengo ni idea de lo que he dicho, pero vamos, que hay gente que defiende esas pelis a muerte y como les digas lo contrario, te atacan con una patada voladora.

Yo no he tenido la "suerte" de ver ninguna de esas películas, aunque tampoco creo que fueran peores que El Derecho de Nacer, ahora que lo pienso.

Pues nada, si te da envidia, un día vamos juntas al cine de verano!!

Charly Hell dijo...

Si, si, la anécdota es verídica. De hecho recuerdo que aquellas experiencias fueron mis primeros contactos con el cine, de hecho recuerdo hasta la primera que vi, no el título ni nada, sólo que era de Parchis (el grupo aquel de chavales) y que era un poco picantona -esto ya no se si es recuerdo verídico o inventado por mi mente calenturienta-. Luego ya con algún añete más se produjo mi pérdida de virginidad cinematográfica en un cine de verdad con Batman de Tim Burton, y quedé prendado de esa película y del hombre murciélago para los restos (bueno, y de la Basinger también).

Muy bueno lo de Carolina Bang, jejejeje.

loquemeahorro dijo...

Charly Hell: Pues oye(s), mola haber empezado con el Ninja Negro, porque de ahí para arriba. Yo empecé con el cine clásico que ponían en TVE (en tiempos) y es como que te den Cinco Jotas en el bocata en vez de mortadela, te vuelves un pijo.

Mola Batman y sobre todo, Batman Returns. Yo casi ni recuerdo a la Bassinger, pero Michelle Pfeifer estaba espectacular.

Es que, aún siendo chica hetero, en el reparto o te fijabas en ellas o en Danny Devito, porque la verdad Michael Keaton tiene menos sex-appeal que ... que... que... que Robin (me he pasado, no?)

Gracias, gracias.

Blackmount dijo...

en mi epoca nuestra parroquia exhibia titulos cinematograficos muy novedosos y emocionantes, tales como Marcelino pan y vino, El martir del calvario, La pecadora de magdala y cosas asi. Era todo un subidon (si lograba uno mantenerse despierto). Y la biblioteca tenia una seccion de cintas de betamax que podian proyectarse en cabinas individuales. Recuerdo una vez en mi tierna infancia cuando pedi el casette del acorazado potemkin y alguien lo habia transpapelado y lo que venia en la caja era Salo o los 120 dias de sodoma. Tardé casi una hora en darme cuenta, mas que todo porque no salia ningun barco por ninguna parte

loquemeahorro dijo...

Blackmount: Te juro que pocas veces me he reído más en mi vida que imaginándote viendo Saló (que creo que contiene una aberración mayor a la anterior, cada 15 minutos) y pensando "¿cuándo salen los bolcheviques"?

Por cierto que hace años yo iba a una biblio que tenía un sistema parecido, pero algunas pelis estaban grabadas de la tele y cuando te la prestaban te decían "Y cuando llegues a los anuncias pulsas aquí, donde las dos flechas, y avanzas".

Aaaah!

Ángeles dijo...

Qué sorpresa, Loque. Nunca hubiera imaginado que tus veranos juveniles hubieran sido tan locos, tan radicales, ¡hasta salías con señores de quince años!
Así ya me explico yo que ahora tengan que darte infiltraciones y esas cosas. Si es que los excesos se pagan, muchacha, que no os queréis enterar!

loquemeahorro dijo...

Ángeles: Más de una vez lo he pensado: que si estoy hecha una porquería ahora es por haber visto El Superpoderoso a los 12 años.

Porque me vas a decir que eso no deja secuelas!

miquel zueras dijo...

Una muy buena entrada que me ha hecho silbar los acordes de la música de Carmelo Bernaona pedaleando con una bici imaginaria.
Terence Hill (entonces Massimo Girotti) se inició con un papelito en "El gatopardo" de Visconti, según malas lenguas (nunca mejor dicho) gracias a ciertas habilidades bucales.
Mi mejor recuerdo en un cine veraniego al aire libre fue en el Festival de Sitges. Durante una peli de vampiros "La sombra del vampiro" con Willem Defoe, un murciélago atraído por la luz se posó en la pantalla. Quedó muy apropiado.
Saludos. Borgo.

loquemeahorro dijo...

Miquel Zueras: Muchas gracias. Por cierto, a mí también se me ha pegado la canción, silbo poco, pero lo intento, que conste.

¿Terence Hill salió en El Gatopardo? Sabía que en los comienzos de su carrera, había hecho películas muy diferentes a lo que hizo después, pero lo de El Gatopardo.. no me lo esperaba.

Oye, lo del murciélago ¡buenísimo! Mejor que los efectos especiales en los cines de cuando estrenaron Terremoto!

Charly Hell dijo...

Mi cine de verano no tenía tanto glamour. El suelo era de tierra y hierbajos, las sillas de estas de madera plegables, la pantalla una sábana que mecía el viento y en mitad de la película un señor pasaba con un cajón de bolsas de pipas, patatas fritas y cocacolas como si tal cosa mientras brus li soltaba tollinas a nijas y dragones indistintamente.
Lo de los baños es un universo paralelo y tiene sus propias reglas. Y más si está indicado como el culo. El comportamiento humano en esas situaciones se vuelve imprededible.
Y eso de los menús que cuesta leerlo varias veces y aún así no tienes claro qué vas a comer me da yuyu. Donde estén los platos sin tanta tontá...

Buena semana, alimaña mía :p

loquemeahorro dijo...

Charly Hell: Es que ese es el cine de verano que mola, el de tierra y hierbajos. Por cierto que las sillas de este sitio eran igualmente incómodas, no te creas.

Ay, aún me acuerdo de cuando vi Mulán y alquilé un cojín para el asiento por 25 pesetas. Qué tiempos! Y qué buen cojín, por cierto!!

pd. Que no me moleste, vale, que me guste, que me llamen alimaña me lo debería hacer mirar ¿no?

Chechu Rebota dijo...

Casi me da un soponcio con la idea del remix entre Yesterday y Paquito el chocolatero.

A mi me encanta el cine de verano, tanto, tanto que al igual que tu he ido unas tres o cuatro veces (y es posible que este viernes vaya otra XD)

La peli deEl superpoderoso la vi en la tele cuando era un crió gracias a la obsesión de tele5 por las pelis de Bud Spencer y Terence Hill juntos, separdos y/o revueltos.

loquemeahorro dijo...

Chechu Rebota No me extraña que te hayas escandalizado con ese mix tan chungo, digo.. tan superpoderoso.

Oye Tele5, cuánta alegría trajo a nuestras vidas ¿eh? Recuerdo que pusieron películas de Jaimito, personaje que hasta ese momento ignoraba que existiera (y tan feliz que vivía)

Charly Hell dijo...

Molestarte no, mujer. Hay alimañas y alimañas. Además dicho así, con cariño queda hasta bien, y más si va acompañado de un "mi", "mía" o "de mis entretelas".

Luego pudiese tener otras acepciones en según qué situaciones, pero eso ya es agua de otro cántaro, mi querida alimaña ;)