sábado, 6 de septiembre de 2014

Si a tu ventana llega una paloma

En estos días tan bonitos que la gente vuelve de vacaciones e insiste en contarte que, sin duda alguna, la playa de Zahara de los Atunes es más bonita que ese sotanucho con luz artificial del polígamo industrial de Fuenlabrada donde trabajáis, me ha ocurrido una bonita anesdotilla... o quizá no.

Venga ¿queréis jugar a adivinar qué me ha pasado y qué no? Es súper chachi. Vale, esta es la que no, que diga yo "súper chachi".

Hace unos días, aprovechando las últimas terrazas (mentira, ahora hace más calor que nunca, pero cuando se publica en septiembre es imprescindible decir algo del estilo "los últimos coletazos del verano") fui a comer a una terracita de mi barrio con mi hermana.

Aprovechando los últimos días de verano (que no! ) me había puesto un vestidito muy mono que tengo, rojo, con su faldita de vuelo. Vamos, que iba hecha un primor.

La cosa es que estábamos ahí comiendo  y vimos a una paloma picoteando aquí y allá, buscando las migas que caían de las mesas, y poniendo esas caras que ponen las palomas, ya sabéis, esas caras de ... aves. Nos fijamos en que en la pata llevaba un trozo de bolsa dé plástico bastante grande, colgando de su pata. Se veía que le molestaba mucho, porque no paraba de sacudir la pata.

Juntas decidimos:

a) Liberarla, nosotras es que somos mucho de liberar animales. ¿Cómo? Urdimos un magnífico plan porque pensamos que si se acercaba lo suficiente, quizá yo podría pisar un extremo de la bolsa con la idea de que la paloma tiraría de la otra y se desharía del plástico.

Parecía un buen plan, pero ya sabemos cómo suelen acabar los mejores planes, motivo por el cual en nuestro país preferimos planificarlo todo fatal.

La cosa es que gracias a la extrema limpieza de las calles de Madrid y a un defecto congénito que hace que cierta gente ignore para qué sirven las papeleras, se ve que tenía un chicle en la suela de mi sandalia y bueno, cuando la paloma se acercó lo suficiente, la bolsa se pegó al chicle, bien, pero no se despegó de la paloma, mal.

¿He dicho ya que me había puesto hecha un primor con mi vestidito rojo? Pues ahí tenéis al primor intentado librarse de un engendro volador.

Y ahí estuvimos un rato luchando paloma, bolsa, chicle y yo .... qué bonito fue, y mientras mi hermana diciéndome.

- Pero suéltate.
- ¿Por qué crees que muevo el pie como una loca? ¿Para activar la circulación?
- Quítate la sandalia.
- Si hombre, con lo que me ha costado.

Al final conseguí despegarme dejando a la pobre paloma con la bolsa y un trozo de chicle de regalo.

Lo bueno es que, nos han salido unos bolos y actuamos (mi hermana, la paloma, el chicle y servidora) en varias terrazas de la zona  jueves y viernes por la noche. Sábados y domingos, solo a mediodía. Pasaros, es una juerga.


b) Liberarla, nosotras es que somos mucho de liberar animales. ¿Cómo? Urdimos un magnífico plan porque vimos que la bolsa no la tenía pegada, sino unida por un nudo a la pata (no me preguntéis cómo) y que la única manera de soltarla era que una la cogiera y otra le soltara el nudo.

Basándonos en mis impresionantes reflejos, yo la atraparía y ella más hábil que yo manualmente (lo que por otra parte, tampoco es difícil, que todo hay que decirlo) le soltaría el nudo.

¿Conocéis esa escena de Juego de Tronos en que Arya Starck, poniendo en práctica las enseñanzas de su maestro de esgrima, consigue cazar a un escurridizo gato?  Pues por favor, quedaos con esa imagen en vez de la mía, haciendo el ridículo persiguiendo a un pájaro en medio de las mesas  ¡Y con el vestidito ese primoroso!

Y eso que dos camareras, aprovechando que no quedaba gente comiendo, me ayudaron intentando acorralar al animalico.

Pero ni por esas, yo corría (o así) mientras le decía al bicho:

- Pero ven aquí, tonta más que tonta.

Y la paloma decía "Prruuu" y salía volando.

Decidí dejarlo antes de que la atropellara un coche y a mí me retiraran el acceso al restaurante.
Fue de lo más frustrante.


c) Liberarla, nosotras es que somos mucho de liberar animales. ¿Cómo? Urdimos un magnífico plan porque pensamos que la bolsa no la tenía pegada, sino unida por un nudo a la pata (no me preguntéis cómo) y que la única manera de soltarla era que una la cogiera y otra le soltara el nudo.

Basándonos en mis impresionantes reflejos, yo la atraparía y ... bueno, ya sabéis.

A ver, que no digo yo que fuera fácil atraparla, y reconozco que si no llega a ser porque dos camareras se enternecieron (y eran más habilidosas que yo) no la hubiera cogido en la vida, pero al final conseguimos acorralarla entre las tres debajo de una mesa y la atrapé!

La verdad es que me dio un poco de asquito tocarla, pero mi buenez pudo a mis escrúpulos y conseguí llevarla hasta la mesa donde mi hermana esperaba con los bolsos (detalle este importante), la cuenta de la comida (que el encargado mandó traernos cuando me vio corriendo por ahí) y sus hábiles manos que le quitaron el nudo bastante antes de lo que yo pensaba.

Lo que es ser madre, oye... se ve que aprendes a soltar nudos, coser disfraces y hasta cortar el flequillo, según sales del paritorio, digo yo.

Fue un poco asquerosito tocarla, pero de lo más gratificante.

Y ahora, cada vez que me cruzo con una paloma, me parece que detecto una mirada de agradecimiento en esos ojillos entrenados meticulosamente para encontrar el coche que se acaba de lavar, para dejarle un regalito.



d)  Decidimos hacer fush-fush para que se fuera.

¿Pero cómo me voy a ensuciar el vestidito y dejar de comer para ponerme a perseguir a un pájaro, hombre?? Y encima una paloma ¡Si son las ratas del aire, por favor!

Y esta además, daba una grima con el plasticucho ese colgando de la pata. Qué asco, por favor.



¿Bueno, cuál creéis que es la respuesta adecuada? ¿Qué hubierais hecho vosotros? ¿Alguna vez habéis tocado una paloma? Si a tu ventana llega una paloma ¿la tratáis con cariño que es mi persona, o hacéis fush-fush?

42 comentarios:

laesti dijo...

¡La D, sin lugar a dudas! Y eso que me encantaría pasarme a ver ese hipotético show de jueves y viernes. Pero las palomas no me caen bien, y mira que a mí me gustan casi todos los animalicos del señor. Menos las ratas, los mosquitos y las palomas.

loquemeahorro dijo...

LaEsti: Las ratas no son animalicos del señor, son concejales de urbanismo reencarnados, eso lo sabe todo el mundo.

Después te paso la dirección, de verdad que nos queda un numerito de lo más aparente....

Tarambana dijo...

Yo voto por la opción del chicle y la sandalia y todo el lio. Creo que tienes suficiente "buenez" como para haber intentado la liberación, suficiente sentido del "asquete" como para no haber tocado a la paloma (al menos con las manos) y suficiente "suerte" para que te pasen cosas de esas que "dan para una entrada de blog" (además, la opción "fush-fush" es la más aburrida). :D

Sea cual sea la opción correcta, me ha quedado claro que tienes un vestido rojo que te queda de maravilla (y que probablemente haya sido golpeado por las alas de una paloma, pero esto ya es pura especulación).

Ah, y aunque me considero muy amigo de los animales, etc., si algun día una paloma se posa en mi ventana le hago "fush-fush" como todo buen ciudadano urbanita. :P

El niño desgraciaíto dijo...

Lo más sensato sería hacer flush flush porque ya sabes que las palomas son las ratas del aire. Bichos infectos y propagadores de enfermedades. Además de mi némesis.

Son como digamos... tus mandarinas.

Cualquier padecimiento que pasen es poco. Son diablos con alas. Paloma = caca.

Bale, paro ya y me tomo mi pastilla...

El niño desgraciaíto dijo...

uy, bale... mira ya es que me he puesto nervioso y ni atino con las letras...

Mazcota dijo...

Espero y deseo que la opción correcta sea la primera. Más que nada porque aún estáis a tiempo de poneos de acuerdo con María Jesús y su acordeón para que pongan banda sonora en vuestro espectáculo. De todas formas, ¿no se te ha ocurrido que posiblemente, lo de la bolsa en la pata, sea una estratagema para dar caza a algún humano de buen corazón? Tú sabrás, pero yo nunca me fiaría de un animal que es capaz de clavarte su mirada asesina y no parpadear en minutos.

Mona Jacinta dijo...

El chicle y la sandalia, seguro. Primero porque la paloma la habían puesto los del bar para ver quién la liberaba con más gracia y les proporcionaba un buen espectáculo de terraza y segundo porque ni Félix Rodriguez de la Fuente cogía las palomas con las manos.
Yo me voy sin pagar de las terrazas donde aparecen inmundas palomas.

Estrellas de Lana dijo...

Pero hija de mi vida, vaya rato que me has hecho pasar entre risas, estres por saber que pasaba y asquito por semejante bicho…
1º aclarar que soy muy bichera, pero los pájaros me superan, y más las palomas…
2º Lidio con semejante bicho en el jardín, estas son de campo, pero son igualmente cochinas. (cagarrutas y huesos de aceituna a go go)
3º No sé, no sé, creo que la del chicle.
4º Directa al Circo Ringling o al Rainbow Warrior
5º Siempre en el bolso una red, que te resultará más fácil. No has visto como las cazan los del Ayto? Trabucón un red, disparo al grupo y cae sobre ellas la red.

Doctora dijo...

Yo es que no debería participar porque sé la respuesta. Ayer vi pasar por delante de mi casa una paloma que llevaba una bolsa en la pata y pegada a la bolsa había un cigarro. Pegado al cigarro había un señor que intentaba fumárselo y se negaba a soltarlo y pegado al señor una mujer, seguramente su esposa, gritándole que adonde iba, que no la abandonase.

Pensé que ibas a decir la escena en la que Arya caza una paloma, como que pegaba más. En una entrevista Masie Williams decía que en la escena que comentas tuvieron que cambiar de gato porque el primero en vez de huir de ella se le arrimaba. Se ve que no se había leído el guión o quería darle otro enfoque a su personaje.

A mí es que me dan mal rollo los pájaros, además, no sabes si la bolsa era suya, igual la llevaba a propósito para ir guardando cosas.

Susana Moreno dijo...

Yo voto por liberar a la paloma pero me parece casi imposible. Me lo he pasado pipa imaginando las escenas. Un beso.

Charly Hell dijo...

Yo voto por la D. El fush fush. ¿Tocar una paloma? Creo que te arriegas más a contraer alguna enfermedad que si metes la cabeza en una alcantarilla durante un fin de semana.
Además, un trocito de plástico no iba a poner en riesgo tu primoroso vestido, con el que seguro ibas monísima.

Soy de los que odia a las palomas y el sentimiento es mutuo porque es ver mi coche aparcado al lado de una iglesia donde lo suelo dejar, y lanzarse con ansia a cagármelo de arriba a abajo.
Son ratas con alas y sólo sirven para arruinar monumentos con sus cagaditas. Que se vayan al campo!! Ah, no que ahí hay aguilas, pues mala suerte, palomitas. Cuando sea millonario en lugar de un caniche o un gato persa, adoptaré como mascota un aguila que llevaré al hombro. Y la llamaré Mariantonia. Y cada vez que veamos una paloma dire "Mariantonia.... Drakaris!!! y ella se cebará y estará bien alimentada y yo estaré haciendo un bien a la humanidad.

A mi me pasó algo con un ave pero... en la cocina de casa. Y no era un ave-crem, que te veo venir. Era un ave ave, y estaba viva. Aún palpita mi corazón al recordarlo, mira toca, toca.

Cuánta razón en lo de los últimos coletazos (eso le dirán a Nacho Vidal), los últimos calores, los últimos días libres. Y joder, yo tengo más calor que en julio.

Voy a tumbarrearme.

Ciao bambina.

Jane Jubilada dijo...

¿Tú qué crees, Loque? ¿Qué te voy a decir yo? No sólo he tenido que tocar palomas cogiéndolas entre 2 dedos por las patas (hay una técnica y todo, oye), sino además decirle a mi marido que sí, que es la cosa más primorosa (trajitos a él) que hubieran visto mis ojos y que sí, que si le dieran una copa por sus hazañas (las de la paloma, no las de él), la pondríamos en el sitio mejor del salón (la copa, no la paloma). Cosas que pasan por tener un marido palomero. De todas formas él dice que las mensajeras no son como esas plebeyas que van entre las mesas mendigando, por Dios.
Yo apostaría por la A. Pasa mucho eso de pisar una bolsa y tener en el zapato un chicle.

Uno dijo...

Odio estar de acuerdo con tantos pero voto por la opción A. Tu eres muy cinéfila y viste en el chicle una forma de vivir en tus carnes el drama de Tippy Hedren en los Pájaros aunque fuera en serie B.
Por cierto creo que han incluido vuestra escena en la terraza en "Una paloma sentada en una rama reflexionando sobre la existencia"

loquemeahorro dijo...

Tarambana: La verdad es que tengo bastante buenez ... y un vestido rojo. Y sí que me pasan cosas un poco rarunas, lo reconozco.

Las alas de la paloma golpeando tu rojo vestido que ... esto da para algún futuro éxito editorial, lo veo, lo estoy viendo.


El niño desgraciaíto: Llámame suspicaz pero yo diría que a ti, las palomas no te acaban de gustar... y hasta te llevan a cometer faltas de ortografía y todo, qué malandrinas, las mandarinas del aire.


Mazcota: ¡Toma, no lo había pensado, era todo un vil treta para que terminara bailando Los Pajaritos, aún peor, para que se me pegara la canción!!!


Mona Jacinta: Qué bueno, era todo un montaje del restaurante... La verdad es que Féliz Rguez de la Fuente era aficionado a la cetrería (en serio), como Charly Hell y claro, no sé yo lo que opinaría de las palomas, por lo menos de las vivas.


Estrellas de Lana: Gracias guapa, y gracias por la idea, a lo mejor me debería hacer con una red... oye, dobladita en el bolso no debe ocupar mucho ¿verdad?

Lo de los huesos de aceituna me ha intrigado muchísimo, se lo preguntaré a mis amigos de GreenPeace el próximo día que nos embarquemos.

Nos tenías que ver, cómo lo pasamos cantando "del barco de Chanquete, no nos moverán"

loquemeahorro dijo...

Doctora: Lo que me he reído con tu comentario! En serio lo del señor ha sido digno de Mihura

¿Arya atrapaba una paloma? Pues sí, ciertamente hubiera venido más a cuento, a qué negarlo.

pd. El gato quería darle otro enfoque a su personaje. ji-ji-ji.



Susana Moreno: Gracias, me encanta que la gente me diga que lo ha pasado bien con mis entradas.

Y gracias por pensar que liberé a la paloma, creo que has sido la primera en decirlo.



Charly Hell: Tienes razón, con mi vestidito iba monísima. Lo digo, sobre todo, porque así, con un tecaldo en la mano, uno se puede inventar lo que quiera: que va divina por la calle salvando palomas, por ejemplo.

¿Y un halcón? No sé, lo veo más "portable" y a lo mejor en la comunida de vecinos no se mosquean tanto. Es que lo de tener un halcón me parece que mola, en mi anterior vida debí ser cetrera ¿cetrera? Bueno, que me mola lo del halcón.

Me quedo con la intriga de la cocina+ave, pero sospecho que es una historia un poco gore.

Ciao!


Jane Jubilada: ¿Ves como necesito que vengas a Madrid? Así podrías liberar a las palomas que encontráramos a nuestro paso de sus pesadas cargas!

Y si viene tu santo, no te digo nada! Comando paloma torcaz al rescate!!


Uno Pues sí, soy cinéfila y ya que no me sale el moño ese que llevaban las heroínas de Hichcock, por lo menos lucharía a brazo partido con un ave rebelde.

¿Ya nos han dado un león de oro? Esto sí que es triunfar a lo grande, ahora mismo me voy a la terraza a contárselo a Prusprús.

Charly Hell dijo...

Nada de gore. Fue un susto gordo que me llevé gracias a un ave muy cuca ella....

loquemeahorro dijo...

Charly Hell ¡Qué intriga! ¿qué pasó? ¿se puede contar?

Natalia D. dijo...

Estoy segura de que no eres de "las de fush-fush". Esa descartada. Del resto de posibilidades, la que más cierta me parece es la c
Yo doy de comer a las palomas (que me detengan...)

Isabel Hernandez dijo...

De todas, la que más me cuadra con lo que te suele suceder a ti es la A. Y mira que es difícil que encuentres una paloma con una bolsa y encima que si decides liberarla lleves un chicle pegado en el zapato (bueno, eso último no tanto), pero por el tiempo que llevo leyéndote a ti si que es factible que te pase.

Por otro lado de todas las opciones es la más inteligente, liberas a la paloma sin tocarla y sin perseguirla.

Definitivamente, voto por la primera, aunque me da un poco igual, lo que cuenta es lo que me he reído con la entrada. :)))

loquemeahorro dijo...

Isabel Hernández: La verdad es que sí que me pega, para qué voy a negarlo. Y sí, lo de la bolsa es rarito, pero lo del chicle... normalísimo, me temo.

Me alegra mucho, mucho, que te hayas reído, de eso va la vaina (es que me encanta esa expresión "vaina")

De eso y de que sepáis si me gustan las palomas, o no. Tema este que sé que estaba en la calle, no lo neguéis.


Natalia D: Hasta ahora eres la única que ha elegido esa opción, ante la mayoría de "fush-fush" y bastantes "aes".

pd. No pidas que te detengan que nunca se sabe...

Maribel dijo...

Jajajaja Loque, me iba a quedar con la versión del chicle y sandalia, que ya imaginaba volando cuando me has traído la escena de Ayra y claro, yo a tí te veo inmersa como maléfica de las de verdad y heroína como la niña Stark, sin ninguna duda, mi próxima terraza ya no va a ser lo mismo después de leerte, jejeje. Y a mi las palomas, me parecen ratas voladoras... Y después de ver este verano el estropicio que organizan en Venecia destrozando las bolsas de plástico de la basura, que allí los vecinos cuelgan en la pared una hora antes de la llegada de la recogida.. ni te digo.
Habrá que encontrar mejores formulas digo yo, espero segunda parte, un abrazo
Hola XGaztelu juraría que ya te había comentado aquí, en fin..., lo habre hecho mentalmente.
Una exposición que me parecía de tramite y ahora tendré en cuenta, veo que está hasta Octubre, así que a ver si podemos encajar la agenda. En principio es interesante encontrar las influencias y las fuentes de autores y corrientes artísticas, aún recuerdo cuanto disfruté con Monet y la abstracción.
Un abrazo ;-))
Maribel
El Guisante Verde Project

Maribel dijo...

Upps,vaya, será que mi inconsciente quería incluirte en una visita conjunta a la expo recomendada por XGaztelu.. y he copiado sin querer el comentario... esto es para que veas que tu afán de dominar el mundo funciona, te tengo en cuenta incluso cuando voy a otros blogs... o será que tu también te vas por ahí, a blogs de cine ¿tal vez? ;P
Besos de final de verano, jejeje, que por aquí parece que hubiera empezado ahora. ¿nos vamos de expo? prometo ir vestida de verde...

loquemeahorro dijo...

Maribel: No sé si apuntarte en la B o en la C, porque en ambas corro como la hija pequeña y rebelde de los Stark, en una con su mismo éxito y en otra... sin ninguno :-)

Me alegro haber dejado el mundo de las terrazas marcado para siempre jamás, bueno... o para un ratillo.

Oye, yo a lo de la expo (aprovechando la afortunada casualidad) me apunto si puede ser, que conste.

Charly Hell dijo...

Va te lo cuento: Era una noche sombría. Mike llegó empapado, llovía en Nueva York. -Jefe -espetó el recién llegado-. Tenemos otro asesinato, en el callejón de la 53 con la 14.
Maldita sea, otro asesinato en mi turno no. Me enfundé mi gabardina negra, me subí el cuello y salí dispuesto a enfrentarme con mi archienemigo, The Birdman...

Que noooo, seguro que te lo estabas creyendo, sonaba tan verosímil...

Lo que pasó es que una mañana antes de ir a trabajar oí en la cocina unos pequeños ruidos, como cuando un grifo gotea. Pequeños golpes. Pensé que sería el vecino de arriba que le chorreaba el grifo de la cocina.
Cuando horas más tarde regresé de las calles de Nueva Yo... que diga, cuando volví del trabajo, pasé a la cocina y encontré todo revuelto y tirado. Imanes de la nevera rotos, paños de cocina por el suelo, botellas tiradas y la basura fuera del cubo de idem. Lo primero que pensé es que habrían entrado a robar. Unos segundo después llegué a la conclusión de que si alguien entra a robar no rebusca en la basura, salvo que sea un ladrón de envases de plástico para reciclar. En ese caso si.
Cuando estaba allí plantado rascándome la cabeza intentando averiguar que había pasado, una cosa negra se lanzó desde encima de los muebles hasta el suelo agitando las alas. Batman? Catwoman? No. Era un cuervo!!!
Así que cerré la puerta inmediatamente y conté hasta 3 a la espera de que se hubiera dado por satisfecho con el susto y se hubiera ido. Pero no, el puñetero seguía allí. Estaba muy nervioso y agitado. Y el cuervo también. ¿Qué hacer? Pues eliminando la opción de hacerle daño al pobre animal, opté por pasar corriendo con un trapo en la cabeza y una gorra y gafas de sol, no me fuese a picar en mi linda cabecita o me fuese a sacar un ojo, pasé corriendo, abrí la ventana y salió raudo y veloz con más ganas de perderme de vista que yo a él.
Luego vi el panorama y era desolador. El tío se había cagado en toda la cocina. Encimera, microondas, nevera... y había sacado de la basura una lata de cerveza, la volcó y para mi que iba borracho. Parecía que había pasado un huracán.
Desde entonces, -aparte de tapar el agujero por el que creo que entró- me pongo frente a la ventana en los días de tormenta, con mi batín elegante, las manos cogidas por la espalda y miro buscando a mi enemigo mortal y esperando su venganza. (aquí van rayos y truenos).

The End.

loquemeahorro dijo...

Charly Hell: Gracias, me ha encantado tu relato. Me ha dado ganas de cerrar el blog, porque está claro que esto lo haces tú mejor que yo, pero bueno, que quede entre nosotros...

"Así que cerré la puerta inmediatamente y conté hasta 3 a la espera de que se hubiera dado por satisfecho con el susto y se hubiera ido."

Te juro que yo hubiera hecho exactamente eso, no sé, soy así(n)

Lo que no se me hubiera ocurrido es taparme la cabeza sino que intentaría tapársela al bicho (con lo que demostraría ser imbécil integral, la verdad)

Oye, cuando te pones con el batín y las manos a la espalda ¿llevas una especie de foular en el cuello metido así, como en dos bandas? Es que queda muy elegante a la par que mundano ...

Charly Hell dijo...

Gracias mi querida alimaña, es todo un halago viniendo de ti. Aunque no tienes nada que envidiarme, la verdad. Tus relatos molan y están muy bien escritos.

¿Taparle la cabeza al pájaro? ¿Sólo la cabeza? ¿Tienes gorras para pájaros? ¿Me prestas una?
Si -como es lógico- te refieres a echarle un trapo por encima, lo deseché inmediatamente porque si fallaba tendría que ir a recoger el trapo o toalla y ahí estaría a su merced para picarme mi apetecible nuca. Además luego, una vez que tenga el trapo por encima, ¿quién lo coge? y si se revuelve tirando sanguinarias dentelladas contra el incauto humano? (si, lo se, los pájaros no tiran dentelladas, pero como recurso dramático ha quedado de putifá).

Y si, parece como si me espiases. Llevo un elegante foulard de seda que sobresale por el cuello del batín. Y a veces incluso me pongo el monóculo -lo que pasa es que no lo saco mucho porque me hace callo-. También suelo posar con una copa de brandy en una mano mientras me acaricio mi frondosa perilla. Me encanta tocarmela cuando pienso. La perilla digo.

El día que aparezca será una lucha épica digna de alguna saga Marvel. Puede que te mencione y todo.

loquemeahorro dijo...

Charly Hell: Ha llegado el momento de confesar que siendo una chicuela leí en el Readers Digest (los que tenemos una sólida base cultural, no podemos negarlo por mucho que queramos), que si alguna vez ibas por ahí a caballo y se encabritaba, lo mejor era taparle los ojos con un pañuelo y el animalo se pararía al no ver nada.

Hoy en día esta afirmación me suscita (suscita! he conseguido decirlo alguna vez en la vida) varias reflexiones

- No sé qué me sorprendería más, que yo fuera por ahí cabalgando o que llevara, casualmente, un pañuelillo de la medida exacta para esas lides.
- ¿Taparle los ojos a un caballo mientras corre enloquecido, sin soltar las riendas y mientras intentas mantenerte en la silla? Está bien ponerse objetivos ambiciosos en este mundo, no te digo yo que no.
- Será esto aplicable a un pájaro? A los de cetrería les tapan los ojos, pero lo mismo es para mantener el misterio, quién sabe.


Lo del batín me gustaría verlo, y el foulard me vendría genial para taparle los ojos a algún bicho que se interponga en mi camino y que encuentre mi nuca apetecible.

Lillu dijo...

Yo tengo claro que era una paloma mensajera, que llevaba una bolsita con material de origen inconcreto y destino menos concreto aún en la pata y que intentando liberarla casi la dejáis sin curro. Y tal y como está la cosa laboral, vigilad vuestros coches porque todo el gremio se va a vengar, seguro :P

O sea... hmmm la A? O era la B? Una de las de modo "Liberad a Willy", la que tenga más votos en el recuento final :D

saluditos!

loquemeahorro dijo...

Lillu Andaaaa, pues ahora que lo dices... yo entiendo, palomita mía, que la cosa está muy mala, pero ese tráfico al que te dedicas, es una opción laboral poco aconsejable.

Y eso es una advertencia para todas las palomas del mundo, que sé que leen mucho este blog.

JuanRa Diablo dijo...

Yo sí que he tocado muchas palomas porque he vivido en una casa de campo donde había muchas.
La paloma adulta siempre será un primor (como tu vestidito rojo) si la comparamos con la paloma recién nacida. ¿Tu has visto un pichón de cerca? ¡¡¡La cosa más fea del mundo!!

Estoy dudando mucho con la respuesta pero me voy a inclinar, como la torre de Pisa, por la C.

exseminarista ye-ye dijo...

Pues elijo la no me acuerdo cual, la del fush-fush, que al fin y al cabo es lo que yo habría hecho. Porque uno es biólogo, sí, pero me dan un asco esos bichos que ni pa qué.

Vamos, es como si uno que ha trabajado con ratas, supermonas, blancas, preciosas, se encuentra con una asquerosa rata rastrera de cloaca con una pata herida. Veneno es lo que le echo.

Pero sin acritud y desde el respeto a la naturaleza y blablabla.

Aunque tampoco me extrañaría mucho que fueras correteando detrás de la paloma, la verdad sea dicha.

Salud y gracias por volver, oiga.

loquemeahorro dijo...

JuanRa Diablo: Alguna vez he visto un pajarito de esos que todavía no tiene casi plumas y hay que reconocer que son grimosillos hasta el límite.
Ahora imagíname con cara de asquito, como de señorita Rotenmeyer cuando fue a la casa del abuelo.

Ex seminarista ye-ye: A mí no hay rata que me parezca preciosa, hasta los ratoncitos normalillos me dan repeluco. Pero también dicho desde el respeto y el "a mí me gustan mucho los animales", oye... que lo digo en serio.
Y me alegra saber que tú me entiendes (creo), siendo biólogo.

Gracias a ti por pasarte!

Isi dijo...

Hombre por favor, yo voto por Arya Stark! :D
Bueno, voto por la A y cualquier día voy a veros el espectáculo, que seguro que me lo paso pipa :DD

Me ha encantado también la escena de tu hermana con los bolsos y todo. Si es que las madres están hechas de otra pasta!!!

Por cierto, detecto mucha animadversión hacia las aves de ciudad en los comentarios... En León hay una plaza, que tiene nombre, pero que la llamamos "la plaza de las palomas", por razones que todos imaginaréis. Pues bien, de pequeña una de las cosas que más me gustaban era darles de comer a las palomas, intentando que comieran de tu mano para ver si las conseguía tocar. Vamos, que no me daban nada de asquito :D

loquemeahorro dijo...

Isi Sí, tienes razón, yo también he notado una gran animadversión palomística. La mayoría no solo han votado la de fush-fush, sino que es lo que hubieran hecho ellos/as.

¿Qué habré hecho yo? ¿Y mi hermana? ¿Y los bolsos?

Ángeles dijo...

Yo creo que la respuesta correcta es la C, con resultado de paloma liberada.
Pero creo que yo no hubiera intentado liberarla. Porque yo, amiga Loque, yo una vez toqué una paloma... Iba yo un día con una amiguita cuando vimos una paloma en la acera, que no podía volar. Con las pocas luces propias de la edad del pavo, cogimos la paloma (bueno, la cogí yo) y se la llevamos a un señor que tenía un kiosko allí mismo y del que sabíamos era criador de pájaros, a ver si podía hacer algo por ella. El buen hombre la miró y de inmediato dijo que el pobre animal no tenía remedio y que la soltáramos porque se iba a morir... porque estaba llena de parásitos. ¡Aaaggg!
La dejé en el alcorque de un árbol y fuimos corriendo a mi casa a lavarme las manos.
Pasé varios días pensando que me iba a convertir en mutante o algo de eso, pero por suerte no me pasó nada. Creo.

Ahora a las palomas que llegan a mi terraza no les hago fush-fush pero tampoco las trato con cariño, por muchos regalitos que me dejen, las muy...

loquemeahorro dijo...

Ángeles: Ay, pobres, vosotras que ibais con vuestra mejor intención... En fin, ya se sabe que no hay buena acción que no reciba su castigo.

Aunque bueno, a vosotras tampoco os pasó nada, o eso espero.

Mientras Leo dijo...

En mi caso es la d, pero porque los pájaros y yo nos llevamos fatal. Me dan un pelín de miedo....a a lo peli de Hitchcock, lo sé
Besos

loquemeahorro dijo...

MientrasLeo: Hitchcock hizo mucho daño a las aves del mundo.

Yo, mismamente pasé un poco de (mucho) miedo una vez que estaba en una bucólica playa solitaria... viendo un montón de gaviotas.


Chechu Rebota dijo...

Juraría que te había comentado en esta entrada, pero parece ser que no... Personalmente voto por la A y es más, vente a Valencia a hacer bolos, que si la paloma se te pone en plan diva y abandona el show puedes hacer casting para encontrar a otra, que aquí hay muchas.

loquemeahorro dijo...

Chechu Rebota: Está bien saber por dónde ampliar nuestro circuito, y dónde podemos hacer los nuevos cástings, gracias por el soplo.

Gallo dijo...

Yo me quedo con el fush fush. Aunque hubiera sido divino verte en rojo con olanes haciendo bodevil de jueves a sabado.

loquemeahorro dijo...

Gallo Es espectáculo yo creo que hubiera tenido mucho éxito, no te creas, pero ahora, con el 21% de IVA...