martes, 2 de septiembre de 2008

Lenguaje no corporal

Hay peinados que dicen algo, eso no se puede negar.

Todo el mundo sabe qué significados han tenido en décadas pasadas la melenita ye-ye, o las crestas punks, o las melenas lacias tipo Jesucristo Superstar.

Pero yo me refiero a la gente, que sin pertenecer a ninguna corriente estética/ideológica en concreto, con su pelo te dicen algo:

A mí hay algunos peinados que me evocan una personalidad nostálgica y poética, por ejemplo el "pelo cortinilla".

¿O acaso eso no sugiere un soñador que no acepta la realidad y prefiere vivir en un pasado feliz, en el que ... tenía pelo?

Otras personalidades románticas, tipo Escarlata O'Hara, son las que aún viven, no en las mansiones y fiestas de "Lo que el viento se llevó", sino en los años 80.

La permanente y el ahuecado son su Tara particular.

Si fueran conocidos tuyos y te los encontraras un día, podrías decirles "por mí no pasa el tiempo" (o por lo menos por mi peinado).

Cuando se tiene el pelo corto, se puede llevar el peinado "pavo real" (uuuuuuh) que consiste en llevar los pelos de la coronilla levantados en semicírculo, que quiere decir que no te peinas al levantarte, o que tu espejo no te deja ver el cogote, o que necesitas graduarte la vista. Y en todos los casos, que usas almohada.

En el bus se sienta delante de mí muchas veces, una señora que lo lleva siempre así.

Es doblemente pavo real, porque además de llevarlo así levantado, deja ver 2 franjas muy bien diferenciadas: una negra/gris y otra medio rubia.

También lo llamo peinado escarapela y lo que me dice es que hace tiempo que no va a la pelu en la que le dijeron aquello de que con la edad hay que darse unas mechas, porque suaviza los rasgos.

A mí el peinado de esta mujer también me dice telepáticamente (o me ordena) que me toque el cogote asegurándote de que yo sí me he peinado convenientemente por la mañana, y es súper convincente, que me paso todo el trayecto haciéndolo.