martes, 1 de diciembre de 2009

Viva el 86 (Editado)

Hace años me contaron una noticia que apareció en televisión, sobre un "sucedido" que pasó en la línea de autobús número 86 de la EMT de Madrid.

El 86 es un autobús súper conocido a nivel mundial, que aparece con frecuencia, ora en la páginas del New Yorker, ora en las del Financial Times, ora en la Hoja Parroquial de la Iglesia Parroquial de Villaverde Alto.

En el caso improbable de que no hayáis oído hablar de él, os diré que une el citado barrio madrileño con el centro de la ciudad.

Como en muchos de esos autobuses que unen diferentes barrios con el centro, la mayoría de la gente que lo coge a las mismas horas, se conoce, por lo menos de vista, e incluso hay “personajes” conocidos por toda la ruta, como el típico conductor suicida, o la señora que se pinta como Julieta Serrano en “Mujeres al borde de un ataque de Nervios”.

Pues en este 86, al parecer, era muy conocido un ….¿cómo calificarle? Un… hombre al que le gustaba mucho el contacto humano, y al no conseguirlo “de grado”, lo encontraba en las aglomeraciones que con frecuencia se producen en el transporte público.

En concreto, le gustaba el contacto humano, si el humano en cuestión era del sexo femenino, y de corta edad.

Al parecer una pasajera que cumplía con estos requisitos, llegó un día compungida a su casa y le contó el incidente a sus padres, ella no les explicó esto del contacto humano y se limitó a decirles que un guarro le había metido mano en el autobús.

Su padre, al oírlo, le dijo que al día siguiente a la misma hora, iban a irse juntos en el citado 86, y que le iba a indicar quién era el sujeto en cuestión.

Nota histórica: Ahí nació la expresión “Viva tu padre”

Dicho y hecho. Al día siguiente, padre justiciero e hija delatora se montaron en el 86, y a la altura de la Glorieta de la Beata María Ana de Jesús (vale, no sé si fue ahí, pero viví en esa zona, y no sabía cómo sacar a colación la plaza con el nombre más largo del barrio) ella le dijo

- Papa, ese es el guarro

El padre, que según la versión del que me lo contó y que le vio en la tele, era “bajito pero con muy mala leche” (yo me imagino a Alfredo Landa), se arrimó al susodicho, con intención de contactar con él, en concreto de que su puño contactara violentamente con alguna parte de su anatomía.

Como a estas cosas suelen precederle unas cuántas palabras gruesas del tipo “Tonto, tonto tú, cacafuti, ya no te ajunto… etc…”, se montó un jaleo alucinante mientras Alfredo Landa intentaba contactar con el citado pasajero, y éste huía vilmente de su abrazo mientras decía “Anda, mi parada, qué casualidad”.

Total, que el conductor paró el autobús y les preguntó que qué estaba ocurriendo (aquí me imagino al Sargento Romerales).

Sospecho que todo el autobús en pleno se puso a hablar a grito pelado y de forma bastante incoherente, sin faltar el que repite tres veces seguidas (de media) la misma frase, convencido de que es un dato fundamental que ayudará al grupo a dilucidar el asunto.

La frase suele ser “Lo que no puede ser, no puede ser”, o “ E’que eto e’una vergüenza”

Al final de una algarabía que sospecho parecía interminable, se constataron varios hechos
a) El motivo de la animosidad de Alfredo Landa contra el individuo X.
b) Que medio Villaverde (por lo menos la mitad que cogía el bus) conocía al tal individuo X, y su afición a las “manualidades”
c) Que todos los pasajeros menos uno, compartían un violento deseo justiciero.
d) Que aquello era una vergüenza, una vergüenza y una vergüenza.

(El tío de "español/español/español" no sé si estaba ese día)

El conductor como máxima autoridad del vehículo, propuso no dejarse llevar por la llamada de la selva y poner el asunto en manos de la autoridad competente. ¿Cómo? Pues desviando la ruta y dirigiéndose, todos juntos a la comisaría donde pondrían al malandrín en manos de la policía.

Y allá que se fueron todos, muy contentos mientras cantaban “vamos de excursióooon”, y se preguntaban unos a otros, si llevaban bocata de filete empanado o de tortilla española (las dos únicas posibilidades de bocadillo en una excursión escolar).

Bueno, quizá lo de los bocatas no pasó, pero lo de que todos (menos uno, insisto) decidieron ir juntos a la comisaría, pasando de ir a sus casas, trabajos, o citas variadas con el destino, sí ocurrió.

Advertencia: Si eres un usuario o usuaria del transporte público y notas tocamientos impropios, por si acaso, no esperes semejante reacción de tus compañeros de viaje, y demuestrale abiertamente tu disconformidad al fulano en cuestión, con algún método coercitivo de carácter expeditivo que incluya violencia verbal. Te recomiendo que juegues a tu antojo con los términos:

Padre, madre, muertos, cago’en, tus, mano, meterdóndeyotediga

Si optas por la violencia física (algo que yo negaré haber recomendado) la palabra clave es “juanetes”.

¿Y qué conclusión sacamos de esta edificante historia? ¿Que en Villaverde son como los de Fuenteovejuna, bueno, quizá un poco menos bestias? ¿Que aunque no lo parezca, en este mundo hay justicia y solidaridad entre la gente?

No, hombre no, que en los transportes públicos hay mucho guarro suelto.

Ah, eso y que es una vergüenza, una vergüenza, una vergüenza.

En el blog de Todo En Balde se cuenta (con mucha gracia) la historia de José Luis, el conductor heroico que me ha recordado esta anesdotilla que dormía en mi memoria. Gracias a Luc, pues y gracias a José Luis.

Edición: Conozco otro caso de solidaridad en el bus, que me contó una de las pasajeras de aquel día y momento, y que ocurrió en una línea similar, de esas en las que se conoce todo el mundo.

Un conductor muy borde tuvo no sé qué problema con un pasajero, no recuerdo por qué fue, pero el pasajero tenía claramente la razón, claro que al ser el conductor el que mandaba.... (aquí me imagino al hermano gemelo malvado del Sargento Romerales), le echó del autobús.

Los demás pasajeros, una vez más "fuenteovejunizados" le dijeron que era una injusticia, y que depusiera su actitud.

El conductor no depuso nada, como se veía venir y los viajeros, en vez de bajarse los pantalones (como también se venía venir), se bajaron... pero del bus.

Sí, se bajaron todos los viajeros en señal de protesta y se quedaron esperando otro autobús (que yo que conozco esa línea, os digo que tardaría 2 horas).

Otro bonito gesto que ni salió en la tele, ni en ninguna parte. Pero que yo os cuento ahora pispo.

26 comentarios:

lammermoor dijo...

No puedo creerme que vaya a ser la primera.
Como ahora vivo en una esquina de Oviedo, de vez en cuando uso el autobús; y efectivamente, terminas por conocer a muchos de los usuarios e incluso mantener conversaciones con ellos:
En cuanto a personajes característicos: una señora (tipo barbie geriátrica) que me recordaba a los electroduendes (por aquello del pelo); o la doble de Pamela Anderson.
Ahora que no me imagino a ninguno de los conductores de "mi" linea en plan Fuenteovejuna.

P.D: también viví en una calle con un nombre que era más largo que la propia calle.

lammermoor dijo...

No quiero abusar pero Loque ¿por qué no dedicas una entrada a las conversaciones (telefónicas o entre viajeros) que oímos, o sufrimos, en el bus?

julio querol cañas dijo...

Dudo mucho que la solidaridad de la gente, sea como cuentas en la historía.
Cuando se trata de ir a denunciar juntos a la comisaría.
Siempre saldra alguno que diga...
Me voy que tengo prisa.

Isi dijo...

Cómo mola!! me encanta eso de la solidaridad entre la gente. Yo hubiera hecho lo mismo porque odio a esos individuos (ya me han "asaltado" dos exhibicionistas cuando estaba sola por la calle, y no te cuento lo que les haría, se pasa un miedo...).
Mira: cuando a mí me atropelló el coche, las chicas que había en la calle me socorrieron y sus gallardos acompañantes salieron corriendo detrás del coche. todavía podemos confiar los unos en los otros Loque!!

Me imagino a los del autobús con cara de malas pulgas y el manoseador deseando no haber nacido. Me encantaría haber estado allí!!!

Hilario dijo...

Claro que si, hay que acabar con esta gente. Aunque en la historia han tardado un poco en reaccionar. Porque si todos le conocían, quiere decir que pasaban del asunto.
Un saludo.

loquemeahorro dijo...

Lammermoor: Yo también coincido con una Barbie Geriátrica en un bus que pasa por mi trabajo y que no suelo coger, pero las pocas veces que lo he hecho ¡¡ahí estaba, inconfundible!!

No abusas en absoluto, además la idea de las conversaciones en buses me tienta mucho, más de una vez he lamentado no llevar una grabadora. El otro día oí una....

Julio: La solidaridad suele brillar por su ausencia, pero a veces (pocas) pasa. Aunque en este caso seguro que hubo uno que se tenía que ir, pero ya sabemos quién era!

Pero no es la única historia que conozco de solidaridad autobusera, de hecho voy a "editar" la entrada, para contar otra más.

Isi, siento esas experiencias, pero me alegro de que por lo menos hayas encontrado gente que te ayudara, y lo de los chicos corriendo detrás del coche, habla mucho en su favor.
Yo una vez perdí el conocimiento en el Metro, y la gente me atendió, me sentó en un asiento, etc.. Por lo menos nos queda eso!!

Hilario: Igual que le digo a Isi que me alegra haber encontrado solidaridad entre la gente, te digo a tí, que tienes razón, hasta que alguien no montó un escándalo, todo el mundo calladito, sabiendo que ese tipo era un impresentable.

Inma dijo...

Yo a la gente en general la considero solidaria pero el "todos a una" miedo me da, el linchamiento sin reflexión, en plan "La jauría humana" uf ¡qué horror!

Me ha encantado lo de Barbie geriátrica de Lammemoor. Mi hijo Santiago ha hablado muy bien desde muy pequeño, una vez, tenía unos 18meses, paseándolo su padre en el carrito adelantaron a una mujer de éstas, vestida de fucsia, mu apretá, con la melena rubia, muchos complementos... El niño se volvió al verla y le dijo: ¡guaaaapa! Enrique no sabía dónde meterse y la señora loca de contenta le dijo: guapo tú, qué gracioso. La Barbie no se había visto en otra desde hacía 40 décadas.

Isi, ¿que ibas leyendo? y tú Loque, ¿te desmayaste por el kh-7? ¿o ya lo estabas dejando?

lahierbaroja dijo...

Me ha gustado tu entrada... y además me ha surgido una duda: ¿por qué los bocadillos para las excursiones siempre son de tortilla o de filete empanado? Haciendo recuerdo los bocadillos de una u otra forma... qué bueno... ¿acaso está prohibido mandar los filetes sin empanar?

loquemeahorro dijo...

Inma: Mira qué feliz hizo tu hijo a un ser humano.. a un ser humano con un criterio estético pésimo, pero ser humano al fin y al cabo.
Ah no, eso pasó hace años, antes de conocer al kh-7 de mis amores.
Hacía mucho calor y ... a lo mejor lo cuento en una entrada....

La Hierba Roja: El tema de los bocatas siempre me ha intrigado muchísimo, oye!

Yo no sé ahora, pero cuando yo era pequeña, era sota, caballo y rey.
Y el que no llevaba esos bocadillos era un rarito, claro.
Y el tema del empanado también era muy misterioso ¿como vas a meter un filete entre pan, le pones todavía más pan (rallado)????
Ummm, grandes misterios de la humanidad!!


Muchas gracias a las dos

R. dijo...

¡Hola Loque!
En este lado del charco el transporte público es un caos. ¿Has oído hablar de las combis asesinas limeñas?
Muchas veces son inevitables los roces y tocamientos involuntarios por lo apiñados y asardinados que van los pasajeros especialmente en las horas punta.
Aquí fue noticia que un chofer de combi (aquí no le ponemos tilde en la "o") SECUESTRÓ a sus pasajeros durante varios minutos para evitar que la policía de tránsito le pusiera una merecida papeleta (infracción de tránsito, en cristiano).
Debo confesar que cuando estoy a punto de ser "solidario", me lo pienso un ratito si no se tratará de una cámara indiscreta (eso debe ser una especie de trauma).
De mi etapa escolar (hace unos añitos), a las excursiones teníamos que ir con el arroz chaufa de toda la vida, nada e ají de gallina u otros platillos que podían fermentarse, malograrse. Ya te imaginarás a la hora del almuerzo preguntándonos por el menú (que si uno camufló unas papas fritas, o si le puso carne de soya, etc.)
Sí pues, lo que no puede ser, no puede ser, además es imposible. :/
Saludos,
R.

loquemeahorro dijo...

R:
Jo, veo que en todas partes, los excurionistas escolares comen lo mismo entre ellos, y si alguno cuela algo más exótico que una mandarina, se siente el héroe de la jornada!

No, no había oído lo de las combis, pero aquí hay mucho conductor kamikaze,y los tocamientos (más bien aplastamientos) no buscados, ocurren mucho.

Yo, deportes de riesgo no he hecho nunca, pero debe tener mucho amor a la aventura, porque llevo toda la vida usando el transporte público!

Camino dijo...

Loque, en vez de los juanetes, aconsejo la patada-en-los-güevos Torrentil!!
Bravo por los de Villaverde, ese padre y el autobusero.

loquemeahorro dijo...

Camino: Ahora que no nos oye nadie... yo estaba pensando en lo mismo cuando lo escribí, pero no quería que me acusaran de incitar a la violencia física.
Espera ¿lo acabo de aconsejar, no?
Entonces no he quedado tan bien como yo creía :-)

jane dijo...

Aunque creo en la solidaridad humana, eso de que todos a una hayan ido a la comisaría me suena más a escaqueo laboral y a novelería que a otra cosa. Jefe, llego tarde porque he tenido que cumplir un deber ciudadano y tal. O "¡si vieran lo que me ha pasado esta mañana!". Los humanos somos así.

laesti dijo...

Como defensora a ultranza del metro y detractora feroz del bus que soy, no tengo anécdotas de bus distintas a yo misma perdida por haberme bajado antes/después de tiempo.
Eso sí, una vez el tipo que tenía sentado al lado en el metro me cedió su periódico. Y no era uno gratuito, era el País. Vale, me lo cedió porque yo ya estaba leyéndolo por encima de su hombro, pero fue un detalle supersolidario, ¿no?

maribel dijo...

Hola Loque, no te llamo mujer de incontestable belleza muy alto, que luego te acusan de provocar a estos señores...
Me ha encantado lo de la plaza de la Beata, que hemos recorrido muchas, muchas veces regresando a a casa de unos amigos andando, en lugar de coger el bus, a que va a ser por esta historia...
Lo de las palabras gruesas no pasa la censura, y lo de dejar pasar sus citas con el destino no tiene desperdicio...
Lo de "juanetes" es lo de pegarle en los ... con unas naranjas envueltas en una toalla para no dejar marca, ¿no?, esto, que no lo digo yo, se cuenta por ahí...
Qué buena la tortilla de patata!!, vamos a tener que ir de excursión a Perú con R para acompañarla del arroz chaufa...
¿Se tomaron el pisco sour celebrando el aniversario del Shandy?
;-)

Doctora dijo...

Jjajajajajaja,cuando he visto el título de la entrada pensaba que te referías al año,cuando he empezado a leer no podía creérmelo...¡Yo soy de Villaverde!
Conozco el 86 aunque yo vivo en Villaverde Bajo y aquí nos transporta el 85.
Respecto a que si en Villaverde somos unos criminales tú,que has vivido aquí por lo que cuentas,no tendrás ninguna duda.De hecho en la linea de autobús 130 (que también pasa por el barrio)instalaron unas mamparas para proteger a los conductores.
La anécdota la desconocía y me ha hecho mucha gracia.
Parece una gilipollez,pero me ha hecho ilusión ver el nombre de Villaverde en tu blog.Al fin y al cabo sólo se menciona el barrio en los medios cuando hay un asesinato.Somos como Vallecas,pero sin su encanto ;)

El Señor de las Moscas dijo...

Huy, en el 29 teníamos un psicópata que te miraba con ansia de sangre. Se lo digo principalmente porque a mí me miraba con bastante ansia todas las mañanas. Que no vea que desasosiego de mañanas, oiga, hasta que construyeron el metro.

Isi dijo...

Inma: te juro que no iba leyendo y que iba por la acera, ni siquiera iba a cruzar. EL problema es que el conductor iba borracho y a unos 80 por hora, y se salió de una curva... En fin...

Oye Loque, yo también quiero un post con conversaciones del bus, que yo esas cosas me las pierdo al no necesitar jamás el transporte público ;)

loquemeahorro dijo...

Jane, yo he tenido jefes que si llegaba tarde porque me había pillado un atasco, pase. Pero les llego a decir que llegaba tarde por una acción solidaria, y me despiden directamente!
Claro... nunca habrán ido en el 86!!

La Esti He ahí una gran verdad: Saber dónde te tienes que bajar cuando vas en bus, sin conocer la zona, es complicadísimo.
Menos mal que ahora hay cartelitos con los nombres de las paradas, antes había que pedirle al conductor que te avisase en "la parada de la gasolinera" (para bajarse en cualquier otra gasolinera del recorrido, claro)

Maribel: La tortilla de patata tiene la misma cualidad que el pisco-sour: Siempre me apetece!
Digooo, que son grandes especialidades de nuestros países hermanos...
Lo de la toalla con las naranjas me parece mejor idea que la inicial, pero insisto en que esto lo digo en "petit comite"

Doctora ¡¡Viva Villaverde!!

Pero lo confieso, nunca he vivido ahí (aunque hace años tenía una amiga en Puerto Alcocer), donde viví varios años fue a varias alturas del barrio de Delicias y he cogido ese bus más de una vez, para ir hasta Atocha.

El Señor de las Moscas ¡¡Jo, el 29 nunca lo he cogido!! Y al señor ese asesino no le conozco!!
Había un conductor en el 122 que me daba miedo, no solo por cómo conducía, así... en general...

Isi Cada vez que me acuerdo del fulano ese que te atropelló en la acera... me dan ganas de utilizar el método ese de las naranjas que dice Maribel, bueno (ver "Los Timadores" para más explicaciones.

Tomo nota del tema de las conversaciones buseras.

Inma dijo...

Pues vaya, Isi, qué plan tiene la peña ¿te pasó algo? ¿te indemnizaron?

Me bajé de intranet unos capítulos de los timadores pero a mi me gustan los argentinos no los españoles, y de los primeros sólo se bajó uno, los demás eran de cosecha propia.

feliz jueves.

loquemeahorro dijo...

Inma,
Me he explicado mal, me refería a la película "Los Timadores" de Stephen Frears, con John Cusack, Angelica Huston y Annette Benning
http://www.imdb.es/title/tt0099703/
que os recomiendo vivamente.
Además está basada en una novela de Jim Thompson, un autor con el que tuve un cuelgue hace unos años, y que creo que consiguió transtornarme más de lo que estaba antes.
¿La serie puede ser Los Simuladores? ¿La que en España puso Cuatro? Lo digo por lo de argentinos...
Yo solo vi la española, y a mí me gustó, por lo menos la primera temporada.

Inma dijo...

Sí, sí, los Simuladores. La serie española se basó en la argentina, uno de los protagonistas es Diego Peretti, que me gusta mucho.

Te has explicado perfectamente, yo que me he liado con tanto mentirosillo. Los timadores la vi cuando la estrenaron, me gustó bastante aunque no sé cómo me pude concentrar, recuerdo que era semana santa y en Sevilla todo el mundo estaba viendo procesiones, un amigo y yo decidimos ir al cine, sólo estábamos nosotros y otra pareja. El cine inmenso pero se sentaron en la misma fila que nosotros. Al rato se estaban revolcando por la moqueta. Cuando encendieron las luces él, de espaldas, en el suelo, subiéndose los pantalones, se le veía lo que tu le viste a tu fontanero. Así, que a mí me dicen los timadores (y si no la confundo con los simuladores) en la escena en que pienso es esa.

Hay gente pa to.

loquemeahorro dijo...

Qué bueno, Inma, me ha encantado!!!
Lo de que le viste lo que a mí me enseñó el fontanero, genial.

Vosotros huyendo de la Semana Santa y os encontrasteis de pleno con "la pasión".

Yo una vez estuve de tercera involuntaria en un zafarrancho similar en el cine, y es que el chico estaba tan entregado a su asunto que de paso me metía a mí pierna, la peli era "Orgía con un vampiro", o por lo menos la que yo vi, se debería haber titulado así.

Luc dijo...

Señores:
qué gustito dar inspirar cosas. O traerlas a colocación, que lo mismo me da.
Cómo me ha gustado Alfredo Landa y cómo me ha gustado que la gente haga piña contra el mal. Da un poquito de esperanza pensar que allá donde hay un guarreras, hay un señora escandalizada y un señor con ganas de tortas; que allá donde un tio malasombra incordie impunemente, se levantará una voz universal, hecha del material con el que se hacen las denuncias policiales, que diga "Abrase visto la poca vergüenza!!". Gracias a eso salgo por las mañanas con cierta curiosidad.

loquemeahorro dijo...

Luc: Me place que te plazca, ya que efectivamente, eres la inspiradora de este post.
No se dan muchos casos de solidaridad autobusera, pero alguno queda.

¡¡Todos contra el guarrete de autobús/metro/loquesea!!