lunes, 14 de febrero de 2011

En este día tan potito

He de confesaros que he encontrado el amor verdadero.

Sí, otra vez, qué pasa, no, no es la última entrada repetida, es que me ha vuelto a pasar.

Yo es que, hora es ya de decirlo : Soy una romántica incurable, que jamás se desilusiona y entrega su corazón, aaaay, más veces de las que quizá debiera, o debiese.

Resumiendo, que no soy una "romántica curable", otra cosa que todo el mundo sabe que no existe como "persona de clase media excéntrica".

Hoy es el día mejor para confesar que me enamoro, que soy una "enamorada del amor", persiguiendo la sombra de una fantasía que ... perdón, es que he visto a uno leyendo La Sombra del Viento en el Metro y me ha dado un aire.

A lo que iba:

Fue en la tele, en un programa de La Dos que se llama, bueno, mejor me lo callo, por si me demandan.

Son breves entrevistas, de a lo mejor cuatro o cinco personas que supongo yo que lo que tienen en común es que tienen una web o similar.

Por ejemplo, aquel día salía un publicista, uno que hace papiroflexia, otro que tiene una revista de cotilleos donde puede salir cualquiera. Cualquiera que pague 50 euros, vamos.

Y todo va como cortadito: 2 minutos del publicista, 2 del papirofléxico (no le daba tiempo ni a sacar el papel, el pobre, con lo que yo admiro a los papirofléxicos)... y así.

A un lado de la imagen aparecen unos letreritos o "tags" (a buen entendedor) que ponen por ejemplo PUBLICIDAD, o TIEMPO LIBRE o lo que sea

Entonces le vi a ÉL, aunque era difícil de ver, porque estaba en medio de un mar de cosas de lo más variado, para que os hagáis una idea, lo que ponía en uno de los tags era SÍNDROME DE DIÓGENES.

Él mismo utilizó esa expresión, pero viviéndolo, no avergonzándose, ahí fue donde vi que era mi príncipe azul.

Y es que yo tengo Síndrome de Diógenes, eso está clarísimo, pero hasta ahora no sabía cómo enfrentarlo, y era una afectada vergonzante, que se ocultaba en las esquinas, pero él... él sale en la tele enseñando la chatarra que tiene en casa porque (dice que) todo eso era para un proyecto. ¡Un proyecto! ¡Este tío tiene un proyecto!

Ese tío tiene un proyecto y yo tengo un ... problema, bueno, también tengo que tirar un montón de cacharros.

¡Yo necesito un proyecto! Eso, o un punto limpio cerca de casa

¿Qué pasa? ¿Vosotros no tenéis Síndrome de Diógenes? ¿Seguro?

¿No guardáis en casa ropa de cuando las patillas largas estaban de moda? Sí, esa camisa que "está nueva" y que va a seguir así toda la vida porque os quedaba pequeña y la comprasteis pensando que en que ibais a adelgazar.

O esos zapatos que siempre han apretado, pero que nos llevamos de la tienda haciendo caso a los optimistas vaticinios del dependiente, encerrados en esta mágica fórmula:

- Eso es piel y luego cede.

¿Seguro que no guardáis papeles y papeles con una utilidad dudosa? ¿Listas de la compra del 2004? ¿Revisitillas rijosas? ¿El álbum de cromos de Naranjito?

¿Y en la cocina? ¿No guardáis un bote caducado de cardamomo que utilizasteis un único día y que tiene una etiqueta en pesetas? ¿Y aparatos que parecían el colmo de la utilidad y que ahora sobreviven desmontados, después del segundo lavado?

Hay que recordar que en cuando cruza la puerta de la cocina pasa a llamarse "Síndrome Yogurtera".

Pues yo sí, que lo sepáis, así que cuando le vi, lo tuve claro: Nos casaríamos. Me vas a decir que ese tío tiene ya pareja, venga hombre... que respire no, por lo menos. Bueno, pues nos casaríamos y viviríamos en medio de la inmundicia, pero ya sin remordimientos ni vergüenzas, y le diría a la gente

- No, no tenemos una tendencia obsesivo-compulsiva a acumular bazofia en casa, es que "tenemos un proyecto".
o
- El locuelo de mi marido tiene un proyecto.
o
- El jueves es el día de visita en que voy a ver a mi marido.


Según tenga el día.

El tipo iba hablando más y más, de las joyas que la gente deja en la basura, que reconozco que me daba un pelín de asquito, o de los libros, comics y discos absurdos que había ido recopilando por ahí (volví a sentir que le amaba).

Cortaron la entrevista, y pasaron a otro tío, y yo mientras pensaba en nuestros hijos... y en cómo corretearían... en medio de aquella inmundicia, y jugarían con las ratas que les amputar... No, espera, casi mejor no tener hijos.

Volvió a hablar y dijo que él en realidad era músico. ¿Veis? Es un artista.

Pero claro, unía sus proyectos con la música: Aparece una especie de guitarrita hecha con un envase de detergente (que ni siquiera era de cachesiete) y empieza a tocar:

- Gling, gling, gling....

Al 7º gling pensé "Macho, puedo soportar hasta ese jersey rijoso que llevas, cuyo origen no es imprescindible que especifiques, pero con esto, no puedo"

Y así acabó nuestro amor ficticio, así, se desvaneció sin más, entre aquellos trastos apilados en carritos de supermercado.

Fue como el programa, rápido, inmediato, fruto de estos tiempos que corren... que corren lejos de su casa.

37 comentarios:

Natalia D. dijo...

Creo que hoy soy la primera. No me lo puedo creer. ¡quiero un premio! No comento nada que no quiero que me quiten el sitio. Bueno, si que si cambias de opinión y te casas con el del "proyecto", prefiero que no me invites a tomar el te a vuestra casa.

Hilario dijo...

¿Todo eso imaginaste en un momento? Mira a ver si hay un record guinnes de esa categoría, porque tienes opciones. jajaja
Un saludo.

loquemeahorro dijo...

Enhorabuena Natalia D, eres, eres la primera.

Creo que el "tren" del proyecto ya partió porque yo seré incurable, pero no tanto.

Hilario Pues ahora que lo pienso, sí, se me ocurrió todo como en 5 minutos.

JuanRa Diablo dijo...

Osea que te entregas en cuerpo y alma al amor verdadero de los de verdad, el true love que dicen, y llega un gling glin glig cualquiera ¿y lo tiras todo por la borda?

Así no vas a tener hijos rubios en la vida, Loque. Así no.

loquemeahorro dijo...

JuanRa Diablo Vale, me caso con él, tengo hijos y después traes a los tuyos a jugar a nuestra casa.

No, no, que es broma, no avises al Defensor del Menor.

Gallo dijo...

Loque: Pues yo me inclino mas por el rubiecito de la biblioteca, salvo que le enseñes a leer; porque casándote con el guitarrista ademas de vivir en inmundicia terminarás limpiandola tú solita. Para eso se casa una, para hacer de sirvienta.

loquemeahorro dijo...

Gallo Creo que tienes razón, además el otro tiene pinta de que tiene una madre de esas que te dan un tupper de croquetas de vez en cuando.

laesti dijo...

Qué historia tan bonita, tan intensa y tan de verdad, con ella podría hacerse un culebrón venezolano de esos que ponen en la 1 por las tardes.
¡Soy octava" Esto para mí es todo un record.

julio querol cañas dijo...

Me lo he pasado pipa con esta entrada.Y tambien he aprendido lo que tengo que decirle a mi mujer cuando me pregunte, ¿para qué quieres la mie...a que tienes en el trastero? Le dire que tengo un proyecto.

Figurate que grado de "DIOGENEIDAD"
tengo que cuando voy al punto limpio a llevar algo (que me obligan) en más de una ocasion he tenido que reprimir mi impulso para no meterme en algunos de los contenedores,aprovechando que el vigilante esta distraido.

Salutacions i salutacions

Doctora dijo...

Eh,ya sé que le voy a decir a mi madre cuando me pida que ordene la habitación.Y si lo del proyecto no funciona me pongo a cantarle algo ;P
Quizá vuestra relación sí hubiera cuajado,la inmundicia une mucho.

Lillu dijo...

Pues mira que hacíais buena pareja, chica... Bueno, eso si era rubio, claro :P

No creo que la cosa se acerque al Diógenes del muchacho, pero cada vez que voy de visita a casa de mis padres me dedico a tirar las cosas caducadas que encuentro en su cocina. Posiblemente todos los hijos hagan eso en las cocinas de sus padres, pero encontrar un bote de albahaca caducado en 1993 seguro que no todos lo hacen XDDDD

Si mi madre lee esto no me deja volver a entrar en su casa, jajaja.

saluditos

PD.: Y el papirofléxico no te molaba o qué?

Alice Silver dijo...

Te lo juro ¡tengo un bote de cardamomo caducado! ¡pero muy caducado! Y ni siquiera lo he abierto. Y el otro día mi madre me hizo que me llevara de su casa el álbum de "La bruja novata", menos mal que todavía se quedó el Milloncete...
Bueno, espero que a la tercera vaya la vencida y tus hijos puedan corretear en libertad sin guantes de cota de malla.

Lo que diga el espantapájaros dijo...

He visto ese reportaje!!! Ya te vale, creo recordar que era anti morbo y más feo que Picio...

l'archivadora dijo...

¡Aquí otra candidata a tener Síndrome de Diógenes! También soy de las que tiene botes de especias caducados hace diez años (como descubrí hace unos días)

Loque,Valentinín, Diógenes,... ¿será a la tercera la vencida y por fin encontrarás "el verdadero amor" (expresión al más puro novela rosa, con prota con el tirante del corpiño caído)?

SRO dijo...

plash! plash! plash! muy bueno! muy bueno! vaya proyecto...de marido.

yo, que tengo -bueno: tenemos- esa yogourtera ¿es de seis unidades, verdad? y el especiero exótico caducado y toda esa ropa siempre demodé y objetos perfectamente inútiles me animaría a hacer una limpieza, de verdad si contase con un permiso oficial...
pero sé que no me desharía de:
la camisa bonita pero estrecha
el zapato que aprieta
eso es algo personal

loquemeahorro dijo...

Gracias LaEsti, yo creo que sí, si metemos tres tramas secundarias con chicas muy maquilladas.


Muchas gracias Julio, a lo mejor en vez de "diogeneidad", es que estás en un nivel muy avanzado de "proyección".


Doctora Yo que tú, no probaría lo de la música, que recuerda que ha desunido una pareja que prometía mucho.


Lillu Pues no, no era rubio, así que todo estaba perdido de antemano. Lo de los padres/abuelos etc con la fecha de caducidad merece una entrada (o una serie) entera.

Yo creo que todos los mayores de cierta edad están firmemente convencidos de que las fechas de caducidad son una engañifa y que todo dura por lo menos 10 años más.

Oye, oye, el papirofléxico, es que crees que me gustan todos? :-)


Gracias Alice, sabía que no era la única. El Milloncete no lo conozco, aunque en mi casa teníamos un libro con fotos de la peli La Bruja Novata y era súper popular en mi familia.

Me pregunto si aún está por alguna parte....



Lo que diga el espantapájaros ¿Lo has visto? Anda, picarona, que tú lo que quieres es quedarte con él, que lo sé yo.

Vale, el chico no era muy atractivo que se diga, lo iba a poner en la entrada, pero ya venía desengañada de los hombres guapos y ya se sabe que la belleza está en el interior.


L'Archivadora Gracias, es bueno saber que una no está sola, en el mundo de los botes de especias caducadas y eso que todavía no hemos hablado de las latas que dan miedo.

Que no, que el otro no era El Valentinín.... aaaaay, si no te aprendes bien el nombre ¿Cómo vas a bordar bien nuestras iniciales en esa mantelería que sé que me vas a regalar?

SRO Muchas gracias. ¡¡Sí, es la de seis unidades!!

Hay cosas que la verdad, no vamos a tirar en la vida, probablemente las más absurdas, qué le vamos a hacer. Bueno, un proyecto, podemos hacer un proyecto.

Isi dijo...

jajaja ¿De verdad hizo una guitarra con un envase de detergente? ¡¡Si eso es reducir, reciclar y reutilizar a la vez!! Pues yo me enamoraría en ese momento, no antes, porque es cuando descubres que ese hombre sabe hacer algo con lo que acumula (además de acumularlo!). Es genial!!
Ayy Loque, tú te desenamoras muy rápido, me parece a mí...

Yo no tengo Síndrome de Diógentes porque suelo tirar las cosas que ya no voy a utilizar nunca más .Al principio te da pena, pero al día siguiente ni te acuerdas.
Excepto una vez: mi madre guardaba en el trastero mis ponis de juguete (era" "mi pequeño pony, y tenía ponis y un establo muy guay) y un día los tiró... :(
¿por qué me hizo eso?? Mis poniiiiiiiisssss

Selerkála dijo...

¡Jajaja! Justo el pasado viernes hablé del Síndrome de Diógenes Textil que sufría mi armario desde hace tiempos...
Y no te cuento nada de lo que padece mi madre, que una de sus frases favoritas es "Ay, hijamiahijamia, quien guarda...¡encuentra!".
Que esa debe de ser la frase maestra que acompaña los entrenamientos de madres que las enseñan a encontrarle a sus hijos todo a la primera, incluso en lugares en ellos ya habían mirado....

Saludossss

loquemeahorro dijo...

Ah Isi es que el primer pony te lo dan gratis, y después cuando ya te has acostumbrado....

Selerkala Las madres, abuelas etc y sus filosofías de guardarlo todo, o de que todo está nuevo... ayyyy.

El Señor de las Moscas dijo...

Corrijo; las patillas largas NEVER EVER pasan de moda. Reivindiquémoslas (fabulosa palabra, ésta: 'reivinquémoslas').

Yo también tengo Síndrome de Diógenes, no es usted la única, qué coño va a ser. Lo malo es que mi compañero de piso es de la escuela del interiorismo minimalista. Que mire, qué asco de escuela. Además, en mi casa hay gotelé y ya le he dicho que el gotelé y el minimalismo son, por fundamento, cosas incompatibles. O que, si las juntas, les pasa como a las fracciones: que se multiplican. Pero no me hace ni caso.

Y sí; apoyo completamente su tesis. Músicos, no. No, no y no. Y como sean encima luthiers de estos eco-luthiers que te hacen instrumentos musicales con la lata de Whiskas vacía, apaga y vámonos. Por mucho que vea usted la Dos -que excéntrica es usted-, hay cosas por las que no podemos pasar.

maribel dijo...

Jajajaja!, Loque, esta vez lo has clavado...¿cómo sabías lo del bote de cardamomo de mi cocina?...eso que prometimos no hacer en casa de mamá...cuando yo tenga mi casa no voy a acumular...

Nuestro pecado es traer de los viajes cosas para las paredes...que en un castillo tal vez...¿no sabrás de alguien a quien le sobren paredes...?

Te veo muy firme en la idea de buscar pareja, Bibliotecario, Kh7, el del síndrome....no sé no sé
(Los guisantes están en esfuerzo sobrehumano para añadir 24, 28 horitas al mes de marzo....)
Un abrazo ;-)

loquemeahorro dijo...

El Señor de las Moscas Eco-músicos, en serio ¿se puede caer más bajos? Además yo ya tuve una experiencia en ese sentido y acabó fatal ¿y si luego triunfa y se fuga con Lady Gagá (para robarle el huevo)?

Tú lo has dicho Maribel que a lo mejor hemos ido aprendiendo de personas que tenían grandes casas de campo, o pisazos esos de "La Gran Familia" y se podían permitir acumular trastos, pero nosotros, oh, humildes Bibs...

Ojalá pueda ser.

bibliobulimica dijo...

Loque:
¡pero que rápido vas hija! ¡que risa me ha dado! y luego vengo y leo los comentarios ¡y me río un poco más!
Como bien dice Juanra así no vas a tener hijos rubios loque...tengo una hermana que es justo como Lillu, llega de visita a casa de mis papás y después mi mamá vocifera que no encuentra su sal con ajo; las hierbas italianas y todo eso que había caducado (pero que parece se reproducen en su alacena, porque mi hermana jura que ha tirado todo lo caduco y en la siguiente visita ¡anda que hay más!)

bibliobulimica dijo...

y en otro comentario (tengo miedo de la nave nodriza) te cuento que tengo el síndrome de Diógenes, y que he tratado de deshacerme de él, a la par que tiro los juguetes de mis hijos (ya los he escuchado como Isi gritando por ellos ;) ) y se ha salvado milagrosamente un Igor (burro-amigo de Winnie Pooh) que el más pequeño esconde cada que me ve con ansias desacumulatorias. El otro día para que no digan, saqué unos libros. Que vean que aquí nadie se escapa de desentilichar (ni yo)
un beso grande,
Ale.

jane dijo...

Ay, Loque, no desesperes, ya verás que un día de estos encontrarás un galán que nos convenza a todos (porque ya sabes que en esto tus fans tenemos voz y voto), no uno que no sepa quién es Huxley o que viva entre la morralla. Sí, sí, reconozco que yo también tengo una bicicleta estática que, aparte de hacer bulto, ya no funciona pero eso no quiere decir nada.
Tú, mientras tanto, vete ensayando lo de bajar las escaleras majestuosamente, sin caerte (no como yo, que una vez todo el mundo me vio las bragas, nada romántico el momento) y ya veremos a unos cuantos a tus pies (música de violines y corazoncitos rutilantes...).
Feliz día tan potito.

loquemeahorro dijo...

Bibliobulímica Pobre Igor, yo creo que deberías indultarle. Y a cambio revisa las latas, que seguro que alguna hay ahí que ha sobrevivido a varias Olimpiadas (en mi casa hay una de espárragos que lleva ahí desde 19...)

Jane Cuento con que me hagas de madrina y enseñes fotos mías de cuando era bebé. Da igual que sean de tus hijos o de cualquier otro niño de los años 70, nadie se va a dar cuenta.

Pero no cuela que me regales la bicicleta estática.

Ah, a mí me pasó una cosa similar, volviendo del baño se me quedó la falda hecha un burruño dentro de los pantyes, precioso, fue precioso.

Uno dijo...

Mi nombre es Uno y también tengo un proyecto.
He redoblado mi odio a Gallardón desde que nos ha quitado el día de tirar trastos viejos por barrio y ahora vago por toda la ciudad de contenedor en contenedor. Colmo a mis amigos de "maravillosos" regalos porque tengo tanta suerte (no hay día que no encuentre una joya abandonada) que ya no me cabe nada en casa. Solo tengo un fallo: músico no soy.
¿Me quieres?

loquemeahorro dijo...

Si no eres músico imagínate la de puntos que has ganado Uno, pero ¿De verdad han quitado esos días?

¡Dios! ¡No!
Los elementos (y el alcalde) están en mi contra.

Sonja dijo...

jaja! vaya yo antes también guardaba pero desde que descubrí lo que relaja tirar me desenganché.

...lo que me pasa ahora es que tengo unas ganas locas de empezar con los armarios ajenos, mi progenitora pertenece a tu secta me temo.

Ángeles dijo...

Mi frase favorita de esta entrada:
, ...que ese tío tiene ya pareja, venga hombre... que respire no, por lo menos.
Te veo muy enamoradiza, pero tal como viene se va. Te hace falta un amor que sea como una yogurtera o una camisa estrecha (que te lo quedes para siempre).
Saluditos.

Compañía de Libros dijo...

Ahora sé que yo también tengo muchos proyectos. Antes pensaba que tenía un problema de organización, pero visto lo visto, he descubierto jauja. Y sí, querida, también tengo varios tarritos con joyas increíbles como polvo de tomate, mejorana, cardamomo (yo también, loque pero usé dos semillitas en el año del diluvio y el otro día, precisamente, hice la vista gorda al moho de siete años o más y cogí otras dos semillitas momificadas). Os recomiendo a todos el hilarante libro de Un perfeccionista en la cocina de Julian Barnes, donde cuenta entre otras perlas una tarde de sábado ordenando los cajones de la cocina donde está la cuchara de cebra gigante que piensas en tirar y cuando ya tienes el trabajo hecho ¿qué ocurre? pues que lo vuelves a meter naturalmente. Un post genial Loque.

loquemeahorro dijo...

Sonja ¿tú no te pasarías por mi casa? En serio, lo necesito.

Gracias Ángeles, creo que eres la única que te fijas en estas frases que a mí me parecen grandes golpes. Menos mal.

La permanencia de la yogurtera en mi vida sí que es preocupante.

Compañía de Libros Muchas gracias, de verdad. Y tomo nota del libro que dices. Por cierto que mi hermana tiene esa cuchara.

Enrique dijo...

Eso es un "amor fugaz" y lo demás es cuento. Mientras no te queden secuelas de todos estos amoríos... tú haz y deshaz y nosotros a reirnos.
Estás creando un nuevo género, je, je.
Un saludo

Enrique dijo...

Ay, Loque, que soy Inma en el comentario anterior.

loquemeahorro dijo...

Inma ¿"Enamoramiento/Desenamoramiento en dos carillas"? Lo mismo me lo copian.

Hermana Sister dijo...

Jopelines, esto es lo más surrealista que he leído de las cosas que has escrito. Me recuerda a Juan José Millás cuando está inspirado.

Tu aún sorprendida hermanasister.

loquemeahorro dijo...

Gracias Hermana Sister, seas quien seas, lo de J.J. Millás me ha placido vivamente.

Porque lo de surrealista es bueno ¿no?

Fdo. MariPili Magritte.