miércoles, 18 de mayo de 2011

Fondo y Forma (I)

A veces la vida te lleva por extraños derroteros que uno jamás se hubiera imaginado. Y además a unas edades que parece que ya tienes tu personalidad bien definida, y que tienes claro si eres de postre o de café, de yoga o de spinning, de echarte la siesta con fondo de madre soltera maltratada o de terremoto alemán.

Es decir, que llega un momento en la vida que te plantas frente al espejo y te ves obligado a sincerarte y decir claramente : "Yo soy de churro".

O de mediamanga o de mangotero.

Nota: El churro, mediamanga, mangotero, es (espero que "era") un ¿juego? tan sádico que algunas dominatrices consideran demasiado fuerte y se niegan a realizar en sus sesiones de sado maso. Consiste en que unos niños se agachan para que otros les salten encima con toda la mala intención de que sean capaces.

Y cuando han conseguido que varias vértebras de los que están abajo hayan quedado dañadas para siempre, uno de los de arriba, hace un gesto con la mano, que lógicamente los del otro equipo no pueden ver y pregunta cuál es el gesto que está haciendo con los brazos ¿Churro, mediamanga o mangotero?.

Y los de abajo gritan ¿Y a mí que me importa qué narices estés haciendo con los bracitos, guapo, si no creo que pueda volver a caminar en posición erecta en mi vida?

Gana el que no acaba tetrapléjico.


Y es que yo he llegado a la conclusión de que uno puede hacerse amigo del alma de alguien que no tenga tus mismas ideas políticas, religiosas o nivel económico. Pero que las diferencias realmente insalvables son si eres de los que pone el aire acondicionado a tope en la oficina o a los grados que recomienda el gobierno y que os dicho cientos de veces que son más sanos, y que si a Pelaez le da la gana venir con traje y corbata en medio de Agosto, no me voy a quedar yo congelada.

- Pues yo tengo calor.

- Pues mis padrinos visitaran a los tuyos y les van a dar una somanta que ya se van a enterar tus padrinos a qué temperatura hay que poner el aire acondicionado.


En fin, que hay más fallecimientos (especialmente de termostatos) en oficinas y espacios comunes, por el aire acondicionado, los que fumaban o no, los anti-abrir ventanas, los pro-abrir ventanas y otras posturas irreconciliables que por cualquier otro motivo de auténtica trascendencia que realmente afecte a la sociedad.

Motivos como por ejemplo: ¿Por qué existe tanta gente en este país que no sabe apagar su propio móvil? ¿Quién fabrica para otras marcas?

Pues imaginad que toda la vida habéis sido de una cuerda, y a una proba edad os pasáis al bando contrario.

Sería como encontrar a un tuno que finaliza la carrera: Sorprendente.

Quiero recalcar que no he dicho "A tiempo", porque entonces hubiera sido "Milagroso".

Y sí, me ha ocurrido a mí. No, no he cambiado de sexo, ni me he hecho fan de Tele 5: Me he apuntado al gimnasio. O sea que he cambiado mi postura, que en concreto, solía ser sentada o tumbada.

Creo que habréis podido deducir, hasta ahora mi relación con el deporte, aunque no inexistente, había sido como mínimo, difícil. Como se suele decir, de amor-odio.

En concreto, él me odiaba a mí. Bueno, en eso seguimos igual, yo le voy cogiendo cariño, pero él, él me tiene una manía...

Sigue pendiente una entrada, que alguna vez me han propuesto, y que se titularía algo así como:

"Demostrado: Todo el Tercer Reich se reencarnó en profesores de gimnasia" y que sé que muchos firmarías conmigo.

Así que con ese principio tan poco alentador, es normal que muchos hayamos terminado mirando con desconfianza a esos seres que atraviesan los parques a la carrera, siendo apenas perceptibles por el ojo humano.

E incluso que nos hayamos preguntado si no serían duendes, hadas, gnomos, u otros seres fantásticos que habitan entre la maleza, ataviados con extraños ropajes, como camisetas de rejilla naranja butano y mallas a media pierna.

Pero como he dicho antes, llega un momento en la vida que te plantas frente al espejo y te ves obligado a sincerarte y decir claramente : "Estoy hecho un churro".

Y a continuación pronuncias la temible frase "A ver si me apunto al gimnasio".

Entonces pasas a lo que llamaríamos la "fase de proximidad": La próxima semana me apunto al gimnasio, el mes próximo me apunto sin falta, no el que viene, bueno este sí, que sí, de verdad.

Generalmente sigues diciéndolo por mucho que pasen los meses, los años, los by-passes coronarios... Pero alguna vez se produce el milagro, y pasas del grado de tentativa al de pago de una cuota trimestral como mínimo. Y es que son muy cucos y como saben que no vas a volver, te obligan a pagar por adelantado, a veces incluso un año.

Lo que nos lleva a desenmascarar una gran falacia: En dichos establecimientos no quieren que "vayas al gimnasio", quieren que te "apuntes al gimnasio".

Es más, hasta que yo misma empecé a ir, y en vista de lo que la gente me había contado, había empezado a creer que algunos solo tenían la recepción y poco más, como mucho un decorado con máquinas alquiladas que enseñaban de vez en cuando a algún psicópata de esos que dicen que quieren ver la sala, con la vaga excusa de comprobar cuántas máquinas tienen y si suelen estar libres, u ocupadas, a ser posible por algún cuerpo Danone del sexo que más les interesa.

Pero yo no, y dando una muestra inaudita de decisión y valor, cogiendo el toro por los cuernos y la bicicleta por el manillar, me apunté. Cuando salía de ahí, en mi cabeza sonaba la marcha triunfal de Aída y me iba por la calle oyendo "Ta taaaaan, ta ta ta tan ta taaaaa". (Lo que vale igual para una ópera que para "Capote de Grana y Oro", me consta).

Y no solo me apunté, pagué varios meses, me compré 3 camisetas (de dudoso gusto) y seguidamente desistí. Como preveía.

Qué va. Lo más alucinante, es que voy. ¡Pero hace meses! ¡Cómo un clavo que estoy ahí!

No puedo mentir: Tengo un cuerpo más de botijo que de clavo. Así que: ¡Cómo un botijo que estoy ahí!

Continuará

40 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

PLAS PLAS PLAS PLAS !!!

Y no aplaudo por la ópera, aplaudo por la valentía.

Pero esto es como dejar de fumar, ¿eh? Lo difícil es no desfallecer. Hay que estar más de un trimestre ahí dándole que te pego. ¿Podrás?

¿¿Podrás?? ¿Te vas a convertir en una de ellos??

Qué solo me quedo, mondié

laesti dijo...

Qué bonita y qué cierta esa idea de que los auténticos bandos se forman no por ser del PP o del PSOE, del Barça o del Madrid, taurino o antitaurino, sino por la temperatura del aire acondicionado, por si eres de café o de té, si vas al gimnasio o no... Cuidado con la máquina de remo, que me han dicho que engancha.

loquemeahorro dijo...

Bueno, bueno JuanRa es que no quería apabullaros, pero ¡llevo más de un trimestre!

Es más, llevo casi, casi ¡¡Cuatro trimestres!!! Lo que no veo claro es si me he convertido en "una de ellos"..

LaEsti Es que a mí no me dejan acercarme a la máquina de remo porque estoy hecha una porquería y lo mismo se me suelta una vértebra. En realidad creo que tienen miedo de que la rompa con mi torpeza manifiesta.

Isi dijo...

jajajaj Loque qué cosas tienes!! en la continuación supongo que nos hablarás de tu vigorexia.

La primera parte de la entrada me ha gustado mucho: es que la convivencia es lo que tiene; pero no convivir con "alguien" a quien no ves más que a la hora de cenar, no, eso es muy fácil. Es convivir 8 horas todos los días con unos personajes desconocidos y ajenos... Es lo que tiene.

Lo de las reencarnaciones de los profes de gimnasia... jo Loque, me sabe mal que me digas eso, ¡pero es verdad! Ayy lo que hubiera dado yo por tener un silbato en el gimnasio cuando daba las clases jijiji

Me ha gustado lo de coger la bici por el manillar :)

El Señor de las Moscas dijo...

Uf, el gimnasio. Me menta usté la bicha así, alegremente. Sin que yo le haya hecho nada.

Y yo no voy al gimnasio, ea, porque no me da la gana. Por eso y porque ya he probado establecimientos similares (léase, piscina) en los que he tenido que sufrir toda clase de sinsabores y desdichas. Una vez un octogenario en speedo que estaba conmigo en el vestuario me tiró un pedo en la cara (cabe decir que, en ese momento en concreto, no tenía el speedo puesto). Con que con eso le digo todo.

Ángeles dijo...

Pues, Loque, yo estoy convencida de que el deporte es algo antinatural, y por lo tanto malo para la salud.
En dos ocasiones de mi vida, y llevada por el ímpetu de mis amigas, me apunté con ellas al gimnasio, y solo me sirvió para confirmar lo antedicho.
Pero a ti te veo contenta y satisfecha, así que, sí, es muy posible que te estés convirtiendo en una de ellos, como teme JuanRa. La prueba fehaciente la tendremos cuando te apuntes, además, a los bronceados naranja...

Ine dijo...

Leer tu post me ha recordado a hace poco cuando una amiga me contó que se había apuntado al gimnasio. Me quedé un buen rato mirándola para asegurarme de que lo decía en serio xD Pero sí, lo decía en serio, al parecer se ha convertido en "una de ellos", como dicen por ahí jeje.

Por cierto, tienes toda la razón con eso de las reencarnaciones en profesores de gimnasia, parece que te quieran matar de agotamiento. Se nota que el deporte y yo nunca hemos sido muy amigos... Pero ¿quién sabe si dentro de unos años no me pasará lo que a ti y me uniré al bando de "los que van al gimnasio"?

Gallo dijo...

Me rei mucho Loque yo, primero tu blog, antes que las tragedias de Genoveva ;)

Primero no entendí un pepino pues en México un churro es un cigarro de marihuana, despues entendí tu conecepto y dije esta tía no esta aceptando su adicción a las drogas.

Enhorabuena no dejes el ejercicio por mas flojera que tengas. Y si te quieres echar un porrito de vez en cuando muy merecido dicen que adelgaza. ;)

loquemeahorro dijo...

Isi A Dios pongo por testigo que pensaba no en monitores de gimnasio, sino en esos satánicos profesores de gimnasia de mi infancia. Los actuales espero que sean mejores, por el bien de la salud pública.

Y sí, la convivencia en el trabajo, es MUY difícil.

El Señor de las Moscas ¡Qué horror, por Dios! Yo tendría fobia, después de aquello, a las piscinas, el ejercicio, el agua, los bañadores y hasta las chanclas. Y lo digo completamente en serio.

¡Cielos Ángeles! No me digas que eso es posible, por favor. De verdad, el bronceado naranja no. A la que me descuido me hago unas mechas.

Ine Tú lo has dicho, el día menos pensado, te levantas y llevas unas mallas y una cinta en el pelo. En serio, puede pasar. (pero lo del bronceado, no)

Gracias Gallo, lo de Genoveva te lo comento en tu casa, porque casi veo una entrevista con ella, pero no he tenido cuerpo. O mejor dicho, después de intentar arreglármelo, fastidiármelo así...

Te juro que no sé definir qué es un churro, pero no contiene sustancias ilegales, como mucho, grasas saturadas.

Lillu dijo...

Lo de las relaciones amistosas que se forjan de forma extraña me recuerda a un ex-amigo que decía que las primeras veces que quedas con alguien hay que evitar hablar de cine, música y literatura, porque los gustos rara vez van a coincidir y se puede truncar una gran amistad por culpa de eso XDD

El caso es que enhorabuena por aprovechar tu cuota del gimnasio!! Es más complicado de lo que parece, en efecto. De hecho, mi primera experiencia con el gimnasio data de mi época de fumadora (hace casi 8 años que dejé de fumar, imagínate) y duré lo justo y menos tras pagar, como todo el mundo, por adelantado. Tú no lo dejes, que eso tiene que dar material para muchos posts que espero ansiosamente, jijiji :D

saluditos

loquemeahorro dijo...

Gracias Lillu me animas vivamente a seguir con el tema gimnastero (habrá alguno que le llame gimnástico, incluso), como habrás visto he puesto un "Continuará".

Oye ¿de qué hablas en esas primeras quedadas? :-)

Doctora dijo...

Pero entonces no son seres fantásticos??
Vaya,y yo que cada vez que veia a alguien corriendo con mallas en el parque le perseguía para que me diera una olla de oro...
Yo estuve apuntada al gimnasio y fui un tiempo el año pasado,pero cuando descubrí que nadie me iba a dar una olla de oro dejé de ir...además me miraban raro,no sé por qué ;P

lammermoor dijo...

¡Bueno, yo soy de las que se apunta al gimnasio y luego va (bueno,a veces piro). Ahora lo cambié por un estudio de pilates -que se lleva mucho,al menos en Oviedo.

Coincido plenamente contigo, lo que realmente divide a las personas son los equipos de futbol y el aire acondicionado (y las ventanas) en las oficinas. Bueno, y el tabaco, cuando se podía fumar.

jane dijo...

Ave, Loque. Los que hemos pasado esa etapa tiempo ha te saludan. Y te anuncian que durará poco...
Nooo. Ya verás que no, que tú no eres como yo, una floja. Además, lo estupendo es el material que vas a sacar para seguir deleitándonos, que los gimnasios tienen mucha miga... Un beso, ánimo y p'alante.

Alice Silver dijo...

Me ha encantado todo, ¡yo soy de churro también!
Creo que ya te he contado alguna vez que tenía una profesora de esas reencarnadas o quizás saltó el telón de acero con una pértiga. Entre eso y las marchas interminables por el monte sin beber con las monjas mi relación con el deporte ha sido siempre la de torturado con su torturador...
Admiro tu conversión, espero que nos hables en la próxima entrega de la fauna del gimnasio.

marcela dijo...

Qué bueno!!! Confieso que me cuesta un poco entenderte (te acordás que soy monolingüe?).. ¿Estás hecha un churro? Acá los churros se comen rellenos con dulce de leche y son un manjar! Ergo, su efecto es inversamente proporcional al del gimnasio.
A mí me pasó exactamente lo mismo que a vos! De un día para otro (o del pasaje de un kilaje a otro considerablemente superior) empecé a ir a gym y ahora, hasta te diría que me encanta!
Y vos sabés que mis compañeras y yo siempre decimos que nuestra profesora, en una vida anterior, debe haber sido un nefasto oficial nazi que murió frustrado por no haber logrado la raza perfecta!!!

Beso

Marcela

Ahh ...¿Y botijo? ¿mangotera? ¿somanta? ¿mediamanga? Es castellano o astur-leonés, galaico portugués, catalán o algún otro dialecto peninsular que yo no domino?

loquemeahorro dijo...

Lammermoo ¡Muy bien! ¡Así se hace! Aquí el pilates también está de moda.

Sí, las divisiones humanas chungas, chungas se ven cuando 5 personas se tienen que poner de acuerdo en si abre una ventana, o no.


Gracias Alice Veo que tú también tuviste unos duros inicios en el mundo del deporte escolar, que el que lo organizaba debía querer que nadie sobreviviera, y los que lo consiguieran, odiaran el ejercicio físico para siempre jamás.


Doctora Es verdad, que te apuntaste, se me había olvidado. Lo que no sabía es que lo habías dejado en cuánto los duendes te decepcionaron

Jane Por extraño que esto (me) resulte, llevo casi un año, lo que supone 360 días más de lo que pensaba. Y como dices, la de cositas que estoy viendo!!!


Marcela Gracias, guapa. Qué buenos deben estar esos churros. Me encanta el dulce de leche.

Los churros aquí son más sosos, pero decir que algo es un churro quiere decir que está muy mal hecho, sospecho que por la forma extraña más que por el sabor.

¡Tú también lo has hecho! ¡Y has perseverado! Me anima mucho, la verdad.


Voy a explicar lo del churro-mediamanga en el post... porque realmente es muy específico de un sitio y generación.

Sonja dijo...

¿Botijo? pues no me das ninguna pena oyes, porque una de mi oficina tenía esa descripción, se apuntó a un gimnasio y en un año se puso la jodía como una modelo que daban ganas de pegarle y todo, y encima ligaba como una loca, ya te digo.

Lillu dijo...

Yo hablo de cine, música y literatura en las primeras kdds, por eso no tengo amigos :P

+saluditos

Tete-Elche dijo...

Pues hija, en mi caso el espejo me dice que soy un cruce entre un churro o buñuelo de viento y una morcilla de Burgos. Pero como dice Angeles, eso del gimnasio no puede ser bueno ni natural. Es más tendría que estar prohibido y perseguido por la ley. Y mi suegra venga, que a ver si me quito la barriga cervecera, con el trabajo que me ha costado criarla! (la barriga, no la suegra)
Así que, querida gemela del alma, yo te animo a que sigas yendo, si quieres, pero como podría animar a alguien a que fuese a un concierto de Sara Montiel, vamos que tú si quieres ir, ve... pero yo como que no....

SRO dijo...

al final no me ha quedado claro si vas al gim por prescripción, por vanidad -porque quieres ser un ánfora- o por recabar datos para tu blog, pero no quiero conocer la respuesta, de verdad igual que uno no tiene que explicar porqué se come un ajo crudo por las mañanas. Lo que sí te digo es que yo he hallado en el Spinning una forma y creo que la única, de disfrutar de la música moderna

jordi valero dijo...

Mi relación con el gimnasio tiene sus altibajos, como con la vida vamos; así durante épocas soy militante acérrimo y en otras solo sponsor.
Lo díficil no es empezar, lo verdaderamente duro es retomar el camino después de un período de asusencia. Ahí es donde duele, hay que romper esa barrera y luego todo es bajada.
En serio, no lo dejes.

Monica dijo...

Casi un año de gym!! Torera, torera!!

Sólo quería aportar una breve nota: Sí, los niños todavía siguen jugando al churro, mediamanga, mangotero. Tengo una amiga maestra (de un cole pijo) y a veces me comenta que los monitores se desgañitan en contra de semejante jueguecito pero que, en cuanto vuelven grupas, los arriesgados críos vuelven al ataque.

loquemeahorro dijo...

Vaya Sonja, veo que no trabajamos en la misma oficina.


La verdad Lillu, a mí por lo menos son los temas que más me interesan, bueno, además del aire acondicionado de la oficina.


Es que yo voy en nombre de los dos Tete Elche, así que por aquello que se dice de que si un gemelo se hace daño, le duele al otro, no te sorprendas si empezas a perder la barriga misteriosamente...

pd. ¡La de veces que he dicho yo lo de la morcilla de Burgos!


SRO Más bien por prescripción, pero si me convierto en un ánfora y termino en el arqueológico, pues mejor. O sea que tú "eres de los míos".


Bienvenido Jordi Valero ¡Qué bueno lo de ser esponsor de un gimnasio! A mí me cuesta mucho seguir yendo, en serio, lo veo como un triunfo alucinante, me asombra la gente que lo hace durante años y años.


Gracias Mónica, yo misma no me lo creo. Oh, Dios, qué disgusto me has dado con lo de churro-mediamanga, se ve que no mejoramos, eso sí, los fisioterapeutas del futuro se alegrarán de saber que se están gestando ahora mismo patologías de espalda.

xGaztelu dijo...

Qué merito tiene eso del gimnasio: apuntarse ya es notable, y perseverar … heroico! Mucho ánimo. Por cierto, no te perdonamos esa entrada sobre el Tercer Reich reencarnado en profesores de gimnasia: quedamos a la espera porque no tendrá desperdicio.

xG

loquemeahorro dijo...

¿Verdad que sí Gaztelu? A mí también me parece alucinante, y me sorprende que la gente no vaya aplaudiéndome por la calle (oye, que lo digo en serio)

Lo de los profesores de gimnasia, caerá.

Uno dijo...

Cómo te entiendo.
Antes de que todo el mundo fuera al gimnasio, cuando nadie iba al gimnasio, yo me harté de explicar a todo el que quisiera oirme, o no, que había que ir al gimnasio. Los siguientes 20 años los pasé visitando los diferentes gimnasios de Madrid para no equivocarme. En fin, no te aburro: voy al gimnasio. Poquito, eso si.

Un abrazo

Selerkála dijo...

Yo les tengo alergia a los gimnasios.
De jovenzana, antes de la universidad, jugué en un equipo de fútbol sala, y eso ha sido lo más parecido a un gimnasio que he pisado en mi vida.
Ahora tengo una bici plegable muy mona ella, la "selerkleta", que me viene muy bien para mantenerme en forma mientras veo paisaje. Yo es que llevo muy mal eso de encerrarme para sudar. Bueno....depende, hay una excepción que me encanta... ji ji ji.

Natalia D. dijo...

¡Ay Loque, que golpe más bajo!, me despisto unos días y te reencuentro convertida en vigorexica…En fin, espero que seas muy feliz en tu nueva vida de conversa y que las endorfinas te hagan ver todo de color de rosa y, sobre todo, que nos lo sigas contando.

loquemeahorro dijo...

Ayer volvía a haber problemas para colgar comentarios, siento el retraso en respuestas, envíos de flores y pizzas, etc..

Uno Si llevas yendo dos décadas eres mi heroe, pero a lo bestia.

Selérkala Si utilizas la bici estática de casa para algo más que colgar la ropa, tú también eres mi heroína, pero a lo bestia (también).

Natalia D Vigoréxica perdida estoy, llevo camisetas fosforito, bebo en una de esas botellas para ciclistas y digo cosas como "Me voy a entrenar".

Bueno, quizá he exagerado una chispita de nada.

Selerkála dijo...

Siento decepcionarte pues, jajaja.
Mi bici es plegable, pero no estática. ¡Menudos paseos me doy con ella por la ribera del Ebro!

La estática que tiene mi madre SÍ que la usa exclusivamente para colgar la ropa en el cuarto de planchar, je je je.

loquemeahorro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
loquemeahorro dijo...

Da igual Selerkala, si eres de los que dices "Me compro una bici y salgo un día" y lo haces, sigues siendo mi ídolo.

maribel dijo...

jajajaja!, me has matado Loque, después de tenerme aquí recordando el "chorro, morro, pico, tallo, qué"...que es como llamabamos al juego ese que describes ¿churro?, vas y me sales con que tu si que has podido, que has caído, pagado y encima vas!, heroína!!

Impagable la entrada, y me la voy a llevar en fotocopias al Gym, jejeje.

Tengo un libro que una marca deportiva publicó hace años sobre el tiempo que dedicamos al gimnasio:
¿voy o no?, 2 horas ¿qué me llevo?, una hora ¿ a qué clase? una hora , charla con conocidos en la entrada/salida, una hora...tiempo de la clase , 50 minutos, una hora y cuarto, una hora y media...
Imaginaté el tiempo total dedicado!!

Aplaudo sonoramente!!!
Un abrazo ;-)
El Guisante Verde Project

loquemeahorro dijo...

Muchas gracias Maribel, se nota que además de tener bueno gusto vas al gimnasio como una persona de bien.

Oye, qué bueno lo del libro ese, yo lo hubiera necesitado en los primeros días que estaba como Alicia en el País de las Esterillas.

bibliobulimica dijo...

pues acá ese jueguito (que aún existe) se llamaba en mis tiempos burro castigado (dime si no es un buen nombre...para jugarlo necesitas ser burro y en el juego, saldrás castigado si eres el jumento al que le saltarán encima).
¡Ahh lo del tercer reich y los profesores de gimnasia! ¿dónde te firmo? jajaja yo conocí a una que no sólo tenía silbato (como quiere Isi) sino incluso una varilla para ir "corrigiendo, alineando" al alumno pachorra...
felicidades por esta decisión de hacer ejercicio, aún con las camisetas de dudoso gusto. Sigue, sigue para que nos cuentes más cómo es ese mundo tan extraño para mí (salvo las clases de yoga que voy y doy, jamás me he parado en ningún aparato ¿esto nos separará en un futuro? ¿Isi me seguirá queriendo?)

bibliobulimica dijo...

¡ahhh los comentarios! nunca me sucedió lo que al sr. de las moscas que si no, no podría ni ir a dar las clases de yoga. Y lo de la profesora que escapó con la pértiga de su país me ha hecho soltar la carcajada y despertar a todos en casa, Alis. A mi también me gustan los pilates. Los instructores no me hacían mucho caso hasta que comencé a ir con mi hija. Ahora no me los puedo quitar de encima (¡ahhh, como pasan los años!)
un beso,
Ale.

loquemeahorro dijo...

Bibliobulímica Burro Castigado explica bastante bien el quid de la cuestión, tienes razón.

Una varilla para ir corrigiendo, menuda... burra castigada.

Yo el yoga también lo conozco, pero como ves me he pasado de bando y ahora ya hasta sé cómo funcionan esos diabólicos aparatos.

Me alegra que te plazcan también los comentarios, y es normal que una unión de bellas mujeres como tú y tu hija, despierten el vivo interés en el sexo opuesto.

Eva dijo...

A mí me castigaban con cjuagaba al churro. Joer y ahora me ha dado envidia y con mi peso ¡cualquiera querrá jugar conmigo! Joooooooooooooooo

loquemeahorro dijo...

La verdad Eva, es que creo que tus padres fueron muy sabios al prohibírtelo, porque lo veo más chungo que jugar con cerillas o hacerse tragasables.