lunes, 23 de septiembre de 2013

Aventuras en tiempo récord y el amor verdadero (III)

Pues bien, ya tenía piso y ya había visto muebles y hecho muchas cuentas y pasado noches sin dormir, pero las más negras nubes se cernían sobre mi futuro inmobiliario y una serie de catastróficas desdichas hicieron que me confirmaban que me alquilaban el nuevo piso el día 14 y que me tuviera que mudar el 23. ¿Que cómo se organiza una mudanza en 9 días y a una casa sin un solo mueble? Pues eso mismo digo yo.

- Menos mal que tenías vacaciones
- No, no, las vacaciones ya se habían acabado
- Aprovecharías la jornada intensiva de verano ¿no?
-....
- ¿Qué te pasa? ¿Te ha entrado algo en los ojos?
- mmmno no
- ¿Estás llorando? ¿Lloras cuando digo "jornada intensiva"?

Rehago mi pregunta ¿Cómo se organiza una mudanza y se amuebla una casa en 9 días mientras se trabaja mañana y tarde? ¿Deja secuelas? No, qué va, qué exagerada es la gente.

Bueno, lo único que he notado... vamos, que es una tontería, casi no merece la pena comentarlo. En fin, que lo único que he notado es que desde entonces algunos días cuando me levanto, resulta que me he convertido en un hombre de esos que se dejan la uña del dedo meñique mucho más larga que las demás.

Lo del cambio de sexo me da un poco igual, pero lo de la uña... lo de la uña me está volviendo loca! ¿Por qué narices hago una cosa tan rarita?

Pues lo dicho, que aquí estamos 9 días antes del día D, con presupuesto de esos que eufemísticamente se llaman "modestos" y a las claras, cosas mucho menos bonitas que no pienso decir porque soy una señorita. Por lo menos algunos días.

A lo que iba es que empezó un período loco de búsqueda desesperada de lo más básico, de listas de cosas por hacer, de presupuestos imposibles y de calendarios que se miraban una y otra vez, por si aparecían días de más.

¡Quién me iba a decir que, en medio de semejante locura, iba a encontrar el amor! Sí, sí, el amor con mayúsculas, el amor incondicional, el amor ese al que cantaba Lolita con cara de estar en la sala de espera del dentista (ella sabrá por qué).

Lo primero en todas las listas era buscar una cama, porque claro se puede vivir en una casa sin sofá, sin sillas, sin armarios, sin cuadro de ciervos, pero no sin una cama o por lo menos un colchón. En este momento es importante hacer notar que los muebles en general, se entregan muuucho más tarde de lo que se encargan y en agosto, se entregan muuuucho más tarde, en concreto en septiembre, como pronto.

En El Corte Inglés ya había visto una cama "Coraje" de oferta que supuestamente entregaban en 10-15 días y que no me atreví a comprar, por si al final no podía alquilar ese piso y terminaba encontrando uno amueblado, además el famoso día 14, el día que recibí la gran noticia lo que todavía no había recibido era la tarjeta del susodicho Corte Inglés con la que pensaba pagarla.

Hasta alguien tan poco competente en matemáticas como yo, parecía bastante claro que no daba tiempo a recibir la cama a tiempo.

Así que ese mismo día llamé a la dependienta que nos atendió, la Señorita Romy, que me había dado el teléfono directo de su sección, para preguntarle una cosa de la oferta que ahora no recuerdo ni lo que era, pero nunca me he alegrado tanto de descolgar un teléfono:

- ¿Señorita  Romy, por favor? Soy la del colchón y canapé Coraje y que me lo voy a comprar pero que...

- Ah, sí, sí, me acuerdo pero esa oferta... espera un momento. Pepiiiiiiiiii ¿dónde está el papel que nos mandaron ayer de la oferta de Coraje? Ah sí, está aquí, que quitan la oferta el día 15.

- ¿Quéeeeeeeeeeeeeee?

- Sí, aunque era hasta el 31, mañana 15 (festivo) es el último día

¡¡Me dio un coraje!! La Señorita Romy siguió hablando:

- Bueno pero si le interesa, yo te guardo el colchón (¡pobre! dónde lo iría a meter) y tú vienes incluso el viernes, más tarde no, que me voy de vacaciones

- Gracias Señorita Romy, eres muy buena, le pondré tu nombre a mi primera hija (no sé lo que opinará la muchacha de que la llame "Señorita Romy" pero bueno). Pero es que lo iba a pagar con la tarjeta y no me la han mandado todavía

- No pasa nada,  voy a preparar todos los papeles para que aunque no la hayas recibido, en Atención al Cliente te hagan no sé qué gestión y puedas comprarlo.

- (ya con lágrimas en los ojos) Romy, te quiero, pero es que necesito el colchón el día 23 y no me da tiempo

- Yo llamo a los de Pikolín a primera hora el viernes y les meto prisa (a ver si no me dicen que a ellos plin). Bueno, pues le llamo yo ¡no llame, no hace falta!. Llamo y aviso, y si viene un día que no esté hablas con mi compañera Pepa y le dice que todo lo tengo en mi carpeta y ...

- Señorita Romy, cásese conmigo.

Al final fuimos a comprarlo el mismo día que hablamos como a las nueve de la noche y me dijo que ya tenía la tarjeta concedida y que aunque no la tuviera físicamente no pasaba nada y que lo cerrábamos todo y hasta nos presentó a Pepa y todo.

El viernes me llamó a primera hora y me dijo que sí, que el colchón me lo entregaban el día 23.

Recordad: Señorita Romy de El Corte Inglés de Nuevos Ministerios en Madrid, la mejor dependienta de España y alrededores. Yo nunca la olvidaré, solo lamento no haberle pedido un mechón de su cabello para hacerme un relicario.


42 comentarios:

Chechu Rebota dijo...

Puede que no le hayas pedido un mechón de peli para hacer un relicario, pero siempre puedes volver al corte inglés y hacerle fotos disimuladamente con el móvil y montarle un altar. Depentientas/es así hay muy pocos.

loquemeahorro dijo...

Chechu Rebota: Lo del altar no lo he dicho por si me pedía una orden de alejamiento, pero vamos que la mujer se lo merece.

¿Te imaginas vivir en un mundo donde todo el mundo fuera así de competente?

susana dijo...

Los empleados del Corte Inglés suelen ser muy diligentes en general. Enhorabuena por tu colchón coraje. Un beso.

Doctora dijo...

Muy bueno lo de tú transformación :D

Lo de la uña debe tener multitud de utilidades, además de hurgarse boca, nariz, orejas y otros orificios puede ser útil como abrebotellas o afilador.

Si esa mujer se hubiera ocupado de Madrid 2020 otro gallo nos hubiera cantado.

Sonja dijo...

Bueno, no querría que te llevaras un desengaño amoroso justo después de una mudanza que eso puede acabar con las defensas de cualquiera pero tú asegúrate bien de que el colchón ese no sea el de muestra porque la última vez que encargué en el C.I. me trajeron un robot de cocina sin el cable y con la caja sin precintar, osea, que a ver si se ha acostado Ministerios entero en tu cama antes que tú.

Elena Rius dijo...

Buenísimo post. Ahora bien, me he quedado con la curiosidad por saber cómo hiciste para conseguir algún mueble más. Porque digo yo que no te pasarías el día tumbada en la cama. ¿O sí?

loquemeahorro dijo...

Susana: De todo hay en la viña del señor, no todas mis experiencias han sido tan buenas, pero vamos, que con gente como ELLA, te convalida varios incompetentes.


Doctora: Gracias, gracias. Ahora que sé para qué lo quiero, siento mucho asco de mí mismo.

Si esta mujer se ocupara de semejante timo, no nos hubiera metido en ese fregado, pienso yo.


Sonja: Como se nota que la Señorita Romy no trabaja en los electromésticos, como se entere... se van a enterar.

Me consta que vino desde Pikolín porque a los empleados se les veía muy relajados, como que a ellos, todo plin.

En todo caso ¡Qué imagen más desasosegante!: todos los nuevos y los viejos ministerios!!!

loquemeahorro dijo...

Elena Rius: Todo el día tumbada en la cama... qué maravilla, qué sueño inalcanzable para el que se está instalando en una nueva casa...

Seguiré contando tan ímproba tarea, mientras me aguantéis.

Muchas gracias, guapa!!

El niño desgraciaíto dijo...

El amor aparece cuando menos se lo espera. El departamento de colchones de el corte inglés no parece un buen lugar a priori, pero mira tú...

loquemeahorro dijo...

El niño desgraciaíto:

Cuando el amor llega así,
en medio de colchonetas,
uno no se da ni cuenta,
quererse no tiene horario
ni fecha en el calendario
cuando las fechas de entrega se juntan...

Jane Jubilada dijo...

Qué bueno, Loque. Me ha encantado también la poesía al niño desgraciaíto. Y tienes razón, lo primero es lo primero: el colchón. Cuando me mudé la última vez hice lo mismo aunque de mesillas de noche tuviéramos dos cajas de cartón de aceite Adelina (muy prácticas a la hora de anotar recados telefónicos). ¡Y además conseguir un amor como el de la señorita Romy! ¡Preséntamela! Muchos habríamos querido tener a una señorita Romy en nuestras vidas... ¡Qué suerte tienes!

loquemeahorro dijo...

Jane Jubilada: Yo te lo agradezco de todo corazón, pero siendo sinceros, diría que la poesía es la peor adaptación de "Caballo viejo" de toda la historia, si no fuera porque existe Julio Iglesias.

Qué buena idea tener cajas-mesillas para anotar los recados, el día menos pensado lo veremos como publicidad de los muebles de cartón (que haberlos haylos)

Y ¡¡todos necesitamos una Romy en nuestras vidas!!

Blackmount dijo...

las cajas mesillas son una idea fantastica, pero tambien existen las cajas inodoro http://www.thebrowncorporation.com/

Lillu dijo...

Yo no frecuento El Corte Inglés, pero he de decir que, de todos los sitios a los que he ido a comprar, ha sido siempre el más solícito en cuanto a dependientes, en el que más garantías te dan de todo lo que adquieras, te permiten cambios con mínimas condiciones, facilidades pasmosas en todo tipo de gestión y peticiones a fábrica de cosas que creías imposibles de conseguir. Suele ser más caro, pero es que las dependientas como la Señorita Romy se pagan.

Vete tú a una tienda de iluminación de barrio a comprar un plafón (un suponer, caso hipotético que casualmente nos ha pasado a nosotros) para descubrir que cuando quieres devolver el plafón porque no te sirve te dicen que no te pueden devolver el dinero (no hay factura que valga y estoy segura de que la dependienta no se llamaba Romy), que como mucho te hacen un vale para que te lo gastes en su misma tienda en alguno de esos cientos de plafones inservibles (pensando en próximas bodas o algo, porque dime tú). Ah, y no te pueden devolver el dinero porque son empleados, no jefes ni nada, pero sí te dan una tija sin cobrártela para que te quedes con el puñetero plafón y se ofrecen a colocártelo ellos mismos también sin coste porque vives cerca. Devolverte el dinero no, pero cualquier otra cosa gratis por supuesto, faltaría más, pero te comes el plafón. Seguro que su jefe aprueba que sus empleados sigan esa política. En fin, que estoy arrepintiéndome de no haber ido a mirar el plafón a El Corte Inglés! :P

saluditos

PD: Y a todas estas, qué tal se duerme con Coraje?? XDDDD

mientrasleo dijo...

La verdad que es un gusto cuando nos topamos con personas así. Que oye, no abundan!
Casi me has emocionado y todo
Besos

Uno dijo...

Nómbrala heredera universal si quieres pero no pongas su nombre a la niña, pordios.
Romy, en este pais, es nombre de armarito de cuarto de baño no de mujer, mujer.
¿No te acuerdas de aquello de "se ha echado todo el Romy a la cara" cuando os pasabais con el maquillaje?
Qué quieres, ¿condenar a tu hija a tenerse que conformar con un hombre de esos de uña larga?

Un abrazo

Isi dijo...

Por dios, qué ganas tenía de que apareciera ya Romy por aquí.
¡¡Si es que puedes encontrar el amor incluso en las situaciones más insospechadas; la mudanza!! Y encima no es un hombre mudancero de esos que se agachan, se les baja el pantalón y se les ve todo el culo, no; ¡¡es Romy!!
Si es que yo creo que voy a organizar una peregrinación a Madrid solo para conocerla y presentarla mis respetos.
Ohhh Romy!! Te queremos!!
Romy for president!!

loquemeahorro dijo...

Blackmount: Hombre... para algún suceso catastrófico como un ataque nuclear o una fiesta de nochevieja, no te digo yo que no.


Lillu: Yo, como todo el mundo supongo, he tenido buena y mala suerte con dependientes en El Corte Inglés y en todos lados. Lo de la Señorita Romy no me había pasado en ninguna parte y por eso lo cuento, pero que conste que no es publicidad de la cadena, sino agradecimiento a una persona profesional (quedaban!) y (en este caso) si pago encantada más.

Por otra parte, lo que tú dices es verdad, si la política de empresa es (por ejemplo) "aquí no se devuelve nada" (me pasó el otro día en una ferretería), pues el pobre empleado por mucho que él quiera.

Oye, pues muy bien con Coraje estoy muy contenta, además cada noche le rezo a los cuatro angelitos que guardan mi cama y a Romy que me la consiguió.


MientrasLeo: Ay, hija y tanto que no abundan. No me extraña que (casi) te hayas emocionado, yo todavía estoy fascinada.


Uno: Nunca había oído eso del Romy en la cara, sí "el pote" que sonaba a que se había maquillado con pote gallego, que en algunos casos no sé si no hubiera sido mejor.

Tranquilo que no voy a tener descendencia y lo de heredera universal... pobre mujer, qué me ha hecho para que la castigue colocándole mi colección de Dirigido Por y 200 libros de bolsillo.

bsss

Isi: ¿Verdad que Romy se lo merece? Como has dicho, mucho más que el mudancero exhibicionista.

¡¡Eso, eso, Romy for president!! Mejor nos iría, claro que eso es fácil.

Chechu Rebota dijo...

Gracias por tu comentario sobre mis amigurumis, me ha hecho mucha ilusión.

loquemeahorro dijo...

Chechu Rebota: Es que molan!

http://elsrnocivotehabla.blogspot.com/p/mis-amigurumis.html

laesti dijo...

¡Una dependienta del Corte Inglés amable! Deberían dedicarle todo un edificio. Uno de los que hay por Sol, y así los distinguimos.
Una compañera de piso se vio obligada a llevarse una bombilla sin pagar porque, por mucho que anduvo buscando un dependiente que la atendiera por toda la planta del Corte Inglés (uno de los de Sol), no había nadie. Ay, lo bien que la hubiera atendido la señorita Romy...

loquemeahorro dijo...

LaEsti: Yo una vez no pude comprarme un bañador porque no encontraron el precio. Lo juro, el bañador debe seguir ahí desde los noventa.

Si hubiera más Romys, otro gallo nos cantaría.

UTOPÍA dijo...

De verdad, no sé con qué me he reído más, con lo del relicario o con los comentarios que ha suscitado el post.
Yo tb espero saber qué pasó con el resto de los muebles básicos.
Me parece estupendo que elogies el trabajo de la srta. Romy. Si no lee tu blog, que alguien se lo cuente, por favor.

loquemeahorro dijo...

Utopía: Gracias por lo que me toca, lo malo es que se me ha vuelto a pegar lo de
"Y un relicario y un relicario me voy a haceeeer..."

Seguiremos informando.

Madre Exilio dijo...

A mí me parece que le tenías que haber puesto Oda a la Srta Romy (o era Rommy) de titulo a esta entrada. Que si es por ella te toca dormir sin coraje entre tu cuerpo y el frío piso, jajaja.

¡Un gran abrazo desde Budapest!

loquemeahorro dijo...

Madre Exilio: Tienes razón. Es más, realmente debería haberle compuesto una oda a la Stra. Romy (o cómo se escriba, que lo mismo es Romi).

Bueno lo de la poesía mejor no, después del favor que me hizo.

Ángeles dijo...


Señorita Romy for President!

Yo creo que el mejor homenaje que puedes hacerle no es lo del mechón de pelo ni lo del altar, que la verdad es que suena un poco rarito. El mejor homenaje es que vayas y le entregues un papelito con el link a esta entrada y una nota especificando que lea también los comentarios.
Me parece a mí.

loquemeahorro dijo...

Ángeles: Pues te juro que ya lo había pensado, pero no sé, me da como vergüenza.

¿Y si me dice que cómo pongo su nombre en internés? ¿Y si no entiende "la chanza" y pide una orden de alejamiento? ¿Y si le termino pidiendo el mechón?

Dra Jomeini dijo...

La señorita Romy estará encantada de la cantidad de pretendientes con ganas de cama que le han salido desde hace un par de días...XD

loquemeahorro dijo...

Dra Jomeini: ¡Qué picaruela!

Sonja dijo...

psst pssst estamos cotilleando de ti, que lo sepas

loquemeahorro dijo...

Sonja: ¿Dónde? ¿cuándo? ¿decís cosas bonitas?

¿O habláis de Romy, en algún foro de buenos empleados? (se lo merecería)

Isabel Hernandez dijo...

Bien, no quiero decepcionarte y quitarle romanticismo a la historia, pero: ¿cuantas señoritas Romy nos ha dejado la crisis? Y es que la crisis ha creado un antes y un después en el mundo dependientes. ¿Recordáis cuando necesitabas algo y había casi que suplicarles que te atendiesen? ¿Cuando estaban enfrascadas en sus conversaciones y les preguntabas algo y casi te fulminaban con la mirada por interrumpirles?

Ahora la cosa ha cambiado totalmente, que no se te ocurra preguntarles un precio, una nadería que ya tienes al dependiente pegado a ti e insistiendote: ¿en serio no quiere nada?...bueno, pero si cambia de opinión búsqueme me llamo...tal. Y aún así te persigue con la mirada, por si acaso le eres infiel con otro vendedor.

No quisiera yo desilusionarte Loque, que tu Romy no va a ser como todas las demás, pero es que por una venta, hoy en día, que no se haría por una venta.

loquemeahorro dijo...

Isabel Hernández: A fe mía que no sé si estoy de acuerdo contigo (es que hoy me he levantado con ganas de decir "a fe mía" y no sabes lo difícil que es meter esto en una conversación)

Bueno, pues que yo eso lo he notado mucho en Mango, que fui un día (después de milenios) y se me acercó una dependienta y me dijo que si no encontraba mi talla me la buscaba y si no, la buscaba en otra tienda.

Pensé que me había equivocado de sitio, la verdad.

Respecto a ECI, el otro día estuve y una dependienta casi me reta a duelo por decir que una cosa me había dado mal resultado, y después me ignoró cuando le pregunté por un precio muy dolida por mi terrible ofensa.

Vamos, que de todo hay en la vida del Señor.

Natalia D. dijo...

Enhorabuena por haber encontrado al "amordetuvida". Eso es muy bonito y tierno pero... ¿por qué te has dejado larga la uña del meñiqui? A mí es que eso me da mucho asco y sigo sin tender la causa y ¿tú crees que Romy corresponderá a tu amor con semejante uña? Piensatelo muy bien.

loquemeahorro dijo...

Natalia D: Calla, calla, no me mentes la uña larga que me está volviendo loco (es que los días que la veo, soy hombre)

JuanRa Diablo dijo...

Vaya con la Señorita Romy. ¿Entonces aún podemos confiar en la especie humana? Yo había perdido ya toda esperanza (además de mi paraguas el pasado jueves)

Estoy por declararle mi amor a la señorita Romy, pero expresado como lo hacía Lolita (ella sabrá por qué)

loquemeahorro dijo...

JuanRa Diablo: Amoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo, a-mooooooooooooooooooooooooooooooooooo, amoooooó.

Pobre Stra. Romy, no creo que se merezca algo así.

Mae Wom dijo...

A veces cuando ya no hay esperanza...todavía nos puede quedar una señorita Romy. Yo creo que esos empleados los sacan cuando estamos ya desesperados para que no nos llevemos una mala imagen y a los incompetentes los tienen para la venta rápida. ;)

loquemeahorro dijo...

Mae Wom: A lo mejor son ángeles que vuelan de centro comercial en centro comercial para que los clientes no perdamos la fé en el consumismo.

bibliobulimica dijo...

Loque:
aquí me tienes tronchada de la risa. No se puede tener todo en la vida: ahí está tu uña y la señorita Romy. ¿Quién te dice que esa uña no es el motivo por el que el universo puso frente a tí a este portento de dependienta?
nada, que yo también quiero saber qué tal duermes en ese colchón.
Sigo leyéndote,
un beso,
Ale.

loquemeahorro dijo...

Bibliobulímica: Quién sabe si la Señorita Romy y la uña larga no venían en el mismo paquete kármico. Ummmm.

El colchón muy bien, corajudo pero bien.