miércoles, 2 de octubre de 2013

Aventuras nórdicas a mí (IV)

Érase que se era que continuaba aquella pérfida cuenta atrás para mi mudanza, ya tenía el colchón pero demostrando una ambición sin límites quería tener algún que otro mueble (hay gente que no se conforma con nada) y todo combinado con recoger, limpiar y realizar mil y un trámites enojosos en grado sumo para un alma sensible como la mía (traducción: tres horas rebotando de extensión en extensión de un 902 para descubrir que tu televisión de pago está a punto de abandonarte para siempre)

Durante aquellos días horribles íbamos en busca del mueble perdido un día sí y otro no y ... perdón, hasta ahora he dicho buscábamos, medíamos, comprábamos ¿utilizaba el plural mayestático? ¿o esa forma sutil que tienen los jefes para dar malas noticias?

- Vamos a tener que hacer un esfuerzo extraordinario con este proyecto y quedarnos a finalizar las tareas
- Pues siento que os tengáis que quedar, vosotros.

¿Acaso me refería a Romy? Bueno, a ella la llevaba en mi corazón pero no, me refería a una presencia física y real de mi nunca bien ponderada hermana mayor. Y recalco lo de mayor porque todos hemos oído bonitas historias de hermanitos mayores que piden a Papá Noel que se lleve a la hermanita pequeña o que expresan su amor fraterno de maneras que suelen incluir riesgo de visitar Urgencias Pediátrica.


Los celos, dicen. ¡Mentira! Una vez más este blog os va a descubrir qué razón provocó todas y cada una de las veces que vuestro hermano mayor os robó las patatas fritas o las 27 veces consecutivas que os hizo escuchar el gran hit de Mecano “Eungenio Salvador Dalí” mientras os miraba y decía:


- ¿Lo has pillado enano? “E-un-genio” ¿No? Pues venga, te lo vuelvo a poner.

Bueno pues resulta que cuando un tierno infante va a tener un hermanito pequeño, la noche antes de que nazca tiene un sueño en el que el nuevo guarriatillo ese tan majo les lleva a una extraña casa, una casa enorme con, por los menos, seis o siete cocinas en la que es fácil entrar pero casi imposible salir,  quizá porque cuando buscan el cartel de salida solo ven extrañas palabras que nunca han visto llenas de diéresis y acentos misteriosos.


Y los pobres futuros hermanitos mayores se levantan con sudores fríos y durante tres días solo repiten “tullsta”, “mulig” y “ektorp” provocando no pocas llamadas al exhorcista de guardia, mientras sienten un rencor difícil de explicar por el "hermanito pequeño".

Pero he aquí que mi hermana nunca se acuerda de los sueños ni de los chistes, motivo por el cual le sigo contando el del fantasma de los ojos azules. Gracia no le hace, pero sabérselo no se lo sabe.

Y por eso jamás me ha tenido manía ninguna y es mejor hermana mayor que la hermana mayor de La Casa de la Pradera ¿Que si esa era buena hermana? Hombre, aguantaba a Laura Ingalls ¿queréis algo más? Bueno, pues también aguantaba a Michael Landon.

Y ahí ha estado la pobre mujer, viendo los pisos conmigo, buscando los muebles conmigo, midiendo siete veces seguidas el mismo trozo de pared (por si acaso crece) conmigo y hasta limpiando el horno, aunque no "conmigo" que dos personas juntas no caben en el mismo horno, no es por nada.

Yo la verdad es que estoy pensando en pedir la Legión de Honor francesa para ella ¿por qué no? ¿acaso no se la dieron a Julio Iglesias? Y me vais a decir que ese tío tiene pinta de haberle hecho la mudanza a nadie. Eso es imposible por favor ¿no veis que se rozaría los tobillos con las cajas?

Y así ha terminado la pobre encerrada en Ikea conmigo durante dos días seguiditos y otros no tan seguidos, sin desfallecer jamás, al pie del cañón, convertida en la Agustina de Aragón del mueble desmontable.

¿Y yo? Pues yo si desfallecí y al cuarto día consecutivo de luchar con un polígono industrial dedicado (casi) en exclusiva al mundo del mueble, hube de reconocer mi derrota (ya ni el polígono puedo dominar, debo ser menos ambiciosa ¿quizá uno dedicado a los repuestos de automóvil?), cuando con las piernas, la espalda y mi amor propio ya habían sido derrotados y me quedé transida en el sillón Pöang mirando fijamente una estantería Billy, mientras mi hermana diseñaba una combinación de tan nombrada estantería que cupiera en mi casa y yo solo pensaba:

- Billy hijo, cuánto hubiéramos ganado todos si te hubieran dejado bailar a la primera.


30 comentarios:

Mónica-serendipia dijo...

Por supuesto!! Legión dee Honor para tu hermana pero ya mismo! Se merece lo más, es una superviviente de la jungla sueca, y lo consiguió con nota.
Oye, qué buena la pesadilla de los hermanos la noche antes de la llegada del pequeño, jajajaja!!! Ya sé que me pondrás en la lista negra si digo esto pero... ¡Qué buenas anécdotas dejaron aquellas tus mudanzas! Bss

loquemeahorro dijo...

Mónica Serendipia: Eso, eso, la Legión de Honor, además ya no se la daría el marido de Carla Bruni, lo que también es un aliciente.

Gracias joven, las mudanzas son así: tronchantes (en un sentido amplio de la palabra)

susana dijo...

Eres mi heroína. Yo no aguanto ni una hora en Ikea rodeada de diéresis y demás. Un beso.

loquemeahorro dijo...

Susana: A mí casi me tiene que venir a buscar el Samur, perdón, el Summä.

Mi heroína eres tú, que siempre comentas rauda y veloz y eso me anima a seguir escribiendo estas tontás.

Doctora dijo...

Cuando me dijeron que iba a tener una hermana pequeña me puse a guardar todas mis cosas en bolsas. Sería paradójico que en el futuro le ayudase a colocar sus cosas en una nueva casa.

Hasta que llegue ese día y como venganza anticipada voy a ir poniéndole la canción esa de Mecano ;P

loquemeahorro dijo...

Doctora: Muchos están deseando ayudar a su hermano/a a hacer la mudanza, como señal de que por fin van a poder tener un baño para ellos solos, que si lo piensas...

Mujer, no le pongas eso a tu hermana, en serio no lo hagas, no se lo merece, seguro.

Uno dijo...

Yo soy hermanito pequeño y el otro SI tiene memoria. Por eso valoro mas si cabe la labor de tu hermana mayor. Que le den el Toison de Oro.
Como experto ikeologo te aconsejo leer las instrucciones al principio y no esperar a que te sobren tres tornillos smûgsën.
Has sobrevivido a Ikea (y seguramentre a sus albóndigas), regocíjate.
Un abrazo

Natalia D. dijo...

Vale, me he reído con tu entrada. Es muy divertida. Pero eso no evita que piense que tienes mucho morro porque lo que me ha quedado muy claro es lo de que al grito de “dos no caben”, dejaste que tu santa y heroica hermana limpiara el horno solita.
Por cierto ¿en qué polígono venden hermanas como la tuya?

loquemeahorro dijo...

Uno: ¡El Toisón de Oro, ya!

O sea que tú sí lo has sufrido en tus carnes morenas? Yo nada, chico. Toda la vida oyendo estas cosas y pensando "si mi hermana me hacía la cama cuando éramos pequeñas".

Y cuando digo que me la hacía no quiero decir que nadie la obligara, sino que lo hacía porque sí, por hacerle un favor a su hermanita. Y eso vale tanto como lo del Ikea, si no más.

Aaaaaah, el montaje de muebles de Ikea... eso también tiene su propio capítulo


Natalia D: Juro solemenemente que no sabía lo del horno, menudo cargo de conciencia, de verdad.

Era en la casa nueva y como todo estaba muy limpito (y yo estaba limpiando en la mía antigua, que no lo estaba tanto) pensé que sería coser y cantar.

En verdad que lo pasé fatal cuando me enteré.

laesti dijo...

Ataque de risa que me ha entrado con el Eungenio Salvador Dalí. Cuánto daño ha hecho Mecano a la música, no olvidemos aquel gran éxito, "La fuerza del destino":
Y nos metimos en el coche
mi amigo, tu amiga tú y yo
te dije nena dame un beso
tú CONTESTASTES que no

Lillu dijo...

Yo debo ser la única persona que disfruta en Ikea... y en Carrefour, en Alcampo, en Leroy Merlin y, en general, en cualquier gran superficie con muchas cosas. No me gustan los centros comerciales pero los hipermercados me pirran y se me van las horas mirando etiquetas de cosas que jamás me compraré.

Ahora bien, cuando buscas algo concreto y no lo encuentras acabas absolutamente desesperada y con ganas de darle patadas a todos los muebles que "casi" te caben en ese hueco que has medido 7 veces, pero no.

En mi caso fue mi hermana mayor la que me llevó un día con ella a mirar mobiliario para su casa. Cortinas, concretamente. Desde aquel día, odio las cortinas :D

saluditos

Jane Jubilada dijo...

Las hermanas mayores somos muy sufridas, que te lo digo yo ¡Ponga una hermana mayor en su vida! Y eso que Agatha Christie cuenta en su "Autobiografía" que su hermana Madge la asustaba de pequeña diciéndole: "Ahora me voy pero luego la que va a aparecer es ¡la hermana mayor!" y que a ella eso la hacía temblar. Y de ahí tanta novela de misterios y asesinatos. Pero, a pesar de esa mala fama, cuando Agatha se fue 1 año con su marido a dar la vuelta al mundo ¿quién se quedó con la niña? ¡La hermana mayor! Si es que si no existiéramos, habría que inventarnos...

Blackmount dijo...

ay que terrible. yo tambien tengo que mudarme este fin de semana. como decia un sabio personaje "it is very difficult todo esto". y yo voy a tener que sufrir todo ello yo solito en mis carnes sabrosas de rosa. que afortunada tu que tienes la ayuda de Agustina de Aragon, se mereceria hasta el nobel de la paz, que mira tu que si se lo dieron a obama y ahora se lo van a dar a putin, pues con mucha mas razon se lo deberian dar a tu hermana.

loquemeahorro dijo...

laEsti: Tenemos fobias similares, a mí ese "contestastessss" me ha perseguido muchos años en mis peores pesadillas.

¿Y Mujer contra Mujer? ¿Y Cruz de Navajas? ¿No decía algo sobre las ganas y el café? ¿o era el café y las canas?

Gracias, guapa.


Lillu: ¿En serio? Te admiro o mejor dicho, te envidio porque yo me pongo muy nerviosa. Eso sí, lo de mirar las etiquetas también lo hago, pero acabo medio muerta, cansada y mareada.

Ay, cortinas! Me faltan las cortinas!!

Tu hermana te llevó ahí porque aún te guarda rencor por lo del sueño, supongo que lo sabes.


Jane Jubilada Caramaba con Madge Christie!! Seguro que tú eres una hermana mayor admirable, a altura de la mía y de Mary Inglass, pero no creo que lo de la hermana de A.C. tuviera mucho mérito: ten en cuenta que a la hija la tenían en un internado y supongo que en verano la mandarían de vacaciones con una amiguita, o se la encasquetarían a una niñera.

Una vez leí que "Agatha C. y su hija tenían una relación fría", me pregunto por qué, la verdad.


Blackmount: ¡Ay, pobre! ¡Te mudas! Ánimo y espero que no sufran mucho tus carnes sabrosas de rosa primorosa. Yo he hecho otras mudanzas sin tanta ayuda y es mortal de necesidad.

¿¿¿¿¿¿le van a dar el Nobel de la Paz a Putin??????????? ¿¿En serio?? Lo de Obama ya me dejó loca pero esto, esto no tiene nombre.

Isi dijo...

jajaj La Catalina de Aragón del mueble desmontable, pobre hermana mayor!
Sí, yo también tuve ese sueño horrible en el que veía cocinas con nombres raros, y desde entonces odié a mi hermana pequeña. A día de hoy, y sin ninguna mudanza a mis anchas espaldas, la quiero un poquito más, visto lo visto ;)

Bueno, espero que esa no-dominación del polígono no signifique que tengas que volver a mudarte para volver a intentar dominarlo, ehhh!

loquemeahorro dijo...

Isi: Claro, al final a los hermanitos se les coge cariño ;-)

No, por Dios, más mudanzas nooooo!!! Prefiero tener hermanos pequeños!!

Madre Exilio dijo...

Querida amiga de aventuras internaúticas,

Como siempre me has matado de risa, ya sabes que por eso siemrpe vengo a visitarte, a veces un poco tarde, como hoy, pero ya sabes que los latinos tenemos la fama (bien merecida) de que seimpre llegamos tarde.

Tu hermana, esa esí que es una hermana de verdad.

Lo de los accidentes infantiles, debe ser una coincidencia pero justo hoy, unas horas antes de leer este post estuve hablado del tema (en tono trágico, no jocoso como también puede ser) con una amiga.

En fin, que me he sentido conectada contigo.

Un abrazo y por cierto, sabes que siempre recuerdo el post aquel de la tila y la chica tan maja (muy lista ella) que te preguntaba de qué ibas a querer la tila, jajaja.

loquemeahorro dijo...

Madre Exilio: Muchas gracias y gracias por tus visitas, sean cuando sean. Además que sepas que esta vez has llegado de las primeritas así que a partir de ahora, cuando alguien te diga algo como
- Los sudamericanos, llegamos tarde ¿eh?
- Pues lo siento por VOSOTROS.

Ay, la pobre de la tila... bueno, las pobres que es más de una.

Chechu Rebota dijo...

Eso no es una hermana, eso es una santa, pocas parejas de hermanos conozco que se lleven tan bien.

loquemeahorro dijo...

Chechu Rebota: Lo que más le agradezco es que no le haya gustado nunca Mecano ni Sergio Dalma.

¿Te imaginas? Un hermano al que le encantara Sergio Dalma y todo el día ahí bailando con los delfines...

El niño desgraciaíto dijo...

Yo soy hermano mayor y no he ayudado con la mudanza a mis hermanos pequeños, así que no puedo opinar sobre bondad, pero sí que sé de mudanzas y si ha aguantado sin rechistar todas estas aventuras es que es una santa, sin duda.

loquemeahorro dijo...

El niño desgraciaíto: Yo de mudanzas sé un montón, en serio tengo un par de másters del universo y sí, agunatar ese tirón es para beatificarla ipso facto.

mientrasleo dijo...

Madre mía, no tenía una heroína desde mi infancia. Ikea!!! dos días!!! y salir vivas y cuerdas!!!
Increíble, de verdad...
Besos

Isabel Hernandez dijo...

Anda, ¿que ven mis ojos? ¿Esto es un, más que merecido, homenaje a las estupendas, sufridas, cuentaconmigo, hermanas mayores? Pues que quieres que te diga...¡que ya era hora! Entre otras cosas. Porque no es porque yo sea hermana mayor, pero lo de la tuya tiene mucho mérito, que aquí servidora para lo que se tercie, pero lo del Ikea, como que no. Así que si las hermanas mayores nos merecemos un homenaje, aunque sea pequeño y aunque sea de uvas a peras, la tuya con más motivo.

Ángeles dijo...

Loque, no te puedes quejar, con una hermana mayor que se bate el cobre por ti de esa manera, y con la señorita Romy por otro lado... Yo pido un Óscar para tu hermana (porque lo de la Legión de Honor lo veo dificilillo).

PD: eso de Billy y el baile no lo pillo...

loquemeahorro dijo...

MientrasLeo: Lo peor fue otro día, semanas después, que nos decidimos a ir a las 19 h de un sábado... qué juerga!

Lo de cueradas vamos a dejarlo (por lo menos por mí)

bss

Isabel Hernández: Es que lo del Ikea tiene delito, la verdad, yo no sé si lo haría por (casi) nadie.

Me place que me des tu beneplácito de hermana mayor.


Ángeles: Vale, pues el Óscar también me parece bien, pero vamos que si la Legión de Honor se la han dado a ese "cantante"...

El niño bailarín Billy Elliot, que pedía "quiero bailar" pero como no le dejaron, se dedicó a fabricar estanterías para Ikea.

bibliobulimica dijo...

Loque:
voy a imprimir esta entrada y se las voy a dar a mis 4 hermanas menores en navidad para que vean lo que deberían de haberme regalado ¡un homenaje! si hasta estoy con la lágrima Remy temblándome en la esquina del ojo. ¡Al fin alguien que reconoce nuestro aporte al mundo!
Cierto, uno acaba encariñándose con las hermanas, y aguantando todo lo que hacen mientras van creciendo. Jamás deja uno de escuchar "eres la mayor, ayúdale a tu hermana".
¡ahhh, las risas que has traído a mi vida!
un beso,
Ale.

loquemeahorro dijo...

Bibliobulímica: Una vez me explicaste lo que era la lágrima Remy, pero te juro que he leído Romy y me preguntaba qué pintaría aquí la mejor dependienta de España.

Bueno, pues yo también se lo imprimiré a mi hermana para ver si me ahorro algún regalo :-D

OR² dijo...

Tenía muy rezagado este post, que como la gran mayoría, me hace carcajear; de niña también me preguntaba el porqué de esos tobillos huesudos y sin calcetín... ¡Pero que ocurrente eres!

loquemeahorro dijo...

OR2 Tú leete las entradas cuando quieras o puedas, si después vienes y me dices estas cosas tan bonitas.

Yo me la he vuelto a leer y me he dado cuenta de que
a) Mi hermana mola
b) Mi maquetación de los textos, no.