lunes, 4 de agosto de 2008

Vidas Cruzadas

Como tengo el canal Somos, de cine español, a veces veo cada cosa... hace no mucho vi una peli de las de Cifesa, de 1942.

Un drama sobre unos millonarios.... digo yo que eran esos intentos que se hacían de cine "de evasión" de la postguerra.

Supongo que la intención era difundir ideas del tipo "Los ricos también lloran", que diría la gente
- Mira, nosotros pasaremos hambre, pero esta pobre chica, qué dudas tiene de casarse o no con su pretendiente millonario.

Se llamaba "Vidas Cruzadas", y la única actriz conocida era Ana Mariscal, había algunos que la verdad: ni conocidos, ni actores, que el que hacía de su tío para mí que era el técnico de las luces, haciendo pluri-empleo.

De los hombres, como todos eran iguales, con bigotillo, perilla y así, me costaba saber si hablaba con el hermano "veleta", con el pretendiente millonario o con el amigo correveidile.

La vi porque el sonido era bueno, (bueno, y porque soy una psicópata), pero es que no hay quién entienda una castaña de esas pelis de los 40 española que si medio oyes los diálogos, te quedas sordo con la música.

Claro, que lo malo era que se entendían lo que decían:

Qué frases! quién las escribiría! porque cosas del tipo
- El amor es como un instante en el que se cruzan dos vidas que se aprovecha o se pierde para siempre.
- El orgullo que se rinde al dinero, no es orgullo (será una adivinanza?)
no las escribe cualquiera (a lo mejor era el de las luces, una vez más)

Y todo esto lo decía la pobre Ana Mariscal mirando al infinito, que no miraba a su galán a la cara ni por equivocación.

A lo mejor le pasaba como a mí, que ni sabía cuando estaba hablando con el hermano, el amigo, el novio o el tío-electricista.

Esto explicaría el final, que para evitar equívocos en vez de un beso apasionado, se daban un abrazo fraterno, que lo mismo daba que se lo diera al novio que al Rey Baltasar, cuando fuera a pedirle que le trajera mejores papeles.