viernes, 9 de octubre de 2009

El traje nuevo del emperador (I)

Érase que se era un rey que reinaba en un pequeño país, pero como sus padres tenían aires de grandeza, le pusieron por nombre "Emperador".

Se les ocurrió un día que estaban viendo "La Dama de Rosa" y dijeron

- Si esta chica que actúa tan mal, se puede llamar "Emperatrís", nuestro hijo que es rey, con más razón se llamará Emperador. ¡No va a ser menos que la protagonista de un culebrón!

- ¡Ni menos que un pez! ¡Será por espadas, que anda que no tenemos en el sótano!


Ya marcado con este comienzo, el hombre se convirtió en un pelín pretenciosillo.

Una de sus manías era gastarse el dinero del erario público en ropa.

Eso se hizo muy célebre y había gente que utilizaba esto a su favor, y cuando quería una prebenda, le regalaba un traje, pero bueno... al final no le juzgaron por eso.

A lo que iba, esta afición llegó a los oídos de unos pillos, malandrines y embaucadores a lo que (solo con ánimo de resumir) llamaremos, "comerciales".

Solicitaron audiencia al monarca (esto lo he sacado del Hola: "el monarca"), y empezaron a regalarle el oído un poquito.

- Excelso emperador, hombre de belleza y elegancia incontestable...

El emperador no dijo nada, por lo de que era incontestable, y sé de lo que hablo.

- Nos presentamos ante S.A.R. (esto igual, del Hola) porque sabemos que como persona de gusto sin igual, apreciará lo que le queremos ofrecer...
- ... y no se lo ofrecemos a todo el mundo...
- ... pero usted nos ha caído bien

Siguieron utilizando estas y otras técnicas, y le tocaban el brazo, y le decían mucho su nombre, que era una cosa que habían aprendido en un curso de Técnicas de Venta, o de ligue, no sé... que a todo el mundo le gusta oír su nombre.

Será si no te llamas María de la Regla, que estarás deseando que no te lo recuerden, digo yo.

- Tenemos, Emperador, un tejido desconocido en todo el mundo, Emperador.

Y le tocaban otra vez la chepa, pero sin segundas intenciones ocultas, como pasarle un décimo de lotería o algo.

Y es que cuando eres comercial, te conviertes en una persona a la que todo el mundo le cae bien, y no te cuesta coger confianza con ellos. Es un trabajo que saca lo mejor de cada uno.

- Es un tejido finísimo, Emperador
- Con una "caída" que nunca ha visto antes, Emperador.
- Que Emperador, no le tirará nada de sisa ni de tiro, Emperador.

El Emperador llamó a su criado para pedirle una aspirina, que estaba entrando dolor de cabeza de tanto oír su nombre.

Mientras, los otros continuaban glosándole las virtudes de la tela desconocida en todo el mundo-mundial, y gastándole el nombre, que en una estas perdió hasta un par de letras y todo.

Al final, el emperador carraspeó y se dirigió a ellos majestuosamente (tal y como correspondía a su rango y a su autoestima)

- Os voy a decir dos cosas.

Una: En esta media hora creo que he oído más mi nombre, que en todos los días de mi vida.

Dos: O me enseñáis ya esa tela tan magnífica, o ya os podéis ir yendo al Reino de la Bella Durmiente y arroparla con ella.

- Verá majestad, es que esta tela tiene una particularidad única, y es que solo la pueden ver las personas inteligentes.

- Sí, los necios no la pueden ver. Por eso se la ofrecemos a usted.

Entonces, abrieron sus baúles, y sacaran una cajita primorosamente (el Hola, again) decorada, miraron al monarca y le dijeron

- ¿Está preparado? Contemple y maravillese.

Abrieron la caja con mucha ceremonia, y movieron las manos como si sacaran con mucho cuidado una tela, pero en sus manos no había absolutamente nada.

El rey miró aquello sin saber qué decir mientras ellos seguían hablando

- Como verá es solo una pequeña muestra..

"Y tan pequeña, pensó el rey"

- .... porque solo la tejemos por encargo, ya que cuesta mucho porque observará que lleva seda e hilo de oro...

- .... ¿ve los brillos que desprende? Por eso tiene ese color iridiscente.

El pobre rey que ni veía la tela, ni sabía lo que significaba "iridiscente", solo pudo balbucir

- Psssí, sí...

- Bajo esta luz parece casi un color pastel, pero si se fija bien, verá que se adivina una tonalidad bermellón, que como sabrá es tendencia esta temporada ¿no le parece usted?

El rey de la última frase, solo había entendido las preposiciones, así que contestó mucho más seguro de sí mismo

- Claro, claro, tendencia, bermejillón... está claro

Los comerciales se miraron el uno al otro, porque comprendieron que el primo ya había caído en sus redes. Redes invisibles, en todo caso.

CONTINUARÁ

25 comentarios:

Bookworm dijo...

Dios que risa! Es que somos de la misma época, esta más que claro. La verdad es que cuando lleguó la época de "Emperatrís" y sus hombreras, ya ni quise verla, eso sí reconozco ante el mundo bloguero que me tragué sin problema "Cristal" protagonizada por la misma "Emperatris" y no sólo me acuerdo de ella, sino también de Luis Alfredo, de Alejandro Ascanio, la pérfida Victoria, y del "padresito", por no hablar de aquel inolvidable tema "mi vida eres tuuuuu y solamente tuuuuu...." ¡Pa morirse!

En fin, estoy deseando leer la segunda entrega de este clásico de los clásicos y ver qué tal le queda el traje bermejillón a este "Emperador". Si se pone de moda este color lo mismo busco algo en las rebajas, ¡ja, ja, ja!

Gracias por estos ratitos que nos haces pasar.

dra jomeini dijo...

Dios, nunca pensé que "El traje nuevo del emperador" pudiera ser tan actual...

lammermoor dijo...

¡Si es que los clásicos siempre están vigentes!

Betweenmydresses dijo...

Qué bueno!! Bookworm, querida, te olvidas de "Inosensia" jajaja!!

Bookworm dijo...

Querida Between (hermana) no es que me olvidara de Inosensia, es que no ve venía el nombre y no quise hacer trampa buscando en internet. Ya puestos también recuerdo al bomberito enamorado de Inosensia.

Isi dijo...

Loque: te voy a confesar una cosa. Yo también he visto Cristal, y creo que la dama de rosa. Sé que era muy pequeña, pero creo que la chica que me cuidaba de peque estaba enganchada... y he sufrido traumas por eso. Me acuerdo de Luis Alfredo ¡¡¡nooooo!!!

Bueno, me alegro de que te animaras con este cuento, aunque tienes que reconocer que ha sido gracias al empujoncito de Inma ¿verdad?

Ir a la moda es muy duro, te lo digo yo: hoy he salido a comprarme un jersey. Parece fácil, ¿verdad? quería un jersey, de cualquier color y gordito (de lana gordita). Bueno, pues entro en Stradivarius y.... en toda la tienda no hay ni un jersey. Hija, debo de estar pasada de moda o algo, pero pensaba que todavía podía una ponerse un jersey.
Esto es peor que el bikini.

Conclusión: ¿tendrán esos comerciales algo para mí?

Doctora dijo...

Vaya,nunca había oido esta historia,mola :)

Lillu dijo...

Isi, yo voy más allá... también veía "La dama de rosa" y además me sabía la canción "Déjame intentar" de Carlos Mata. Anda que tenemos un delito XDD

Por cierto, Loque, me estás matando con los capítulos!! Quiero más, si es que yo soy de las que no soy capaz de ver las series en la tele porque me comen los nervios de una semana para otra! Así que espero a que se acabe la temporada, me la bajo entera y me la veo de corrido XDD Un pelín bruta sí que soy, vale... ays.

saluditos!

R. dijo...

¡Vaya! Otra de tus historias de originalidad incontestable. Levemente me ha hecho recordar aquella expresión El emperador está calato (calato es un peruanismo),

Estaré pendiente de la segunda parte, porque en casa se veían culebrones brasileros, y no venezolanos ni mexicanos, así que tendría muy poco que aportar.

Saludos,
R.

sangreybesos dijo...

Me ha convencido usted: voy a aparcar mis manuales de estilo y a Lázaro Carreter y proclamar el Hola como piedra angular de nuestra riqueza idiomática...

Un blogarito excepcional el suyo, oiga; considéreme desde ya cliente habitual (aunque permítame decirle que soy el tipo de parroquiano que pasa dos horas con la misma copa y tira las colillas al suelo)

Eva dijo...

jajajaja, oye, me estoy mosqwueando, al final de todo, no será esto un timo ¿verdad?, ya no hay respeto por nadie hasta se engaña a los soberanos, joer...

Inma dijo...

Qué alegría me ha dado entrar en tu blog y encontrarme esta entrada. ¡¡¡Qué incontestatable eficiencia!!! Este cuento me encanta y la adaptación güenisima. Y es que en el mundo moderno-cultural-artístico hay mucho de esto.

P.D.: y ¿no veíais "Caballo viejo"?

Isi dijo...

Lillu no sé cómo hemos sobrevivido a tanto culebrón: yo ya me imaginaba una madurez en las peluquerías leyendo el Qué me dices, pero menos mal que no ha sido así.

Por cierto, también es buena idea eso de bajarnos las temporadas enteras!! jajaj, menos mal que Loque no nos pone anuncios, porque si no, yo me tiraba de los pelos!!! :))

loquemeahorro dijo...

Bookworm, gracias a tí, por cierto que yo del padrecito ese no me acuerdo, y al que me has recordado (lo había borrado de mi mente) era ese galansote teñido: Alejandro Ascanio.

Dra Jomeini, gracias, es que ya se sabe que son cuentos "intemporales", si quieres ver más del mismo estilo en la etiqueta "cuentos", hay alguno que otro.

Lammermoor, te juro que había contestado al comentario anterior exactamente lo mismo, antes de leer tu comentario.

Betweenmydresses, gracias y bienvenida ¡¡veo que eres la hermana de Bookworm!!

Oye, Inosensia, no recordaba quién era. Hasta que entre las dos hermanas me la habéis recordado ¡¡Inosensia era la de los pelos imposibles!! la "guapa" más mundana, mientras Cristal era la guapa más fisna.

Isi, efectivamente el cuento es para tí y para Inma, espero que os guste.
Lo de la moda es extrañísimo, seguro que has visto un montón de híbridos de jersey y chaleco, con una media manga que no sirve para nada, no? muy útil con el tiempo de León!!

Doctora, gracias!

Lillu, bueno, lo mío no dura más de 2 ó 3 partes, comparado con aquellos culebrones, no es nada. Yo creo que la canción esa no la cantaba Carlos Mata sino un muchacho con una bufanda muy... estilosa y los vaqueros un pelín prietos.

R, estoooo.... ¿y qué es calato?
Prometo no volver a tocar el tema culebrón, vale, no lo prometo, pero en la segunda parte creo que no hay nada de eso.

SangreYBesos: muchas gracias, me llena de orgullo y satisfacción. Sea bienvenido a esta casa. Yo soy la que rebaña los platos de panchitos, lo reconozco.

Eva, ummm, qué idea me has dado con "el soberano".

Inma, gracias a tí por la idea, me alegro de que te haya gustado. Vi entera Cristal, 15 capítulos (por decir algo) de La Dama de Rosa y unos 30 de Caballo Viejo, que tenía el mejor malo de la historia (y el protagonista menos atractivo).

A todos:mEn vista del éxito de los culebrones, a lo mejor podía contar estos culebrones que vi (o me puedo inventar alguno que no viera)
¿qué oponáis?

Isi dijo...

SIIIIIIII
CU-LE-BRÓN YAAAAA

Seguro que los tuyos son infinita e incontestablemente mejores que cualquiera que se pueda ver por la tele.

POr cierto... el otro día nos bajamos un capítulo de una nueva serie que me recordó mucho a la tuya de "desorientados", porque la gente tenía flashforwards (que no flashbacks, pero bueno, me recordó igualmente)

Inma dijo...

Por supuesto que SÍ, anímate con los culebrones y seguro que te salen más creíbles que los guiones de las telenovelas.
Muchas gracias por el cuento.

Bookworm dijo...

Eso ni se pregunta Loque. Ponte manos a la obra, pero YA.
Besos

loquemeahorro dijo...

Gracias, jóvenas.
De momento a ver cuándo puedo terminar con este pescado, y me apunto lo del culebrón.
Ah, Yo también veo FlashForward, aunque lo llamo "dale p'alante" o "dale al fiu-fiu"

Isi dijo...

jajaja dale palante es guayy.

Lo malo es que a mi chico le dio por bajarse el primero y eso, que sólo hay primero y no podemos verlas seguidas. Esto es un trauma para mí porque, aunque no veo la tele, si veo un capítulo de algo, ya me enganché!! (por eso no veo la tele y así suecesivamente).

Entonces lo que hacemos es ver de seguidos unos cuantos capítulos de alguna serie (la verdad es que muy pocas). Ya le he dicho que espere a que se acabe la serie y la vemos seguida, pero he aquí el problema, que ahora él está más enganchado que yo.

Ayy mi madre, esto era para psicoanálisis, verdad?? o me confundí?? :)))

bibliobulimica dijo...

loque:
¡buenísimo como siempre! me encantó como el Emperador quedó enganchado entre sus "redes invisibles" como escribiste al final ¡jajaja!¿para cuándo la segunda parte???

loquemeahorro dijo...

Isi, haces bien en contar lo que sea, aquí se admite todo, mientras no se critique a la autora.
Ale, muchas gracias guapa, en mi mente está el final, pero en mi teclado, todavía no.

bibliobulimica dijo...

Loque:
pues esperando a saber qué sucede con el emperador....
un abrazo,
Ale.

isabel dijo...

Que bueno!!! como me he reido, yo tambien recuerdo a Cristal, a la Dama de Rosa y por supuesto tengo bien presente la faz de Emperatrís y de Luis Alfredo, parece mentira pero nunca he apreciado la riqueza intelectual de ¡Hola!, y siempre la leo...en la peluquería (de uvas a peras) pero siempre la misma, a partir de hoy me fijaré en la riqueza de su vocabulario, espero la segunda parte pronto y que nos regales algo de culebrones me parece genial. ¡ja,ja,ja! estoy de color bermejillón de tanto reirme.

Hilario dijo...

Creo que ya intuyo por donde van a ir los tiros. Pero esperaré a que salga la continuación para confirmarlos.

loquemeahorro dijo...

Isabel, gracias y veo que Emperatrís hizo mella en nuestras vidas (más de la que imaginaba, la verdad).
Fíjate bien en el Hola, que tiene mucha miga.

Ale e Hilario, vuestros deseos se han visto cumplidos (o eso espero), Hilario, ya me dirás si los tiros iban por dónde tú creías