martes, 15 de junio de 2010

El Perroflautista del Leroy Merlín (I)

Érase que se era un bonito pueblo, en medio de un bosque encantado, donde los pajaritos cantaban, los niños iban a natación los martes y a inglés los jueves y la gente se ponía el chandall los fines de semana para ir al Leroy Merlín a comprar pistolas decapadoras o cualquier otra herramienta para reparaciones caseras que no harían jamás.

En fin, que la vida transcurría plácidamente, especialmente para los profesores de idiomas que sabían que nadie aprendería inglés de verdad, y seguirían dando clases y más clases por siempre jamás.

Pero todo acabó el día que sufrieron una terrible plaga de jubilados mirando obras.

¿Qué pasa? ¿No os impresiona? Es que he dicho una PLAGA, es decir tooooooooodo lleno de jubilados viendo obras: Jubilados en las calles, en las oficinas, en las plazas, en el ascensor de tu casa... Entrabas al cuarto de baño y dos jubilados mirando como te cambiaban el bote sifónico.

Nota: Lo siento, me debo al bote si(n)fónico.

Vale, si eso no os impresiona, tengo otra versión:

Pero todo acabó el día que sufrieron una terrible plaga de divorciados resentidos.

Venga, esto sí que da canguele, no me lo negaréis. Yo me lo imagino así y me da miedito:

Me subo en el metro por la mañana y todos los que viajan el vagón son tíos contándome lo mala que era su ex-mujer, que se quedó con el piso, los niños, el coche y el dálmata de porcelana a tamaño real.

Salgo corriendo del tren, en la siguiente estación, que no la es la mía, pero me da igual, la cosa es huir. Me dirijo a las escaleras corriendo (si no llevo unas sandalias verdes que se salen, pero eso sí, que son ideales) y ahí me paro en un escalón (a coger aire, que por muy buen calzado que lleve, resoplaría como un percherón) y entonces, el pasajero que va delante se gira y me dice:

- Y eso que la casa la había pagado yo casi toda y el dinero de la entrada nos lo dieron mis padres, y es lo que yo digo que....

Subo unos cuántos escalones hasta que llego a un sitio donde se ha puesto un tipo en el lado izquierdo y no deja pasar, me mira y sin más le oigo :

- ... en este país a las mujeres la ley les favorece y ....

- Bueno, y a mí qué me cuentas, yo tenía un novio que tocaba en un conjunto beat y no se lo voy diciendo por ahí a todo el mundo. ¿O qué te crees? ¿Que tengo un blog y le doy la lata a la gente con mis chorradas?

Vale, que tampoco os ha convencido lo de la plaga de separatas cansinos, pues tengo más, no os preocupéis:

¿Qué os parece una invasión de teleoperadores argentinos que quieren que os cambiéis a Movistar?

¿Y una de comerciales engominados con rulitos de pelo en la nuca? ¿Tampoco? ¿Y si además llevan un esclava de plata en la muñeca?

Veo que nada os da miedo, pero tengo muchas más ideas.

Una invasión de:

- Promotores inmobiliarios.

- Gente que llama a los camareros "Jefe".

- Starbucks.

- Adolescentes con moño ahuecado al estilo de Amy Winehouse y un lacito rojo como de Blancanieves, que te piden un cigarrillo.

- Hombres que no amaban a las mujeres que soñaban con bidones de gasolina y cerillas que no se les encendían porque tenían corrientes de aire en su casa.

- Ex compañeros de clase que te localizan por feisbuk 20 años más tarde solo para decirte que se han casado, tienen dos niños y viven en León.

- Zaras Home.

- Locutores de radio que dicen "Hey, ya estamos en el ecuador de la semana".

- Gente que lleva un tatuaje con letras chinas que creen que ponen "Suerte y Felicidad" y realmente pone "Este medicamento produce somnolencia, no conduzca ni maneje maquinaria pesada".

- Ex compañeros de clase que te localizan por feisbuk 20 años más tarde solo para decirte que se han casado, tienen dos niños y viven en León, con los que no recuerdas haber hablado en toda tu vida.

- El tapicero señora, ha llegado el tapicero.

- Personas que le dan una paliza a las máquina de sándwiches cuando se les atasca algo, y prefiere que le aplaste una máquina expendedora a quedarse sin comer una concha Codan.

- Breshkas.

- Blogueras que no saben si se escribe "Breska", "Breshka", "Breskha" o qué y que pasan de averiguarlo.

- Colecciones de Botijos del Mundo, en fascículos semanales.

- Adolescentes con el pelo liso y muy largo, con rebeca de jubilado, pantalones pitillo y manoletinas, que te piden un cigarrillo.

- Gente que intenta pagar el autobús con un billete de más de 5 euros.

- Adolescentes con el pelo como sea que le dicen a su amiga "Jo tía, esa señora yo me ha dado un cigarrillo".

- Ex compañeros de clase que te localizan por feisbuk 20 años más tarde solo para decirte que se han casado, tienen dos niños y viven en León, que estás seguro que no conoces de nada.

¿Bueno, que no? Pues lo siento pero ya he encontrado la refinitiva: Tuvieron una plaga de ....

(CONTINUARÁ)

35 comentarios:

Lillu dijo...

Definitivamente me quedo con la invasión de Starbucks!!! Es que las otras tienen peor pinta y la mayoría pueden hablar, así que mejor los Starbucks (de los Bershkas -o como se escriba- es que casi nunca me sirve nada :P)

saluditos!

Lillu dijo...

Ay, primer! :D

loquemeahorro dijo...

Enhorabuena, Lillu. Y con doble motivo, porque Starbucks, hay unos cuántos.

Oye, completamente de acuerdo con lo de que es pero que puedan hablar.

Martha dijo...

¿De qué, de qué???

¿Qué puede ser peor que la plaga de los compañeros feisbuqueros que viven en León?? ¿Qué, por Diooor???

loquemeahorro dijo...

Martha: ¿A que sí, a que los feisbuqueros que vuelven de la tierra de los muertos para recordarte que estaban en tu clase de 3º D, dan miedito?
Lo que es no te lo puedo decir, pero a mi por lo menos, me dan pánico.

Agustín Morales dijo...

Si no modifican la ley, la peor plaga sería sin duda la de los divorciados cabreados.

Siento no estar muy imaginativo últimamente. Además mientras leía el post he tenido un deja vu cuando leía no sé que de unos señores de León. No debo estar muy bien.

bibliobulimica dijo...

Loque:
como siempre, arrancas carcajadas y mis endorfinas vuelan hasta el techo.
¿No será que el feisbuquero de león está casado con Pepita y te está avisando para que la siguiente vez que te llame su suegra tomes el recado y se lo pongas en su muro????
Un beso guapa,
Ale.

loquemeahorro dijo...

Agustín ¿Parientes de Fray Luis?

Biblibulímica Gracias guapa. Muy bueno lo del feisbukero que intenta que le den los recados de su suegra

Sr Nocivo dijo...

Todas esas plagas me atemorizan, porque si todo son starbucks no podremos ir al los breskash (o como se escriba) y si todo son divorciados resentidos solo habrá un tema de conversación. Si hay una invasión de adolescentes gorronas de tabaco y que no saben hablar no podremos dar un paso sin que nos paren para pedirnos cigarros...
La que más me ha hecho reír ha sido "Hombres que no amaban a las mujeres que soñaban con bidones de gasolina y cerillas que no se les encendían porque tenían corrientes de aire en su casa." Aunque en realidad me quedo con ganas de saber que va a pasar.

Doctora dijo...

Peores son los locutores que el miércoles dicen "Ya está más cerca el fin de semana" :)

lammermoor dijo...

Pues anda que los locutores que dicen que están cayendo BASTIONES de agua. Me acordaba de ella (era locutora) está mañana mientras caían no Bastiones pero si hectolitros y hectolitros de agua.
En cuanto a las sandalias verdes ideales de la muerte pero se te salen (y se clavan en medio de la planta del pie) tengo unas.

¡ah! Soy de las que intentó pagar el autobús con un billete de más de 5 euros. Exactamente 10 pero es porque aquí (en Oviedo) puedes hacerlo.

P.D: esperamos con ansia la segunda parte

jane dijo...

También podría haber una plaga de empleadas (a las que tampoco conoces de nada) y te llaman "cariño", "mi amor" y "mi vida".
PD: Yo no me he parado jamás en la vida a mirar una obra (ni siquiera la del bote si(n)fónico) y tampoco uso mucho rebecas exprofeso de jubilados. Y, sin embargo, soy jubilada ¿Seré rarita?

julio querol cañas dijo...

A mi lo que me da mucho,pero mucho miedo casi panico, es la plaga de teleoperadores argentinos, sobre todo cuando me atacan en mitad de la siesta.

Alice Silver dijo...

Tengo una sobrina de moño ahuecao, miedo. Compañeros que apalizan maquinas expendedoras (me ha encantado), miedo. Y estoy rodeada de chicas con manoletinas (que no se porque llaman merceditas), mucho, mucho miedo.

loquemeahorro dijo...

Lammemoor: ¿Bastiones? Nunca lo había oído, qué bueno.
¿Por qué las sandalias "más preciosas" que te compras, siempre-siempre son incomodísimas?

Sr. Nocivo: Gracias, gracias, el título ese lo tenía hace mucho tiempo en mente, pero no lo había compartido todavía con la humanidad.

pd. A mi todas me dan mucho miedo, la verdad

Doctora: Es verdad, hay mucho que dicen lo del fin de semana desde el lunes a las 7 de la tarde.

Jane: Lo de ver obras es un subconjunto que me asombra, no sé qué interés le ven a las obras, la verdad.
Es verdad, la plaga de "las cariño" es peligrosísima. Ah, no puedes llevar esas chaquetas porque están todas acaparadas por las adolescentes pide-cigarrillos.

Gran verdad, Julio una de las características de esa plaga es la hora a la que ataca.

Alice: Haces bien en tener miedo, y además estoy enfadadísima con que la gente no sepa que las merceditas tienen una tira, y las manoletinas son esos zapatos huidizos que en cuanto pueden, escapan de tu pie.
¡Qué poca cultura hay en este país!

Isi dijo...

Jolines; ¿no podían ser de Burgos? Que los de León no damos miedo!! jeje
Lo de los jubilados que miran las obras me daría mucho miedo si yo trabajara en la obra en cuestión y los tuviera mirándome durante toda mi jornada, la verdad. Qué estrés!

Ý no nos dices de qué es la plaga definitiva!! qué mala!

loquemeahorro dijo...

Isi Lo de León era un homenaje, pensé que te haría mucha gracia, por cierto, saluda de mi parte a mis ex-compañeros :-)

Sí, sería terrible estar currando con unos cuántos señores mirándote y comentando a voz en grito "Maximiza la pantalla, que así no ves nada" o "¿Para esa cuenta necesitas el excel? ¡Qué vergüenza!"

Inma dijo...

Je, je... qué bueno... Yo en esta etapa de mi vida soy más benevolente que hace unos años e intento observar y que me afecte poco el entorno no inmediato, pero aún así sigue habiendo plagas que me afectan el hígado. De las más insoportables para mí son las que dicen "blogueros y blogueras, lectores y lectoras... de Loque y Loca". Y bueno, la plaga de madres que da la casualidad que nunca están mirando cuando su hijo pega, empuja o aplasta a otro niño.

Agustín Morales dijo...

Uy! Coincido con Inma al cien por cien. De las pocas cosas que a mi edad me sacan de quicio es esa majadería de poner "ciudadanos y ciudadanas, blogueros y blogueras etc... " . Eso sí que es una plaga. La plaga de la estúpidez, del borreguismos y de la falta de ideas elevada a la máxima potencia.

loquemeahorro dijo...

Hola, Inma, a mi la verdad es que la mayoría de esas invasiones no me importan demasiado, como la de las adolescentes moñísticas, aunque me sorprende su proliferación.

La de los padres que miran a otro lado cuando su hijo está masacrando al personal, está muy extendida, también es de notar la de "si son niños" o "es normal que se peguen".

Yo una vez conocí a uno que decía que era "sano" que se pegaran (sobre todo si a él no le pillaba por en medio, sospecho)

xGaztelu dijo...

Fantástica entrada! Así de sencilla y así de buena (lo de sencilla en el mejor sentido, no se vaya usted a creer lo que no es …) Quedamos a la espera de la prometida continuación.
xG

Isi dijo...

Ahhh es que como hablábamos de plagas malignas no pillé que fuera un homenaje... jajaja

loquemeahorro dijo...

xGaztelu ¡Qué bien que te haya gustado!

Isi Anda, anda, si estás harta de decirme que no haces más que encontrarte compañeros míos del colegio.

maribel dijo...

Loque, ¿te has vuelto loca?, poner tantas ideas en un sólo post, se va a disparar la audiencia, los teleoperadores argentinos no dan abasto, dios mío, pero si cuentas hasta alguna de mis pesadillas, lo del feisbuk tres veces, ¿tiene truco o es para concurso?, o es que son la plaga de León, lo digo por lo del homenaje a Isi o a sus amigos o a...¿ud cree que así yo me ahorro el psicoanálisis?..pero sí voy a peor!!, veo sandalias verdes, bueno rojas, que me hablan de lo mala que es su mujer, y llueve, llueve, llueve..., no esto también lo ha dicho Lammermoor, necesito un starbucks, me ha vuelto la adicción, ud es una impostora, voy a necesitar más sesiones, dosifiquese, exponga los temas de uno en uno, no así en tropel, jo!!!!

¿Quién dijo que estabas en crisis?, ¿preparamos una excursión para ver obras, en chandall y con sandalias verdes?¿ a ver a Turner...?
Guapa, maléfica, maligna, no!: Belleza Incontestable, esta vez no te escapas, por que es que la casa es verdad que la he pagado yo....
Que gusto darle así a al tecla, ya estoy mejor...
Besos ;-)

loquemeahorro dijo...

Gracias de todo corazón Maribel. Efectivamente yo vivo en una crisis bloguera permanente y siempre me parece que tengo pocos comentarios y poco aceptación, y poco peloteo y no sé qué más. En fin, que lo mío es una plaga de blogueras paranoícas.

Menos mal que te tengo a tí, que me has quitado la tontería de un golpe de sandalia verde (si vieras lo bonitas que son!)

Turner... tenemos que hablar de Turner (y del mineralismo)

Muchas gracias, guapa.

pd. Aquí ya no llueve, pero me tomaba un café del Starbucks ahora mismo.

JuanRa Diablo dijo...

Yo alucino mientras me rio y me rio miesntras alucino porque me encanta tu humor surrealista XDXD

Otra plaga chunga sería una de periodistas deportivos que hoy te dicen "España favorita sin duda" y mañana "Qué mal España, lo peor de lo peor"
Uff, me pego un tiro!!

loquemeahorro dijo...

JuanRa Muchas gracias, de verdad.

Creo Una plaga de periodistas deportivos me da más miedo que ninguna de las que he dicho yo.

*entangled* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
loquemeahorro dijo...

Compruebo preocupada, *entangled*, que los (guerreros) jubilados mirando obras, también afecta a los "nativos americanos". ¡Qué pueblo más castigado!

Gallo dijo...

Las Bershkass bueno, Starbuks, buenísimo; Bueno son una plaga, pero a veces un mal necesario, aunque pagar un dineral por un espresso que lo hago mejor en casa...

Te llevas las palmas con el Feisbuk. Me he yo dado la tarea (frase velour) de borrar a todos mis ex-compañeros de clase a quienes no veo en, ahem, 20 años. una: porque vivo a miles de kilometros luz de ellos; dos: porque no me interesa que me busquen para platicarme que fulanito, el que me caía en el hígado, se caso con una venezolana.

Lo peor es que regresan, como si la indirecta no les hubiese entrado.

Gallo dijo...

AHH y me habia olvidado de los argentinos. Mira que cosa! En México jamás verás un argentino en un call center. como se sienten mas hermosos que los mexicanos, ellos aspiran a modelos o actores de telenovelas...al final terminan en Cancun vendiendo tiempos compartidos...que suya la tienen no?

RFP dijo...

De dálmatas de porcelana. No hay cosa que pueda dar más miedo que eso.
Bueno, sí que hay dos: pijas que hacen películas donde quieren poner de moda dálmatas de porcelana de marca mientras buscan marido en ciudades cosmopolitas y perroflautas que descubren que los dálmatas de porcelana son lo mejor para el medio ambiente y pretenden que Zapatero nos obligue a tener uno en casa por ley.
De momento es lo que se me ocurre, aunque mi almohada será capaz de darme más ideas...

loquemeahorro dijo...

Gallo Gracias, me alegro de que alguien esté de acuerdo con la plaga feisbuk, y esos ex-compañeros misteriosos. En mi caso hace más de 20 años (no diremos cuántos) pero era por disimular.

Ah, tema teleoperadores: Creo que lo que ocurre aquí es que por ahorrarse unos dineros, se han llevado los call-centers a otras latitudes.

RFP ¡Cuánto bueno por aquí! Es verdad, los dálmatas son los que dan más miedo. Por cierto, que yo también me había dado cuenta de que lo supuestamente "fashion" de esas películas que dices, se confunde con lo súper hortera de mercadillo. O me lo parece a mí, vamos.

Ángeles dijo...

Muy buena entrada, loque.
Respecto al feisbukero de León, a ver si es que está a punto de divorciarse y te está buscando para contarte sus penas...

loquemeahorro dijo...

Qué bueno Ángeles, te juro que me he reído con ganas.