lunes, 13 de septiembre de 2010

El zumo

Madrid en Agosto, escogí un mal día para que me diera un tirón en la espalda.

Con mi masajista "de confianza" de vacaciones, comienza una ronda de llamadas desesperadas en busca de ayuda: Batman, El Séptimo de Caballería, Las Chicas Exploradoras…

En el 118xx me dicen que solo tienen el teléfono de las chicas exploradoras, pero que se tienen que asegurar de que sea mayor de edad para dármelo.

Al final me decido a llamar a todos los fisioterapeutas que se me ocurren, pero ninguno me atiende en el mismo día ni en broma. Bueno, a lo mejor en broma sí, pero claro, luego vas con la lumbalgia y te dicen que era una broma y no te hace maldita la gracia. Así somos los álgicos del mundo, gente sin sentido del humor.

Al final consigo hora para la misma tarde en un sitio al que nunca he ido, y es raro, pero cuyo nombre me atrae poderosamente, pero que no me atrevo a poner aquí por si acaso los que trabajan ahí saben preguntar a la chica de Guguel, no les hace gracia y me escupen en la espalda la próxima vez que vaya.

Y eso me han dicho que lo cobran extra. Sobre todo si lo hace una chica con tacones muy altos.

Digo que es raro que no lo conozca porque yo me gasto una parte importante de mi sueldo en estos vicios, probablemente sea la persona a la que más meten mano de España, después de las Chicas Exploradoras esas.

Pues sí, es hora ya de confesarlo, en esto de las “terapias manuales” tengo máster: Fisioterapia, acupuntura, osteopatía, quiromasaje, manicura francesa… y yo sigo hecha el mismo trapillo, oiga. Pero a lo tonto, reactivo la economía.

Allá donde voy, conozco (quiera o no) el que se dedica a esto en la zona: He pensado hacer una guía. Al tiempo, ese será mi futuro.

Bueno, llamé al “Qué asco de espalda que tengo” y me preguntaron que qué tipo de dolor tenía, si me bajaba por la pierna o no sé qué. Yo, como ya tengo en esto mucha experiencia, le interrumpí y le di unas explicaciones claras, en el argot del ramo, para que me entendiera:

- Llevo todo el día poniéndome las manos así como las embarazadas.

Pues yo creo que me entendió.

El masaje bien

- ¿Te hago daño? Si te hago daño dímelo.

- Hombre por Dios ¿Con quién te hablas?

- Pues con una tía a la que no he visto en mi vida hasta el día de hoy.

- Que hablas con una mujer curtida, que aaaaaaaaaaaay, quita la mano de ahí.

Si de algo me he dado cuenta es que me llevo bien o mal con la gente según su profesión, y al igual que vivo en un pertinaz desencuentro con los peluqueros, con los masajistas siempre estoy a partir un piñón.

Así que después de esta sesión, como de costumbre, me trajeron un piñón.

Bueno, también me preguntaron si quería un poco de agua, o un zumo. Pedí un zumo de piña.

Para el que no esté familiarizado con este mundillo, diré que siempre, al acabar te dicen que te quedes un ratito tumbado descansando y para no levantarte de golpe, porque te puedes marear.

Así que ahí estaba yo tumbada y como medio ida, que es como se suele estar después de estas cosas, lo que unido a que normalmente tampoco me entero de mucho, el resultado es que siempre estoy en un estado al que suelo llamar “Mi reino no es de este mundo”.

Me dijeron

- Aquí te dejo el zumo.

- Bargcias, bargcias (es como hablo después de un masaje)

Cuando por fin me animo a sentarme en la camilla, veo que me han dejado el zumo en una bandejita muy mona, junto a un bombón, en una mesita que había ahí. Decir que lo veo es un eufemismo, porque sin las gafas, en penumbra y algo mareada, no veía absolutamente nada. Por eso me dejo siempre le piñón ahí abandonado, porque todavía no lo he encontrado.

Así que vi, o intuí, un zumo de esos en mini tetra-brick, con su pajita y todo, que pensé:

- La pajita para gente cutre, que en este local de categoría, me han traído un vasito de lo más mono, así como con cristal opaco, de diseño.

Así que eché el zumo en el vaso, empecé a beberlo, y comencé a vestirme, cuando volví a mi vasito (aún sin las gafas), me sorprendió ver (intuir) que en el fondo del vaso hubiera como otra capa, un poco como en los vasos de whisky. ¿Estará de moda en el fascinante mundo del vaso? Pensaba mientras bebía otro trago.

Mientras, me puse las gafas y cuando fui a beber de nuevo, vi que lo que había en el fondo del vaso, sí, del que había bebido más de una vez, no era un elemento decorativo, era una vela.

Sí, una vela, me había estado bebiendo una vela.

A ver, vamos a verlo mejor, pensaba mientras encendía la luz (todo esto a medio vestir), pues sí, era una vela puesta al fondo de un vasito muy mono, pero no de cera con su mechita, sino como de plástico.

¿Me habría intoxicado? ¿Cómo lo contaría en Urgencias? Ya me estaba imaginando los chascarrillos

- Tengo una prima que trabaja de enfermera en un Hospital y una noche llegó Richard Gere y …

- ¡Calla, eso es muy viejo! Yo tengo un vecino que es enfermero y tuvieron que hacerle un lavado de estómago a una tía que se bebió una vela.

Pero al igual que cuando te caes por la calle, lo que menos te importa es si te has roto la tibia, sino si te ha visto alguien y vas a salir en YouTube, a mí me importaba borrar los rastros de mi estupidez.

Al fondo de la habitación había un lavabo pequeñito y ahí me puse a limpiar el recipiente traidor, intentando secarlo después, no sé ni cómo. Hubiera estado genial que hubieran entrado en ese momento, al ver que tardaba en salir.

Después de limpiar, más o menos, las pruebas de mi infamia, la vela se volvió a encender quién sabe por qué ensalmo o encantamiento.

Cuando por fin salí a la recepción, las preguntas de rigor:

- ¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras?

- Bien, bien, creo que he engendrado un Gusiluz, pero bien.

Me recomendaron volver unos días más tardes, para terminar de quitarme las contracturas. Yo pedí hora, preguntándome si seguiría viva para el martes siguiente.

¿Que cómo estoy ahora? Pues de momento no he notado nada raro, pero por las noches, cuando estoy en la cama, en vez de fijarme en si me da pataditas, me miro un poco la tripilla, a ver si empieza a lucir.

38 comentarios:

Hilario dijo...

Has conseguido arrancarme las primeras carcajadas de este lunes.
Si te conviertes en una super heroina con luz propia espero que nos avises.

Espita Gorgorita dijo...

Jajajaj, ay ay... espera que sigo escribiendo enseguida....

Sigo riendome incluso despues de haber vuelto del baño, pero pero pero.. alma de cántaro! no notabas un sabor raruno? jajajaja si que te dejan relajada, si...

loquemeahorro dijo...

Gracias Hilario, huysss me acabo de dar cuenta de que no he puesto bien los enlaces, ahora vuelvo.

Espita Gorgorita dijo...

No entiendo la palabra píñón. Si son enanos! No debería ser piñín? Las bicicletas tendrían platos con piñines! Mucho más lógico donde va usté a parar...

loquemeahorro dijo...

Hilario (again) Que me gusta la idea de convertirme en una súper heroína bebe-velas.

Espita: Gracias, gracias, no sabía a nada, si eso es como si te sirves un zumo en un vaso con una bombilla dentro, si la bombilla está limpia...Al tiempo, se pondrá de moda en Tokio en un par de temporadas.

¿Piñoncitos?

Yo lo que detesto (lo digo aquí venga o no, a cuento) es la gente que para decir "dientes" dice "la piñata". Sobre todo porque eso es lo de los cumpleaños (Cielos, qué reflexiones)

maga dijo...

Mira que te tengo dicho que no hagas nada sin las gafas, y tu ni caso, así claro, andas bebiéndote velas por ahí... Menos mal que con el zumo si acertaste y no te bebiste un bote de aceite de masaje :D.

urelio dijo...

Hola loque! No te imaginas hasta qué punto me he sentido identificado, hasta que he llegado a lo del zumo. No porque tenga menos diotrías que tú - que no tengo ni idea -, sino porque todavía no me han ofrecido un zumo después de meterme mano, ni agua si quiera (ahora que lo pienso: QUÉ MISERABLES!) Eso sí, siempre me dicen que beba mucha agua.

El final del texto: GENIAL

Después de leerte siento menos desazón..:)

Un saludo.

Teresa dijo...

Loque me esperaba cualquier cosa en el vaso pero no una vela. Que risa, te imagino y además me he sentido solidaria contigo, porque yo también he estado de masajes con el lumbago y ¡ madre mía! cuando el fisio se pone bruto. Eso sí a mi no me dan zumito ni nada.
Un abrazo
Teresa

loquemeahorro dijo...

Maga El aceite de masaje, ahora que lo pienso, después hacía la digestión con mayor suavidad.

Gracias Urelio, los miopes que vamos a que nos den masajes tenemos que estar unidos, a ver si encontramos una siglas que estén bien.

A mí no me suelen dar nada de nada, a menos que me maree o algo así.

bss desazonados

Teresa A mí es la primera vez que me dan algo, y casi me enveneno, ahora ya no darán nada a nadie, so pretexto de peligro público.

pd. Algunos descargan todo su sadismo, no es por nada.

Isi dijo...

ayyyy Loque, yo sospecho que es verdad, no?? jajaja
Ayy el vasito! Qué sitio tan fashion que ponen vasito, jejeje, y no te sabía a nada? Bueno, di que los zumos de piña con tanto conservante/saborizante seguro que da igual con lo que se mezclen: sólo notarás el zumo (¡¡y tú has hecho el experimento para comprobarlo!!).

Yo fui mucho a una clínica cuando tuve el accidente, y tampoco me daban nada :( sería porque lo pagaba el seguro, o algo, me cachis! Pero siempre que hay, cojo los caramelos de las salas de espera jijiji.

En fin, ahora sabemos que nunca harás nada sin las gafas puestas...

dra jomeini dijo...

Tú tienes enchufe. A mí jamás me han dado un zumo tras el masaje y el chocolate me lo han embadurnado todo, pero un bombón que me lo dé mi madre. No hay derecho.

loquemeahorro dijo...

Isi: No lo sospeches, afírmalo sin duda alguna. Yo insisto en que no, a mí normalmente tampoco me dan nada, como mucho los citados caramelos o un calendario a principios de año.

Las gafas puestas, lo recordaré :-)

Dra Jomeini No, ni a mí hasta aquel día. Oye ¿qué tal es lo del pocholate? Claro que para que te quiten una contractura... quizá no sea

Isi dijo...

Ay lo del pocholate nunca lo he probado pero una compañera se dio un masaje de esos una vez, ¡¡y qué olor!! ¡¡daban ganas de comérsela!!

NOta mental: ¡tengo que probarlo! Aunque sospecho que me acabaría comiendo a mí misma (¿autocanibalismo?)

loquemeahorro dijo...

Isi Autocanibalismo.... dentro de poco este blog será la fuente principal de obras de video-artistas que después exponen en el Reina Sofía, como mínimo.

xGaztelu dijo...

Poca experiencia tengo con fisios y similares, pero la verdad es que me he reído con tu aventura veraniega.

xG

loquemeahorro dijo...

xGaztelu ¡Ah, afortunado mortal!

Gracias

*entangled* dijo...

> «…la gente que para decir "dientes" dice "la piñata".»

No, no, no dicen «la piñata», lo que dicen es «los piños». Qué fuuuerte, que te tenga que corregir yo vocabulario…

loquemeahorro dijo...

*entangled* Juro solemnemente que he oído ambas dos:

"Los piños" y "La piñata", en concreto "Al niño le compramos una piñata de Bob Esponja".

No, en serio, he oído los dos.
Ejemplo1 "Te vas a romper los piños" (dígase con el tono más gañán que se pueda)

Ejemplo2 "Vaya piñata que tiene xxxx" (no daremos nombres)

*entangled* dijo...

Loquemeahorro: Melocreo.

julio querol cañas dijo...

La próxima vez que vayas a tu masajista de confianza, dile que te ponga el piñon en la mano, asi no lo perderas jajaja.

Saludos y saludos

estodevivir dijo...

Ay, loque, loque de mi alma,cuántas cosas nos pasan, cuántas...menos mal que tenemos el blog para contarlas....me he reído tanto que se me han salido las lágrimas y todo, que bueno que te tenemos, digo, para que te bebas las velas por nosotros.... y nos digas en que paró..

Lillu dijo...

Jajajajajaja (mi vecino aún me está oyendo reír... una vela! XDD).

Bien, el caso es que las dos veces que yo fui a que me dieran un masaje tampoco me dieron zumos, ni agua, ni nada; me dieron las gracias cuando les pagué y ya. Por suerte, en mi anterior trabajo donde sufría mucho estrés tenía una compañera a la que se le daba genial aliviar lo de las cervicales. Ahora hace tiempo que ya no me duelen y estoy encantada, así que menos mal que mantienes tú a ese colectivo en este país XD

saluditos!

Camino dijo...

¡Ay qué bueno! Yo recuerdo la primera vez que me dieron un masaje (es fácil porque me han dado 2) y cuando me iba a torcer el cuello me acordé de las pelis de bandarras a los que despescuezan y le dije "psché, ni de coña!"
Loque, te puedes poner otro nick: Loquemeahorroenpsicoanalisisyenlámparas

jane dijo...

En lo del bebercio hay que fijarse bien. Para consolarte te diré que mi marido se mandó entre pecho y espalda un vaso de aceite pensando que era vino blanco. Y a mí una vez en el avión me dieron un café y me supo algo raro y al momento vino la azafata a disculparse porque me lo habían hecho con sopa. Eso sí, calentito sí estaba... Por lo menos tú puedes tener a partir de ahora una luz interior.

Alice Silver dijo...

Bargcias, bargcias... me he reído un montón.

El Guisante Verde Project dijo...

Jo a mi tampoco me dan zumo!! Lo que es intrigante es como se volvió a encender la vela...

loquemeahorro dijo...

Hilario Ya sabes cómo me llevo con mi masajista de confianza, pero hasta ahora nunca me ha sacado un zumito, pero el piñón sí, el piñón me lo da siempre.


Te juro, Camino que lo he pensado más de una vez, que me hacían eso en el cuello y me quedaba en el sitio, y sin zumo ni nada, vaya.

Entangled Menos mal, porque ya no sabía por quién jurar :-)

EstoDeVivir ¡Qué le vamos a hacer si atraemos este tipo de cosas! Bueno, en esta fui yo "sujeta" activa, a qué negarlo (a qué, a qué)

Lillu Gracias, me alegro de haber entretenido a tu vecino.

Te felicito vivamente, yo estoy abonada y siempre pagando religiosamente (de ahí lo del cirio)

Ay Jane, qué bueno, "calentito sí que estaba". Pues anda que el vaso de aceite, le parecería un vinoun poco denso ¿no?

Alicia De nada, de nada, tus deseos son órdenes. Y de la lata, ya hablaremos.

El Guisante Verde Pues no sé, cuando se secó, aquello empezó a funcionar, se ve que son de más calidad de lo que uno hubiera pensado.

Gallo dijo...

JAJAJA Loque, estaba yo dormitando en una sesión de entrenamiento larga distancia y decidí husmear tu blog. Solte tal carcajada y se me olvido apagar el mute el auricular. Ya sabras el despiporre que cause, por supuesto invente cualquier burrada para salir del paso, no iba a compartir al coorporativo que te acababas de beber una vela, jajajajaajaja!

loquemeahorro dijo...

Gracias Gallo, yo también me he reído pero con tu comentario, mi entrada no me parece gran cosa, pero es que las embarazadas tenemos un (sentido del) humor algo variable

bibliobulimica dijo...

¡loqueeeeee! ¡cómo me has hecho reir el día de hoy! lamento mucho que te hayas bebido la vela y la lumbalgia que te orilló a ello claro (siempre son terribles)
¿No te enciendes por la noche? ¿alumbras con el vientre?
¿te has iluminado ya como Buda?

Pero has estado en un lugar mágico ¿cómo es que se volvió a encender la vela? (veo que Maribel también se lo pregunta ¡saluditos!)

lo bueno es que no te ha hecho daño: sigues aquí en el blog. Cualquier malestar en la noche, ve con tu vecina la de arriba para que te acompañe al médico.
Besos

Camino dijo...

Loque, tu lo piensas, yo lo casco...da igual que tenga la boca cerrada, en un momento se abre y ¡zás! chorrada al canto.
Veo que empiezas a cumplir tu promesa de poner los nombres nuestros a tus hijos....

lammermoor dijo...

Se me saltaron (han saltado -que acaba de ocurrir) las lágrimas de risa. Loque ¡eres genial!
Forofa como soy de los masajes, a mí nunca me dan nada. Bueno, sí; en un spa que pusieron en mi municipio laboral, te ofrecen un zumo o te al irte
En cuanto al chocolate,también me embadurné y es un gustazo.También el masaje con las piedras -del que ya nos contaste también alguna aventurilla. ;D

enriquismos dijo...

Voy a escribir aunque no me hayan dado vela en este entierro...
Carcajada inevitable, sobre todo porque no me lo esperaba. Estaba escribiendo cosas de esas superentretenidas de volumetrías, calizas y buzamietos,y me he puesto a leerme el zumo.
Así que me has iluminado la mañana.
¿Conoces el vino griego retsina?, proviene de la antigüedad cuando sellaban las ánforas con resina vegetal y el vino cogía el aroma a resinas.
A lo mejor deberías patentar el zumo de piña con vela de glicerina, puede ser la bomba.
SALUD

maribel dijo...

jajajajajajaja!, y yo aquí esperando a ver de qué era el zumo!, me troncho Loque
Yo te puedo contar que con los aceites que utiliza mi masajista-amiga desde hace años-, lo que parece es que el zumo lo llevas puesto, jejejeje! Genial!

Eva dijo...

Esto es broma ¿no? Si es verdad yo que tú o no me volvía quitar las gafas para un masaje o no me tomaría nada despues de éste.

loquemeahorro dijo...

Ale Echaba de menos tu comentario, lo malo fue lo que me orilló, lo de la vela... fue una chorrada.

La vela no era "convencional", o sea, no era de cera, con una mecha y una llamita, sino una ¿bombillita? o algo así, que me sorprente que sobreviviera al maremoto tropical, eso sí.

Camino Pues ahora que voy a tener un Gusiluz, tengo que escoger nombre entre los vuestros, a ver si me acuerdo del nombre. Oye ¿el Gusiluz es chico o chica?

Lammermoor Me alegro vivamente de que te hayas reído y que te den un te. Yo fui a uno que me lo ofrecieron a la entrada y nada más servírmelo (en una taza normal) me dijeron que ya empezaba, o me escaldaba o lo dejaba ahí ¡Qué detallazo!

Las piedras, lo había olvidado.


Enriquismos ¡Qué bueno lo del entierro! Me he reído y todo. Gracias, me alegro mucho, de verdad.
Pues había oído hablar de ese vino, pero no lo he probado, o a lo mejor sí :-)

Maribel Gracias, guapa, pues el zumo era de Gusiluz, ya te digo.

Eva Sí, sí, broma, cuando alumbre a mi hijo velita (y nunca mejor dicho), ya veréis.

Doctora dijo...

Hace años trabajaba en una fábrica y un día,después de comer observé que la lata de Coca Cola de uno de mis compañeros tenía aún líquido dentro y ni corta ni perezosa me la llevé a la boca para acabármela.Imagina la cara que puse cuando descubrí que el muy cabrón había metido dentro de la lata un cigarro.
Todos allí lo vieron y se rieron de mí.Tu historia me ha parecido entrañable al lado de la mía.

loquemeahorro dijo...

Siempre me ha dado un asco horrible, la gente que hace eso, supongo que cuento con tu voto para prohibirlo, Doctora