martes, 8 de febrero de 2011

De Hombres y Ardillas

Ha pasado ya algún tiempo y a pesar de mi timidez y de que un rayo de sol que hay detrás de mi pantalla me está taladrando la cornea, tengo que confesarlo:

He encontrado el amor verdadero.

Todo empezó hace un par de meses, el día que fui a devolver a "Anna Karénina" a la biblioteca, después de despedirme de ella emotivamente, darle un bocata para el viaje y desearle de corazón que haga nuevos amigos y que a ser posible, sean más que los que ha hecho en sus tres años en dicha biblioteca (dos).

Yo esperaba encontrarme al mameluco de costumbre en la ventanilla.

Inciso: No tengo ni la más remota idea de cómo se llama el perillán en cuestión, pero un día me comentó una amiga me habló del lelo de su vecino, "El Valentinín":

- Pues será idiota pero ahora trabaja en el Ayuntamiento de donde tú vives.
- ¿Pero es muy tonto?
- Tontísimo
- Entonces es el de la biblioteca.

Así que desde entonces se convirtió a mis ojos en El Valentinín, cuya expresión despierta he visto en esta década con una frecuencia, que francamente me hubiera ahorrado sin pena ninguna.

Entre los momentos de oro que atesoramos juntos está aquel en que le pregunté si podía donar libros míos y me mirándome con esos ojillos vivarachos que denotan que sin duda fue bovino en una reencarnación anterior (y que en esta solo ha cambiado muchas letras):

- Buenoooooo, si son pocos ¡Que esta biblioteca es muy pequeña!

Tranquilo, que son muchos pero muy pequeños, en concreto son la Biblia más pequeña del mundo, El Quijote más pequeño del mundo y otras grandes (o pequeñas, según se vea) obras que nadie en su sano juicio no se iba a poner a leer en semejante formato.

Los compré aquel día que me emborraché con orujo de pueblo en una feria medieval.

Y es que esos esos mini-volúmenes siempre me llenan de inquietudes ¿Alguien se ha comprado alguno? ¿De verdad? ¿Por qué? ¿Y lo ha leído? ¿Qué explicación le dio a su oftalmólogo de un aumento repentino de 527 dioptrías?

Ahora que lo pienso ¿alguien ha comprobado que realmente tengan los textos que tienen? ¿le importa eso a alguien además de mí?

¿Quién escribe (físicamente) esos libros? ¿Los que escriben tu nombre en un grano de arroz pero que tienen más aspiraciones?

Vuelvo a aquella tarde de invierno, cuando esperándome al chispeante Valentinín, vi a un muchacho bastante apañado y hasta sonriente y todo.

¡Oh, un bibliotecario guapito y simpático! El sueño de cualquier aficionada a los libros, o en su defecto, madre con ganas de tener un yerno funcionario.

Mientras buscaba un nuevo libro, ya vislumbraba a nuestros rubios hijos. Porque yo, si tengo hijos, que sean rubios, si no, no tengo, y si no, les desollo la cabeza con champú de camomila o lo que haga falta.

Y es que, después de llevar años viendo a familias felices con niños rubios en los anuncios, he comprobado que los productos son varios, pero los niños siempre tenían el pelo igual, que eso casualidad, pues no puede ser. Que se creían ¿Que no nos íbamos a dar cuenta de que un hijo rubio lleva la felicidad a una familia? Perdón, perdón, un niño y una niña: "La" parejita.

Bueno, que me imaginaba a esos niños que renunciaban a su herencia genética, correteando por el parque, jugueteando (cuando se trata de una ensoñación, todos los verbos acaban en "ando") con ardillas que les amputaban los dedos, cuando volví a la ventanilla.

Yo iba dispuesta a proponerle mi proyecto de futuro, que pronto pasaría a ser nuestro proyecto de futuro más tres años visitando las obras de un piso en la VPO que nos aceptara como postulantes, pero contemplé horrorizada como la que ahora era destinataria de sus sonrisas, era una chica jovencita que le preguntó que si tenían "Un mundo feliz".

Mi pichoncito miró la pantalla de su ordenador con cara de profunda concentración, se volvió al Valentinín - que estaba por ahí sin objetivo definido, supongo que pasando el contenido de un estómago a otro - cómo se buscaba un libro.

Reconozco que ahí se enfrió un poco mi pasión, y es que Valentinín le baja la libido hasta a los de Gran Hermano y además, ya empezaba a vislumbrar que mi cariñín no era el lince de la biblioteconomía que yo soñaba.

Después siguió un buen rato mirando a la pantalla intrigado, y al cabo de un rato de teclear y sorprenderse, mi futuro marido, el padre de mis futuros hijos de nívea cabellera dijo:

- ¿Es deeeee (leyendo) Aldo-us Jakslii?

Vale que yo no sabría escribirlo a la primera, ni a la segunda, pero que se note que es la primera vez que lo ves...

Nada, le hice cruci y nuestros pobres (y rubios) querubines se fueron a freír monas y hoy, gracias a mi decepción, los parques españoles son un sitio más peligroso, porque unas ardillas antropófagas, buscan a otros tiernos infantes a los que amputar sus tiernas extremidades.

37 comentarios:

julio querol cañas dijo...

He querido ser el primero.

Cuando lea la entrada te la comentare

julio querol cañas dijo...

Ja ja ja, acabo de terminar de leer la entrada y mi primera expresión es esa.

Por lo que nos cuentas el bibliotecario hace buena una frase que una vez vi en una camiseta.

Soy rubia natural. Háblame despacio.
Por supuesto a mis amigas con el pelo de ese color no le hizo ni pizca de gracia.

P.D. Espero que tu no seas rubia ji ji ji.

Saludos i saludos

Gallo dijo...

Buenísimo! me ha gustado mucho. Entre al top 3 de tus comentarios. El bronce lo vale.

Pues te cuento que yo fuí bibliotecario, pero no tan atractivo, usaba lentes y frenos. Así que más bien parecía ardilla de biblioteca.

Pero eso sí, te pronunciaba los títulos con mucha destreza!

Doctora dijo...

Lo cojonudo es que tengo entendido que para trabajar en una biblioteca tienen que estudiar muchísimo.
Cuanto menos hables de ardillas y amputaciones de dedos mejor para mí ;)

maribel dijo...

jajaja!, vale Loque ahora es cuando nos dices que tu amor es un extra y había ensayado para im-presionarte....jajaja!, quedate con las ardillas.
Buenas noches guapa, venía para ser la primer pero es imposible!!!
¿y si le presentas al del KH7?
un abrazo ;-)

Alice Silver dijo...

Que bueno, como me he reído. Que personaje el Valentinín antilíbido, que decepción el rubio, si es que es mejor que estén calladitos. Y ahora a parte de KH7 encontrarás búsquedas de champú de camomila.

SRO dijo...

pero irás a felicitarle por San Valentín! ¿no?
qué bueno el post, Loque! qué bueno!
Veo que lo has intitulado como Anesdotillas (es por ubicarme en tu ubicuidad de autora)
Yo conocía el Génesis escrito en un huevo, y en hebreo.
así que ensoñando que es gerundio, jaja!
y ahora viene lo de las ardillas:
me dan ganas de ir a la prisión de máxima seguridad en donde tienes encerrado a ese psicoanilista tuyo para preguntarle:
¿qué significa lo de las ardillas?
pero no me atrevo
( )

loquemeahorro dijo...

No, no soy rubia, y ahora por fin se explica el por qué de mi fracaso como actriz infantil :-) Muchas gracias Julio

Ah, Gallo yo llevo gafas y soy incontestablemente bella, pero eso sí, sin frenos, así, a lo loco.

Qué bueno lo de que eras ardilla de biblioteca.

He estado a punto de advertirte que no vieras esta entrada Doctora, sobre todo para que no vieras que una vez más, te he plagiado miserablemente.

Te juro que intento poner un enlace, pero tu blog tiene las búsquedas restringidas y me está costando Dios y ayuda.

Sí, para cualquier oposición se estudia muchísimo, pero aunque sea para bibliotecas no se aprende literatura universal.

Gracias Maribel, yo en realidad amaba al kh-7 per se, pero en vista de que no soy la única lo he intentado con este, y ya ves tú, era un extra.

Alice Muchas gracias. Sí, hay gente que está mejor callada, y algunos como el Valentinín, ni eso.

Es verdad, cientos de padres deseando que sus niños sean más rubios y que sus suelos estén más limpios, entrarán en mi blog. Paciencia.

loquemeahorro dijo...

Muchas gracias SRO.

Pues no, no pienso ir, yo soy muy rencorosa con los antiguos amores, qué sufra su ignorancia con el látigo de mi .... no sé cómo acabar ¿estulticia?

La verdad es que no pongo muy allá las etiquetas, de año en año me acuerdo de poner alguna.

En serio lo digo ¿la gente por qué escribe algo en un huevo que no sea 2402201103040200?

Pues lo de los niños correteando por un parque, lo llevo diciendo durante años de decepciones amorosas de estas de 10 minutos, pero lo de las ardillas se lo he copiado a Doctora, pero no consigo encontrar la entrada.

loquemeahorro dijo...

Por fin he acertado a encontrar la entrada de Doctora.

Ya está enlazada, de todas maneras:

http://nosoypatriciaconde.blogspot.com/2010/02/naturalezala-ardilla-y-yo.html

Natalia D. dijo...

Loque te advierto que, si continuas siendo tan exageradamente exigente con los futuros padres de tus germánicos-hijos, estos no llegarán a corretear por parque alguno y, lo que más me preocupa, las pobres ardillas morirán de inanición. Desechar a un futuro progenitor porque no conozca a Huxley es de una frivolidad que ha de estremecer el alma de cualquier madre con hija-casadera. Espero que recapacites; si no lo haces me queda el consuelo de que, como soltera sin hijos que llevar al parque, dispondrás de mucho tiempo para tus desopilantes entradas (lo que yo, y esto si en serio, agradeceré).

Selerkála dijo...

Yo también conozco a una bibliotecaria que hay que echarle de comer a parte. Es el mal humor y las ganas-de-trabajar-cero en persona. No me extraña que los niños de mi pueblo odien ir a la biblioteca. No ayuda nada la actitud de esa mujer, y es una pena, porque he conocido a otros bibliotecarios aquí en la cuidad que son amabilísimos, y dan ganas de ir a por libros sólo por hacerlos felices. ^^

En cuanto a los libros enanos...A mí me gustaría tener algún ejemplar en concreto, pero por afán coleccionista. Porque no me creo yo que con lo que ocupa el texto de "El Señor de los Anillos" en una edición normal, lo puedan comprimir en esas "pulga-ediciones". Eso es un resúmen fijo. ¬¬

Isi dijo...

jejeje Qué decepción tan grande, Loque! Y digo yo, ¿qué hará trabajando allí? ¿le gustarán los libros, en realidad, o es que cualquier trabajo le vale? ¿Qué pasará cuando alguien le pregunte por otro título más... digamos que más complicado? ¿Cómo pronunciará Stefan Zweig; se le hará un nudo en la lengua, pensará que viene mal escrito en el ordenador?
Me asaltan las dudas al respecto de tu ex-amor-aprimeravista.
Es verdad que se tienen hijos rubios, o no se es feliz; si lo dicen los anuncios, por algo será, no? :D

loquemeahorro dijo...

¡Dios, se me ha llevado el comentario la nave nodriza!

Natalia D Estoy pensando en cambiar de táctica y presentarme a "Hombres, Mujeres y muchas broncas".

Selérkala Recuerdo una bibliotecaria de mi infancia que quizá esté relacionada con mi amor por tan nobles instituciones.

Isi Jo, yo tampoco sé pronunciarlo, pero por lo menos sé quienes son: Jugadores del R. Madrid.

JuanRa Diablo dijo...

Ja! Que te crees que no le he sacado la moraleja a todo esto? Tú la has escondido bien pero yo la he visto:

El dinero no da la felicidad: una parejita de hijos rubios, sí.

Lo que no entiendo es

Bichejo dijo...

Jajajajaja, genial la descripción del pobre Valentinín!! (bobo y funcionario, qué más puede desear una mujer??)

Inma dijo...

He soltado varias risotadas leyendo la entrada así que la liberación de endorfinas se agradece, Loque.

Me ha encantado tu aire de enamoradiza frívola.

Debo confesar que soy de las agraciadas con la parejita de niños rubios que contribuyen a mi felicidad. Aunque a veces desesperan.

Un saludo a todos.

Doctora dijo...

Muchas gracias por enlazarme,así otras personas conocerán el mejor método para salir airoso del encuentro con una ardilla :)

Lo que diga el espantapájaros dijo...

Te entiendo, es una putada cuando te enamoras así y, de repente, el menda en cuestión te sale con que es más corto que las mangas de un chaleco. Te comprendo. Me ocurre a menudo. Muy buen post!!

jane dijo...

Hola, Loque. Hoy he entrado tarde porque tengo noche de nietos y tengo que recuperarme después del combate. Fíjate qué casualidad, ayer hablé yo de los cuentos de Calleja, que tienen también una letra minúscula. Aproveché para leerles un par a los niños (que no son rubios por lo que seguro que seremos una familia de lo más infeliz) y me he quedado con los ojos medio bizcorniados. La próxima vez, con lupa.

loquemeahorro dijo...

JuanRa Es verdad, hay una moraleja, y tú sí la has entendido, la cosa es ¿qué es lo que no has entendido? No tenía tanta intriga desde que mis padres me mandaron a la cama antes de que acabara "Desenlace Inesperado"

Vale, esto me lo he inventado, pero ¿alguien se acuerda de esa serie? Supongo que tú, sí.


Bichejo Gracias por pasarte, y me alegran mucho esos "jajaja" :-)

Y sí, efectivamente El Valentinín puede hacer muy feliz a una mujer, de momento, a su madre.


Inma Gracias a ti, guapa.

Y gracias por tu testimonio de madre de parejita de rubios.


Doctora Yo creo que podéis formar un grupo en feisbuk de afectados por acosos de ardillas, yo formaré uno con los perseguidos por cuevos.

¡Ah Lo que diga el espantapájaros! Veo que tú también has vivido algo así, quizá podrías contar tu propia historia y terminaríamos creando nuestro propio género literario.

Gracias, de verdad.

Siento Jane que la lotería genética morena os haya privado de la felicidad familiar y ahora encima, la abuela bizca, un drama oiga :-)

Oye ¿has intentado leerte el prospecto de la Couldina? ¡¡No lo hagas!! Lo ha escrito el del grano de arroz, seguro.

Salamandra dijo...

Jojojoooo, buenassss, pasaba por aquí y me ha encantado!!!

La de veces que a alguien se le escapa el atractivo por la boca, reina!!! si es que hay algunos que calladitos están más guapos, al menos disimulan.

Te sigo!

Sese dijo...

Los libros cuanto más grandes mejor, que da mucha rabia ponerlos en la mesa y tener que gastar una mano para que se mantengan abiertos, y en cuanto al querubín pues eso, a veces es mejor imaginar a las personas que conocerlas, al menos enn uestra mente son perfectas

Saludos

loquemeahorro dijo...

Salamandra Y tanto, y tanto.

Oye, que a mí me ha pasado lo mismo con el gimnasio, por cierto.

Y muchas gracias, sabia decisión :-)

Sesé Hay libros que realmente hay que hacer el pino puente para leerlos, con unas letritas... que olé.

Ah, sí, a mí me ha pensado pensar que un chico muy silencioso tenía un gran "mundo interior" y lo que pasaba es que el pobre era mejor que no hablara.

bibliobulimica dijo...

jajaja loque ¡eres genial! ahora entiendo por qué a mi mis hijos a veces me sacan de mis casillas: tengo "la" parejita, pero con uno más que hace mal tercio. Ahí fue donde se torció mi felicidad y ya no es como la de los anuncios ;) ahora que lo pienso, ninguno es rubio ¿tendrá que ver????
tecleo de espaldas a la cámara para que no te vayas a asustar con mi aspecto, pero aseguro voy mejorando (de salud, vaya, no creas tú que a la tecleada de espaldas a la cámara)
un beso,
Ale.

El Diablo dijo...

Pues no me acuerdo de "Desenlace inesperado" ¿Era de mucha intriga? Ahora lo que yo me pregunto es que estaría haciendo yo cuando lo echaban en la tele.

En fin, no sé por qué no apareció todo mi comentario. Lo que yo quería preguntar es por qué cuando la

loquemeahorro dijo...

Ay Bibliobulímica No siendo rubios, no había nada que hacer, lamento decírtelo. Lo sé porque durante décadas vi varios anuncios del mismo champú, en el que una rubia de melena larguísima intentaba que su hija fuera un clon de sí misma, y su mayor miedo era que la niña no le saliera rubia.

No me extraña, porque eso hubiera hecho naufragar su felicidad familiar.

Qué lata de gripe, a ver si se te acaba ya.

El Diablo Aunque te cambies el nombre te lo diré: "Desenlace inesperado" la ponían los domingos por la noche (creo) y el capítulo más impactante era de una chica, muy guapa y feliz (era rubia), empezaba a recibir llamadas de un tipo que parecía que la observaba desde el edicio de enfrente de su casa.

La muchacha se desquiciaba y terminaba comprándose todo tipo de cámaras con teleobjetivos y demás para poder espiar a los vecinos y descubrir a su acosador hasta que un

Lillu dijo...

Yo puedo confirmar que para trabajar en una biblioteca no hay que ser un lince: a mí tardaron en hacerme el carnet de socia alrededor de una hora. Qué requería el carnet en cuestión? Introducir mi nombre, dirección, teléfono y correo electrónico, añadir una foto e imprimir. Una hora de reloj, lo juro. No quiero con esto generalizar, pero vamos, te recomiendo que vayas buscando en otros sectores laborales para el tema de los hijos rubios... XD

saluditos

JuanRa Diablo dijo...

Jajaja.
El burlador burlado... de Lope de Vega (o algo)

bibliobulimica dijo...

Loque:
nada, que vengo y te leo y me vuelvo a reir pero me he quedado de piedra al saber que estoy destinada a la infelicidad por no tener rubios a mis hijos ¿podré pintarles el cabello o no habrá remedio? (primero que no tengo el número mágico: 2 y luego castaños....) ¡ay Inma, que envidia!
un beso,
Ale.
como podrás ver con tu cámara, hoy vengo MUY mejorada ;)

lammermoor dijo...

Me he puesto a pensar en los bibliotecarios que conozco y la verdad es que guapos, guapos, ninguno.

En cuanto a las ardillas, me he acordado de "Deditos" un personaje de los libros de Lennox. Si lo lées, sabrás por qué; si no, te lo cuento en mi entrada negra.

Y en defensa de los bibliotecarios, normalmente en el mostrador de préstamo no suelen estar ellos sino auxiliares administrativos o subalternos, que lo mismo pueden trabajar ahí que en la Consejería de Sanidad o de Hacienda. Es un poco como lo que pasa con las dependientas (en Oviedo son todas mujeres) de la librería del Corte Inglés; están ahí como podrían estar en la sección de menaje doméstico.

Y sí, para entrar en el cuerpo de Facultativos de Bibliotecas -incluso en el de ayudantes- hay un temario bastante gordo.

loquemeahorro dijo...

Lillu De todo hay en la viña del señor, y claro, andar buscando bibliofilos en una viña, quizá no es muy buena idea.

JuanRa Diablo :-)

Bibliobulímica Prueba con el tinte, nunca se sabe. Oh, sí, qué bella estás.

Lammermoor Tampoco te vayas a creer que este es un bellezón, pero es que al lado de Valentinín, todo el mundo luce.

Lo de los auxiliares admivos. es una gran verdad, en "mi" bibiloteca, hay una que es bibliotecaria y los demás... pues ahí están.

Ángeles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ángeles dijo...

Una entrada aguda y sarcástica como es habitual en este bello blog. Pero lo de pasando el contenido de un estómago a otro, es que me parece de antología, un hallazgo estilístico-humorístico de insondable sutileza. Vamos, la pera.
Congratulations.

loquemeahorro dijo...

Muchísimaas gracias Ángeles. Cuando escribí eso me parecía el culmen de las gracias bovino sarcásticas, y hoy, ya ni me acordaba de lo que era.

Milá y Teté dijo...

Pues yo conozco un bibliotecario árabe, barbudo y caniblanco él, que no se si sabe de libros, pero siempre me da caramelos. Dios, qué pinta debo tener, ahora que lo pienso...
Y las ardillas son una especie de ratas, solo monadas en los dibus animados.

loquemeahorro dijo...

Milá y Teté ¿Te da caramelos? A mí solo me dieron una vez un libro que estaban regalando, espera, no, dos veces. Ah, entonces sí, me han dado muchas cosas.

A mí las ardillas ni fu ni fa, pero no me pondría a jugar con una, la verdad. Efectivamente Chip y Chop eran las mejores.