sábado, 27 de junio de 2015

Presentación en Sociedad de la muy noble Miss Edwina Locke

Amigos míos, prestadme atención, os lo imploro, he de comunicaros varias magníficas noticias:

1) Aún os podéis apuntar al sorteo de los dos ejemplares de "Las pequeñas mentiras", merecido premio La Trama de novela negra y obra de una lectora del blog, Laura Balagué.

2) Aún os podéis apuntar al Club de Lectura de Edwina, que comienza el lunes 29 de junio (si os apuntáis más tarde, tranquilos, que no se lo diré a nadie) y de paso, apuntaros al sorteo de dos ejemplare de "Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre" (Edwina para los amigos), merecido... ¿libro? y obra de la autora de este blog, servidora de Dios y usted.

3) Ya somos 90 miembros en el Club de Lectura, noventa, ninety, quatre-vingt-dix ...
Quatre
Vingt
Dix
Hay quién dice que los franceses fueron invadidos durante la Segunda Guerra Mundial porque sus comunicaciones militares por radio no eran muy ágiles cuando se trataba de explicar posiciones, batallones y otros datos numéricos.

Falacias y más falacias.

4) Que por fin, nuestra querida Edwina ¡hará su presentación en sociedad!
Y lo hará por todo lo alto: el próximo viernes 3 de julio a las 19 horas en La Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid.

Sé que ha tardado un poquito, pero es que organizar una puesta de largo de una señorita tan importante no es fácil, no os creáis.

Así que el que esté en Madrid, el viernes que viene, que no lo dude y venga a La Casa del Libro a conocernos a Edwina, a servidora y a un gran número (o eso espero) de nobles damas y caballeros que ahí se darán cita.

¡No faltarán los sándwiches de pepino!

¡Bueno vale, sí que faltarán!

Y como primicia a todos mis lectores (los tres) os puedo decir ya cómo será la presentación en sociedad de Edwina. Sí, sí, yo lo sé ya, sin esperarme al viernes, ni nada

En realidad algunos os acordaréis porque lo conté hace tiempo y después, el viento se lo llevó, pero ahora, como una primicia (repetida) mundial, os ofrezco la primera carta de Edwina (de Edwina-Edwina, no de "la otra") en la que cuenta cómo fue (irá?) su presentación en sociedad.
Mi querida amiga,

¡Por fin se ha producido mi presentación en sociedad! Tengo que contarte todos los detalles porque esta es, sin duda, una de las ocasiones más memorables en la vida de una jovencita. A mí, por lo menos, se me han hecho eternos estos dieciséis años hasta que ha llegado.

Los preparativos para mi gran noche comenzaron horas antes, cuando todo un ejército de criadas y familiares femeninos vinieron a resaltar mi belleza natural por medio de todos los afeites, lazos y postizos habidos y por haber. Al principio me resultó incluso divertido. Tres horas más tarde, algo menos. 

El pelo me tiraba horriblemente del moño que me hicieron y además la joven segunda doncella que me hizo los bucles me quemó tres veces la oreja izquierda. Lo último que pude oír por ese lado fue a mi tía diciendo “Mary, guarde los pendientes de la abuela, que creo que no van a hacer falta.” 

Cuando por fin llegó el momento, hice mi entrada triunfal bajando la escalinata con majestuoso porte, setenta horas de trabajo de fina pasamanería encima y sorda de un oído para toda la vida. 

A mi paso (o eso me pareció) se oyó un oooooh de admiración, bueno quizá el oooooh no era de admiración, sino porque parecía una lámpara de araña.

¡Qué noche, querida! ¡Qué noche! No paré de bailar en toda la velada, ora con un conde, ora con un duque, ora con un señor que no tengo ni idea de quién era pero con el que me cruzaba cada dos por tres.

Y todos aquellos jóvenes se interesaban muchísimo por mí y no paraban de hacerme sutiles preguntas como “¿Cuántas libras anuales diría que consideran sus tíos que es lo adecuado para dotar a una jovencita tan encantadora como usted? Así, por hablar de algo.”, “Esos pendientes de diamantes ¿Son suyos?. Por lo menos el de la única oreja que le queda.”

De todos mis pretendientes que ese día surgieron, Freddy Ploverhead es sin duda el más incapaz y, por lo tanto, mi favorito.

Cada vez que mi tío y tutor, Lord Worthington, veía que le prometía los siguientes dos bailes, se lo llevaban los demonios. A mi tío, se lo llevaban los demonios y a mi tía, sus compañeros de partida. 
Que a ella su familia le preocupa como al que más, pero siempre dice que cuando juega al whist, le importa más un séptimo punto que una sobrina primera y que un segundo marido. 

Pero mi tío no ha olvidado a Freddy, y desde aquella noche nos ameniza todas las comidas negándose en redondo a permitir mi boda con semejante botarate. Lo sé porque con el bastón que le regalamos las últimas navidades se dedica a dar golpes contra la mesa (de fino repujado continental) mientras grita:

- No te casarás con ese bo-ta-ra-te. 

¡Ay, cómo voy a echarlo de menos el día que me case y deje esta humilde mansión de quince habitaciones que es mi hogar! 

En esas ocasiones yo me levanto de la mesa, me llevo un pañuelito a la cara con mucha afectación, estiro el brazo izquierdo todo lo que puedo para disimular que me sale chepa con los vestidos que me cosió la segunda doncella (que a este paso, no llega a primera, eso si llega al verano), y llorando digo:  “Pues me mataré.”

O "me meteré en un convento", o cualquier otra pamema que se me ocurra en ese momento, y abandono el comedor con grandes suspiros. Intentando siempre que estos arranques de dignidad herida coincidan con el día que la cocinera, Mrs McGalaway, prepara su pudding de morro relleno de riñones.

Tuya por siempre, o hasta que tenga un marido del que ocuparme,
 Edwina 



19 comentarios:

Isa dijo...

Te deseo mucha suerte con esa presentación. Espero que, aunque sea a través del club de lectura, nos podamos enterar de todo lo que acontece por allí. Qué pena que Mistress Pilgrin no encuentre un ratito para pasarse por allí.

amparo puig dijo...

Enhorabuena por esa presentación y por ese excelente sentido del humor que impregna todo lo que escribes.

Mona Jacinta dijo...

OMG!!!! No poder estar al inicio de la temporada en Londres, que me diga, en Madrid. It's not fair at all.

Mª Ángeles bookeandoconmangeles dijo...

Como me gustaría ir a esa presentación y conocerte!!! Vaya desparpajo que tienes. Lo de la lectura conjunta me apetece pero estoy esperando el sorteo a ver si hay suerte y me apuntó sin dudar.

Besos

Yakoytroy dijo...

¿Cómo no hay sandwiches de pepino?, imperdonable. Llamaré ahora mismo para que estéis bien servidos junto té y pastitas. Mucha suerte en la presentación. Un besote

Doctora dijo...

Felicidades y que vaya todo muy bien ◕ ◡ ◕

Pilar V dijo...

Seguro que será todo un acontecimiento, probablemente el que marque la temporada.
Toda la suerte

Victor Tejada dijo...

Querida Edwina;
Siento mucho informarle de que mi presencia será dudosa incluso aunque aparezca por allí, puesto que la duda habita en mi alma. Espero la fiesta de presentación sea un éxito y que no falten las medianoches, pues no solo estamos hambrientos de humor literario, también nos suenan las tripas.
Leamos pues ....

Estrellas de Lana dijo...

Pero qué pasa ese viernes? Tengo ya tres actos… un funeral y una cena… por Dios, por Dios!!!
Intentaré ir
Un abrazo

loquemeahorro dijo...

Isa: Muchas gracias ¿no vas a venir? Ah, que vives en Sebastopol... bueno, pues te coges el transiberiano y te vienes igual!!

Amparo Puig: Muchísimas gracias ¿vienes? Venga, aunque sea desde Tombuktú, que en Madrid se está mejor

Mona Jacinta: Realmente no es nada fair, tú que llevabas meses ensayando el minué!

Mª Ángeles BookeandoconMangeles: En principio el sorteo era para los participantes, pero me expliqué tan mal que lo mismo lo cambio.

Vente a la presentación, mujer, aunque vivas en Chindasbinto!

Yakoytroy: Me alegra que te encargues de las viandas, aunque más me alegraría que vinieras.

loquemeahorro dijo...

Doctora: Ya sé que va en contra de tus principios pero podrías hacer una excepción y venir... aunque fuera bajo identidad falsa.

Pilar V: Ya verás como sale en los Ecos de Sociedad, aunque luciría más contigo, la verdad.

Víctor Tejada: Espero que sus compromisos no nos priven del placer de su presencia.

Estrellas de Lana A la cena puedes ir después, para lo del funeral, no tengo solución, y los demás compromisos seguro que palidecen ante tamaña presentación social!

Charly Hell dijo...

Os deseo a ti y a tu afectísima Edwina todo el éxito del mundo y que la presentación en sociedad vaya perfecta.
Ahora que ya terminé la magnánima lectura de tan singular obra, me he aficionado a los sandwiches de pepino y a tomar el té con el meñique levantado.

Un saludo.

Amylois dijo...

Felicidades!!! Que vaya todo genial!!! Besos.

loquemeahorro dijo...

Charly Hell: Muchas gracias, eso espero, a ver si se anima la gente y Branson saca el brandy bueno.

Amylois: Gracias ¿¿Te vienes??? Aunque estés en esta playa paradisíaca.

Uno dijo...

Este verano lo recordaré como aquel en que todo me lo perdí. Disfrútalo . Y cuñentalo, por favor.

Un abrazo

loquemeahorro dijo...

Uno: Ayyyys, qué penita que me da que no puedas venir!

lasislasdeltesoro dijo...

Sobre lo de quatre-vingt-dix y las derrotas francesas, totalmente de acuerdo. Los suizos francófonos dicen "nonante" y nunca han sido invadidos que se sepa. :-D

Alexander Strauffon dijo...

Tanto premio y yo ni me entero. Jaja.

bibliobulimica dijo...

Loque:
esta entrada tiene que tener continuación ¿cómo fue la presentación en sociedad????
un beso,
Ale.