martes, 29 de marzo de 2011

El por qué de que las bombonas pesen tanto

Amigos, romanos, compatriotas, prestadme vuestros oídos. Como sabréis en nuestra ciudad (Roma) aún perdura un sistema arcaico, obsoleto quizá, pero que es el único recurso energético de algunos pobres plebeyos: El butano.

¿A que es difícil decir la palabra sin pegar gritos? ¡BU-TA-NOOO! Tampoco se puede decir "el butano", como mucho "er'butano", y por supuesto "er butanero", ese Hércules de nuestra mitología patria, cuyas pruebas son muchas pero siempre la misma: Cargar a pulso una bombona de chorrientos litros escaleras arriba y a la vez, ser mito erótico.

Porque sí, la mítica del butanero se basa en dos pilares, a saber:

a) El primero es completamente cierto: Los butaneros de España son los padres ignotos de cientos de niños, y solo el que estén ocupados esparciendo por ahí su semilla, explica porqué los que esperamos simplemente que nos traigan una bombona, no tenemos ningún éxito.

b) El segundo es falso, y una cosa os digo, romanos míos: El que creó el personaje del butanero sexy en las películas para adultos tenía Gas Natural.


Y os preguntaréis cómo es posible que anden engendrando hijos a troche y moche si carecen del más mínimo atractivo, pues porque cuando necesitas que te traigan una bombona urgentemente, estás dispuesto a todo.


Que algunos no estemos dispuestos a vender nuestras carnes morena y aún vivimos en esas viviendas adornadas con bisontes, a lo que se une que el horario de reparto no es compatible con actividad profesional alguna, explica por qué terminas pasándote cualquier día de vacaciones suspirando por tu Ulises apostado/a en la ventana mientras esperas oír ese particular canto de sirenas:


- Plonc-plonc, plonc ¡BUTANOOOOOOOOOOO!

- ¡Aquí, aquí, fornido guerrero de la energía! ¡Ven a mí!


Últimamente ya ni eso se oye, y hay que llamar por teléfono a un número mágico y vivir en un perpétuo vía crucis de súplicas, amenazas, llantos y chantaje sentimental de todo tipo.


Y es que convencer a un repartidor de butano que vaya a tu casa cuando no hay nadie, y por lo tanto nulas posibilidades de recibir una compensación de tipo carnal, es francamente difícil y caemos en promesas y tácticas variadas.

Así a los que no tenemos vecinos o preferiríamos no tenerlos solo nos queda un absurdo ritual consistente en dejar la bombona en el rellano de tu casa, con el importe de debajo (junto a una generosa propina, que no tendremos gas natural, pero sí dos de higos).


Es el ritual "Ratoncito Pérez" y os aseguro que es más verosímil que un ratón mágico venga y te deje un regalo a que te encuentres la bombona llena cuando vuelvas a casa.


En este ir y venir tan energético, durante años me han pasado todo tipo de cosas, y creedme, he aprendido algunas grandes verdades, como que los términos en los que hay que realizarlo son muy estrictos y no deben ser alterados baja ningún concepto.


Un día, hace años, después de emitir los lloros y súplicas reglamentarios por teléfono, antes de irme a trabajar dejé mi bombonita fuera de casa, y encima cucamente sujeto, un monedero negro muy mono que tenía yo, con sus 10 euritos dentro (precio de entonces + propina).

Cuando volví a casa, iba rezando para que se produjera el milagro y estuviera una bombona llena esperándome en el rellano y no un hombre con la barriga asomándole por el mono naranja diciendome:

- Venga chata, que tengo prisa.

Pues no, ni estaba er'butanero, ni el gas, por no estar, no estaba ni el monedero y su billetito de 10 euros.

¿Habría sido el ratoncito Pérez que harto del, a priori, poco lucrativo negocio del tráfico de dientes de leche, ha cambiado de sector profesional?. Me preguntaba yo.

Mi vecina de aquel entonces, era una amable anciana que a menudo, cuando me la cruzaba en la escalera, me saludaba muy cariñosa y siempre acababa la conversación diciendo:

- Ya sabes donde estoy, para lo nesecites
- Gracias, gracias, hasta luego
- Y ya sabes: Para lo que nesecites
- Sí, ya lo sé, de hecho se me ha grabado en mi cerebro de tal manera que nunca más conseguiré decir "necesites" en mi vida.

Por cierto, que no me equivocada, nunca más lo he dicho bien.

En aquellos momentos de pánico, mientras examinaba el escenario del crimen con esa lupa gigante que todos los detectives tenemos en casa, pensé en sus nietecitas, dos niñas pequeñas a las que me imaginaba cayendo por la resbaladiza cuesta de la robo infantil.

Por la que por cierto hemos caído todos, no me digáis que no, yo por ejemplo, una vez robé unos "Bonis" cuando encima, prefiero Tigretón, pero bueno, es el oscuro encanto de la delincuencia.

Subí a casa de la dulce abuelita, con la intención de interrogarla haciéndome la tonta, hablando de cualquier tema, elaborada estrategia que he aprendido de Miss Marple. Así que le hice una bandeja de magdalenas caseras y me presenté después del oficio dominical del pastor O'Flannery (que sí, que volverá Edwina).

Vale no, subí a las bravas y empecé a preguntar con cara de inocentona.

- Estoooooooo, Pepitaaaaaa ¿tú no habrás visto si ha pasado alguien por mi piso, verdad?
- No hija, no. Me contestó con la acostumbrada amabilidad. ¿Por qué?
- Nooo, es que verás, resulta que bla-bla butano bla-bla monedero....
- ¿Un monedero pequeño negro?
- Sí.
- Ah, pues lo tengo yo.

Y se quedó igualmente sonriendo, sin decir nada más, mirándome con cara de "¿Querías algo más o ya me puedo volver a mi casa para regodearme en mis ganancias obtenidas de forma ilícita?".

Bueno, es posible que una persona que dice "nesecitas" a lo mejor no verbalice así sus pensamientos, pero por lo demás.

Yo a continuación, dije:

a) Yo no, por supuesto pero hay quien a eso lo llamaría robar, vecina dilecta.
b) ¡Ladrona, sucia ladrona!
c) Pues lo nesecitaría (probad a a decir nesecitaría tres veces seguidas)
c) No dije nada, miré a cámara para obtener la complicidad del público.



La opción fue la c, más o menos, que tampoco recuerdo mis palabras exactas, pero vamos, que se lo pedí con la misma sonrisa y buen tono, sin hacerla sangre ni nada.

No sé qué más hablamos, pero sí que ella me dijo:

- Es un monedero muy mono.

Vamos, como si te roban el bolso por la calle con el método del tirón y te gritan mientras huyen en la mobilette "Por cierto ¡Qué cucada de bolso!".

- Sí, es un regalo.

Respondí yo a ver si por esas le daba pena y por el valor sentimental me lo daba.


Se puso a rebuscar en un mueble que tenía cerca de la puerta en la que estábamos hablando. La costó un buen rato, vamos, que lo había guardado bien. Por si se lo robaban, supongo.

Me lo entregó por fin y cuando lo abrí vi que estaba vacío. A esto repuse:

a) Yo no, por supuesto pero hay quien a eso lo llamaría robar, vecina dilecta.
b) ¡Ladrona, sucia ladrona!
c) Pues lo nesecitaría (probad a a decir nesecitaría tres veces seguidas)
c) No dije nada, miré a cámara para obtener la complicidad del público.

Una vez más, la opción "c" le pedí el dinero como si fuera la cosa más normal del mundo.

Ella se hizo la longuis
- Y cuánto cuesta ahora la bombona? Ocho eur...
- No me acuerdo, yo tenía 10 euros (ahí ya la sonrisa se me había congelado bastante)

Estuvo otro buen rato buscando el dinero, que al final me dió en monedas, con mucha dificultad, el billete que yo había dejado se lo había pulido estaba bastante claro.

Cuando ya me lo había dado todo y antes de que nos despidiéramos con total cordialidad, todavía la escuché:

- Mujer, no lo dejes ahí fuera que te lo van a quitar.


Que oye, el que avisa no es traidor, diría la buena mujer.


Y esta, amigos romanos, es la explicación de por qué el dinero se deja sin monedero ni nada, debajo de la bombona, porque la mayoría de las ancianas tienen el lumbago fatal y nesecitan agacharse demasiado.

51 comentarios:

Isi dijo...

ahhhhhh Primeeeeer

Isi dijo...

jolines, Loque, de verdad hizo eso tu vecina? jolines, menos mal que nunca la has nesecitado para nada, porque a ver quién se fía!!
Buenísimo lo de poner el dinero bajo la bombona porque las viejecitas no se molestarán en agacharse tanto (ni en levantar la bombona, pienso yo!), aunque tampoco me fiaría de tu vecina ni siquiera en este caso... hummm
Me han encantado tus opciones jijiji.

Y lo del butanero... ¿atractivo dices? hija, será que Madrid is different, porque yo sólo he visto bombonas transportadas por barrigas cerveceras andantes, y algún chavalillo jovenzuelo alguna vez, también, pero pocas. Y en ninguna ocasión eran atractivos, ni los chicos ni las barrigas.
Lo de hacer cualquier cosa cuando estás desesperada por conseguir una bombona me lo creo más ;)
Oye, pásate a la vitro, de verdad!

loquemeahorro dijo...

Isi Enhorabuena creo que has ocupado este puesto más que nadie.

Pues sí, yo la "nesecitada" ya la conocía y por eso jamás se me hubiera ocurrido decirle que se quedara con un paquete que me llevaran o cosa similar. Pero vamos, que me iba a robar el dinero así, tan cual, francamente no me lo esperaba.

¿He dicho que sean atractivos? A ver si al final voy a tener que dejar de escribir estas cosas borracha.

jane dijo...

¿Ves, Loque? Si fueras canaria, no tendrías esos problemas con el nesecitas o necesitas. Dices nesesitas y santas pascuas.
Y vaya con las dulces ancianitas. No sé qué será mejor,si un butanero bruto o una vieja ladrona. Tu vida es muy azarosa, ¿eh?

loquemeahorro dijo...

Jane Me ha encantado la frase y creo que has dado en el clavo y que debería llamar a mi blog "Mi vida es muy azarosa".

No sé, lo mismo ya está cogido, sobre todo porque esta señora que no es mi vecina, es decir, ahora es vecina de otro ser humano, y ahora "su vida es muy azarosa"

:-)

julio querol cañas dijo...

Hola Loque.

Aquí estamos tus acólitos, para lo que nesecites.

salutacions i salutacions.

loquemeahorro dijo...

¡Qué bueno, Julio!

laesti dijo...

Podría decirse que tu vecina tenía mucho morro, pero lo que más tenía era poca capacidad para la improvisación porque, ¿a cuento de qué reconocer que ella misma había cogido el monedero? Eso es poca práctica robando, os lo digo yo, que en mi juventud mangué varias veces en el Woman Secret...

Bookworm dijo...

Créeme, si la reproducción mundial hubiera dependido del butanero que viene por mi zona nos hubiéramos extinguido. Feo, soso, más bien borde y nunca me ayudó con la puñetera bombona. Los macizos deben estar en otra comunidad autónoma. Por supuesto me vengué y nos pasamos al gas-oil. No ha mejorado mucho el aspecto exterior del suministrador pero es mucho más agradable y lo veo 2 veces al año. Más que suficiente.
En cuanto a los vecinos aquí también son muy amables, siempre y cuando te los encuentres en un radio no superior a 5 metros, porque más allá no te conocen cuando te ven por la calle. Es un misterio. Eso sí, dentro de esos 5 metros, te dicen “filliña, estamos para o que che faga falta” y que yo sepa nunca me han mangado nada ¡ja,ja!

Un besote

Lillu dijo...

Yo ahora ya no sufro por la bombona de butano (ahora sufro cuando pago la factura de la luz, porque tengo calentador eléctrico, pero vamos, me quito estrés XD). El caso es que yo soy una paranoica y siempre pensaba que si dejaba el dinero debajo de la bombona me lo iban a robar (llámame mal pensada, eso no pasa nunca...) así que hacía lo imposible por estar en casa u obligar a alguien a estarlo cuando se supone que vendría el butanero.

En Santiago había un sistema, que supongo que seguirá existiendo, que consistía en que tú ibas a una oficina de la empresa del gas, pagabas tu bombona, te tomaban nota de la dirección y te daban un ticket que tenías que pegar en la bombona vacía que dejabas fuera. Y listo. Ni dudas, ni sufrimientos, ni vecinas ladronas que neseciten robarte monederos chulos, ni nada de nada. No entiendo por qué no funciona eso en todas las ciudades del mundo :D

saluditos

Doctora dijo...

Cuando trabajaba en la droguería muchas abuelas se quejaban de que no dominaban los euros,pero nunca me pagó ninguna de más.
Ojo con la tercera edad.

Alice Silver dijo...

Ay, ¡cómo me he reído! A mi también me mangaron una vez el dinero de debajo de la bombona, estoy segura de que fue la señora de la limpieza porque nos había avisado varias veces de que nos lo iban a robar y como lo seguíamos dejando pues nos lo robó ella para darnos un escarmiento.
En mi caso me daría igual que me repartiera el butano el mismísimo cuasimodo, vivimos en un 4º sin ascensor (bueno, ya lo has sufrido) y lo único que podemos mostrar es agradecimiento...

loquemeahorro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
loquemeahorro dijo...

Pues no sé qué decirte Lillu del tema de la pegatina, porque seguro que la oficina esa también abriría en un horario que me vendría mal, además tendría que haber muchas porque "la capital" es muy grande.

Eso sí, ya no me podrían robar el dinerio, se limitarían a robarme la pegatina, o la bombona entera :-)

La Esti Fue con mucho lo más raro ¿por qué me lo dijo tranquilamente? Bueno, ella me lo comentaba, pero no me lo pensaba devolver.

Se ve que diría "Ladrona puede, pero mentirosa, jamás".

Bookworm Los macizos no existen, por eso tienen que recurrir a ese sucio chantaje butaneril, estoy convencida.

O sea que en un radio de 5 metros dicen lo del "nesecites" pero en versión "che faga falta".

Doctora Lo sospechaba, tampoco hay ninguna que se equivoque y te deje pasar antes en la cola, siempre sus confusiones son al revés. No sé, casualidades.

Muchas gracias Alice Silver ¿Ves? Esa tampoco era traidora, ladrona sí, pero traidora no, que os lo había dicho muchas veces.

Subir una bombona por esas escaleras es digno de un Hércules, un Aquiles y Xena la princesa guerrera, todos juntos.

Natalia D. dijo...

Me siento mal por reírme de las desgracias ajenas (supongo que ser victima de un robo es una desgracia) pero me he reído mucho con tus peripecias butaneras, sobre todo con la tierna ancianita cleptómana. Espero no ir al infierno por tu culpa.

JuanRa Diablo dijo...

Pues muy cuca me parece esa dilecta vecina tuya. Mira que si es mucho más lista de lo que aparenta...

¿No te fijaste si su delantal estaba arrancado salvajemente y arrojado en un rincón de la cocina manchado de harina y el aire olía a gas butano removido?
Fíjate también en si se come las uvas tumbada en un diván.

Hay que ser más perspicaz.

loquemeahorro dijo...

Natalia D No te sientas mal, piensa que te has reído no de la desgracia, sino del gracejo a la hora de contar las historias.

O eso espero.

JuanRa Creo que me he perdido un poco, bueno, un mucho.

¿Mi vecina era algo así como la mujer de Yo Claudio, muy mala y bastante ... sociable?

Ana dijo...

Sólo diré en plan "dato veraz" de primera mano que tengo un amigo que durante un tiempo fue butanero, que de ligar ná, pero de romperse la espalda un montón. Peeeero, este mismo amigo se tele-transformó en instalador de ONO y oyes, ahí sí que se triunfa y la espalda se queda como una rosa.
Creo que el mito erótico se ha adaptado a la modernidad y ya todos los butaneros "buenorros" han mutado en "los del cable". (Y no, a mi amigo lo quiero mucho pero no está buenorro)
Saludos!

Eva dijo...

Quizás pesen mucho porque van llenas? Aunque lo dudo, yo ya no soy plebeya y no tengo semejante artilugio en mi casa.

loquemeahorro dijo...

Ana: Gracias por la visita y por la información confidencial.

Los instaladores ligan porque es que van provocando, venga a agacharse... venga a enseñar el traserillo....

Eva ¡Anda, a ver si va a ser por eso! :-)

pd. Quería decir per se, vamos, que vacías también pesan lo suyo.

xGaztelu dijo...

Buenísimo lo de nesecitas! Leyéndote me ha venido a la cabeza –era obligatorio- EL SECLETO DE LA TLOMPETA (Eh!, que se ha dejao las bombonitas!): si no habéis visto este corto, 100% surrealista, buscadlo en la red porque tiene toda la gracia.

xG

loquemeahorro dijo...

Gracias xGaztelu y ya sabes, para lo que nesecites ¿eh?

¡Es verdad el corto es excelente! Muy, muy divertido y muy, muy recomendable.

Monica dijo...

En mi barrio tenemos una ley física infalible para saber cuándo va a pasar er'butanero. Veamos, creo que va más o menos así: las posibilidades de que se oiga el estruendo repiqueteador del butanero crecen exponencialmente en la medida en la que un dulce sueño siestero te deje en el séptimo cielo de tu sofá. En cambio, las posibilidades disminuyen, y con mucha rapidez, en cuanto tu bombona actual (y la de recambio) se estén quedando secas. Ergo, cuando te quedes sin butano, échate a dormir.

Gallo dijo...

Loque: JAJAJAJA me reí como idiota. Muy bueno. Yo alguna vez, me robé unos rastrillos del super, que diablos! Y tenía una vecina, viejecilla, cubana que mas bien se comía las letras al hablar, que me prestó un recipiente de flan. Como yo salí de viaje de trabajo al volver casi una semana después encontré una nota en mi puerta con una bolsa de plástico incluída para que porfavor le devolviera el cacharro que me había prestado. So pena que me lo hubiese robado.

Lo devolví con una nota disculpándome y cianuro.

Bueno que esto ya parece un blog

El Señor de las Moscas dijo...

Es que hay que joderse, amiga, quién le manda a usted ir dejando el dinero por ahí, con este capitalismo salvaje que nos consume y este consumismo inhumano que nos animaliza y esas ancianas que ahí por ahí hoy en día, que es que son unas ancianas desaprensivas que no hay por dónde cogerlas.

Yo, digo en mi descargo, acabé tan harto del tema-butano y del tema-butanero y del tema tener-que-ir-a-buscarlo-a-la-gasolinera-y-si-tienes-un-accidente-explotas-como-en-una-persecución-de-película-de-Steven-Seagal que decidí que a partír de entonces me iba a estafar Gas Natural. Y dicho y hecho, oiga; me estafan. Me estafan cosa mala. No es que quiera restarle importancia al episodio de la vieja cleptómana, pero le digo una cosa: puestos a robarme, prefiero que se lo quede la vecina antes que Endesa, Gas Natural o cualquier otra manada de buitres. He dicho.

loquemeahorro dijo...

Mónica Tomaré nota de lo de la siesta, otra táctica es meterse a la ducha.

Gallo ¡Muchas gracias, guapo! ¿Un rastrillo es una maquinilla de afeitar? En "mi mundo" es un instrumento para rastrillar el jardín y quitar las hojas (por ejemplo).

Qué buena la nota "Señor vecino, devuélvame la flanera o desenmascárese ya como ladrón"

El Señor de las Moscas Pues yo, la verdad, estoy deseando que me estafe Endesa, bueno no, pero es que estoy en la fase de "tan harta del tema butano"... lo malo es que no soy la dueña de mi piso y no tomo esas decisiones.

Gallo dijo...

Asi es Loque en mi planeta el rastrillo es una maquina de afeitar (aunque sea desechable?)

loquemeahorro dijo...

Gallo Lo he tenido que buscar en el DRAE, porque no te podía imaginar llevándote disimuladamente, bajo el abrigo, algo del tamaño de una pala, y menos varios a la vez :-)

SRO dijo...

Loque, te juro que ya me estaba relamiendo con el giro de las magdalenas caseras y tu investigación, pero entonces te has puesto tan radical! Es verdad: las cosas son así y hay que ser realistas...y además, como has deslizado la promesa de Edwina, cómo manejas tus recursos literarios, cómo en ascuas nos tienes! Pero vale: que el interrogatorio no desmerece, jaja! es para troncharse, -es que yo te veo siempre en la opción d-
Y es que las intervius con tus vecin@s de tu Edificio y ya los veo un clásico.
Yo, por supuesto, no permito que el butanero se acerque por casa... Antes me acercaba por el mismo almacén del butano. Y ahora con lo de la venta en gasolineras ya ni eso
Fíjate: no sabía yo lo del dinero bajo la bombona.
¿Crees que lo sabe alguien más en tu Edificio?

Mr.Incógnito dijo...

Servidor se lo ha imaginado todo con música incidental, cortinas rojas y un señor bajito bailando con traje claro.

Que sí, que no todo el misterio es Twin Peaks ni todos los vecinos "mangutas".

Pero oiga, que puestos a darle ambiente mejor esto que aquí no hay quién viva.

loquemeahorro dijo...

SRO Muchas gracias, caballero. Si yo tuviera coche, no dudaría en hacer lo de ir a comprarla a la gasolinera, y si el piso fuera mío, cambiaría el sistema.

Con esto ha quedado claro que ante todo NO soy una cosa: Propietaria. Pero es que claro, con tanto vecino robándome, a ver quién levanta cabeza!

Lo del dinero y el butano me temo que es vox pópuli, pero esa vecina y la roba buzones (que curiosamente vivieron en el mismo piso, pero en diferentes épocas), ya no viven ahí. Quizá por eso aún conservo la mirilla en su sitio y no se la ha llevado nadie.


Mr Incógnito Estoy de acuerdo, detesto ese humor cada vez más lejos de "13 Rue del Percebe" (a quién Dios guarde muchos años) y más cerca de "Escenas de Matrimonio", y me decanto claramente por alguna fantasía psicotrópica.

De hecho, hay días considero toda mi vida como una fantasía psicotrópica. ¿A usted no le ocurre lo mismo?

JuanRa Diablo dijo...

Sí, eso, muy mala y muy cerrada en muchas cosas y muy buena y abierta en otras, como muy nesecitada

Pero a lo mejor es que quiero ver donde no hay, nu se...

PD. Ya he aportado palabrejos de mi hija al diccionario ;)

loquemeahorro dijo...

JuanRa Sí que era mala la mujer de (yo) Claudio. Además como entonces todos veíamos lo mismo, cualquiera lo comentaba, en vez de hablar de Sálvame se hablaba de la obra de Robert Graves.

Y eso pasó de verdad ¡Es increíble!

pd. Qué guay! Espero que los incluyan

Selerkála dijo...

A mí lo que me gustaría saber es por qué me he imaginado durante toda la narración a tu vecina caracterizada como si fuese Anne Ramsey, de "Tira a mamá del tren" o "Los Goonies"...
Qué cosas. ¬¬

loquemeahorro dijo...

Has acertado de pleno: Selerkála. Vale, su look y su gesto no eran tan chungos, pero en esencia... Oye, y la ropa, igualica.

Por cierto, qué recondable es "Tira a Mamá del Tren".

Ángeles dijo...

Yo creo cinseramente que tu vecina tenía algún acuerdo con el butanero, aunque claro, esto es solo una supocisión mía.
Un saludito.

Ángeles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ángeles dijo...

Me he clonado a mí misma, sorry.

Tete-Elche dijo...

Hijjjaa... Yo estoy tan ansioso (con ataques de ansiedad y todo)por los devenires de Edwina, que lo de visitar a la abuelilla llevándole unas magdalenas recién hechas, me ha teletransportado a la Mansión Waterfalls Manor Cummings (no, no es donde vive Edwina, es la de su vecina anciana que les robaba del felpudo las botellitas de leche y el London Post Herlad)y he decidido que quiero que tu vecina aparezca en la vida de nuestra Edwina, con su carita sonrosada y amable, su delantal lleno de harina y sus manos tan largas.
Estimada Loque, ¿tendréis vos a bien considerar mi humilde petición?
PD: Nunca he visto un butanero que me pareciera sexy, pero los lecheros del siglo XIX tenían un sex appeal especial.. no había criada que no sucumbiera ante ellos...

loquemeahorro dijo...

Entiendo Ángeles, él no iba repetidamente y ella se aprovechaba de los dineros dejados a tal efecto.... La mente criminal no tiene límites.

Teté Elche Pues no sé, lo de mi vecina (esto es solo una "simpática" anécdota) fue muy traumático, y creo que nesecito olvidarlo.

Aunque nunca se sabe.

lammermoor dijo...

No se de donde sale el mito del butanero sexi (¿algún anuncio coca.colero como aquél del albañil?) porque los que conozco prococan poca lascivia.

En cuanto al la hipótesis que planteas: que las bombonas de butano pesen tanto para evitar posibles hurtos o latrocinios no está mal pensado.
Aunque ahora las blancas son mucho más ligeras. Y es que lo light ha llegado incluso al butano.

loquemeahorro dijo...

¿Y acaso Lammermoor dejan bombonas de las que no pesan en los pisos?

No, no es una pregunta retórica, es que como en mi piso no dejan ninguna..

Uno dijo...

Ya quisiera miss Marple tener una ancianita como la tuya al lado. Esa bandolera de escalera que roba a los ricos para volver a devolvérselo.
Yo si no fuera porque no tengo voz y mi ¡butaneroooooo!, no tendría ninguna opción de funcionar, me lo ponía. ¿Qué otro tipo de energía ofrece tanta emoción en el suministro?

Un abrazo

loquemeahorro dijo...

Uno Es verdad, robaba a los un poco menos pobres para confesárselo con dos de higos. Este mito ha caído mucho, realmente.

Sí, es el tipo de energía con más supense, no cabe duda.

Compañía de Libros dijo...

Bella historia butanil con final feliz. ¡Qué ripio! Nesecito entrenarme más. Una amiga mía siempre decía Ferpeto como Asterix. Y ahora jamás de los jamases me sale perfecto, siempre ferpeto que es mucho más fácil, más cómodo y más original, oye. ¿Para qué vas a decir perfecto existiendo ferpeto?

loquemeahorro dijo...

Compañía de Libros "Los laureles del César", no?

Estaba intentando recordar dónde pasaba, porque lo de "ferpecto" lo decimos mucho mi hermana y yo (aunque es más lógico que el jefe dijera "ferpeto"), pero no me acordaba de la historia entera.

Ah, es que emborrachar en casa de un cuñado de Lutecia es muy chungo...

bibliobulimica dijo...

Loque:
¡cómo me he reído! me encantantó que hoy nos pusieras incisos...y eso de voltear a ver a la cámara para ganarte al público me hizo soltar carcajadas, aquí tengo a todos a mi alrededor preguntándose qué ando haciendo (cuando dije que estaría muy ocupada y que por supuesto NECESITABA urgentemente la computadora)
que vecina tan ladrona, de verdad. Muy buena idea ponerla debajo de la bombona para que si quieren seguir con sus mañas, se lastimen la espalda.
Un beso,
Ale.

maribel dijo...

jajajaja!, Loque, yo creía que los últimos románticos con butano eramos nosotros....y claro, ahora me explico que pesen tanto, y yo pensando que los euros cunden menos...
Me ha encantao!!
Un abrazo ;-)

Maribel
El Guisante Verde Project

loquemeahorro dijo...

Bibliobulímica Qué alegría saber de ti, el otro día lo estaba pensando ¡Como echo de menos a Ale!
Me alegra mucho que te hayas reído y que hayas necesitado (y no nesecitado) el ordenador (es que nosotros aquí, solo ordenamos cosas con el pc)

Besos

Muchas gracias Maribel, me alegra saber que no soy la única que sigue luchando con este medio tan antiguo, hombre... yo romántica... no soy, pero me ha gustado lo de darle un toque retro al tema.

- No, yo es que tengo en casa una energía vintage.

Madre Exilio dijo...

A ver que yo había escuchado (y vivido) muchas cosas de las vecinas con más 65 años, pero ésto... ésto de robarte el monedero y encima pretender que no había dentro na... de na... pues esto es lo más increíble que he escuchado. ¡Me reído un montón!
Un abrazo desde Budapest

loquemeahorro dijo...

Madre Exilio: Yo no me lo podía (ni de) creer. Y eso que me pasó a mí!! Cuando me dijo aquello de "Ten cuidado que te lo van a quitar" mi vida pasó a desarrolarse en un universo paralelo, estoy segura.