lunes, 23 de junio de 2008

Cuentacuentos Mayo 2008

Ayer fui a un cuenta-cuentos para adultos en la Biblioteca.
Bueno, por lo menos yo creía que era para adultos.

La última vez que fuí éramos 5 personas contando a la bibliotecaria y a su marido. Fue el día aquel que nos sacaron unas pastas al final.

Mi primera sorpresa es que había casi un llenazo, bueno seríamos unos 20 lo que comparado con aquel día, creo que se puede considerar como llenazo.

La chica que lo hacía era colombiana y empezó diciendo algo sobre el clima de su país y lo rara que era la primavera en España para ella

- ... y soy de Bogotá donde el clima es....

Y la señora de delante mío asintiendo con la cabeza enérgicamente y diciendo
- Ya te digo!
- Uuuuuuuuuy!
No sé... conocerá Colombia y se habrá sentido muy identificada.

Pues no, es que era una persona muy positiva.
O lo que es lo mismo, que a todas y cada de las frases que decían, ella contestaba que sí con la cabeza y a un 70% de todo añadía algo (en alto) como
- Puuuuuuuf!
- Sí, sí!
- Pues claro.
- Menuda gracia.

Para mí que estaba acostumbrada a acompañar a los nietos al guiñol, y a contestar cuando preguntan
- Habéis visto al lobo?
- Está detrás, detráaaaaaaaaas!

Unas chicas jóvenes que estaban a mi lado se miraban entre ellas y me miraban a mí también, como diciendo
- ¿Tú también lo has oído?

La chica "cuentista" dijo al cabo de un par de minutos
- A veces uno tiene unos cuentos preparados y de repente, según el público, surgen otros, porque parece que yo soy la única que habla, pero el público también me habla.
(algunos más que otros)
- me habla con la mirada, con los gestos
(y con la voz alto y claro!)

Estuvo bastante bien, lástima que la historia más larga que contó (un cuento de Roal Dalh) me la hubiera leído.

Los cuentos cortos eran más divertidos y se me hicieron más amenos.
Lo mejor fue una historia sobre uno que iba a ver a Dios y buscó su dirección en la guía teléfonica y se lo encontró haciendo punto...

También estuvo bien cuando contó un cuento de princesas y dijo
- ... era un rey que tenía 7 hijas y ¿qué hace un rey?

Y se oye
- Eso digo yo!

Y la otra señora, venga a asentir con la cabeza....

2 comentarios:

Izquierda Don Benito dijo...

Muy buena carta de presentación este texto. Suerte.
Tomás
P.D.: ¿Que qué hace un rey? Pues ir a ver el España-Italia a Viena.

loquemeahorro dijo...

Gracias-gracias.

Hombre un rey también sirve para ir en moto, en yate y ser muy campechano.